Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-02-2010

Ofensiva meditica
Los derechos sociales y los automviles hbridos entre sus vctimas

Carlos Martnez
Rebelin


El pasado jueves 4 de febrero nos desayunamos con noticias alarmistas en las pginas de informacin econmica. Unas referidas a la situacin en el Reino de Espaa. Otras trataban sobre la repercusin que tena sobre la compaa Toyota el descubrimiento de un fallo en los frenos de su modelo hbrido. Ambas informaciones recalcaban que las situaciones descritas haban tenido su repercusin sobre las bolsas: se haba desplomado el ndice IBEX y las acciones de Toyota tambin se haban devaluado.

A propsito de estas informaciones he recordado tanto los artculos de Noam Chomsky sobre el papel de las corporaciones como hacedores de consensos, como el libro del periodista Pascual Serrano sobre el rol de medios de comunicacin en los conflictos violentos. S los "mas medias" son en gran parte responsables en el desencadenamiento de episodios armados, similar papel podemos otorgarles en el campo de la economa.

En los primeros mercados burstiles ya se utilizaban las predicciones "self executing", es decir, vaticinios que por el slo hecho de hacerlos pblicos se cumplan. Por ejemplo, si algn medio difunde que las acciones de una compaa van a descender, los inversores, ante tal augurio, venden sus acciones provocando la cada real de sus precios. Este tipo de estratagema se utiliza cada vez a mayor escala, slo hay que recordar la primera oleada especulativa contra el euro, las continuas noticias sobre la inminente devaluacin del Euro frente al Dolar provocaron irremisiblemente una caida en su valor de cambio.
El que el fallo de un automvil sea noticia en las pginas de economa indica hasta que punto los medios de comunicacin estn involucrados en el mercado. No es casualidad que, recientemente, la multinacional nipona Toyota arrebatara a la usamericana General Motors el primer puesto de fabricante mundial de automviles. En gran medida debido a que Toyota fabrica vehculos con bajo consumo de combustible, justo lo opuesto a su competidora GM.
Resulta que estas ltimas semanas, adems de Toyota, varias han sido muchas las marcas que han comunicado fallos de seguridad en sus vehculos: Peugeot-Citroen, Ford y Honda, es algo tristemente usual. Sin embargo, slo el problema de los Prius Toyota han saltado de las pginas dedicadas al "motor" a las pginas de economa de los diarios. No hace falta ser muy suspicaz para darse cuenta que los medios de comunicacin nortemericanos y europeos estn intentando ayudar a sus empresas frente a las niponas, sobre todo si leemos titulares como :Ford y GM aumentaron sus ventas en EE.UU. y caen las de Toyota por revisiones" o "Volkswagen lanza un plan para quitarle el trono de ventas a Toyota".
Algo similar esta ocurriendo con la economa espaola. No voy a ser yo quien defienda la gestin econmica del gobierno del PSOE pero esta ltima de oleada de noticias recuerda a las que antecedieron a la primera devaluacin del Euro. Los medios que estn extendiendo una imagen apocalptica de la economa hispana pueden tener una doble intencionalidad: evitar que los inversores inviertan en deuda pblica espaola, cuando hay una dura competencia en este mercado internacional, aprovechando, al mismo tiempo, para realizar movimientos de capital con fines especulativos. Y doblegar al gobierno espaol a tomar medidas econmicas consistentes en recortes de derechos de la clase trabajadora. Tal es la congoja del gobierno ante las presiones que han tomado la medida "urgente" de recortar el derecho a la jubilacin por s no pueden pagarse dentro de diez aos, cuando hoy tienen cuatro millones de trabajadores parados.
Todos somos conocedores que la crisis econmica no tienen su origen en la supuesta inflexibilidad del mercado de trabajo, ni siquiera en los salarios de los trabajadores. Los responsables han sido las entidades financieras e inmobiliarias. Los gobiernos nada o muy poco han hecho por que los culpables paguen la crisis, al contrario, se ha ayudado con cuantiosos fondos pblicos a bancos y cajas. Ya nadie recuerda las promesas de acabar con los parasos fiscales o con los "bonus" de los directivos de los bancos. Ahora los analistas, expertos e instituciones internacionales intentan imponer sus modelos neoliberales como nica salida a la crisis, esto no lo podran conseguir sin la cobertura de los medios de comunicacin, que se estn demostrando capaces de uniformar la opinin pblica y hasta doblegar a gobiernos.
Fuente original: http://carlosmartinez.info/content/view/219/1/

Rebelin ha publicado este artculo a peticin expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter