LUCHA ANTIGLOBALIZACIÓN

9 de diciembre del 2002

Nuevo ataque represivo contra los No-Global italianos

Acusación de participación psíquica en actos violentos


En las detenciones producidas el día 4 de diciembreen Italia ha aparecido una revolucionaria figura legal, la participación psíquica en los actos violentos. En las detenciones producidas ayer en Italia ha aparecido una revolucioanria figura legal, la participación psíquica. Podemos leer en La Repubblica:

«Entre los antiglobalización investigados del grupo de 23 detenidos hoy, hay quienes son acusados, no de actos de violencia, sino de "participación psíquica" y apoyo psicológico a aquellos actos.

En efecto, en el auto, la juez de instrucción Elena Daliso escribe: "No cabe duda de que deben responder por la devastación no sólo aquellos que han manifestado conductas materiales de daños e incendio, sino también las personas que, sin haber participado materialmente en tales actividades, han facilitado su ejecución manifestando conductas de refuerzo del propósito delictivo ajeno".

Se trata, escribe la juez de "gravísimas conductas de resistencia encaminadas a impedir la intervención de las fuerzas del orden", pero también de "aquellos que con su sola presencia en el teatro de los enfrentamientos, en grupo con los elementos más violentos, reforzaban los propósitos con conductas de incitación, de por sí no constitutivas de casos de delito, y sin embargo contribuyentes a la determinación ajena bajo el perfil moral del refuerzo del propósito delictivo en acto"».

(Fuente Indymedia Madrid.)



Nuevo ataque represivo contra los No-Global italianos

Declaración del Campo Antiimperialista Italia
Defendámoslos todos!

Ayer por la mañana los medios dieron a conocer una corta noticia sobre nuevos arrestos ordenados por la Procuraduría de Génova. Según esta noticia, 23 compañeros del movimiento anti-globalización fueron detenidos acusados de "destrucción, saqueo, incendio, resistencia y violencia contra la autoridad pública; fabricación y posesión de explosivos; fabricación y posesión de armas impropias". Estos hechos habrían ocurrido durante la manifestación del Foro Social en Génova y son relacionados en particular a los acontecimientos en Piazza Alimonda donde fue asesinado Carlo Giuliani.

La Procuraduría de Génova, a diferencia de la de Cosenza, no ha acusado a los compañeros por asociación subversiva ilegal. Sin embargo consideramos que este caso es una ataque mucho mas peligroso porque se basa, según la acusación, sobre filmados que "claramente prueban los crímenes" de nuestros compañeros.

La mayoría de los compañeros acusados son activistas de base del Sur de Italia que ignoraron la orden de retroceder dado por los "Desobedientes" y decidieron que es tiempo de responder a los ataques de la policía.

Esta decisión era legítima o no? Nosotros pensamos que sí, era legítima. Consideramos la autodefensa, lo que Marcuse llamaba "contra-violencia", un práctica justa. Pero sabemos que los medias ahora lanzarán una campaña de difamación y criminalización en contra de nuestros compañeros por "violentos y criminales".

Esperamos que el movimiento anti-globalización resista la presión normalizadora que pesa sobre el. Pero tenemos nuestras dudas. Los aliados del movimientos, los guerreros de la no- violencia y del pacifismo, se distanciarán de las "fuerzas violentas"y se unirán al juego de los que distinguen entre los "manifestantes buenos" y los "manifestantes malos".

Poco antes de un posible ataque contra Irak, el movimiento, obligado por el enemigo a moverse sobre el campo de la represión, podría llegar a "abjurar", a disociarse de los "manifestantes malos", a pedir disculpas a los carniceros de Bolzaneto y de la Escuela Díaz y al gobierno de Berlusconi.

Que dirán Bertinotti, Agnoletto, Bersani y la dirección del Foro Social? Vamos a ver. Reconocemos positivamente la declaración de Luca Casarini de los Desobedientes: "El derecho a la auto-defensa no sólo puede haber para los Carabinieri. Lo que sucedió a Génova no puede ser reducido a un simple deseo nuestro a destruir. Defendernos contra los intentos de masacre por los cuerpos especiales de la policía es un derecho, no un crimen. Llamamos a la movilización inmediata a liberar los detenidos."

Vamos a ver si el movimiento es capaz de responder adecuadamente y masivamente, como sucedía después de los arrestos ordenados por la Procuraduría de Cosenza. Esperamos que si. Si nuestras dudas sin embargo se confirman en los próximos días, el movimiento puede sufrir una seria división que influirá decisivamente sobre su futuro desarrollo.

La polarización entre los "radicales" y los "moderados" ante los ataques represivos del Estado nunca ha sido un hecho positivo. Sin embargo, sería inútil lamentarlo: es natural que el mas fuerte (el Estado mismo) decide sobre el campo de batalla y las reglas del juego. Si esto lleva a la polarización, tenemos que reconocerla y darla un significado político.

Partiendo de la necesidad de actuar unidos contra nuestro enemigo común (por ejemplo contra el ataque contra Irak planificado por los EE.UU.) no es nada malo si el movimiento se expresa en dos movimientos diferentes: uno con posiciones reformistas claras y coherentes; otro con objetivos antiimperialistas y anticapitalistas. No debemos sacrificar nuestros contenidos antiimperialistas sobre el altar de la unidad.

Desde la manifestación de Génova muchos trataron de minimizar las diferencias y evitar una clarificación política sobre la natura y los objetivos del movimiento. Pero existen diferencias y la ruptura de la unidad superficial controlada por los partidos reformistas es positiva!

Lo que considera a nuestros compañeros en la cárcel, tenemos que construir una campaña masiva, clara y honesta que explica que nuestros Estados no son neutrales y no son la expresión de los intereses populares. Son regímenes imperialistas y militaristas que sirven a las clases dominantes.

La oposición anticapitalista tiene el derecho legítimo a la autodefensa contra las agresiones violentas de los poderes tiránicos. No podemos perdernos en la retórica de la no-violencia y de la resistencia civil Ghandiana. Si lo hacemos, dejaríamos a nuestros compañeros indefensos frente a los ataques de los que quieren que el movimiento "abjure" y "lamente", aceptaríamos la normalización del movimiento y finalmente justificaríamos el sometimiento del antagonismo social.

Campo Antiimperialista, 5 de Diciembre 2002
PF 23, A-1040 Viena, Austria
[email protected]
www.antiimperialista.org/es