R E S I S T E N C I A   G L O B A L 

13 de enero del 2004

FSM en Mumbai: Llamado del Campo Antiimperialista al movimiento anti-guerra y anti-globalización

Todos a apoyar la resistencia iraquí!


Campo Antiimperialista

A mediados de enero las diferentes fuerzas del movimiento internacional anti-guerra y anti-globalización se juntarán en Mumbai, India. Pero esta vez el Foro Social Mundial (FSM) está frente a un desafío: paralelamente al FSM se llevará a cabo el encuentro Mumbai Resistencia 2004 (MR2004), un encuentro convocado sobre todo por fuerzas revolucionarias y antiimperialistas de India.

Porque surgía la necesidad de organizar un encuentro independiente? Los líderes del FSM rápidamente lanzaron acusaciones generalizadas de sectarismo, mientras que en India MR2004 incluso sufrió ataques físicos. Sin embargo hay muchas razones serias por las cuales organizar un polo antiimperialista:

El FSM sigue dirigido por un eje que se podría llamar "franco-brasilero", de fuerzas moderadas que quieren humanizar la globalización capitalista. En su Estatuto se excluye a todas aquellas fuerzas antiimperialistas que están obligados a recurrir a las armas para defender los intereses de sus pueblos. Mientras que los líderes "no-global" se oponen a la guerra preventiva de los EE.UU., se inclinan a la misma justificación de los yanquis para esta guerra, que es equiparar la resistencia armada con el terrorismo. Los líderes "no-global" no están dispuestos a tomar partido a favor de la lucha de resistencia de los condenados de la tierra, contra la agresión imperialista, ni en Yugoslavia, ni en Palestina e Irak, ni en Colombia. No quieren aceptar el derecho de los pueblos a autodeterminarse contra el imperialismo incluyendo la vía armada para conquistar este derecho. Quieren oponerse al intento de EE.UU. a imponer su imperio por la fuerza brutal de las armas con el pacifismo neutralista de las clases medias acomodadas llamadas "sociedad civil". Esto significa minimizar la amenaza que significa el imperio yanqui para la humanidad entera. No quieren mas que sustituir la guerra preventiva yanqui por otra variante utópica de globalización con rostro humano, una forma de neo-Clintonianismo. Detrás de todo esto sólo hay una cuestión fundamental: o atacar con todas las formas de lucha el sistema imperialista-capitalista dirigido por los EE.UU. o conservarlo.

Hasta el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil que recientemente ha tomado las riendas de la administración neoliberal del gobierno de su país demuestra la imposibilidad de humanizar la globalización capitalista. Ninguna reforma social significativa ha sido implementada hasta el momento. No hay otra razón para permitir un gobierno del PT para el imperialismo que utilizarlo para impedir una escalada del descontento y la rebelión de la nación mas grande de América Latina. Los desastres de una década de neoliberalismo ya hace temer a los EE.UU. un colapso a la Argentina a escala amplia que podría producir otro foco de resistencia contra el imperio yanqui.

En India la trayectoria de algunas fuerzas del FSM es peor aún. En los Estados de Bengalia Occidental y Kerala los llamados comunistas controlan las oficinas gubernamentales desde décadas con sólo mínimas mejoras para las masas populares. Desde los inicios de los años 90 ellos mismos han empezado a implementar las contra-reformas neoliberales. Ya que ellos fueron aliados en un bloque mas o menos abierto con la burguesía del "Partido del Congreso" durante todo el período pos- colonial, no lograron resolver las cuestiones mas urgentes para las masas pobres, sobre todo la reforma agraria que está ligada íntimamente a acabar con el sistema de castas. Incluso participaron en la represión contra la insurgencia campesina del movimiento naxalita con medidas contra-insurgentes que hoy se expresan en la "Ley Preventiva contra el Terrorismo" (POTA) que amenaza con medidas draconianas a toda la oposición popular antagonista.

El contra ataque de la burguesía indiana después de la caída de la URSS ha tomado la forma del movimiento semi-fascista del chauvinismo hindú de la Hindutva. Las castas de elite han impulsado un movimiento de masas apoyado también en las clases y castas medias y bajas hindú contra los musulmanes y los Dalits (la casta mas baja o intocables) que reivindican sus derechos. Los comunistas acomodados y un amplio espectro de ONGs cercanos al FSM no se han pronunciados claramente en solidaridad con los musulmanes y los dalits contra el comunitarismo hindú semi-fascista que mostró su barbaridad en la destrucción de la mezquita de Babri en Ayodhya en 1992 y en la masacre de Guyarat en 2002.

A pesar de todo esto MR2004 no tiene el propósito de lanzar un ataque frontal contra el FSM. Su proyecto es propiciar un foro para las fuerzas antiimperialistas para juntarse y con esto posibilitar un diálogo organizado con las fuerzas de izquierda del FSM. Esto se ha mostrado imposible dentro de los FSM ya que la forma "anti- autoritaria de red" de los FSM se ha convertido en una casi-dictadura de las elites franco-brasileras con su acceso exclusivo a los media de comunicación imperialistas. Ya que los FSM rechazan con el argumento de lo jerárquico y de la "multitud" una estructura democrático con representantes elegido y decisiones claras, todo el poder a decidir queda en manos de la elite cercana a la izquierda institucional francesa, armada con los recursos financieros necesarios. Por lo tanto un foro alternativo democrático y antiimperialista es imprescindible, también para tomar decisiones sobre acciones colectivas.

Se podría argumentar que el Foro Social Europeo, recientemente celebrado en Paris, tomó la decisión por un día internacional de acción contra la ocupación de Irak el 20 de Marzo, aniversario de la agresión estadounidense. De hecho saludamos esta decisión como un importante paso hacia delante y una señal que las fuerzas de izquierda lograban contrarrestar las presiones derechistas de equiparar la resistencia con el terrorismo. Sin embargo no es suficiente. No hay otro camino para derrotar las guerras y la ocupación yanqui, su imperio e imperialismo, que avanzar en el camino hacia una alianza estable de los movimientos populares antiimperialistas de las naciones oprimidas y la oposición antagonista en Occidente. Esto significa que el movimiento anti-guerra y anti-globalización tiene que tomar partido claro y abierto a favor de los movimientos de resistencia que hoy tienen sus focos claves en Palestina e Irak.

Por lo tanto proponemos como Campo Antiimperialista al Encuentro MR2004 y también a las fuerzas antiimperialistas del FSM a juntarse en una alianza de acción alrededor de las siguientes ideas generales:

1. Luchar contra el imperialismo en todas sus variantes, en particular contra el imperialismo yanqui que representa el baluarte mas fuerte del sistema capitalista mundial y por lo tanto el enemigo principal de todos los pueblos oprimidos, fuerzas revolucionarias y democráticas.

2. Hoy día Irak es el campo de batalla decisivo contra el imperialismo. La posible victoria de la resistencia iraquí tendría consecuencias desastrosas para los EE.UU. y su doctrina imperial de la guerra preventiva.

3. Las fuerzas antiimperialistas por lo tanto tienen que concentrar sus esfuerzos en la coyuntura actual en el apoyo a la resistencia iraquí para fortalecerla hasta su victoria final: echar a los invasores del país.

4. El apoyo a la resistencia tiene que ser incondicional y total, mas allá de su composición político-ideológica actual, mas allá de sus grupos dirigentes. Pero es obvio que los antiimperialistas tratamos de ayudar sobre todo a aquellas tendencias de la resistencia que a parte de ser antiimperialistas y patrióticas también son socialistas.

5. La ocupación de Irak es ligada íntimamente a la ocupación sionista de Palestina. El único camino es derrotar el sionismo y luchar por un Estado democrático antiimperialista en toda Palestina.

6. La guerra preventiva yanqui es una guerra contra toda la oposición posible para sus planes de una verdadero Imperio estadounidense. Un elemento es la verdadera cruzada contra la resistencia musulmana. Por lo tanto tenemos que defender los derechos democráticos elementales de las masas populares como son el derecho a la autodeterminación, la libre expresión, la organización y el ejercicio de las creencias religiosas. La resistencia, incluyendo la armada, contra el imperio yanqui no es terrorismo sino un derecho democrático.

Como acciones concretas proponemos:

1. Una campaña de apoyo político y material a la resistencia iraquí

2. Una delegación de solidaridad para el naciente Frente de la Resistencia en Irak

3. Una conferencia internacional de todas las fuerzas en apoyo de la resistencia iraquí.

Con estas ideas y propuestas los antiimperialistas también participaremos en el día internacional de acción del 20 de Marzo.

Roma-Viena-Köln, Enero 2004