Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2010

El Foro Social Mundial en crisis

Carlos Taibo
Pblico


Que el Foro Social Mundial (FSM) est en crisis es un secreto a voces. La principal de las explicaciones al respecto parece obvia: aunque los diagnsticos que desde el FSM se han formulado en lo relativo al derrotero del planeta han demostrado ser puntillosamente certeros, mientras la corrosin del capitalismo va a ms, la capacidad de los movimientos para articular respuestas efectivas sigue siendo reducida. Y ello es as pese a que, del lado de aquellos, hay una conciencia clara en lo que se refiere al hecho de que la corrosin no afecta slo al neoliberalismo, sino que alcanza, antes bien, al propio capitalismo como un todo.

Es verdad, claro, que la crisis del Foro Social Mundial tiene otra dimensin que afecta a la propia condicin del proyecto. Desde bastante tiempo atrs se ha subrayado, con buen criterio, que las reuniones que han ido celebrndose en lugares del sur del planeta as, Porto Alegre, Mumbai o Nairobi en los hechos daban ms cancha a los santones intelectuales y a los activistas del norte que a las propias redes de los pases pobres. No slo eso: esas reuniones han acabado por ofrecer un espacio muy goloso para que fuerzas de la izquierda tradicional incluida la socialdemocracia ms rastrera encontrasen un eco que a buen seguro no merecan. Al final, el panorama ha resultado ser un tanto lamentable: las mismas fuerzas que en el trabajo srdido y poco vistoso de cada da estn dramticamente ausentes se han servido a menudo del repetidor del FSM para aparentar, durante unas horas, lo contrario.

No est de ms agregar, por cierto, que la multitudinaria presencia, en sucesivas sesiones del FSM, de presidentes de un puado de pases de Amrica Latina no ha dejado de ser, tambin, un problema, en la medida en que ha facilitado la confusin entre los movimientos de base y realidades institucionales varias, y ello por muy respetables que estas puedan ser. En un escenario como el que acabamos de retratar no es difcil explicar por qu del Foro Social Mundial una mezcla confusa en la que se dan cita ONG asistenciales, fuerzas polticas tradicionales y movimientos rompedores no ha salido nada que huela a un programa mnimamente unificador de realidades tan extremadamente distintas.

Ms all de todo lo anterior, lo suyo es afirmar que el FSM arrastra de siempre una delicada relacin con los movimientos de base. Reconozcamos, eso s, que la proliferacin de foros descentralizados ha servido para rebajar un tanto la intensidad del problema, aun cuando no falten los ejemplos de cmo esos foros de rango geogrfico menor han acabado por reproducir los problemas de la matriz de escala planetaria. Parece claro, de cualquier modo, que ante las seales de naufragio de un proyecto en exceso cupular como al cabo ha resultado ser el Foro Social Mundial, slo queda reivindicar el trabajo, a menudo heroico, que en tantos lugares siguen realizando esos movimientos de base de los que hablamos. Subrayemos, en cualquier caso, que el futuro de la contestacin de la globalizacin capitalista no se dirime en Porto Alegre sino en el da a da de la vida de barrios y pueblos en todo el planeta.

Carlos Taibo es, profesor de ciencia poltica en la UAM.

Fuente: http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/457/el-foro-social-mundial-en-crisis/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter