http://www.rebelion.org
E S P A Ñ A 

4 de mayo del 2004

Anticipo de un libro de Virus editorial sobre el 'modelo Barcelona' de ciudad, de próxima aparición

Forum 2004, Unas segundas olimpiadas de la especulación

Miguel Martín Ayllón
Cádiz Rebelde

Capítulo 21

"La sociedad, siempre en busca de lo extraño, lo exótico y lo peligroso identifica al final lo refinado con lo monstruoso y está dispuesta a permitir monstruosidades -sean reales o fingidas- tales como «la extraña y poco común obra rusa o japonesa interpretada por actores nativos»"
Hannah Arendt, "Los orígenes del totalitarismo"

UN ANTECEDENTE: 1992 Y LA VILLA OLÍMPICA

En 1992, el sistema de relaciones públicas formado por los partidos, las instituciones, el mundo empresarial, y el espectro de técnicos que se han involucrado a lo largo de los últimos 25 años en la elaboración, teorización y materialización del 'proyecto Barcelona', alcanza un triunfo político, económico y urbanístico. Según las estimaciones mas optimistas "l'impacte de les inversions necessàries per l'èxit dels Jocs i l'increment del consum privat durant el període 1987-92 es va estimar en 2,85 bilions de pessetes de 1992, és a dir, un 0,9 per cent del PIB en pessetes de 1992" (Josep María Vergara, www.bcn.es/urbanisme) y "en els tres anys següents al 1992 hi va haver un creixement turístic del 65%" (Hans Ibelings, "Regeneració urbana impulsada pel consum", Quaderns d'aquí, enero 2004). La proyección internacional de la 'marca Barcelona', su repercusión turística, y la reabsorción para el mercado de territorios hasta entonces 'infrautilizados' para su explotación, confirma la vigencia de un recurso: el acontecimiento relámpago que genera negocios, inversión, movimiento de capitales y justifica mastodónticas operaciones de cirugía urbanística.

Ese momento es un símbolo para la transición del urbanismo franquista al maragallista y totalitario, que encuentra en la Villa Olímpica un emblema y un ensayo. Mas allá del uso circunstancial durante el 92, la VO, un barrio de nueva construcción de cuyo pasado se hace tabla rasa, cubre tres objetivos de manera desigual: hilar nuevas alianzas dentro del esquema de 'colaboración público-privada', desplegar las estructuras y los valores de la 'nueva Barcelona', y ser un foco de influencia para transformar su alrededor.

Así, se constituye un sistema nervioso compuesto por instituciones, empresas municipales, mixtas o privadas puras, y técnicos. Desde el Ayuntamiento, Olimpic Moll o Nueva Icaria SA hasta MBM -el equipo de arquitectos Martorell-Bohigas-Mackay-, ejecutan el proyecto del diseño inicial a la resolución de los problemas posteriores al verano olímpico, durante una estrecha asociación que comienza aproximadamente en 1986 con la fundación de Villa Olímpica SA..

Una ojeada del espacio, desvela a diferentes escalas y profundidad los valores a los que la acción urbanística da cabida y estructura. Lo que Bohigas ha llamado "monumentalización del urbanismo" allí ya se expresa abiertamente. La movilidad y la velocidad no ya de los vehículos sino de la vida misma, mediante vías amplísimas y rápidas para la optimización del tiempo, donde no existen lugares 'de parada', 'de huida' o 'de refugio'. La diversidad controlada y planificada de la población que habita "2000 viviendas... a 700 diseños diferentes y a distintos precios" (David Mackay, "La recuperació del front maritim", Quaderns de Gestiò, 2000). Y la ciudad de servicios, el consumo como fuente de la vida colectiva, patente en algunas piezas de cohesión social -como la propiedad comunitaria de la televisión por cable o la póliza global de seguros- y en los elementos de integración y dinamización social o urbana: "la sensació d'aïllament dels primers habitants... s 'ha resolt amb l 'obertura l'any 1996 d'un petit centre comercial i de 15 minicinemes especialitzats en pel ·lícules en versió original" (David Mackay).

Pero no ha conseguido ser una 'nueva centralidad' que atraiga o genere actividad y que influya en la transformación territorial. Su relación con el resto es la de un barrio fantasma, impermeable y sórdido, que hoy solo aguarda operaciones de mayor envergadura que le ofrezcan un auténtico lugar, una comunicación y una función real en otra ciudad distinta.

ORGANIZACION, ALIANZAS Y NUEVAS AREAS DE NEGOCIO

El F-2004 es una pantalla y un pretexto para seguir removiendo y atravesando la tierra y la vida de Barcelona, y convertirse una nueva referencia territorial, histórica y simbólica. La maquinaría que se pone en marcha a partir de 1996, trabaja prácticamente sobre la nada, solo tiene un nombre, una fecha y la aprobación de la UNESCO. Todo lo demás ha de ser literalmente ingeniado. Sin entrar en detalles, se puede decir que el 'concepto Fòrum' no ha existido nunca. Ya en marzo de 2003, incluso el relleno festivo era un vacío y un goteo de posibilidades "sin confirmar", y con todo a un año vista, Llatzer Moix en un largo reportaje en "La Vanguardía", se resignaba a que la indefinición -"su carácter abierto"- fuera una característica inseparable de la criatura. Eso entra en contraste con el proyecto urbanístico y el ritmo de las obras. En 1997 ya se había definido y escogido la zona, y en septiembre de ese mismo año los alumnos de J.A. Acebillo (arquitecto jefe municipal) en Yale elaboran un diseño "para planificar el terreno del Besòs que debía ganar terreno al mar para ubicar un zoo -que ha quedado aparcado-, un palacio de congresos y un centro cultural" (La Vanguardia 11/01/04). Mientras a pocos meses de la fecha todo el mundo se preguntaba sobre el significado, la necesidad y el contenido del F-2004, prácticamente todos los elementos arquitectónicos y las correspondientes obras estaban en curso.

La inconsistencia general del proyecto, la indiferencia social, el rechazo de la mayoría del tejido asociativo, y las tensiones y las torpezas dentro de la organización, no han sido ningún obstáculo para lograr un consenso unánime en torno al Fòrum, que con relativa eficacia ha unificado las estrategias y los objetivos del complejo de intereses que intenta dar forma a la- Barcelona-en-sus-cabezas.

No es la operación más importante de las asociadas al año 2004 pero el compromiso presupuestario y financiero que conlleva, da cuenta de su relevancia. Aunque según las fuentes y los tiempos varían los datos, la inversión bruta alcanza los 3000 millones de euros, en un terreno que abarcaba 181 hectáreas, pero que ha crecido hasta las 250 actuales. El grueso de la inversión privada (2000 millones) se materializará fundamentalmente en los hoteles, edificios de viviendas y oficinas, y locales comerciales. La inversión mas importante, se concentra por tanto, no en el recinto sino en el conjunto de nuevas edificaciones y equipamientos que lo rodean. "L´impacte sobre la producció suposa una aportació al PIB de 4.328 milions d´euros (és a dir, 720.000 milions de pessetes)" (Memoria Socioeconómica de Barcelona, 2001). Según un informe de la Regiduria de Promoció Económica, se crearan 56.000 puestos de trabajo, 30.000 relacionados con la propia actividad del Fòrum y 26.000 por su impacto en diferentes sectores. La mayoría de estos empleos se acumulan en las obras previas al acontecimiento. En este sentido podemos señalar, que salvo los 400 trabajadores directos del Consorcio Fòrum 2004 para los que existe un plan de recolocación, la inmensa mayoría están sometidos a la temporalidad de la fase de construcción y del propio evento.

Aunque uno de los elementos propagandísticos de la operación ha sido el mejoramiento de las infraestructuras energéticas, si nos atenemos a criterios estrictamente presupuestarios, su importancia es menor. La inversión en la red energética, que incluye la central térmica, la depuradora o el soterramiento de la red eléctrica a cargo de Endesa, asciende a 390 millones de euros. Según el informe citado mas arriba, en el 2002 el gasto previsto para la renovación de la depuradora (7.409 euros) la plaza y la explanada que la cubren (79.160 euros) o la rehabilitación de la orilla del río (18.338), alcanzaban en conjunto poco mas de una décima parte del total, mientras el Centro de Convenciones y el Edificio Fòrum (240.229 euros), las obras del puerto deportivo (60.943 euros) y los edificios de este (61.625 euros), devoran casi la mitad de las inversiones previstas. Por supuesto, por su relativa antigüedad estas cifras no nos sirven tanto para cuantificar la inversión real, como para entender el auténtico peso presupuestario de las "infraestructuras para la sostenibilidad".

Para la organización y reparto del espacio, las instituciones han delegado en Infraestructures del Llevant, que dispone de un presupuesto de 1800 millones de euros para a la gestión, explotación y negociación del suelo y las infraestructuras. Este proceso y la relación de Infraestructures del Llevant con los técnicos, los intereses privados y el patrocinio, no es la de un intercambio circunstancial para cubrir necesidades logísticas, sino de un compromiso con el fortalecimiento y continuidad del proyecto histórico, y la apertura de espacios de negocio y explotación a largo plazo.

"La técnica y la innovación" como dos de las ideas-fuerza para la transformación de la Zona Fòrum y el "nuevo Besòs", la concepción del modelo urbano como un proceso de "arte y ensayo", y el papel que han jugado 'los técnicos' durante todo este tiempo, los convierte en un sector no subordinado, sino activo e influyente, en igualdad de condiciones dentro del juego de intereses. Vacas sagradas como los equipos de arquitectos de Bohigas (MBM) y Josep Lluis Mateo, o empresas como EGI (Angel Llobet) y Gestió d'infraestructures (ambas dedicadas a la gestión integral de los trabajos de ingenieria), se consolidan dentro de la estructura de poder. Por otro lado los "arquitectos jóvenes" ´-"...Josep Maria Rieradevall (1962), Sergi Serra (1963), Josep Llobet, Josep Bohigas (1967), Francesc Pla (1968) e Iñaki Baquero (1965), estos tres últimos más conocidos como BOPBAA" (www.mundoarquitectura.com)- responsables del nuevo distrito Llull Taulat, que amplían el 'parque de técnicos'.

En cuanto a la explotación de los equipamientos y el espacio, los dos tiempos (acontecimiento relámpago y proyecto a largo plazo) en este caso se abrazan en las áreas de negocio, el patrocinio y los actores que las gestionan. La concesión a la multinacional francesa Generale Location (patrocinadora), tiene la gestión del Centro de Convenciones por un plazo de 20 años. El encargo a Indra (patrocinadora) de la "puesta en marcha y explotación del sistema que soportará toda la actividad administrativa de gestión del Forum, así como el servicio que atenderá internamente todas las necesidades relacionadas con los sistemas de información y comunicaciones" (Expansión y Empleo, 24/1/04), pertenece a una infraestructura básica y estable cuya creación y mantenimiento no se limita solo al acontecimiento. La concesión del monopolio de la contratación para el F-2004 a la ETT Randstad también patrocinadora, si bien no tiene porque suponer un monopolio futuro, si que le ofrece un lugar de privilegio en un espacio que acaparará un amplío volumen de trabajadores, desde el montaje y desmontaje de todo tipo de infraestructuras hasta el flujo de precariado cultural que mueven los espectáculos.

En cuanto al evento, el Consorcio del Forum 2004, formado por las tres administraciones (Ayuntamiento, Generalitat, Gobierno) y los partidos políticos (PSC, PP, IC-V, ERC, CiU), ha definido, centralizado y condicionado, el trazado grueso. A su sombra, el 'equipo administrativo' responsable de la organización del programa, la captación de personalidades y asociaciones, la relación con las empresas, contratas y trabajadores directos. Los gastos que maneja el consorcio para los cuatro meses de espectáculo, 342 milllones de euros (80 de los cuales provienen del patrocinio), son una mínima parte de la inversión total. Pero lo interesante no es tanto su parte de pastel presupuestario que casi es anecdótica, como su función dentro el organigrama. Entre los trabajos habituales en cualquier macroevento para resolver su microhistoria técnica y logística, lo verdaderamente interesante es la relevancia política del equipo encargado de elaborar los Diálogos y captar asociaciones, movimientos, militantes, ONG's, intelectuales..., fundamental para los éxitos y los fracasos del F-2004 y su intención de ser un Davosseattle. La pretensión de un programa intelectual-ludico-festivo que capitalice los referentes de la acción, el pensamiento y los movimientos sociales, ha convertido algo que en cualquier otro evento se hubiera limitado a la negociación de condiciones contractuales, en algo mas que un trabajo de ideología-marketing. En este caso, los agentes del Fòrum se han tenido que implicar en la elaboración, condicionamiento y negociación de contenidos, objetivos, necesidades y planteamientos políticos y sociales. Los motivos de la ruptura con la Escola de cultura de Pau de Viçens Fisas, son un ejemplo de como este aspecto se ha sometido a un cuidado y control estrictos: "el Fòrum Barcelona 2004 i l'Escola de Cultura de Pau de la Universitat Autònoma de Barcelona han mantingut clares discrepàncies sobre els continguts del congrés "Llibertat, seguretat: cal triar?" L'Escola de Cultura de Pau, a través del sr. Fisas, es va allunyar clarament dels continguts previstos pel Fòrum, fins al punt de voler alterar epígraf i continguts per una proposta sobre "Seguretat humana". Aquest concepte ja està present en els continguts generals del Fòrum" (Font: One World Spain, gener 2003, de www.barcelona.indymedia.org). Por supuesto, la relación entre las temáticas y los actores realmente implicados, no es ajena a la composición del consorcio, sus necesidades políticas y sus alianzas con el sector privado. Mientras se desmarcaban la inmensa mayoría de los movimientos sociales y vecinales de Barcelona, además de personajes como Noam Chomsky o José Bové; las referencias finales en los Diálogos son las propias instituciones, individuos afines, entidades privadas, o fundaciones de una estrecha relación con instituciones, partidos o empresas (F. Ortega y Gasset presidido por Ruiz Gallardón, el Instituto Elcano dedicada a realizar estudios de política internacional y geoestrategia, Fundación Telefónica, el CIDOB presidido por Narcís Serra,...).

El negocio Fòrum en toda su dimensión, no está sujeto solamente a la gestión eficaz de los equipamientos, o a solo a un buen trabajo de programación, sino que está ligada estrechamente a como se concibe y ofrece el espacio en su conjunto, las necesidades que trata de cubrir, y las posibilidades de explotación que ofrece a las instituciones o las entidades privadas.

EL RECINTO Y EL EVENTO: UN OASIS PARA EL CONSUMO

La idea no hubiera sobrevivido apenas meses, si desde el principio no hubiera estado clara una sola cosa: su condición de lugar, macroplaza del ocio, negocio y consumo cultural. Las infraestructuras concretas, la superinfraestructura que es el recinto, y el periodo que va del 9 de mayo al 26 de septiembre, desde sus diferentes posibilidades y ámbitos, tratan de ser una plataforma para proyectarse en el mercado interno y exterior. La fórmula no tiene las Olímpiadas como el único referente. Lo que en Estados Unidos se han llamado centros de Funshoping, o los grandes centros comerciales que podemos encontrar en cualquiera de nuestras ciudades, en determinados aspectos se acercan mucho mas a la operación Fòrum que las propias Olimpiadas. "Aquesta cita barcelonina és una versió a gran escala del que Faneull Hall Marketplace (Boston) va representar a una escala menor ara fa un quart de segle. regeneració urbana amb el consum com a primera força conductora" (Hans Ibelling, "Regeneració urbana impulsada pel consum", Quaderns d'aquí, Enero2004).

Como apuesta de futuro, es un hábitat de ocio a cielo abierto, multifuncional y adaptable, capaz de albergar diferentes actividades económicas, momentos y espectáculos. Pero no solo un recipiente. Su potencial está en su capacidad de ser un objeto de consumo en si mismo con sus propios sistemas de generación espectacular, mercantil y de explotación.

La arquitectura desplegada, con los nombres de vanguardia que la respaldan, su visibilidad en el skyline de la ciudad, y la condición de obra de arte de cada uno de los edificios, forman un elemento de consumo singular y de conjunto. Los grupos que contraten el Centro de Convenciones o las personas que asistan a un espectáculo en el Edificio Fòrum de Herzog y De Meuron, no irán a ver y pagar un espectáculo determinado sino también el 'marco incomparable' y 'la experiencia Fòrum'. Los congresistas o los consumidores de cualquiera de los espacios, serán también paseantes de las zonas verdes, y los paseantes de las zonas verdes se convertirán en consumidores. Se pretende una relación de afecto y consumo con todos los tipos de visitantes y habitantes. 'Una experiencia Fòrum' que aprovechando la el privilegio de una plataforma urbana que domina el mar, atraiga vida y consumo, convierta vida en consumo, venda merchandaising, sostenga las tiendas, franquicias y pequeñas infraestructuras logísticas creadas alrededor de los grandes edificios, y establezca una relación colectiva de legitimidad social y prestigio.

Igual en su futuro de plaza estable que en el acontecimiento relámpago, late la idea fija de rentabilizar incluso el cansancio, de optimizar cada metro cuadrado, cada minuto de tiempo y cada segundo de atención.

"Según cálculos de la organización, el tiempo que el visitante dedicará para desplazarse desde una actividad o instalación a otra será de un minuto como máximo... La diversidad de contenidos del acontecimiento proporcionan al visitante un amplio abanico de propuestas, por lo que se puede programar una visita al Fórum al gusto de cualquier persona. Debido a tal cantidad de propuestas, los visitantes requerirán de una media de 16 horas para completar la visita del territorio" (Propaganda Fòrum 2004). En el mínimo espacio-tiempo el máximo posible de actividades y consumidores, focalizando para el consumo tres elementos: la serie de preguntas, debates, preocupaciones e inquietudes políticas, expresados durante los últimos años en diferentes movilizaciones y ámbitos sociales, políticos e intelectuales; la expansión de la 'industria cultural' dentro de los hábitos de gasto y consumo; y el auge de 'lo étnico' y la multiculturalidad como figura sobresaliente y rentable de dicha industria. A partir de esa idea, se construye una oferta que desde la tabla de precios, bonos, pases, descuentos... hasta el propio programa de actos, saque provecho de todos los tramos de tiempo, edades, referentes, posibilidades económicas e incluso incertidumbres.

Pero mas allá de los visitantes circunstanciales, permanentes o cíclicos, que en directo o en diferido (por internet, radio, prensa, televisión...) acudan al F-2004 para consumirlo 'en bruto', la novedad del evento está en los Diálogos y la reinvención del debate como un parque temático. Su presencia y su papel dentro de la propaganda y el marketing, ofrecen un salto respecto a lo que fue hasta ahora la mercantilización de las ideas, las temáticas, las ideologías y los personajes. Los referentes y las referencias políticas e intelectuales, el debate y la exposición pública, hasta hoy presentes de forma marginal en algunos macrofestivales musicales, son convertidas por el F-2004 en una fuente central de estímulo al consumo.

Los conceptos "ligereza" "rapidez" "exactitud" "visibilidad" "multiplicidad" y "consistencia", elegidos por Italo Calvino en sus "Seis propuestas para el nuevo milenio" (Siruela, 1989), y recogidas por Toni Casamor ("Poc abans del Fòrum, Quaderns d'aquí, enero2004) para definir y defender la arquitectura del Port Fòrum, dan suficientes pistas para entender los ritmos, las formas y las trampas del evento y el recinto: la ilusión de un espacio de paz, convivencia, intercambio y eficacia, libre y desconflictivizado.

LA OPERACIÓN URBANISTICA: CONTROL Y TRANSFORMACION DEL TERRITORIO

El antecedente de las Olimpiadas y la VO no es solo su condición de "acontecimiento relámpago", sobre todo lo es en la progresión geográfica y funcional. Dentro de la siguiente fase de reconversión del Front Litoral, y también de la línea marcada en el plano desde Glòries hasta el mar, el Fòrum redefine prácticas y discursos trazados con anterioridad, le da continuidad a la invasión del espacio, cubre nuevos usos, y sobre todo tratará de no repetir los fracasos de la VO.

Es uno de los vértices de un triángulo dentro del que Iván Bercedo y Jorge Mestre ("De llevant a ponent" Quaderns d'aquí, enero2004), dibujan el espacio para "l'estratègia de transformació de la Barcelona oriental", que incluye la plaça de Les Glories y la estación Sagrera como los otros dos puntos claves en la geografía de la zona. Estos tres puntos se cierran sobre el terreno a partir de diferentes planes que deben adaptar el espacio y sus funciones, dándole una nueva fisionomía. "El Besòs dejará de ser el patio trasero para convertirse en el centro de la ciudad" (Propaganda Fòrum 2004). Esta consideración tan frívola, ya que el patio trasero lo llevamos en los huesos, la piel, el alquiler, las facturas, las fracturas, la miseria emocional, el tiempo, la hipoteca, la angustia o el sueldo, tiene su lógica a pesar de todo. El acontecimiento aparece en lo que se pretende que sea un momento decisivo de lo que J.A. Acebillo define como "una crisis de transformación, del parque industrial al terciario, y no de crecimiento". Pero la transformación de la que habla Acebillo deviene irremediablemente en la necesidad de crecimiento: de ocupación y optimización de territorios que 'no encajan' o 'encajan mal' en el nuevo orden; expulsión y sustitución de poblaciones que lastran la creación de "valor añadido urbano"; y la reconversión de espacios para la adecuada "cualificación de la ciudad".

Para esta nueva "cualificación", para las necesidades y objetivos estratégicos de la "ciudad del conocimiento", la ribera del Besòs es la ciudad en quiebra técnica. El Besòs no responde a los estándares de competitividad, "singularidad y notoriedad" (J.M. Pascual Esteve, "De la planificación a la gestión estratégica de las ciudades", Elements de debat territorial, 2001) necesarios para captar inversiones, sedes empresariales, eventos o turismo. Contra ese peso muerto, los hoteles, el Centro Comercial Diagonal Mar, el puerto deportivo o el recinto F-2004 como macroplaza del ocio, a parte de los usos que cubren respecto a la metropoli y el Besòs futuro, son elementos para propiciar, facilitar y profundizar el progresivo control del terreno y su transformación. La alteración en el valor del suelo que provocan infraestructuras de calado metropolitano y edificaciones de alto standing empresarial como las nuevas instalaciones del Consorcio de la Zona Franca, entra en conflicto directo con la situación económica y social de los barrios que lindan con la Zona Fòrum. Pero esa es una parte y no la mas importante. La operación, como parte de la otra más amplia, no se refleja ni afecta solamente en los precios, no trata solo de conseguir el mayor grado de beneficios después de la máxima alteración del mercado, sino que intenta desestabilizar todos los rasgos del territorio para adaptarlo y rentabilizarlo pulgada a pulgada.

Las nuevas edificaciones reunidas por el F-2004 , son inseparables de la creación de "una nova polaritat científica, tècnica i cultural en l'entorn del Poblenou, dins d'un eix de desenvolupament urbà que, partint de Nou Barris, comprèn Sant Andreu i Sant Martí" (Joan Trullen, "El projecte Barcelona, Ciutat del coneixement", BMM). Frente a la superstición que considera la intervención institucional como un contrapeso a la iniciativa privada, la Zona Fòrum, la transformación de la Barcelona oriental y las necesidades del 'sector privado' coinciden en objetivos y proyectos. A partir de las infraestructuras creadas desde y para el Fòrum, podemos establecer otras asociaciones que forman un dispositivo infinito de relaciones formales o informales, visibles o subterráneas. La Zona Fòrum ha de ser una vía de aire para la Villa Olímpica, que la arranque de su posición esquiva en el callejero para desarrollar su potencial urbanístico y comercial. Los nuevos hoteles situados al final de la Diagonal además de otros usos serán un complemento logístico de la nueva estación Sagrera o del Centro de Convenciones. Este último "es concep com el principal motor econòmic de la zona del Front Litoral Besòs i va associat a la construcció a l'entorn d'oficines i hotels per acollir treballadors i visitants...". Falta por ver la capacidad del espacio para articular una vida interna de la ZF. Pero un objetivo prioritario a corto y medio plazo es conseguir que los hoteles, las oficinas, los espectáculos en los distintos auditorios, la plaza y en general todo el recinto, flanqueados por los parques, el complejo Diagonal Mar y el nuevo Barrio Llull-Taulat, puedan construir un microcosmos capaz de relacionarse con la máxima fluidez con el resto de centros de la ciudad y sus áreas temáticas, evitando al visitante adentrarse al corazón del conflicto "que separa la ciutat actual de la ciutat en obres" (Ivan Bercedo y Jorge Mestre). Cualquiera podrá bajar del hotel, acercarse en coche por la Ronda Litoral o en metro hasta el recinto, y tener 'una experiencia Fòrum' sin la obligación de mirar que ocurre al otro lado.

Lo más importante serán las redes de producción, creación y explotación, que formen la base de lo que Vladimir de Semir llama "complementariedad entre el poder y el saber" en un nuevo Besòs que sea el paradigma de la "Rambla del coneixement". Las nuevas instalaciones universitarias, que ocuparán 120.000 m2, son especialmente relevantes en este aspecto ("el triángulo mágico ciudad, universidad, empresas", según BMM), por ejemplo en lo que tocará a sus intercambios de fondos, financiación, infraestructuras, carga de trabajo, mano de obra, discursos o alianzas, con el distrito [email protected] Mas palpable a corto y medio plazo, la ubicación de un "campus de arquitectura y edificación" en el Campus del Llevant, justo donde se planea un largo proceso de destrucción y nueva construcción, convierte las instalaciones académicas no en un recurso instrumental sino en un sujeto activo del proceso.

Pero la clave de la transformación no está en la obsolescencia del tejido industrial y comercial, o los obstáculos de la trama urbana para reducir los tiempos y las distancias, sino en la composición social. "Ja que tota la població no té la mateixa capacitat per adaptarse a les noves formes de funcionament: l'ús de les noves tecnologies, la comprensió i la uti-lització dels coneixements científics i tecnològics, les oportunitats que ofereixen les xarxes de telecomunicacions per emprendre nous negocis, etc. En cada revolució que ha tingut lloc a la història, s'estima que d'ençà que comencen a detectarse els primers indicis de canvi fins que aquest s'instaura plenament en la societat, almenys una generació no pot adaptarse als canvis" (Vladimir de Semir, "Coneixement i convivència, els nous limits de Barcelona", BMM Mediterránea). Según de Semir el sentido del "capital humano" dentro de la "sociedad del conocimiento" está en el "saber elegir", atributo que sería irónico y retorcido buscar en una población que se ha movido entre el querer y no tener, el querer y no poder, los planes de regeneración irrealizados y las reivindicaciones históricas colgadas de las paredes y el calendario. Frente a la historia de un conflicto social y urbano arraigado en el tiempo, los nuevos planes piden un nuevo perfil de ciudadano colaborador y cívico, ilustrado y digital, del que pueda aprovecharse igual su fuerza de trabajo-tiempo como sus hábitos de gasto y consumo o su capacidad política y asociativa. Una población flotante traída por las diferentes formas de turismo, y otra estable que habite las nuevas áreas residenciales, deben forzar el crecimiento de un nuevo mapa social, que desplace el conflicto social y urbano.

Los hoteles, el Centro Comercial Diagonal Mar, el propio Centro de Convenciones, el puerto deportivo, los 'lugares de esparcimiento' (la plaza o la zona de baños) y las infraestructuras culturales como el edificio Fòrum, acogerán una humanidad que abarca la universitaria, los amarreros de los yates de lujo, los congresistas, los 'domingueros culturales' del resto de la metrópoli, Cataluña e incluso Europa...

Las nuevas zonas residenciales -Llull/Taulat, Diagonal Mar y el espacio que se arranque por ahora a La Mina- absorberán una población mas o menos estable y sujeta de "perfil variable, usuaris de reda més alta" (Iván Bercedo y Jorge Mestre), planificada mediante filtros en los precios, los diseños, las prestaciones y los estatus de calidad y seguridad. Respecto a esto, figuras asociadas a una retórica 'progresista' y a las que el discurso del Fòrum ha dado un notable peso específico, como el "ahorro energético" o el "el uso de materiales de obra reciclados", virtudes del nuevo distrito Llull-Taulat, son elementos que sin duda añaden nuevas dimensiones a la relación entre 'calidad', estatus y precio. Aquí, puede darse la paradoja de que el reciclaje o el ahorro, aunque abarate los costes empresariales, además de no afectar los niveles de precariedad laboral en las labores de construcción, aumente los precios. Uno de los ejemplos mas interesantes de la importancia de lo que en el lenguaje oficial se viene llamando "activo intangible" (el civismo, la creatividad, la inteligencia, los valores...). La tasación de la ética en el mercado, cuando la gente está dispuesta a pagar un sobreprecio por la presunción de habitar un espacio ecológicamente correcto. Un punto de vista aplicable a los espacios verdes y las naturalezas artificiales como las islas o las lagunas, o el camuflaje y renovación de la depuradora, la central térmica y la nueva planta de reciclaje.

Podrá vivir ahora en el corazón de la utopía, en edificios donde los materiales han sido reciclados, en un litoral desconflictivizado abierto al mar, con el máximo ahorro de energía extraída de la central térmica camuflada por una geografía suavizada y luminosa sin contaminación visual. Bajo la protección y la sombra de la pérgola fotovoltaica símbolo de nuestra libertad y sensibilidad medioambiental.

Toda la operación y su integración dentro de la transformación global de la metrópoli y del triángulo del Besòs, reproduce la relación entre práctica y discurso del modelo Barcelona. Un idealismo retórico un tanto cándido y grandilocuente, medido y equilibrado por un pragmatismo de pocos escrúpulos que no repara en daños sociales y urbanísticos para imponer su plan de acción.

Envia esta noticia