http://www.rebelion.org
O P I N I O N

15 de abril de 2004

Y Chile? ¿respeta los derechos humanos ?

Eduardo Andrade Bone
Rebelión

Antes de apresurarse a emitir juicios condenatorios con respecto a la situación de los Derechos Humanos en otros países, debemos primero que nada, tener la autoridad moral suficiente como para tomar una determinación tan importante con respecto al otro, más aún si esto va a tener una trascendencia internacional para el desarrollo de mejores relaciones exteriores con otros países.

Recordemos que en esta materia, Chile en tres oportunidades y por presiones ejercidas desde la Casa Blanca, ha votado en contra de Cuba, en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Situación que por lo demás, habla bastante mal de la falta de dignidad, independencia y soberanía del país sudamericano, cuando se trata de decisiones internacionales importantes.

En el parlamento chileno los diputados de la extrema derecha, junto a la Democracia Cristiana y después de una ardua discusión con parlamentarios del Partido por la Democracia y el Partido Socialista, finalmente resolvieron la condena de Cuba en el organismo internacional.

Uno de los argumentos más utilizados en contra de Cuba, fue la falta de libertad de expresión y la existencia de alrededor de 70 presuntos presos políticos. Y es esto precisamente lo que llama la atención en el caso chileno.

De allí que decíamos que hay que tener autoridad moral para condenar a Cuba o a cualquier otro país. Puesto que a la luz de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Chile viola en forma parcial o completa 12 artículos de ésta declaración. También habría que preguntarse?y cuantos de estos artículos viola México y Honduras ?

Al momento de escribir estas líneas, 6 presos políticos, de 40 que existen en las cárceles chilenas han comenzado una huelga de hambre, con el objeto de exigir su libertad. La mayor parte de ellos tienen sus procesos paralizados, sin que exista ningún tipo de resolución judicial al respecto y en varios casos ya llevan alrededor de 10 años recluidos. El proyecto de indulto para los presos políticos presentado al parlamento, aún sigue rezagado.

El dirigente indígena Aucan Huilcamán, de la organización Consejo de Todas las Tierras, ha tenido que viajar a Ginebra, para entregar su testimonio y denuncia, ante la persecución que han ejercido los Tribunales de Justicia en contubernio con Instituciones Públicas relacionadas con la situación de los pueblos originarios. El propio Huilcamán innumerables veces ha sido amedrentado y acusado de diversos delitos, que no se han podido probar. Pero el estado chileno más que contribuir a resolver las reivindicaciones ancestrales de los pueblos originarios de éste país, se ha dedicado a ejercer una suerte de "caza de brujas", desatando la persecución con los dirigentes más importantes de las diversas organizaciones indígenas existente.

Actualmente se encuentran en las cárceles del sur del país, alrededor de 15 presos políticos pertenecientes a las organizaciones de los pueblos originarios chilenos, acusados de diversos delitos.

Con respecto al problema de la libertad de expresión en Chile, diversos organismos internacionales han llamado la atención de éste país, por no garantizar plenamente el ejercicio de la libertad de expresión y la suerte que han tenido que correr periodistas y escritores.

Pero vamos viendo, Chile desde un tiempo a esta parte, pretende mostrarse al mundo como ejemplo en diversas materias. Sin embargo, durante un poco más de 14 años, los Gobiernos de la Concertación han ejercido su labor administrativa con la Constitución del 80, que fue elaborada por los esbirros de la dictadura y que es esencialmente antidemocrática, pues éste engendro legal fue elaborado para proteger los intereses del mundo militar, ante las flagrantes violaciones cometidas bajo su régimen, beneficiar además a la extrema derecha (UDI) y salvaguardar las inversiones de quienes controlan el poder económico en el país. La Constitución del pinochetismo en mucho de sus aspectos es violatoria de la Carta Fundamental de los Derechos Humanos y con la cual los gobiernos de la Concertación, han gobernado sin mayores dificultades.

Chile, cuenta además con uno de los Sistemas Electorales más antidemocráticos del mundo y que no permite en igualdad de condiciones la libre elección de sus representante, cuestión que también está reñida con la carta de derechos humanos. El sistema electoral chileno ha sido creado especialmente para beneficiar a los partidos de la extrema derecha (UDI-RN), que his- toricamente no fueron una fuerza electoral significativa, es cuestión de revisar la historia de Chile en este sentido, para poder percartarnos de esta situación.

Diversos organismos internacionales, ligado a la defensa de los derechos humanos en el mundo, han llamado la atención de Chile, con respecto a la grave situación de hacinamiento que viven los delincuentes comunes en las cárcele chilenas y que no habla bien de la garantización de sus derechos humanos en los centros de reclusión.

Pero el respeto a los derechos humanos fundamentales, no solo tiene que ver con las libertades políticas o de expresión. También dice relación con las injusticias sociales que ha generado un modelo económico neoliberal que está al servicio de los grandes capitales y en perjuicio de la gran mayoría de los chilenos.

En este país "ejemplo", para nadie es un misterio la gran brecha que existe entre ricos y pobres y lo tan mal que está distribuida la riqueza nacional, reconocida por el propio gobierno y que solo a unos pocos les permite disfrutar de las granjerías del mercado libre.

En el Chile existente hasta septiembre de 1973, existió una cantidad "normal de mendigos", que pululaban las calles del centro de Santiago y que obedecía a su situación de país en vías de desarrollo, que se aprestaba a terminar con la pobreza. Sin embargo, el modelo económico existente ha creado una "cultura de la mendicidad", y formas nuevas de prostitución, que los medios de comunicación al servicio del sistema, le llaman "destape", pero lo cierto es que detrás de está realidad, se esconden grave problemas sociales, que están relacionados con las condiciones socio-económicas de los chilenos y sus derechos fundamentales.

Ahora, si realizamos un paralélo entre derechos humanos y modelo económico vigente, nos encontramos que éste último, desde la época de la dictadura ha contribuido a un crecimiento cada vez mayor de la inseguridad de la población, por el crecimiento de la delincuencia y otras lacras sociales como el alcóholismo y la drogadicción. El deterioro del sistema de salud, ante los inténtos privatizadores, es otro de los flágelos del modelo económico, que afecta enormemente a los chilenos, con un servicio de salud para ricos y otro para pobres.

En definitiva el modelo económico neoliberal, a la luz de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es enormemente trasgresor y creador de grandes desigualdades sociales. Por eso cabe preguntarse?tiene el Gobierno de Ricardos Lagos, autoridad moral para votar en contra de Cuba en Ginebra ?

Otro ejemplo que ilustra la situación de los derechos humanos en Chile, es la reciente denuncia realizada por OIT , con respecto a la situación de más de 39 mil emigrantes peruanos que trabajan en condiciones de extrema vulnerabilidad y permanente abuso en Chile. El informe señala que uno de los problema más grave en la vida de los emigrantes es la ausencia de reconocimiento y respeto de sus derechos laborales, lo que repercute en sus condiciones de bienestar.

Ante esta situación el director general de la OIT para América Latina y el Caribe, Agustín Muñoz, expresó "en un momento en que la económia se globaliza cada vez más y en el que el reparto de la riqueza no es equitativo, es necesaria una mayor sensibilización social para demandar la igualdad de derechos de todas las personas que viven y trabajan en un mismo país", afirmó el funcionario de la ONU.

En este sentido, la OIT ha recomendado al Estado chileno y sus entidades respectivas la difusión pública del uso de derechos reconocidos, el fomento del diálogo sobre los problemas de los inmigrantes y la lucha contra el tráfico de personas, entre otras acciones.

Mientras tanto la Ministra de Relaciones Exteriores de Chile , Soledad Alvear, ha expresado que sólo trás conocer el proyecto de resolución sobre derechos humanos en Cuba, el Gobierno de Lagos, adoptará una posición definitiva en torno de este tema. O sea, que de tener éxito las gestiones a alto nivel que ha estado realizando la Casa Blanca, ante los países que forman parte de dicha comisión, Chile una vez más estaría apoyando el bloqueo, la política agresiva y terrorista en contra de la isla.

Sin embargo, al momento de escribir está nota y por informaciones aparecidas en la prensa chilena, todo parece indicar que el gobierno de Lagos, sin ningún tipo de escrúpulos y por mandato de sus amos de la Casa Blanca, se inclinará por la condena a Cuba.

El infame proyecto de resolución que será presentado por Honduras y Costa Rica, en contra de Cuba, además es coauspiciado por Nicaragua, El Salvador, Perú, Australia, Guatemala y la Republica Checa, todos en mayor o menor medidas, cual perritos falderos, y sin ningún tipo de dignidad están sometidos a las políticas neofascistas de G. Bush y su agresión permanente a Cuba.

Envia esta noticia