http://www.rebelion.org
R E S I S T E N C I A   G L O B A L 

19 de enero del 2004

La escritora india Arundhati Roy afirma que «Bush merece sufrir la misma suerte que Sadam»

El Foro Social reúne a 120.000 personas en su denuncia contra el neocolonialismo

Alexia Torres
El Mundo

BOMBAY.- Su menudez y su aparente fragilidad se desvanecen cuando abre la boca. La escritora india Arundhati Roy, autora de El Dios de las pequeñas cosas, tiene claro que la causante de muchos de los problemas del mundo es la política del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y por eso le desea la misma suerte que al defenestrado dictador iraquí Sadam Husein.

«Si Sadam merece que le humillemos en una hora de máxima audiencia en la televisión y que le contemos sus empastes o le miremos a ver si tiene pulgas, entonces George W. Bush también lo merece», declaró la activista en una comparecencia ante militantes de Resistencia 2004, un grupo de extrema izquierda que se reúne al margen del Foro Social.

«Sadam deberá seguramente ser juzgado por crímenes contra la Humanidad. Pero también todos sus cómplices en Estados Unidos y Europa», señaló la intelectual y autora de El álgebra de la justicia infinita, un libro que recoge sus artículos políticos de sus últimos cuatro años.

Arundhati Roy, arrestada en una ocasión en su país por organizar una manifestación en defensa de los tribales o indígenas indios, es una de las estrellas del Foro Social, y una de las figuras más severas con la política del actual equipo de Gobierno de Washington.

Si días antes proponía cerrar las oficinas de las dos empresas norteamericanas que más se enriquecieran con la reconstrucción de Irak, ayer volvió a descargar su indignación sobre los que aprobaron la guerra con una comparación literaria. «Aplaudir la captura de Sadam y justificar la invasión de Irak es como acusar a Jack el destripador de haber inventado al estrangulador de Boston».

Roy recogió los aplausos del foro al asegurar que las mujeres se llevan la peor parte en los conflictos. Puso el ejemplo del olvidado genocidio de Gujarat, donde extremistas hindúes violaron o arrancaron fetos de las entrañas de mujeres musulmanas en el año 2002, sin que se haya juzgado a ningún responsable.

La escritora corresponsabilizó al Gobierno indio de la matanza de 2.000 musulmanes en la región india. «Hay algo peor que una dictadura fascista, y es una democracia fascista», sentenció ante una audiencia entregada.

320 actos en Goregaon

Más de 120.000 personas se concentraron en Goregaon, el suburbio industrial de Bombay donde se celebra el Foro Social, para asistir al menos a uno de los 320 actos que tuvieron lugar el domingo.Muchos de ellos versaron sobre la carga de la deuda externa para los países en vías de desarrollo, o la herencia del colonialismo en los continentes del sur.

La macroconferencia celebrada al aire libre sobre Guerra contra las mujeres, mujeres contra la guerra reunió a la mayor audiencia.«Dicen que vengo de Oriente Medio. ¿Oriente Medio para quién, para los británicos? Yo soy norteafricana, hay que cambiar el lenguaje...» La escritora egipcia Nawal El Sadawi comenzó así su discurso contra el neocolonialismo, en el cual criticó la prevalencia mediática del inglés sobre otras lenguas y achacó la situación de pobreza que viven muchos de los países al «robo» por parte de sus dominadores.

Otras voces radicales se escucharon en el foro sobre deuda externa, en donde se subrayó el caso límite de Argentina, que debe más de lo que produce en todo el año, y que sigue pagando con muchas dificultades los préstamos del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otras grandes instituciones financieras de todo el mundo.

Con el sistema de traducción averiado, los conferenciantes hacen lo posible para hablar en inglés, para que les entienda el mayor número de personas posible.

Pese a este incidente, la organización del primer Foro Social que se traslada a Asia, está superando las expectativas de los asistentes, que temían que el descontrol pusiese en peligro el evento.

Así lo reconocen Arcadi, Marta o Nuria, de distintas organizaciones pacifistas de Cataluña. «Lo que más me gusta es que se incluya el tema de la abolición de las castas, por ejemplo. India es un país con muchas iniciativas», comentaba Arcadi Oliveres, de la organización católica Justicia y Paz.

«La paz es la guerra»

El grupo ha conocido aquí la realidad de Tamil Nadu o de Sri Lanka, algo que antes casi ni habían oído mencionar. Por medio de panfletos, manifestaciones o seminarios, uno descubre problemas regionales o injusticias sociales de sitios remotos del planeta.«Para mí el Foro Social es la cosa más esperanzadora que encuentro en el mundo. Cambiamos impresiones, nos relacionamos, escuchamos a otra gente, es muy enriquecedor», comenta Lee Cormie, profesor canadiense de universidad.

Todos destacan el impacto de venir por primera vez a la India y ver de cerca sus miserias, como niños descalzos que piden a la entrada del Foro o la plaga de chabolas que satura las calles.Una pobreza que se convierte en una mención constante, tanto en las calles del recinto como en los discursos. Como recordó Arundhati Roy, «aquí en la India o en Africa, la paz es guerra.Cada día es una batalla para sobrevivir».

Una de las protestas más llamativas y teatrales la realizó Amnistía Internacional, que reiteró en Bombay su grito contra las pequeñas armas en un acto protagonizado por un enorme elefante.

En las calles de Bombay, no es extraño toparse con uno de estos animales en cualquier esquina, o que se produzca un atasco a causa de una vaca que ha decidido descansar en medio de una transitada avenida.

Envia esta noticia