http://www.rebelion.org
E S P A Ñ A 

18 de agosto del 2003

Morir en soledad

Xosé Ramil
Canal Solidario

La cifra de ancianos que mueren en sus casas, en soledad y sin el conocimiento de otras personas hasta que pasan unos días continúa creciendo. Paradojas de esta sociedad, el fenómeno se produce en mayor medida en el ámbito urbano, porque la mayor cercanía física de las ciudades es inversamente proporcional a la cercanía humana que existe en el mundo rural.

En lo que va de año, más de 80 ancianos han fallecido en soledad sin que hubiese funcionado ningún método de alerta. A esto se añade el problema de la falta de plazas públicas asistenciales, una alternativa que se convierte en única para los ancianos sin compañía de baja renta económica.

Según la Confederación Española de Organizaciones Mayores, 74 de cada 100 plazas residenciales proceden del sector privado.

El verano agudiza el problema de la soledad, las escapadas vacacionales no suelen incluir a los mayores, por lo que éstos se suman a las ya más de 800.000 personas que viven solas en España.

Según la ONG Solidarios, esta cifra se puede triplicar en el periodo estival.

Madrid es una de las ciudades con mayor número de mayores de 65 años que viven solos, más de 130.000 de los que 50.000 superan los ochenta años. Según el sindicato CCOO, el 26,3% de los mayores de 65 años en Madrid padecen algún tipo de dependencia pero sólo un 1,89% recibe ayuda a domicilio. Algunas organizaciones, como Solidarios, han dado la voz de alarma ante la posibilidad de que las muertes en soledad se incrementen este verano debido a la ola de calor, al menor número de vecinos como posibles alertadores y al mayor número de ancianos solos. CCOO de Madrid reclama un 'plan de choque' para evitar la muerte en soledad, en el que deberían implicarse la Comunidad de Madrid y los ayuntamientos de la región.

Teleasistencia sí, compañía también Las instituciones públicas apuestan por la 'teleasistencia' como la mejor forma de combatir las muertes en soledad de los mayores. En Madrid, hasta ahora sólo 13.000 ancianos cuentan con un servicio que prevé extenderse a 45.000 en tres años como parte del plan 'Madrid acompaña'.

Pero las muertes en soledad son sólo la cara más amarga de un problema que se puede percibir en las grandes ciudades. El sentimiento de soledad es uno de los factores que más contribuye a empeorar la calidad de vida de los mayores. Son principalmente las ONGs las que han comenzado planes para combatir esta soledad. El 25 por ciento de los voluntarios que trabajan en la organización 'Solidarios' dedican parte de su tiempo a acompañar a más de mil personas en toda España, pero reconocen que las peticiones que reciben son muchas más.

Envia esta noticia