Antiglobalización - Resurge la lucha social

30 de octubre del 2001

Las mujeres del Black Bloc


La Haine

"Ah, ¿que no quieres escucharnos? Muy bien. Entonces sólo te daremos una paliza."

"¿Qué? ¿Que te lleve tus cosas? Vale, solo que lo llevaremos hasta el cubo de la basura después de que te hayamos inflado a hostias."

"¿Asi que no eres sexista porque llevas una pegatina feminista? Veremos cómo te sientes despues que te hayamos partido la cara."

"¿Ninguno de vosotros quereis hacer nada después de que vuestro amigo haya violado a una chica, porque no es asunto vuestro? Tranquilos, no pasa nada. Discutiremos sobre sexismo y agresión a las mujeres con cualquiera de vosotros que pueda seguir conversando despues de que le hayamos roto todos los huesos."

Mujeres del Bloque

Hace relativamente poco que hemos descubierto la falta de presencia femenina en ciertos círculos políticos de izquierda en los Estados Unidos, en concreto en el "famoso" Bloque Negro. [email protected] que escribimos este artículo creemos en la Guerra de Clases y en la acción directa y por eso militamos en el Bloque. Es evidente que a pesar de que el movimiento y la militancia están creciendo, el número de mujeres es muy reducido.

¿Por qué?

Algunos dicen que es culpa del "machismo y esas actitudes producidas por la testosterona". Pero no estamos de acuerdo. Es cierto que debido a que la mayoría de los miembros del Bloque son hombres, a veces sólo los concebimos "ladrando órdenes", y con el mismo aire pomposo al representar la figura de "malo" en la manifestación.

Pero más allá de eso sentimos que el Black Bloc tiene, entre otros objetivos, la destrucción de oficinas bancarias y la interacción con la fuerza contra aquellos que intentan detenernos y silenciarnos, y esto no tiene por qué ser "masculino". Las mujeres somos tan capaces como los hombres de hacer este tipo de cosas.

Nosotras, como mujeres, debemos desmitificar nuestra supuesta naturaleza "pasiva". Nos parece que la lucha se asocia a los hombres, y esta es una oportunidad para cambiarlo. Nosotras no vemos que la lucha y la confrontación sea una característica negativa porque si se utiliza como táctica es un elemento importante. Nosotras no queremos un mundo en el que las mujeres tengan que pegar puñetazos o combatir en las primeras líneas del frente. Luchamos por la libertad y es por eso que tenemos que conseguir que más mujeres se sientan cómodas en el Bloque.

Somos concientes de que muchas mujeres apoyan, propagandizan y participan en la acción directa, pero también somos concientes de que muchas no se sienten ni cómodas ni aceptadas. Muchas veces tenemos ganas de decir cosas en las reuniones preparatorias de las acciones pero generalmente nos quedamos calladas debido a que sólo vemos como mucho a un puñado de mujeres a nuestro alrededor. Tal vez son esos enfermos principios de esta sociedad que se nos han metido inconcientemente y que nos han convertido en seres temerosos y silenciosos. La clave es que necesitamos hablar -aunque sólo sea porque somos mujeres que estamos en el Bloque-, expresar nuestras ideas y opiniones, y de esa forma quitarle algo de "poder" al típico pequeño grupo de hombres que tienen la tendencia de dirigir las reuniones.

Esto nos lleva al punto segundo. Lo fundamental es que cambiemos, debemos tomar el poder nosotras mismas, pero existen algunos problemas para con los hombres del Bloque.

Hace poco algunas de nosotras tuvimos una participación activa en la planificación de un Bloque Negro. En el dia de la acción los representantes masculinos se coordinaron con un compañero que acababa de llegar a la ciudad en lugar de coordinarse con las mujeres que habían realizado la mayor parte del trabajo y de la organización. Esto es típico, y aunque resulte muy tentador darle un rodillazo en las pelotas a esos hombres, esto no ayuda al desarrollo del movimiento. Entonces, ¿qué hacer? Primero debemos llamar la atención a la gente cuando tiene conductas ofensivas. Esto no quiere decir que etiquetemos como sexistas a todo lo que no se hace como nosotras queremos. Muchos compañeros no se dan cuenta de que están teniendo conductas ofensivas y deben ser concientes de sus acciones, aunque esto represente el decírselo repetidamente. Tanto los compañeros como las compañeras deben mejorar y ser más [email protected] los unos con las otras.

¿Y cómo pueden los hombres poner de su parte? Asegurándose de que las mujeres concernidas están informadas e involucradas en el grupo, no sólo participando en un club de hombres. Muchas de nosotras hemos participado en acciones y tenemos buena experiencia para desarrollar el Bloque e incrementar su fuerza.

Creemos que la gente debería situarse dentro del Bloque en función de su experiencia y habilidades. Hay muchas mujeres que poseen ambas cosas y a menudo nos hallamos apartadas del camino porque son los hombres quienes manejan las acciones de confrontación y de destrucción de la propiedad.

Las mujeres no necesitamos ser "protegidas"

Si estamos cómodas participando en la confrontación física, dejadnos llevarla a cabo. La mayoría de nosotras pueden defenderse a sí mismas y apreciamos la noble oferta de protección, pero vamos, todo iría mucho mejor si lucháramos codo con codo y nos protegiéramos mutuamente.

Un gran problema acerca de todo esto recae a veces sobre nosotras mismas: el de perder nuestra femenidad. Todas estamos contentas de ser mujeres, estamos orgullosas de nuestra sexualidad y de nuestras habilidades. Pero a menudo nos vemos forzadas a jugar roles sexuales para ser respetadas y poder tratar con hombres de modo igualitario. No sabemos si es que nuestra sexualidad resulta intimidatoria o si una vez más las raíces de la educación social capitalista imponen que siendo fuerte no se puede ser femenina.

En todo caso, debemos mantenernos al margen de todas estas ideas.

Nuestra feminidad, al igual que la masculinidad en el hombre, es un buen atributo, es lo que nos hace a todas fuertes y apasionadas, ¿por qué esa presión hacia las mujeres por no ser mujeres?. Parece que cuando una mujer quiere romper esta extraña jerarquía masculina, debe abstenerse de mostrar actitudes emotivas -o aspectos "típicamente" femeninos-. Debe romper con que la única aceptación en el seno del grupo se base en cierta relación sentimental con algún hombre perteneciente al mismo.

Pero no acusamos a todos los hombres ligados al anarquismo de tener este modo de pensar. Es la sensación que algunas de nosotras y nuestras respectivas compañeras tenemos. Estamos sorprendidas, ¿es necesario recordar a quienes dudan de nuestras fuerzas y habilidades que somos tan capaces como cualquier hombre?

Podemos ser tiernas, igual que los hombres. Podemos romper cristales, igual que los hombres. Podemos llorar, como los hombres. Podemos tirar piedras, como los hombres.

Podemos convertir el estado en añicos, si queremos.

El Black Bloc no es sólo para tu novio.

Colectivo Monos Negros (Black Overalls - EEUU). Traducido del inglés por Red La Haine