http://www.rebelion.org
R E S I S T E N C I A   G L O B A L 

17 de enero del 2004

Arrancó IV FSM en Bombay: Activistas llaman a unirse contra militarización


Servicio Informativo "alai-amlatina"

Con una ceremonia festiva y multicolor, con la presencia de decenas de miles de personas, se inauguró en la noche del 16 de enero, en Mumbai, India, la cuarta edición del Foro Social Mundial (FSM). El ambiente estuvo marcado por la música y la danza, expresión de las diversidades culturales del mundo. Incluyó también la llegada de la Marcha Nacional de los Dalits (intocables), iniciada el pasado 6 de diciembre, por la reivindicación de sus derechos.

El sábado 17 iniciarán los debates en paneles, conferencias, seminarios y talleres, que proseguirán durante cuatro días, con la participación esperada de hasta 100 mil participantes. Si bien el temario es mundial, no cabe duda que la participación asiática y las problemáticas y visiones de esa región marcarán la tónica de este cuarto Foro, que por primera vez se realiza fuera de Brasil.

"Es preciso retomar la dignidad humana"

El fin de las guerras y su relación directa con la miseria y las injusticias sociales fue uno de los temas que se destacaron en las declaraciones de activistas sociales que participaron en la primera rueda de prensa del FSM.

Entre los conferencistas - que también participaron en la ceremonia de apertura el Foro- estuvieron Abdul Amir Rekaby, miembro de la Corriente Democrática Nacional de Irak (hoy exiliado en París), Mustafá Barghuti, dirigente de la organización Iniciativa Nacional Palestina y la abogada iraniana Shirin Ebadi, activista de los derechos humanos y Premio Nobel de la Paz 2003.

En todas las intervenciones se hizo hincapié en una cuestión central: es preciso retomar la dignidad humana, respetar los derechos humanos universales, luchar contra las injusticias impuestas por el imperialismo y por los aspectos negativos de la globalización.

Las cuestiones nacionales defendidas por Amir Rekaby y Mustafá Barghouti se centraron más en el plano de los aspectos concretos y de la acción antimilitarista. Según estos dos activistas, el FSM 2004 va a servir para echar luz sobre los conflictos de Palestina e Irak. Según Mustafá, ésta es la hora de quebrar lo que llama "la conspiración del silencio". "Los medios no están mostrando la verdad. Palestina hoy es un país que vive un apartheid, dividieron el país en pedazos, desde hace más de tres años no se puede ir y venir libremente, las leyes internacionales están siendo violadas y eso debe ser juzgado por las Naciones Unidas. La ocupación de Palestina es una violación a los derechos humanos, nuestra luchar es por la libertad y la justicia. Para Barghouti, la cuestión palestina no debe ser tratada como una negociación, sino más bien como una lucha de liberación, como aconteció en India, Vietnam y África del Sur.

Amir Rekaby recordó que el pueblo iraquí requiere del apoyo de todos los que se reúnen en el FSM para posicionarse contra el poderío norteamericano. "Los movimientos progresistas son la base sobre la cual debemos construir nuestras acciones contra la presencia de Estados Unidos en Irak. Precisamos de una estrategia política clara contra la ocupación, y para eso, los movimientos progresistas precisan estar en suelo iraquí".

Tanto Rekaby como Mustafá Barghouti ven el FSM como un espacio de fortalecimiento de sus respectivas luchas. Barghouti afirmó: "El Foro Social Mundial es hoy el segundo superpoder en el mundo. No es un poder que viene de las armas y el dinero, es un poder moral, un poder de los seres humanos, que no será superado".

La iraniana Shirin Ebadi, destacó, por su lado, la necesidad de la universalización de los Derechos Humanos y de buscar la igualdad entre todos. "Estamos aquí para anunciar el compromiso con la dignidad humana. Para decir que la pobreza absoluta, el hambre y las guerras acaban con la dignidad y con el futuro de las personas", afirmó.

En una dura crítica a la cultura musulmana existente en la mayoría de países del Oriente Medio y Norte de África, ella afirmó que el sistema debe cambiar para que pueda haber democracia. "La cultura patriarcal es como la hemofilia. Es transmitida para las próximas generaciones por las mujeres. Y es por ellas que podemos cambiar esta realidad", aseveró.

(Con información de RITS y Revista Forum)

Envia esta noticia