http://www.rebelion.org
R E S I S T E N C I A   G L O B A L 

21 de enero del 2004

FSM 2004: La necesidad de un movimiento por el Derecho a la comunicación

Sally Burch
Servicio Informativo "alai-amlatina"

Las recomendaciones y estrategias para fortalecer el derecho a la comunicación y los resultados de la participación de la sociedad civil en la reciente Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI), fueron los temas centrales de evento: "¿Sociedad de la Información para quién? El derecho a la comunicación y los medios alternativos", realizado el 20 de enero en el Foro Social Mundial que se realiza en Mumbai, India. Esta conferencia fue organizada por la Asociación Mundial de Radios Comunitarios -AMARC-, en cooperación con la Agencia Latinoamericana de Información - ALAI- e Isis Internacional de Manila.

Steve Buckley, presidente de AMARC, abrió el debate, que fue facilitado por Mavic Cabrera-Balleza, de la organización feminista ISIS. Respecto al contexto de la CMSI (cuya primera etapa tuvo lugar en Ginebra en diciembre de 2003), Buckley describió la Sociedad de la Información como un nuevo modo de producción que trae consigo nuevas formas de intercambio, el cual se está imponiendo a un mundo donde para gran parte de la población, aún impera el modo de producción rural. Según él, la llamada Sociedad de la Información representa el aspecto más globalizado de la economía mundial, y la perspectiva de que sus herramientas (básicamente las tecnologías de información y comunicación) mejoren la vida de las personas en todo el planeta resulta muy remota.

También participaron en el taller el africano Emmanuel Njenga de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC), Irene León de ALAI, Raijeli Nicole de ISIS y Yaya Sangare, vice-presidente de AMARC en África.

Buckley resaltó el papel activo que la sociedad civil desempeñó en esta Cumbre de la ONU, toda vez que afirmó que la agenda original del encuentro se construyó a partir de los intereses del G8. Considera que uno de los mejores resultados de la CMSI hasta ahora fue la construcción de consensos entre las entidades de la sociedad civil que participan en el proceso. Esta capacidad de diálogo y articulación resultó en el documento alternativo a los documentos oficiales producidos por los gobiernos en la CMSI, siendo que estos últimos sistemáticamente excluyeron el tema de los medios comunitarios y trataron en forma superficial los derechos humanos.

Irene León, por su parte, resaltó que las políticas delineadas en la Cumbre reposan en el presupuesto de que las nuevas técnicas de la información están más adelantadas que la sociedad, y que por lo tanto es esta última la que debería adaptarse a ellas; y no la sociedad la que debe adaptar las técnicas a sus necesidades, ideales y proyecciones. Ello implica una jerarquización entre quienes producen tecnología y la colocan en el mercado, quienes intentan acceder a ellas y finalmente quienes no tienen ni tecnología, ni los recursos para obtenerla. La ponente recalcó asimismo en la propuesta de construir una Agenda Social en Comunicación, que se ha venido gestando en el marco del proceso del FSM.

León destacó que uno de los aspectos positivos de la CMSI ha sido su implícito llamado a "repensar la comunicación, sus teorías y aquellas de la sociedad, entre otros para sustentar con visiones integrales una verdadera sociedad de la comunicación". Y reafirmó la importancia de "pensar la comunicación como un derecho, que no se restringe al acceso o a la producción de información y sus mecanismos técnicos, sino al Poder, pues en la sociedad de la información, nada más poderoso que poder construir pensamientos críticos, plurales y autónomos".

Otros desafíos mencionados en el evento fueron la elaboración de un mapa de los derechos de la comunicación y el fortalecimiento de los medios de comunicación producidos por entidades de la sociedad civil y por los movimientos sociales. La necesidad de construir un movimiento por el Derecho a la Comunicación, siguiendo el ejemplo de lo que fue el movimiento ambientalista hace 20 años, fue una de las conclusiones del taller. "La diversidad en la comunicación debe ser defendida al igual que la biodiversidad", resaltó Buckley.

Envia esta noticia