Portada :: Europa :: El rapto de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2010

Por qu hablamos de la UE del capital?

Luis Gonzlez Reyes y Luis Rico Garca-Amado
Ecologistas en accin


Desde Baladre, CGT y Ecologistas en Accin llevamos muchos aos hablando de la Europa del capital, por entender que el corazn de la Unin Europea (UE) es la bsqueda del mximo beneficio, y no la persecucin de la justicia, la solidaridad, la libertad o la relacin armnica con el entorno. A continuacin desglosamos los argumentos que sostienen esta afirmacin.

La bsqueda del lucro en el corazn de la UE La UE es, por encima de cualquier retrica, un proyecto econmico que surge para crear un mercado a escala europea que permita ganar competitividad econmica a su capital. Las polticas necesarias para este proyecto slo pueden llevarse a cabo a travs de una autoridad unificada, dotada de poderes administrativos, legislativos y judiciales, as como policiales y militares. La bsqueda de un lucro creciente en el seno de la UE se ha traducido en un aumento progresivo del nmero de sectores bajo el paraguas del mercado. As, los recursos naturales y los servicios pblicos van siendo progresivamente mercantilizados, todo ello al amparo de una legislacin que prima los intereses econmicos sobre cualquier consideracin ambiental o social. La cronologa de la UE es la historia de cmo se van creando las condiciones que sustenten un mercado nico con proyeccin internacional de su capital.

Historia de un gran mercado

-1951: Se unifica la industria bsica en la Comunidad Europea del Carbn y del Acero.

-1957: Eliminacin de trabas aduaneras, constituyndose la Comunidad Econmica Europea. Tambin se crea EURATOM para coordinar la industria nuclear.

-1962: Creacin de la Poltica Agraria Comunitaria.

-1968: Puesta en marcha la unin aduanera.

-1985: Conformacin del Mercado nico, crendose la Comunidad Europea.

-1993: Entra en vigor el Tratado de Maastricht, por el que se conforma la Unin Europea. Bajo este Tratado nace el euro.

-2000: Aprobacin de la Agenda de Lisboa para convertir a la UE en el espacio ms competitivo del mundo en 2010.

-2002: Empieza a circular de forma fsica el euro.

-2004: Ampliacin de la UE a 10 nuevos miembros del Este de Europa.

-2006: Estrategia Europa global: compitiendo en el mundo.

-2009: Entra en vigor el Tratado de Lisboa.

Esta historia ha sido dirigida, en gran parte, por los grupos de presin econmicos. Prueba de ello es la presencia de 15.000 lobbistas en Bruselas. Pero una prueba mucho ms clara es el anlisis de Tratados como el Acta nica, que dio lugar al Mercado nico, o el Tratado de Maastricht. Ambos textos siguen casi literalmente lo expresado en documentos pblicos previos por la ERT (una de las patronales de la UE).

El ao pasado se aprob definitivamente el Tratado de Lisboa, hijo de la malograda Constitucin Europea. El Tratado de Lisboa persigue:

1) Blindar una UE neoliberal: Marca el crecimiento econmico y la competitividad como los grandes objetivos de la UE, y no as los derechos de las personas. El crecimiento es un objetivo explcito, y la competitividad implcito, ya que, aunque se quit de la redaccin de los objetivos de la UE que figuraba en la Constitucin, sigue estando de manera recurrente a lo largo de todo el Tratado de Lisboa[1].

Llama la atencin que el libre mercado est por encima de cualquier tipo de regulacin, an despus de la crisis econmica que seguimos viviendo.

En esta misma lnea, la ampliacin de competencias contemplada en el Tratado de Lisboa permite profundizar an ms el modelo neoliberal, reduciendo posibles trabas de los estados al mercado en temas tan cruciales como la energa o el transporte.

2) Una toma de decisiones ms gil: Los pases ms ricos (Alemania, Francia y Reino Unido) tendrn ms peso en las decisiones mediante el nuevo sistema de votacin. Se reducen las reas donde existen posibilidades de veto. Se profundiza la UE a varias velocidades, donde los menos ricos tendrn cada vez menos capacidad de decisin.

3) Poder militar para respaldar el euro como moneda mundial: Se aumentan los gastos militares. Se crea una Agencia de Armamento. Se potencian los euroejrcitos y la pertenencia a la OTAN.

Como se puede apreciar los tres aspectos sitan la maximizacin del beneficio capitalista en el centro de la conformacin de la UE y no el bienestar de las personas o el respeto del entorno.

Consecuencias inmediatas de esta vocacin hacia el crecimiento y la competitividad son el incremento de la precariedad, la profundizacin en la privatizacin de los servicios pblicos, la destruccin de ecosistemas o la reduccin del gasto pblico en sanidad, educacin, cultura, lo que perjudica sobre todo la realizacin de tareas de cuidados de la vida y a quienes las realizan (principalmente mujeres), amn de poner en riesgo nuestra capacidad de supervivencia en el planeta.

Analicemos ahora alguno de los elementos y herramientas de la poltica econmica.

Moneda nica

Sin duda el euro es uno de los elementos claves de la poltica econmica de la UE. Las razones para crear una moneda nica son mltiples:

-En primer lugar, es un requisito crucial para la conformacin del Mercado nico de mercancas, servicios, capitales y personas (de los pases miembros nicamente, claro) aprobado en 1985. Sin una moneda comn es mucho ms difcil que este mercado, uno de los pilares indiscutibles de la UE, pueda funcionar.

-Pero el euro tiene una dimensin fundamental tambin en el plano financiero. La moneda nace con la voluntad de ser fuerte y competir con el dlar en los mercados especulativos. Esto, por ejemplo es lo que ha permitido a la UE captar ahorro internacional, algo especialmente importante en nuestro Estado, el segundo captador de activos financieros del mundo despus de EEUU[2].

-Un euro fuerte tambin es clave para que las transnacionales europeas puedan emitir pasivos no exigibles (por ejemplo acciones va ampliaciones de capital) para realizar una agresiva poltica de compras a nivel internacional. Nuevamente es paradigmtico el caso de las empresas espaolas capitaneadas por las telefnicas, iberdrolas, repsoles, santanderes o bbvas.

-Otra razn se encuentra en el blindaje que supone frente a ataques especulativos, tan habituales sobre las monedas europeas antes de la creacin del euro.

-Una ltima la podemos encontrar en los ingresos que supone para la UE va derechos de seoreaje[3].

El organismo responsable de la emisin de moneda es el Banco Central Europeo (BCE), una instancia sin ningn control pblico que tiene como nico objetivo controlar la inflacin por encima de cualquier criterio social o ambiental.

Es decir, que el euro se cre fundamentalmente para servir al capital, no para que podamos viajar con ms facilidad por la UE, como cndidamente se nos dijo.

Pacto de Estabilidad y Crecimiento

Los Criterios de Convergencia hacia la moneda nica, y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en el que luego se convierten, marcan una impronta neoliberal clara a la UE. El primero de los criterios es el control de la inflacin, el segundo el control del dficit presupuestario y la deuda pblica, y el tercero tiene que ver con la estabilidad de las monedas antes de su integracin en el euro.

No slo est totalmente ausente en este eje director cualquier criterio social o ambiental (por qu no plantear el ndice de distribucin de la riqueza o la huella ecolgica como indicadores?), sino que los criterios son incluso criticados por economistas capitalistas de corte keynesiano. Por ejemplo, un control estricto del presupuesto encorseta necesariamente los gastos sociales. O, con el establecimiento del tipo de cambio fijo controlado por el BCE, ya no es posible apelar a la devaluacin de la moneda como mecanismo para ganar competitividad en los mercados. A partir de este momento, el incremento de la explotacin y la precariedad laboral, segn la lgica dominante, se convierten en los principales elementos que deben dotar a la economa de mayor competitividad, como estamos viendo recurrentemente.

En el marco de crisis econmica en el que estamos, el Pacto de Estabilidad y Crecimiento se ha flexibilizado quedando aparcado hasta el 2012, pero slo para permitir a los estados tomar medidas anticclicas (curioso eufemismo para denominar el bombeo de riqueza hacia las clases ms pudientes, una especie de socialismo para ricos). Se ha producido lo que Daz Ferrn (presidente de la CEOE) denomina parntesis en el mercado. De esta forma se ha hecho la vista gorda al incremento del dficit de muchos pases, fomentando ayudas de hasta 500.000 euros por empresa (principalmente de sectores como el automovilstico y la construccin) y una cantidad mucho mayor a la banca. Unas ayudas que ni siquiera estn consiguiendo crear empleos en un marco macroeconmico en el que cada vez est ms establecido el crecimiento sin empleo.

Sin embargo esto tal vez no se mantenga ni hasta el 2012, porque ya estn volviendo las voces de la ortodoxia neoliberal a plantear el necesario equilibrio presupuestario, especialmente a estados como Grecia, pero tambin en Irlanda, Italia o Espaa. Un equilibrio que parece que va a recaer en las clases populares va incremento de impuestos indirectos (IVA) y reduccin de prestaciones sociales. Todo apunta a que se va a imponer una nueva vuelta de tuerca neoliberal con la excusa de contener el gasto pblico. As lo est demostrando el Gobierno espaol que, siendo el que ms tarde va a salir de la recesin, va a ser el primero, por la presin de los mercados, que va a retirar los estmulos econmicos de corte keynesiano como lo demuestra la subida del IVA.

Proyeccin internacional de la economa

La poltica comercial de la Unin se fija como objetivo fomentar la integracin de todos los pases en la economa mundial, incluyendo la supresin progresiva de los obstculos al comercio internacional (artculo 10A del Tratado de Maastricht integrado en el de Lisboa). El libre comercio generalizado sigue siendo el horizonte infranqueable de las polticas europeas[4].

La globalizacin comercial es imprescindible para que la UE pueda mantener el crecimiento, indispensable para que el sistema no colapse, ya que le permite poner los medios para la consecucin de los recursos naturales que necesita en el extranjero y la proyeccin de sus transnacionales por el globo.

Para ello la estrategia Europa Global: compitiendo en el mundo, lanzada en 2006, est cumpliendo un papel fundamental. En ella se plantea la forma con la que Bruselas buscar acuerdos bilaterales de libre comercio con importantes economas emergentes para garantizar nuevos y provechosos mercados para las empresas europeas.

La Unin tambin pretende reforzar los derechos sobre la propiedad intelectual y reducir las barreras no arancelarias (como las ambientales o laborales) de sus socios comerciales. La Comisin est presionando para que esos acuerdos comerciales supongan la liberalizacin general de las inversiones, el comercio de servicios y la contratacin pblica (compras del Estado).

El informe expone una agresiva estrategia de competitividad externa. En palabras del entonces Comisario de Comercio, Peter Mandelson: Queremos garantizar que las empresas europeas competitivas, respaldadas por las polticas internas adecuadas, ganen acceso a los mercados mundiales y operen en ellos con seguridad. sta es nuestra agenda.

En abril de 2008, la Comisin Europea adopt otra comunicacin con el ttulo: Una Europa global: una Cooperacin Reforzada para facilitar a los Exportadores Europeos el Acceso a los Mercados. Esta estrategia busca desmantelar las barreras comerciales en otros pases y crear nuevas oportunidades de exportacin.

Estas estrategias estn teniendo xito. A los Tratados de Libre Comercio (TLC) ya firmados con Mxico o Chile es probable que se sumen en breve los que estn en discusin con Per, Colombia, Centroamrica o los denominados pases ACP (pases empobrecidos de frica, Centroamrica y Pacfico). Ms en concreto, durante la presidencia espaola de la UE del primer semestre de 2010, en la cumbre de Madrid de mayo, se pretende firmar el TLC con Centroamrica (que incluya a Panam y a la golpista Honduras), Per y Colombia; adems de avanzar en las negociaciones con Mercosur.

En esta misma lnea hay que hacer mencin a la Unin para el Mediterrneo, integrada por 43 pases de ambas orillas del mar, un proceso que est en marcha desde 1995 y que tiene por objeto crear un rea de libre comercio para 2010. Este objetivo no se va a cumplir, sin embargo, en junio de 2010, habr una cumbre de alto rango para este fin en Barcelona. En la misma se impulsar la Hoja de Ruta para el Comercio 2010, que expresa claramente la funcin economicista de la alianza.

A estos acuerdos bilaterales se tienen que sumar los multilaterales en el seno de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC), de los que la UE es uno de los principales impulsores. La Comisin Europea presiona para cerrar la Ronda de Negociacin de Doha que incluye aspectos como la liberalizacin de los servicios.

Esta agresiva poltica comunitaria de internacionalizacin de su economa tiene importantes repercusiones, por ejemplo en lo que atae a la masiva importacin de materias primas de pases del Sur. La UE es corresponsable de un sistema econmico mundial que mantiene los precios de las materias primas comparativamente baratos, una especializacin forzada en la produccin de materias primas por los pases ms empobrecidos, y el yugo de la deuda externa y la necesidad de divisas internacionales en estas mismas regiones. Cuando esto se mezcla con un sistema comercial cada vez ms liberalizado (como consecuencia de los TLC y de los acuerdos en la OMC), el resultado es una explotacin masiva de los recursos naturales del Sur para su exportacin al Norte.

Pero, en nombre de la competitividad, estas estrategias promueven no solamente acuerdos comerciales con todas las regiones del mundo, sino tambin una mayor desregulacin social, laboral y medioambiental en la propia UE. Un buen ejemplo de ello es la iniciativa de flexiseguridad, que busca flexibilizar el mercado de trabajo. Otro sera la Directiva de Servicios (Bolkenstein), que avanza en la liberalizacin de este suculento pastel.

Agenda de Lisboa y Estrategia UE 2020

La Estrategia UE 2020 es la continuacin de la Agenda de Lisboa, que persegua convertir a la UE en la economa ms competitiva del mundo en 2010. Esta estrategia tendr que ser aprobada durante la presidencia espaola del primer semestre de 2010, aunque todava no hay un borrador pblico del mismo, ms all del documento de trabajo.

En el mismo, una vez ms, pese al discurso que habla de una nueva economa verde, se siguen planteando toda una serie de medidas encaminadas a mantener el crecimiento por encima de cualquier cosa. Sin aprender de la crisis econmica, pero sobretodo social y ecolgica, la UE contina proponiendo las mismas polticas econmicas encaminadas a seguir creciendo, como si vivisemos en un planeta de recursos y sumideros infinitos en el que ya se consume, a escala planetaria, ms de lo que se puede regenerar[5].

Estas medidas se enmarcan en un margen de maniobra presupuestario limitado en el que ser necesario restaurar unas finanzas pblicas sostenibles y la estabilidad macroeconmica. Lo que, como ya se ha apuntado, se est consiguiendo con recortes de gastos sociales y un incremento de la redistribucin de riqueza de abajo arriba.

La principal herramienta de esta nueva vuelta de tuerca neoliberal es crear valor basando el crecimiento en el conocimiento. Por supuesto esto implica una frrea defensa de los derechos de propiedad intelectual, las patentes. Pero, por encima de todo, es una suicida salida hacia adelante intentando resolver los graves problemas de esta crisis ambiental, social y econmica slo mediante la tecnologa y no realizando los imprescindibles cambios de fondo.

La preservacin de la energa, de los recursos naturales y de las materias primas, su utilizacin de forma ms eficiente y el incremento de la productividad sern los factores clave de la competitividad de nuestra industria y de nuestras economas en el futuro en un marco de precios de la energa relativamente altos y competencia para obtener recursos considerablemente ms reida. Este prrafo ejemplifica la retrica pseudosostenible de la UE. La competitividad, se dice, pasa por preservar los recursos naturales, a la par que aumentar la productividad y la eficiencia. Un 3 en 1 mgico que obvia que si aumenta el consumo total de recursos, por muy eficientemente que estn utilizados, no se puede preservar mucho[6]. Esta medida verde, ms que a la bsqueda de la sostenibilidad, se debe a la necesidad de mantener el crecimiento bajo el nuevo marco macroeconmico mundial, aunque esto sea imposible, en un planeta limitado.

En el mbito laboral se plantea una transicin fluida de los ciudadanos entre diferentes empleos usando la educacin para aumentar la empleabilidad mediante la estrategia de la flexiseguridad. Ess difcil expresar ms claro una mayor flexibilizacin del mercado laboral. Para lograr mantener el crecimiento econmico y fomentar una mayor competitividad dentro y fuera de las fronteras europeas se requiere continuar apostando por mayores interconexiones de infraestructuras de transporte y energa, lo que casa difcilmente con la sostenibilidad.

La apuesta por la internacionalizacin y contra el proteccionismo de la economa tambin aflora como un elemento clave, tanto en el marco de la OMC como de tratados de libre comercio. Es decir, todo en lnea con la Estrategia Europa global que hemos nombrado anteriormente.

Todo esto en el marco macroeconmico tendr como faro el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, del que tambin hicimos mencin anteriormente.

Economa financiera

Como ya se apuntaba al hablar del euro, la economa de la UE es mucho ms que la economa productiva. Sus mercados financieros son los segundos del planeta, con bolsas de tanta relevancia como la City de Londres, posee una moneda que rivaliza con el dlar en los mercados especulativos, contiene parasos fiscales claves en la economa de casino como Luxemburgo, y est dotada de un sistema legislativo que da manga ancha a la especulacin ms descarnada.

Con ello, actualmente la economa financiera es la principal herramienta del capital europeo para dominar el mundo, siendo ejemplos la compra de empresas en el extranjero, la atraccin del ahorro de las economas emergentes, o el mantenimiento de insostenibles niveles de consumo de su clase media a costa de la base material, energtica y de cuidados que sostiene al sistema.

La inexistencia de una poltica fiscal comunitaria permite la existencia de parasos fiscales en el seno de la UE[7]. Y la ausencia de dicha poltica se debe al inters del gran capital europeo de seguir manteniendo el status quo. La discusin sobre la regulacin de los parasos fiscales en marcha en el seno del G20 dista mucho de querer ponerlos coto real, como demuestra su progresiva salida de la lista negra de la OCDE sin haber realizado cambios reales.

Recientemente, durante la presidencia sueca, se han creado varios rganos de control del capital financiero en la UE. El que ms avanzado est es el Consejo Europeo de Riesgos Sistmicos[8], que se encargar de la supervisin del sistema financiero para prevenir y, en su caso, evitar nuevas crisis. El resto de organismos tendrn que ponerse en funcionamiento durante 2011 o 2012. Uno es el Sistema Europeo de Supervisin Financiera, que tendr que armonizar los estndares, garantizar la implantacin de la legislacin europea y resolver las disputas entre los distintos supervisores. Junto a esta entidad surgen tres autoridades de supervisin europea de la banca (Autoridad Europea Bancaria), seguros (Autoridad Europea de Seguros) y mercado de valores (Autoridad Europea de Valores).

Nuevamente estas medidas estn en consonancia con las acordadas en el G20 y no suponen un control real que impida a la economa financiera seguir campando a sus anchas[9]. Y, por si quedase alguna duda, el artculo 63 del Tratado de Lisboa dice: quedan prohibidas todas las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros pases.

En definitiva, la economa financiera sigue viva, ya que la UE depende, y mucho, de ella, como se apunt anteriormente. Lo nico que se est intentando es que las burbujas financieras no crezcan tanto para que su estallido no desestabilice todo el sistema. Todo ello aderezado con polticas mediticas que hablan del control testimonial (o ni eso) de los grandes sueldos, tratando de reducir a ese factor los problemas generados por la economa de casino.

A modo de conclusin

En definitiva, pese al discurso verde y de los derechos que se predica, podemos hablar con toda propiedad de la Europa del capital, porque marca la evolucin de sus polticas econmicas, porque stas determinan al resto de polticas y, sobre todo, est en el corazn de la razn de ser del Proyecto Europeo[10]. Todo ello a costa del medio ambiente y en detrimento de los pases empobrecidos, los trabajos de cuidado de la vida y las personas que no formamos parte de la fiesta del gran capital.

Notas

[1] Por ejemplo, el artculo 105 reza: "el principio de una economa de mercado abierta donde la competencia es libre". Adems este principio sigue siendo el ncleo de la mayora de los actos legislativos europeos, en particular los de liberalizacin de los servicios pblicos.

[2] Captar ahorro, es atraer capitales internacionales. Por ejemplo, que el superhabit comercial chino se invierta en deuda pblica espaola o en la compra de euros. Esto permite equilibrar las balanzas comerciales negativas que tienen muchos de pases de la UE (como Espaa, Italia o Reino Unido) y aumenta su capacidad de compra sin hacer nada ms que ofrecer el soporte para ahorrar. Esto contribuye al intercambio desigual y la deuda ecolgica, ya que se intercambia materia y energa de los pases empobrecidos por entelequia financiera de los sobredesarrollados.

[3] La diferencia entre el valor de la moneda (los 100 euros por ejemplo que vale un billete con ese guarismo) y lo que cuesta fabricarla (unos pocos cntimos cada billete) que se embolsa el BCE.

[4] Adems, en el artculo 188 B del Tratado de Lisboa se indica que la Unin contribuye () a la supresin progresiva de las restricciones a los intercambios internacionales y a las inversiones extranjeras directas, as como a la reduccin de las barreras aduaneras y otras.

[5] Consumo que procede en ms de un 80% de los pases sobredesarrollados, pese a que stos representan menos del 20% de la poblacin mundial.

[6] Este fenmeno, conocido como el efecto Jevons, que describe como el incremento de la eficiencia suele ir apareado con un aumento del consumo total, es un clsico de la economa capitalista. A modo de ejemplo los coches son cada vez ms eficientes, pero el consumo de petrleo para automviles no cesa de aumentar.

[7] No slo Luxemburgo, tambin podran calificarse as Holanda o la City de Londres, por no hablar de Suiza, Mnaco o Andorra.

[8] Formado por los gobernadores de los bancos centrales y el BCE.

[9] Concretamente, se habla del incremento de los requisitos para las inversiones de alto riesgo, la promocin de polticas de retribucin sanas para los banqueros o la exploracin de instrumentos tipo tasa Tobin. Segn el proyecto de ley, las autoridades pueden adoptar normas vinculantes para los mercados de la UE, pero slo tras una aprobacin formal de la Comisin Europea. Los centros financieros como la City presionan fuertemente para que el rgano ejecutivo de la UE no altere sustancialmente el funcionamiento de la economa financiera y lo estn haciendo con xito. Adems, todo esto requiere la aprobacin de los 27 gobiernos de la UE y del Parlamento Europeo, y nada parece indicar que esto se vaya a producir si hay medidas reales contra la especulacin.

[10] De hecho, es curioso que, en aras de aprobar el tratado de Lisboa, se pudieran hacer excepciones a la famosa Carta de los Derechos Fundamentales que a bombo y platillo difunde la UE. Queda claro qu es lo importante para sta: aprobar un tratado comercial por encima de todo.


Fuente: http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article16555



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter