http://www.rebelion.org
R E S I S T E N C I A   G L O B A L 

17 de mayo del 2004

Nuevo libro de Francisco Fernández Buey

Guía para una globalización alternativa. Otro mundo es posible


Rojos y Andaluces

Reseña-Dossier:

EL LIBRO

"Hay varias maneras de ver el mundo en que se vive. Una, muy socorrida, es verlo con categorías políticas: desde la izquierda o desde la derecha. Otra, más atenta a las desigualdades sociales que a las declaraciones y promesas de los políticos institucionales, es verlo desde arriba o desde abajo. Generalmente el mundo tiende a verse desde arriba porque lo que se ve desde abajo apenas llega a los medios de comunicación, a no ser como suceso periodístico o como desgracias. El movimiento antiglobalización trata de ver el mundo desde abajo, con los ojos de los que viven de sus manos o malviven en la peor de las situaciones.

Este libro trata de este movimiento que hoy prefiere llamarse a sí mismo alterglobalizador. Se trata de un movimiento de movimientos que aspira a ser global. Como tal, no necesita presentación porque todo el mundo ha oído ya hablar de él. Ha sido presentado, en tiempos de desigualdades profundas marcadas por la ideología de la guerra preventiva para fomentar la guerra de civilizaciones, como representación genuina de lo que podría llegar a ser una sociedad civil global. Es posible que tal aspiración sea una utopía en el sentido propio de la palabra. Pero, para sus activistas, es una utopía pertinente, una utopía que hace falta."

EL AUTOR

Francisco Fernández Buey es filósofo y escritor. Desde los años sesenta ha estado comprometido con diferentes movimientos sociales alternativos. Fue uno de los fundadores del Sindicato Democrático de Estudiantes en 1966; miembro de la Coordinadora Estatal de profesores no-numerarios entre 1974 y 1975; cofundador del sindicato de enseñanza de CC.OO.; miembro del Comité Antinuclear de Cataluña, una de las primeras organizaciones ecologistas del país, a finales de los años setenta; cofundador de Mientras tanto, primera revista "rojiverde" del país; organizador de los primeros comités anti-OTAN en Barcelona a comienzos de la década de los ochenta; objetor fiscal a los gastos militares y colaborador del movimiento de objeción de conciencia hasta la legalización de la objeción al servicio militar. En estos últimos años ha colaborado con ATTAC, el Foro Social Mundial, el Comité de Solidaridad con la causa árabe, la Alianza de Intelectuales Antifascistas y la plataforma barcelonesa Aturem la Guerra. Ha publicado numerosos artículos y ensayos sobre la evolución de los movimientos sociales y de liberación en revistas como Mientras tanto y El viejo topo, así como en varias revistas electrónicas (La insignia, Rebelión). En colaboración con Jorge Riechmann ha escrito: Redes que dan libertad. Introducción a los movimientos sociales, Ni tribunos. Ideas y materiales para un programa eco-socialista y Trabajar sin destruir: ecologistas y sindicalistas. En la actualidad enseña Filosofía Política en la facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona). Fruto de su trabajo como docente son los siguientes libros: Ética y filosofía política (Bellaterra, 2001) y Poliética (Losada, 2003).

ÍNDICE

Introducción.
1. Una gran perturbación.
2. Hacia el movimiento de movimientos.
3. Cambiar el mundo de base.
4. La desobediencia civil como estrategia.
5. De la democracia representativa a la democracia participativa.

ESTE LIBRO

En ésas estábamos cuando, al empezar el nuevo siglo, llegó el movimiento antiglobalización. No mandó a parar, como el comandante Guevara, pero cambió el tono. Lo cambiaré yo también.

Este libro trata del movimiento que en su origen fue llamado antiglobalización y que hoy prefiere llamarse a sí mismo alterglobalizador. Es un movimiento social crítico y alternativo con cuatro años de existencia, que ha salido del génesis posmoderno criticando la teología política dominante. Es un movimiento de movimientos que aspira a ser global. Como tal, no necesita presentación porque todo el mundo ha oído ya hablar de él. Ha sido presentado, en tiempos de desigualdades profundas marcadas por la ideología de la guerra preventiva para fomentar la guerra de civilizaciones, como representación genuina de lo que podría llegar a ser una sociedad civil global.
Es posible que tal aspiración sea una utopía en el sentido propio de la palabra. Pero, para sus activistas, es una utopía pertinente, una utopía que hace falta, pues gran parte de lo que un día se llamó sociedad civil, si es que alguna vez hubo algo que respondiera con verdad a una apelación así, se había ido haciendo "incivil" en la época del fin de la historia.

He estructurado el libro en cinco capítulos. El primero trata del estado del mundo del que ha salido el movimiento antiglobalización. Traduce a datos y hechos lo que aquí, en la introducción, he expresado en términos irónico-alegóricos, fácilmente comprensibles, espero, para todas las personas que se han formado en la cultura de El Libro. Pero, obviamente, el capítulo no se queda en cifras y datos que, por lo demás, pueden ser consultados con detalle y mayor provecho en los informes de las distintas secciones de la ONU y de otras organizaciones independientes.

Este capítulo valora los hechos y califica el mundo en que vivimos. Lo hace con los ojos y apoyándose en las plumas de los teóricos y activistas del movimiento. Pretende ser objetivo declarando el punto de vista desde el que se pretende ser objetivo. O sea: pretender ser objetivo dentro de lo que cabe , como decían los iniciadores de aquella revista inolvidable que se llamó Hermano lobo. Probablemente ése fue el origen del panfleto (cuando panfleto quería decir algo).

Hay varias maneras de ver el mundo en que se vive. Una, muy socorrida, es verlo con categorías políticas: desde la izquierda o desde la derecha. Otra, más atenta a las desigualdades sociales que a las declaraciones y promesas de los políticos institucionales, es verlo desde arriba o desde abajo. Generalmente el mundo tiende a verse desde arriba porque lo que se ve desde abajo apenas llega a los medios de comunicación, a no ser como suceso periodístico o como desgracia. El movimiento antiglobalización trata de ver el mundo desde abajo, con los ojos de los que viven de sus manos o malviven en la peor de las situaciones. Esto no quiere decir que las personas comprometidas en el movimiento sean todas, socialmente, de los de abajo. Sólo quiero decir que, al valorar y calificar el mundo en que vivimos, quienes escriben o actúan en el movimiento se identifican, o tratan de identificarse, con las víctimas, con los perjudicados por la globalización neoliberal en curso. Que ya es bastante.

El segundo capítulo es una reconstrucción de la historia del movimiento de movimientos. Empieza remontándose a la década de los sesenta del siglo XX para mostrar cómo surgieron y qué pretendían los movimientos sociales críticos y alternativos que entonces se llamaron nuevos (feminismo, ecologismo, pacifismo), discute varios tópicos muy establecidos sobre su novedad y explica luego las razones por las cuales aquellos movimientos fueron declinando hasta quedar parcialmente absorbidos por una multitud de organizaciones no gubernamentales que oscilaban entre la institucionalización, el voluntarismo y el mantenimiento del espíritu anticapitalista. A continuación presenta el movimiento de movimientos como una especie de crisol de lo que hubo antes, subrayando su propósito explícito de superar lo que en su día fueron movimientos de un solo asunto.

En este contexto se describe el recorrido que va desde Chiapas y Seattle a Mumbai pasando por Porto Alegre, Génova, Barcelona, Florencia, etc. La finalidad principal de este capítulo es mostrar cómo, a pesar de todo, se ha mantenido el espíritu crítico del capitalismo realmente existente y cómo, precisamente por las vueltas que ha dado el mundo entre 1990 y 2000, el lenguaje con el que se expresa la crítica y con el que se vierten las alternativas ha cambiado de una forma radical. Mantengo en este punto que el cambio de lenguaje ha tenido mucho que ver con la experiencia de Chiapas y que sin ella no se puede entender la forma de expresarse del movimiento de movimientos.

El tercer capítulo del libro está dedicado a los objetivos del movimiento que se quiere alterglobalizador, es decir, a su intención alternativa, a las medidas que propugna para cambiar el mundo en que vivimos. Repaso ahí la propuesta de establecer variantes de la Tasa Tobin para el control racional y justo de los intercambios comerciales, cómo ha ido evolucionando la idea de establecer una renta básica, qué entienden los activistas del movimiento por sustentabilidad y biodiversidad y cómo se ha ido perfilando la idea de soberanía alimentaria para combatir el hambre y salir de la miseria. Pero como varias de estas propuestas, generalmente compartidas, no son entendidas en el mismo sentido por los distintos grupos y organizaciones que componen el movimiento alterglobalizador, me he detenido en algunas de las discusiones y polémicas en curso para decir qué opino al respecto.

El mismo punto de vista (que va de la descripción al análisis y del análisis al diálogo) he adoptado al abordar, en ese mismo capítulo, algunas de las cuestiones actualmente más controvertidas en el seno del movimiento de movimientos, a saber:

Si de lo que se trata es de reformar el mundo que conocemos o de cambiarlo de base, como decían los antiguos; si se puede hablar o no de sujeto o de sujetos para ese cambio; si para tal viaje siguen valiendo las alforjas a las que llamamos partidos políticos o más bien se necesita otra cosa, aún indefinida, entre la forma partido y la forma movimiento social; si, decidido esto, el movimiento de movimientos está abocado a mantenerse como un anti- poder que va cambiando capilarmente el mundo que hay sin proponerse tomar el poder o sí, antes o después, tendrá que volver a plantearse aquel viejo asunto de la conquista del poder.

Estas cosas no se suelen discutir de una manera explícita en las asambleas preparatorias de las grandes campañas mundiales en las que participan activamente los afiliados al movimiento de movimientos, tal vez por falta de tiempo o porque se piensa, como pensaron algunos grandes hombres, que primero hay que ponerse en marcha y luego ya se verá. Pero son cosas que están implícitas casi siempre en las decisiones que se toman. Me ha parecido sano hacerlas explícitas aquí refiriéndome a los autores vinculados al movimiento alterglobalizador que sí se han ocupado de ellas con algún detalle.

El capítulo cuarto trata de desobediencia civil. Parte de la convicción de que esta expresión resume bien la intención y el espíritu que en otros tiempos se llamaron "revolucionarios". La desobediencia civil lleva el camino de convertirse en la estrategia del movimiento de movimientos. Expresa, por una parte, la voluntad de resistencia ante las injusticias claramente percibidas. Pero en la medida en que no se plantea ya solamente en términos de moral individual, de objeción de conciencia del individuo ante leyes injustas, sino como reiterada propuesta colectiva, ético-política, la desobediencia civil está apuntando también hacia lo que podría ser otra sociedad (con otras leyes, con otra legalidad) o, por lo menos, a lo que podría ser una sociedad realmente "civil" en esta época de la globalización.

Atendiendo a lo que hoy se entiende por desobediencia civil desde Chiapas a Padua pasando por Vieques, Canadá, Seattle, Barcelona y Bilbao, he llegado a la conclusión de que está naciendo un híbrido interesante desde el punto de vista ético-político; un híbrido que despuntaba ya en el movimiento por la paz de los años ochenta del siglo XX, en los peores momentos de la guerra fría. La configuración definitiva de este híbrido intelectual tendría que ver también con el cambio de lenguaje que se está imponiendo en el movimiento de movimientos. Me explico. Hasta hace no mucho tiempo decir desobediencia civil en los movimientos sociales equivalía a estar pensando en Thoreau, en Tólstoi, en Gandhi, en Luther King. Y ese pensamiento se oponía, por lo general, a la estrategia del movimiento obrero y sindical y a las tradiciones, más politicistas, que contribuyeron a configurarlo desde el siglo XIX. Hoy no. Hoy cuando se habla de desobediencia civil (y se habla mucho) como estrategia o principal forma de actuación del movimiento de movimientos se está pensando en términos que no son ya necesariamente de oposición entre estas tradiciones. El híbrido al que me refiero está naciendo por integración de ideas que vienen de Spinoza, de Marx, de Rosa Luxemburg y que se cruzan con ideas de Thoreau, de Gandhi y de Luther King, pero también con otras ideas y actitudes que vienen de Francisco de Asís o de las tradiciones orientales. No he encontrado mejor forma provisional de caracterizar este híbrido en formación que llamarlo nuevo libertarismo.

¿Por qué? Porque ocurre como si aquella herejía del liberalismo histórico que, al decir de Antonio Gramsci, fue el socialismo, volviera a sus orígenes. Y volviera, después de hacer la experiencia del fracaso histórico en el siglo XX, para replantearse (con ojos parecidos a los que tuvieron los fundadores de la I Internacional) qué hacer, ay, con ese monstruo un día llamado Leviatán que, por comparación con el otro monstruo apocalíptico, Behemoth, resultó tener, paradóficamente, una querencia no despreciable: la de educar ciudadanos y asistirlos en lo peor. Tal vez por eso, por lo que apunta en esta paradoja y en este híbrido al que llamo aquí nuevo libertarismo, Noam Chomsky y otras personas vinculadas al movimiento de movimientos vienen diciendo que lo que haría falta, en este coro polifónico libertario que se quiere internacionalista y unitario, es una nueva internacional, la V Internacional. La idea me parece buena. Y para apoyar la sugerencia me he servido, al encabezar cada capítulo, de alguna estrofa significativa del canto que escribió Eugène Pottier y que tanta gente ha cantado tantas veces con emoción.

El quinto y último capítulo de este libro trata de la democracia: de la realmente existente, que no responde a lo que la palabra democracia dice, y de la que se está perfilando, que es democracia participativa. La gran mayoría de los activistas del movimiento alterglobalizador son muy críticos de la democracia representativa realmente existente en este mundo nuestro. He recogido esas críticas fijándome sobre todo en el malestar que hoy produce una concepción simplemente procedimental o procedimentalista de la democracia, en la reducción de la misma a los procesos electorales, en la sobre- representación de los de abajo, en el condicionamiento que representa la tecnificación de la función pública y en el papel que actualmente juegan los medios de comunicación.

Pero lo característico del actual movimiento de movimientos es que no se queda en la crítica de las democracias realmente existentes en el Norte y en el Sur del mundo, sino que puede proponer ya experiencias alternativas que en estos años ha hecho suyas e incorporar, además, las reflexiones de aquellos teóricos de la democracia que van más allá del punto de vista procedimental. He tenido en cuenta estas reflexiones, algunas de ellas procedentes de ámbitos académicos (de la teoría política o de la sociología) para ponerlas en relación con la descripción y el análisis de las experiencias alternativas habitualmente apreciadas por los activistas alterglobalizadores. Me he fijado sobre todo en dos: la de Porto Alegre y la de Kerala para acabar planteando otros dos problemas sobre los cuales están llamando la atención algunos de los teóricos del Foro Social Mundial: el de la posibilidad de generalizar la experiencia participativa a megaurbes multiculturales y el del peso relativo de la representación institucional y de la participación por abajo en la toma de decisiones sobre cuestiones básicas para la ciudadanía.

Colección Sine Qua Non (Ediciones B) 17 €
Reseña-Dossier publicada en http://www.rojosyandaluces.com/modules.php?name=News&file=article&sid=626

Envia esta noticia