http://www.rebelion.org
O P I N I O N

29 de enero de 2004

BBC culpable de informar.

Matar al mensajero... y al mensaje.

Carlos Martinez M.
Rebelión

Cuando falleció David Kelly, el gobierno británico se apresuró a nombrar un juez independiente y de reconocido prestigio para la depuración de responsabilidades en este caso. El nombramiento recayó en el magistrado James Hutton. Curioso el sistema británico, se investiga un presunto delito (muerte de un investigador crítico con el gobierno) y se acaba emitiendo un dictamen criticando a un medio.

La verdad es que un sistema judicial en el que no rija el principio de "juez natural" (es decir que los jueces no son nombrados para un caso concreto, sino que sus competencias vienen designadas con anterioridad) no es de fiar. El juez Hutton no ha hecho gala de su fama de juez recto e imparcial, sino de todo lo contrario: ha sido un juez sumiso con el poder y de una parcialidad despreciable. Cuando David Kay, el ex jefe del equipo de inspección de EEUU en búsqueda de armas de destrucción masiva en Irak, ha reconocido que no existen armas de ese tipo; un magistrado inglés critica a la BBC por que esta había transmitido "información infundada" en la que acusaba al gobierno de exagerar el riesgo del arsenal de Irak. El "fundamento" de la decisión del juez es que la información no fue suficientemente contrastada y que no pasó por la "previa censura" de los editores de la BBC

Pues Sr. Juez, la realidad ha dado la razón a las informaciones de la BBC y a David Kelly, y ha demostrado que Bush , Aznar y Blair se han portado como bandoleros de los malos (esos que roban a los pobres para dárselo a los ricos). Al final, "el trío de las Azores" no están haciendo frente a sus responsabilidades políticas y penales por sus actos, mientras que el presidente de la junta de gobernadores de la BBC ha presentado su dimisión. La BBC es un modelo de televisión y radio pública, sus informativos de radio y su página web son un referente para muchos de nosotros por su calidad e imparcialidad.

Tras este dictamen, Tony (para los amigos) ha declarado que va a haber cambios en la BBC. Quizá en el Reino Unido importará el modelo español "Urnazi": el que tras una condena por parcialidad a favor del gobierno ni se le ha pasado por dimitir a él ni a ninguno de sus superiores. Al revés, una compañera de trabajo ha ascendido a la categoría profesional de "princesa consorte".

Envia esta noticia