Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2005

Per: Construir el poder democrtico del pueblo

Hugo Blanco


PASADO RECIENTE

Tuvimos 20 aos de pesadilla, de guerra interna entre las Fuerzas Armadas y policiales por un lado y por el otro Sendero Luminoso (SL) y en menor medida el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA).
El resultado fue ms de 70,000 peruanos, especialmente campesinos indgenas, asesinados; la mayor parte por las fuerzas represivas, la menor parte por SL, algunos por el MRTA.
Adems hubo torturas, encarcelamientos o represin de no participantes en la guerra.
Hubo sangrienta y fuerte represin del movimiento popular con el pretexto de combate al terrorismo.
Si nos guiamos por la Constitucin peruana, los principales culpables son los tres expresidentes, jefes supremos de las fuerzas armadas y policiales: Fernando Belande (el gran demcrata segn la clase gobernante), Alan Garca (el social demcrata) que es quien ms mat y Alberto Fujimori (el japons segn aseveracin propia y del gobierno de ese imperio).
Disminuido el accionar de SL y MRTA, fundamentalmente por accin del campesinado, gracias al empuje del pueblo peruano pudimos liberarnos de Fujimori, convertido en dictador por el autogolpe de 1992.
El pueblo puso a Alejandro Toledo en la presidencia.

PRESENTE

Toledo es un consecuente neoliberal, servidor obsecuente de las empresas multinacionales, como lo fue Fujimori; pero, por el vigor del movimiento popular, no puede ser igualmente represivo; lo acompaa el Frente Independiente Moralizador.
El parlamento unicameral est compartido por los gobiernistas y la oposicin que ahora lo dirige, conformada por la an ms derechista Unidad Nacional (UN) y el tambin neoliberal Partido Aprista Peruano (PAP).
Los izquierdistas dentro del parlamento se cuentan con los dedos de una mano.  

EL MOVIMIENTO POPULAR

La izquierda poltica se ha debilitado enormemente, como consecuencia del derrumbe de la  URSS, de la actuacin de SL y el MRTA, de la represin y de su comportamiento verticalista y en general sectario.
Hay algunas corrientes electorales de izquierda y existen pequeos grupos ligados a sectores de las luchas populares.
La Confederacin de Trabajadores del Per (CGTP) ha disminuido su fuerza, como resultado del debilitamiento orgnico de la clase obrera debido la desocupacin causada por el neoliberalismo que favorece la importacin de productos industriales y la anulacin de derechos laborales. Otro motivo de ese debilitamiento fue la represin durante la guerra interna y por ltimo la falta de amplia democracia en su interior. Su direccin est en manos del Partido Comunista, antes pro-gobierno de la URSS.
ltimamente estuvo a la cabeza de una paralizacin nacional relativamente fuerte.
Una de sus bases ms importantes es la Federacin de Trabajadores de Construccin Civil.
El Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educacin del Per (SUTEP), est dirigido por la corriente maosta Patria Roja Unir Nueva Izquierda. Hay una corriente de oposicin filo-senderista y sectores independientes. La direccin es conocida por su verticalismo.
La misma corriente poltica dirige la organizacin universitaria Federacin de Estudiantes Peruanos (FEP) que por su funcionamiento sumamente burocrtico, verticalista, ha quedado reducida a un cascarn vaco. Hay un fuerte movimiento universitario, pero nada tiene que ver con la FEP.
El campesinado indgena est milenariamente organizado en comunidades. Una parte minoritaria del campesinado est agrupada en la Confederacin Campesina del Per (CCP) y en la Confederacin Nacional Agraria (CNA), organizaciones que encabezaron un importante paro nacional agrario. En la direccin de la CCP hay restos del disuelto Partido Unificado Mariateguista (PUM). En la direccin de la CNA hay corrientes velasquistas en recuerdo del gobierno que sac la ley de Reforma Agraria. Otro sector menor est en la Coordinadora de Comunidades afectadas por la Minera (CONACAMI). Las comunidades indgenas de la selva que tienen un sentido de identidad mucho ms fuerte que las de la sierra, estn agrupadas fundamentalmente en la Asociacin Intertnica de la Selva Peruana (AIDESEP) y otra organizacin.
He mencionado slo los gremios que considero ms importantes.
Hay destacadas batallas reivindicativas de los maestros, trabajadores de salud, de trabajadores del Poder Judicial, de Construccin Civil, choferes, etc.
Probablemente como respuesta al supercentralismo agudizado en la dcada fujimorista, est extendido un sentimiento anti-centralista profundo, que no se limita a combatir el centralismo de Lima, sino que tambin lucha contra los de las capitales de departamento, de provincia y de distrito. Esto ha provocado el surgimiento de frentes regionales, que aunque no tienen vida activa permanente, han sido protagonistas de movimientos importantes.
ltimamente hay un sentimiento extendido contra el TLC con EEUU, aunque no se ha expresado en grandes movilizaciones. Tiene como actores principales a organizaciones agrarias, puesto que ser ste sector el ms afectado por la firma del tratado.
El movimiento barrial es mucho ms dbil que antes de la guerra interna.

CONSTRUCCIN DE PODER

Me extender en este aspecto de la lucha por ser el menos comprendido.
En mi opinin es sumamente importante. Algunos de los estallidos y movimientos no se reducen a ser factores de presin al gobierno neoliberal o autoridades inferiores. Son movimientos que en lenguaje zapatista crean poder, o si se prefiere toman el poder en pequeo. Muestran una elevacin de la conciencia. Son heraldos emblemticos del futuro Per que buscamos.

EL PODER DE PROPIEDAD DE LA TIERRA

La Reforma Agraria

Conozco el tema por haber sido uno de sus protagonistas.
Hasta los aos 60 las mejores tierras cultivables en el pas estaban en manos de los hacendados (latifundistas). En la mayora de las haciendas exista el sistema de colonato servil de tipo feudal. El hacendado otorgaba el usufructo de una parcela al campesino que en pago deba trabajar gratuitamente para el hacendado; adems haba una serie de relaciones serviles.
En la zona de La Convencin, del departamento del Cusco, comenz la rebelin sistemtica; los campesinos se organizaron en sindicatos para pedir la disminucin de los das de trabajo para el hacendado y el cese de muchas otras relaciones serviles. Hubo hacendados que aceptaron, otros se negaron a discutir, hicieron encarcelar a los dirigentes y pretendieron expulsarles de las parcelas que ocupaban. El sindicato de Chaupimayo y otros, como medida extrema, decretaron la huelga que consista en dejar de ir a trabajar donde el hacendado y usar el tiempo en laborar sus parcelas, la huelga era para exigir al patrn que aceptara discutir con sus representantes. Luego de 9 meses de huelga, ante la ausencia de respuesta positiva del hacendado, el sindicato de Chaupimayo en una asamblea declar que el no ir a trabajar donde el hacendado, de haber sido huelga, pasaba a ser la Reforma Agraria, que los campesinos seran propietarios de las parcelas y que nada tenan que hacer con el hacendado. Luego de un tiempo, se volvi a trabajar los cultivos del hacendado pero ya no para l sino para la colectividad. La medida de dejar de trabajar para el hacendado se extendi paulatinamente a todos los sindicatos de la zona, aunque manteniendo el nombre de huelga.
El gobierno de los patrones orden la represin policial. El campesinado decidi defenderse del ataque armado en forma tambin armada y me encomend la tarea de organizar y dirigir la autodefensa, la que efectuamos con el lema de Tierra o Muerte. Luego de algunos meses la represin alcanz a disolvernos y capturarnos. Pero el gobierno se dio cuenta de que si al inicio de la represin habamos respondido en forma armada, si intentaba obligar al campesinado a que volviera a trabajar gratuitamente cuando ya se haba acostumbrado a no hacerlo, o que de lo contrario abandonara su parcela, la respuesta iba a ser una insurreccin generalizada. De modo que opt por legalizar lo principal de nuestra Reforma Agraria, pero slo en nuestra zona.
Naturalmente que el campesinado de muchas otras zonas tom las tierras. Fue respondido con masacres, pero ni ellas pudieron contener la oleada. Los militares decidieron tomar en sus manos el gobierno e hicieron un golpe de estado y al ao siguiente el gobierno militar de Velasco Alvarado emiti la ley de Reforma Agraria nacional para calmar al campesinado del pas como antes lo hicieron en La Convencin.
En este caso el movimiento popular cre poder, logr la posesin de la tierra.

Correccin democrtica de la Reforma Agraria

La Reforma Agraria de Velasco, junto con medidas positivas como la liquidacin del latifundio y la entrega de la tierra a algunas comunidades, cre gigantescas cooperativas de produccin burocrticas, que en la prctica beneficiaban slo a un puado de funcionarios, no al campesinado supuestamente propietario de ellas.
En diversas zonas, el campesinado indgena, reivindicando su organizacin milenaria comunal, luchando contra los sucesivos gobiernos, se irgui y tom la tierra de las cooperativas de produccin burocrticas.
El caso ms notable por su extensin es el del departamento de Puno durante el gobierno de Alan Garca (1985-1990). Tuve la suerte de participar en esa lucha como dirigente de la CCP. El enfrentamiento fue con los aparatos represivos del gobierno, con la central campesina creada por Velasco (CNA) y con Sendero Luminoso. Hubo encarcelados, torturados y asesinados, pero triunfamos: Las comunidades campesinas crearon poder, democratizaron la posesin de la tierra implantando su modo comunal.

Recuperacin de la tierra

Hace algunos aos me enter de que en Chumbivilcas, zona alta del Cusco, antiguos propietarios y otros usurpadores estaban arrebatando la tierra a las comunidades, habl con los compaeros menores que yo, les relat de las experiencias de nuestra generacin, comprendieron que con su accin directa podan pasar por encima de la legalidad favorable a los usurpadores y tomaron sus tierras, recuperaron poder sobre ellas (fue entonces cuando me puse al borde de la muerte, por la altura y unos pequeos golpes en la cabeza se me revent una vena entre el cerebro y el crneo; afortunadamente, gracias a la solidaridad nacional e internacional he vuelto a la vida y a la actividad).

Esta fue slo una de las muchas acciones de este tipo a escala nacional.

Hace pocos das una comunidad de mi distrito realiz un mitin en la capital de la provincia para reafirmar su poder luego de haber aplastado por la fuerza colectiva una usurpacin legal de tierras amparada por las autoridades.

Es gracias a estas luchas que el Per es, exceptuando Cuba, el pas de Latinoamrica y el Caribe donde la pequea propiedad ocupa la mayor parte de las tierras cultivables.

EL PODER DE MANEJAR COLECTIVA Y DEMOCRTICAMENTE LA ELABORACIN INDUSTRIAL DE SU PRODUCCIN AGRCOLA

Dentro de la zona de La Convencin antes mencionada, est la cooperativa campesina T Huyro, distrito de Huayopata con su capital Huyro, dedicada al procesamiento industrial de la hoja de t producida por los campesinos. Durante 30 aos estuvo en manos de una mafia de dirigentes burocrticos y corruptos. El campesinado cooperativista que entregaba su produccin agrcola no fue pagado como le corresponda durante 3 aos. Mientras tanto los corruptos contrajeron fabulosas deudas en nombre de la empresa, el dinero iba directamente a sus bolsillos.
El campesinado se rebel. Los corruptos compraron autoridades judiciales, fiscales, jefes de polica, la gran mayora de la prensa, autoridades educativas y de salud; todas ellas coordinaban acciones en defensa de la mafia contra el campesinado, quien sufri calumnias, agresiones fsicas, infinidad de procesos judiciales que requeran tiempo fuera del campo y dinero, detenciones, hostilidad en centros educativos y de salud, etc.
Los compaeros pidieron mi colaboracin. Solicit a mi organizacin, la CCP, que me comisionara para apoyar esa lucha. La CCP accedi.
Con su esfuerzo y movilizaciones y con el apoyo de la Federacin Departamental de Campesinos del Cusco (FDCC) y de la CCP, luego de larga, sufrida y esforzada lucha, el campesinado triunf en lo fundamental, logr el reconocimiento oficial de la junta directiva elegida por l y con ello el derecho a usar sus instalaciones industriales. Sin embargo, ilegalmente, las autoridades hacen esfuerzos por retardar la entrega de todas las instalaciones y continan, desde distintos ngulos, poniendo obstculos a la marcha de la empresa cooperativa, acompaados por el capital privado procesador de t; entre otras cosas intentaron arrebatar la prestigiosa marca.
La marcha de la cooperativa es dirigida por la asamblea general. El campesinado ha vuelto a atender las plantaciones de t que estaban abandonadas y con la parte de la maquinaria que est en sus manos ha iniciado el procesamiento industrial, ha decidido que el trabajo fabril sea realizado en forma rotativa por la juventud campesina. Los campesinos reciben semanalmente el dinero por el producto agrcola entregado, se revitaliz la actividad econmica en la zona, los pequeos mercados locales han resucitado. Sin embargo, hay que pagar las astronmicas deudas contradas y robadas por los ex-dirigentes corruptos que ni un minuto estuvieron en la crcel, mientras el dirigente principal elegido por el campesinado fue encarcelado y slo la movilizacin popular logr su libertad. Adems, esas deudas que ascendan a 2 millones de dlares y ahora han disminuido a un milln y medio, tienen como consecuencia que no se pueden hacer transacciones econmicas voluminosas porque seran confiscadas por la oficina tributaria, a quin no se le pag durante aos, y otros acreedores, todos ellos voraces. Esto retarda la resurreccin de la empresa. El campesinado cooperativista tiene la esperanza de encontrar alguien dispuesto a prestar el dinero que debe con la garanta de que quien lo preste co-administrara la empresa hasta pagarse el prstamo y sus intereses.
He mencionado que una parte de la agresin a la cooperativa la desarrolla el capital privado. No es slo por un asunto de principio. Se debe a que el distrito de Huayopata es la zona ms extensa de produccin de t en el Per, adems ste t es el de mejor calidad en el pas. Si el propio campesinado procesa su produccin, la empaqueta y vende con su marca, que es la ms antigua (los hacendados la fundaron en 1913) y prestigiada del pas, la empresa privada se encontrar con la falta de materia prima, deber recurrir a la compra de ella en la Argentina u otro pas productor. Ahora no sucede eso, la poca maquinaria de que dispone la cooperativa para empaquetar el t en bolsitas filtrantes, an cuando recupere la totalidad, es lenta; la cooperativa, luego de procesar el producto, se ve obligada a venderlo a granel, ste es comprado indirectamente y embolsado por los capitalistas; es por eso que invierten dinero e influencias en estorbar la marcha de la cooperativa, porque saben que si prospera y paga todas sus inmensas deudas, comprar maquinaria moderna, embolsar toda su produccin y los capitalistas se vern en aprietos. En el caso del t, la revolucin no necesitar la confiscacin de la industria, el capitalismo del sector morir en forma pacfica, de muerte natural.
Ahora que mis compaeros necesitan menos de mis experiencias de viejo en la movilizacin combativa, he sido encargado por la cooperativa de las relaciones pblicas, he aceptado aunque no comprendo nada de negocios, porque entiendo las relaciones pblicas en forma poltica (ahora no recibo ni un centavo de remuneracin, conozco el estado econmico de la empresa).
Como ven, estamos construyendo poder en pequeo en T Huyro.
Rosa Luxemburgo dijo que la cooperativa era una isla socialista en un mar capitalista.
No es nada ms ni nada menos que eso.
Sabemos que puede volver a burocratizarse, a corromperse. Si eso sucedi con el primer estado obrero, la URSS, es ms fcil que suceda con una cooperativa.
Si en la poca en que se hablaba de socialismo en un solo pas no concordaba con esa idea y saba que la revolucin es un proceso mundial, sera estpido creer en el socialismo en una sola cooperativa en estos tiempos de creciente globalizacin de la economa.
Esto es comprendido por los compaeros de la cooperativa que han estado presentes en el Foro Social Per en Tambogrande, han visitado a los combatientes de Ilave (de ambos hablamos ms abajo) y brindan alojamiento en sus locales de Cusco y Lima a los hermanos cultivadores de coca que hacen marchas de sacrificio hacia esas ciudades en su lucha contra el imperio y sus sirvientes por su derecho a cultivar la hoja sagrada.
La cooperativa ha decidido publicar un rgano de prensa para difundir su lucha y sus logros y defender las luchas calumniadas del pueblo peruano, de Amrica Latina y del mundo. Dar fundamental importancia a los esfuerzos y la lucha del pueblo peruano por construir su poder democrtico. Como todava no hay dinero por las ingentes deudas que tenemos, comenzaremos sacndolo en fotocopia y por internet, confiamos en vuestro aporte para su difusin.
Esperamos que la solidaridad tambin se manifieste en el impulso a la comercializacin del t producto del trabajo agrcola e industrial del campesinado en beneficio propio.
Invitamos a los compaeros de todas partes a visitarnos y ver el funcionamiento democrtico de la cooperativa. Esas visitas tambin servirn de aliciente para que el campesinado participe activamente en la marcha de la empresa, lo que ser un freno a una nueva burocratizacin.
Frente al Acuerdo de Libre Comercio de la Amricas (ALCA) que pretende imponer EEUU para engullirse a todo el continente, el gobierno venezolano plante la construccin de la Alternativa Bolivariana para las Amricas (ALBA). La cooperativa espera que este proyecto se desarrolle, ms an cuando el parlamento cubano declar al 2005 el Ao de la Alternativa Bolivariana para las Amricas. En Venezuela se habla de construir el ALBA desde abajo, entendemos esto como que no solamente se tratar de gobierno a gobierno, sino se impulsar la comercializacin de productos que sean manejados por sus propios trabajadores, como es el caso de diversos productos agrcolas, el producto de las 120 fbricas que estn en manos de los trabajadores argentinos y el caso de nuestra cooperativa. Esperamos que Venezuela, que al parecer compra t con marca en ingls pase a comprar nuestro t con marca en quechua.

EL PODER DE IMPEDIR LA DEPREDACIN DE PACHAMAMA (LA MADRE NATURALEZA)

El Per, pas de rica biodiversidad y heredero de una cultura agrcola milenaria muy desarrollada, fue convertido por los invasores europeos en pas minero; luego de haber exportado algunos productos agrcolas y otros demandados por nuestros amos de turno, hemos vuelto a ser un pas minero como en los tiempos de Pizarro. El gobierno, el parlamento, la prensa, la polica, los jueces y la gran mayora de las autoridades, se han convertido en servidores de las empresas mineras multinacionales en su labor de depredar el medio ambiente y las tierras agrcolas, principalmente en sierra y selva, agrediendo ferozmente en especial a las poblaciones indgenas de sierra y selva, entre las ltimas se encuentran poblaciones en aislamiento voluntario.
Adems de las empresas mineras estn las extractoras de hidrocarburos, las que pretenden robar el agua, las madereras, etc.
Esta agresin se hace pisoteando tratados internacionales suscritos por el Per (como el convenio 169 de la OIT de reconocimiento de derechos de los pueblos indgenas) y leyes peruanas.
Estn envenenando, cada da con ms entusiasmo, los ros, el aire, la tierra, las plantas, los animales, la gente. Estn depredando aceleradamente el Amazonas, la selva ms grande del mundo. A esto, el enemigo le llama progreso.
Contra eso se alza vigoroso nuestro pueblo, confrontando a la polica, al poder judicial, a la prensa, etc. En uno u otro grado responde al ataque. A veces es derrotado, adems de la depredacin se sufre asesinatos y encarcelamientos. Pero tambin hay triunfos: el pueblo impone su poder contra los depredadores y sus sirvientes. Toma el poder en defensa de la Madre Tierra.
De los muchos casos slo mencionar algunos.

Tambogrande

Es una zona agrcola muy fecunda, de diversidad de productos, entre ellos sus famosos limones de acidez apropiada para la elaboracin de uno de los potajes emblemticos del Per, el cebiche de pescado o mariscos.
Ese rico valle y el pueblo ubicado en l estaban amenazados de destruccin y envenenamiento porque hay oro debajo del pueblo y del campo agrcola y forestal. El actor de la depredacin y el desalojo del pueblo sera la empresa minera canadiense Manhatan; naturalmente, como siempre, contando con el servilismo de los poderes arriba mencionados.
Afortunadamente un ingeniero agrnomo se esforz en explicar a la poblacin los daos que causara la mina, lo asesinaron por mandato de la empresa, pero la lucha continu. Fue brutal el ataque policial, pero esto enfervoriz al pueblo, quien quem las oficinas de la empresa,  acorral a la polica e impidi el aterrizaje de helicpteros que transportaban refuerzos. Batallas de una larga guerra en la que Tambogrande cont con la solidaridad nacional e internacional. Hasta que al fin triunf. La Manhatan tuvo que retirarse. Todava se mantiene la amenaza, pero no hay ambiente para concretarla.

Cajamarca

El cerro Quilish estuvo a punto de ser depredado por la empresa minera Yanacocha, como siempre con el apoyo de todas las fuerzas arriba mencionadas. Los campesinos bloquearon las vas y posteriormente lograron el apoyo activo de la poblacin del departamento que paraliz las actividades, hasta que la empresa y el gobierno tuvieron que retroceder. El peridico El Comercio, de propiedad del presidente de la tristemente clebre Sociedad Interamericana de Prensa, se lamenta porque Cajamarca no quiere progresar

Las Bambas

Situada en la sierra quechua donde el campesinado ya tiene la amarga experiencia de la depredacin causada en el pasado por la mina Cochasayhuas. La gran mayora del campesinado se opone a la implantacin de otra mina. Sin embargo esa oposicin es completamente silenciada por la prensa que muestra slo campesinos indgenas agradeciendo a Toledo. Ningn peridico relata que el campesinado comunero abri zanjas para impedir el paso de vehculos y arroj piedras usando la waraka (honda indgena) contra la comitiva oficial encabezada por Toledo. La polica us gases lacrimgenos, los que fueron llevados por el viento andino al rostro del presidente. La guerra de los depredadores contra el campesinado indgena defensor de  la naturaleza recin ha comenzado.

Camisea

Para la extraccin del gas de Camisea se ha depredado selva y ros. Las poblaciones nativas, entre las cuales hay pueblos en aislamiento voluntario, se levantaron, las atac la polica que hiri a algunos nativos. En este caso se impuso la depredacin. La prensa silenci las batallas.

Huamanmarca

La comunidad de este nombre en Ayacucho, est amenazada por el robo del agua que nutre a la floreciente ganadera y agricultura de la sierra.  La amenaza proviene de una empresa suiza, Pampas Verdes que pretende robar el agua para irrigar el desierto costeo y cultivar esprragos que iran al mercado de EEUU. En esa pretensin es apoyada por presidentes regionales y parlamentarios.
En repetidas asambleas la poblacin ha decidido rechazar ese robo. La empresa no se ha atrevido a poner una oficina en la zona. Sus agentes son clandestinos.

Huancabamba

En este momento acabo de enterarme en un noticiero internacional, de que los ronderos (ver ms abajo la explicacin de las rondas campesinas) de la provincia de Huancabamba han apresado a Duber Mauriola de Radio Centinela por apoyar a la compaa minera Majaz propiedad de la britnica Monterrico Metals.
La noticia dice que la ronda lo llev a golpes y le hizo caminar a pie durante 10 horas.
En abril 1000 campesinos atacaron y destrozaron su campamento con escopetas, machetes y palos.
Los sirvientes de la mina acusan al periodista Federico Ibez, dueo de radio Huancabamba, de incentivar a los ronderos para que secuestren a Mauriola. Probablemente el delito de Ibez es estar contra la contaminacin.
Reporteros sin Fronteras, conocido instrumento del imperialismo, pidi al gobierno actuar rpido contra los ronderos.
Parece que se extiende el ejemplo de Tambogrande que est en el departamento de Piura al igual que Huancabamba.

CONSTRUYENDO DEMOCRACIA VERDADERA

A travs de los 500 aos de pesadilla desde la invasin europea, el Per ha sufrido la dictadura de las potencias extranjeras que nos dominaron: Espaa, Inglaterra, EEUU, empresas multinacionales. La gran mayora de los gobiernos slo fueron y son virreyes o capataces de esos amos. 
Sin embargo, a travs de ese tiempo ha sobrevivido la comunidad agraria indgena, organizacin fundamentalmente democrtica, aunque no es inmune a la corrupcin generalizada. A pesar de esa influencia nociva sigue siendo el tipo de organizacin ms democrtico en el pas.
Frente a la monumental corrupcin de la llamada democracia representativa que domina el pas, hay brotes democrticos en diversos lugares que se manifiestan en distintas formas. La desinformacin de la gran prensa hace que la poblacin en general no las perciba como lo que realmente son: brotes de la democracia del futuro. En el caso peruano son el sentimiento comunal que cada da quiere ganar ms terreno. Se manifiesta en los casos tocados anteriormente, pero tambin tiene otras expresiones como veremos en  algunos ejemplos.

La Ronda Campesina

Organizacin democrtica campesina, nacida en Cajamarca, en los aos 80 o un poco antes. Surgi frente a la corrupcin de autoridades judiciales y policiales sobornados por los ladrones de ganado o abigeos, dndose casos en que las propias autoridades eran jefes de las bandas de ladrones. Aunque el motivo inicial fue se, por la ausencia en la zona de la comunidad indgena existente en la mayor parte del territorio de sierra y selva, pronto se convirti en la organizacin del campesinado para todos los fines, incluyendo la justicia interna.
Su extensin a las zonas donde hay comunidad indgena tom la forma de un comit dentro de la comunidad.
Las autoridades nacionales pusieron el grito en el cielo contra esta institucin, arremetieron contra sus miembros encarcelndolos, acusados de usurpacin de funciones. Luego, ante la abrumadora extensin de las rondas en el norte del pas, se vieron obligadas a legalizarlas con el objeto de poner limitaciones a su autonoma. Naturalmente el campesinado en general rechaza esas limitaciones. Los poderes pblicos continan arremetiendo contra las rondas, encarcelando a sus miembros por capturar ladrones, pero ellas continan vigorosas.
Las rondas campesinas son una clara muestra de poder campesino.

El municipio de Anta

En la gran mayora de los municipios del pas el alcalde dispone en qu se ha de gastar el dinero pblico, lo que en general no responde a las necesidades de la poblacin. La corrupcin impera en ellos; cuando se compra algo o se usa algn servicio, el vendedor o quien otorga el servicio debe pagar un soborno al alcalde, as resulta que los productos o los servicios son de la peor calidad. Los puestos de trabajo son ocupados por parientes, amigos o quienes pagaron soborno. Hay empleados que para serlo deben comprometerse a dar la mitad de su sueldo al alcalde. Figuran como empleados miembros del personal de su servicio domiciliario.
El alcalde del municipio de Anta, Wilbert Rozas, fue electo integrando la lista AYLLU, que es el nombre quechua y aymara de la comunidad campesina. Podemos decir que este municipio es la extensin de la democracia del ayllu a un  nivel ms amplio.
Cada comunidad y cada barrio efecta una asamblea en la que determina cul es su necesidad ms urgente y elige sus delegados para trasmitir su decisin en una posterior asamblea de delegados. Es sta asamblea la que determina cmo ser distribuido el presupuesto del municipio. La funcin del alcalde y el cuerpo de regidores que lo acompaan, es cumplir el mandato de la asamblea. Hay asambleas trimestrales en las que el municipio rinde cuentas de su gestin incluyendo el informe econmico. La poblacin participa de la planificacin, fiscalizacin y gestin del municipio.

Ilave

En esta poblacin aymara de Puno, la poblacin, harta de la corrupcin del alcalde que permaneca impune, lo agarr a golpes y puntapis, hasta que falleci. La prensa nacional habl horrorizada de los asesinos y fueron encarcelados los regidores y periodistas que haban luchado contra la corrupcin. El aparato electoral del sistema nombr sucesivos alcaldes que eran repudiados por la poblacin, uno de ellos tuvo que juramentar con fuerte resguardo policial pero no pudo ejercer por el repudio general. La poblacin de Ilave quera poner a su alcalde elegido democrticamente, realiz fuertes movilizaciones contra la imposicin, entre ellos el cierre de un puente internacional. La agresin policial no logr doblegar a los pobladores. Jerarcas de la iglesia pedan que el gobierno haga respetar la democracia con ms represin.
Los pobladores no queran las llamadas elecciones democrticas en las que gana quien ms dinero tiene para la campaa y que sirven para dividir a la poblacin. El pueblo quera elegir segn sus normas comunales.
Al fin se impuso la fuerza y se realizaron las elecciones democrticas, esto es: hubo trece listas, los candidatos regalaron vveres y ropa, se formaron los respectivos bandos, hostiles entre s.
Sin embargo triunf el alcalde que anteriormente haba sido elegido con mtodos comunales, que no hizo ninguna campaa ni regal nada. La mayor parte de la poblacin vot disciplinadamente por quien ellos haban elegido en forma comunal. Naturalmente la poblacin ha aprendido que debe ejercer fiscalizacin del alcalde.    

Azngaro

Es otra poblacin de Puno, quechua. Salt a primera plana de los diarios porque la poblacin mat a un ladrn, esto sirvi para alimentar la verborrea anti-indgena de la prensa.
La poblacin se traslad a la capital del departamento en exigencia del cambio de autoridades, lo que consigui en gran medida.
Lo que suceda era que el pueblo estaba harto de la corrupcin de las autoridades. Consigui un triunfo a medias.

Los sucesos de Ilave y Azngaro, denigrados por la prensa, sirvieron no obstante como inspiradores de diversos levantamientos contra alcaldes corruptos y de acciones directas de las  colectividades contra los ladrones que gozan de impunidad corrompiendo autoridades judiciales y policiales. De igual modo, la lucha de Tambogrande en defensa del medio ambiente tambin sirve de ejemplo a otras batallas.

Universidades

La lucha contras las autoridades corruptas ha alcanzado las universidades.
Las tres triunfantes han sido las universidades estatales de Tacna, Puno y Trujillo.
Las tres comenzaron como movimientos estudiantiles, fueron contestadas con represin. Frente a esto se levant la poblacin en general en apoyo a la demanda estudiantil de cambio de rector.

Ejemplos de lucha

La prensa denigra las luchas populares, sin embargo ellas actan como semillas en suelo frtil del pueblo peruano:
Tambogrande sirve de ejemplo en la lucha por el medio ambiente, es visitado por pobladores de otras zonas que tienen esos problemas o las visitan a pedido de sus habitantes.
Ilave sirve de ejemplo en la lucha contra los alcaldes corruptos.
Azngaro lo es en la lucha contra los ladrones y las autoridades cmplices.
Tacna, Puno y Trujillo ensean cmo debe ser la lucha universitaria.
Poco a poco, en pequeo, se est construyendo el poder popular.

OTRAS FORMAS DE CONSTRUCCIN DE PODER

Los nativos amaznicos Shipibos, han tomado en sus manos la direccin del instituto de educacin bilinge. Realizan su labor con xito y con el orgullo de reafirmacin de su identidad.
Tambin forman poder los campesinos y agrnomos que defienden la metodologa andina de cultivos y los productos nativos, con respeto indgena y amor hacia la proliferacin de la biodiversidad, contra la prdica neoliberal de la revolucin verde, del monocultivo,  agroqumicos y transgnicos.
Otras columnas las conforman los mdicos indgenas que curan con yerbas, los artistas que exaltan lo nuestro y muchos otros.


EL SOCIALISMO EN EL PER NO SER CALCO NI COPIA, SINO CREACIN HEROICA
Jos Carlos Maritegui

Va democrtica o lucha armada?

Es una falsa disyuntiva fabricada por el enemigo. Ha convencido de ella a sectores de la izquierda, a los que optan por la lucha armada y a los que lo hacen por las elecciones.

Qu es la democracia existente actualmente en el Per?

Cada 5 aos se convoca a elecciones. Para participar en ellas hay que cumplir un cmulo de requisitos, como la recoleccin de astronmicas cantidades de firmas acompaadas de otros datos en papeles especiales y en determinadas formas. Esto, en un pas de mayora de analfabetos y semi-analfabetos, hace prcticamente imposible que un movimiento popular se inscriba. La inscripcin est reservada a quienes cuentan con ingentes cantidades de dinero y pueden contratar un ejrcito de gente especializada en la recoleccin de firmas.
Las campaas electorales tambin requieren de mucho dinero. Cuesta mucho la propaganda en televisin, en radio, en prensa escrita, en volantes, carteles, el montaje de mtines, etc. Los partidos de derecha contratan gente que pintarrajea las paredes y trabaja en toda la campaa. Estamos obligados a elegir entre algunos de los representantes del gran capital, que naturalmente ofrecen maravillas en sus campaas.
Si al da siguiente de haber asumido el cargo el elegido incumple todo lo que dijo en su campaa, estamos obligados a esperar 5 aos para cambiarlo, pues en la nica constitucin del mundo en que existe el derecho a la revocatoria es en la constitucin venezolana.
 
Qu democracia quiere el Per

El pueblo peruano hace tiempo est luchando por una verdadera democracia (democracia revolucionaria la llama Chvez) contra la dictadura del capital enmascarada de democracia representativa.
La dictadura del gran capital que gobierna el pas combate esta democracia, que tiene que defenderse con marchas, mtines, huelgas, paros, tomas de locales, bloqueo de caminos y a veces con las armas en la mano, como en ocasiones sucede con  las rondas campesinas o como sucedi cuando el gobierno envi la represin violenta contra la reforma agraria hecha pacfica y democrticamente en La Convencin  en 1962

Cmo veo el proceso

Por lo que vivimos diariamente vemos que el Per est harto de la democracia representativa completamente podrida. Busca otras vas para resolver sus problemas. Busca una verdadera democracia. Es cierto que ahora las luchas son aisladas y espordicas, pero como el neoliberalismo nos hunde cada vez ms en la desocupacin, el hambre y la miseria, florece exuberante la corrupcin; los movimientos sociales se han de hacer cada vez ms frecuentes y comienzan a interconectarse. Es nuestra obligacin impulsar la unificacin de los diferentes sectores que estamos contra el sistema, gremios, partidos electorales, grupos de izquierda, movimientos sociales.
Siendo ms unidos, ms fuertes y ms experimentados, naturalmente intensificaremos nuestras luchas y las haremos ms fuertes. El estado opresor al verse acorralado arremeter con ms violencia, lo que llevar a confrontaciones mayores.
Hay la posibilidad de una aventura golpista, pero en las circunstancias  actuales de Sudamrica y con el gran desprestigio de los corruptos militares peruanos, eso sera realmente una aventura. Los golpes a destiempo son fatales para la derecha, no pienso slo en Venezuela, sino en Bolivia 1952, donde despus del golpe el ejrcito y la polica fueron destrozados por la poblacin insurgente. En ese ejemplo, como en muchos otros vimos a la tropa unida a la rebelin. Estoy seguro que en el Per tambin se producir esto, me lo indica la relacin que tuve en las prisiones con mis carceleros de la Guardia Civil y de la Guardia Republicana. Tambin en varias oportunidades he visto su resistencia a reprimir como lo mandaban los oficiales. Todos hemos visto el movimiento de Humala y vemos hoy la actitud de los reservistas frente a l. No soy humalista ni mucho menos, pero esos no son indicios despreciables.
Organizado y fuerte el poder popular, el proceso conducir a choques definitorios. No soy pitoniso, no adivino cundo ni como, pero lo veo venir.

Los grupos que mediante la lucha armada lucharon por el poder

El proceso que se vislumbra no tiene nada que ver con las experiencias guerrilleras que vivimos en el pasado. La gran diferencia est en que no eran movimientos democrticos, surgieron por el acuerdo de un partido, que, como se vio por los resultados, no reflejaban el sentir del pueblo. En esos casos por muy correctamente que acten, el pueblo, vindolos como extraos, se repliega y el enemigo aprovecha el pretexto de su existencia para reprimir al movimiento popular.
Otra cosa es cuando el pueblo toma la decisin democrtica de defenderse violentamente contra la violencia antidemocrtica de los opresores.
Sin embargo, el hecho de que SL y MRTA hayan sobrevivido durante tanto tiempo, algo nos indica acerca del hasto de la gente con la situacin actual y que hay personas dispuestas a dar su vida por el cambio.

El camino electoral

Habr elecciones en el 2006. No se vislumbra la unidad de las corrientes electorales de la izquierda para esa fecha. Aunque lo consiguieran, no parece que llegaran al 20%. De modo que tendramos que esperar hasta el 2011. Naturalmente que estoy a favor de la participacin electoral con las fuerzas con que contamos. No debemos dejar que la derecha juegue sola en ese terreno. Espero que logremos algunos parlamentarios que nos sern muy tiles.
An suponiendo que por un milagro la izquierda ganara el 2006 y le dejaran entrar, tenemos muchas amargas experiencias en Amrica Latina y en Europa.
Hay un adagio muy difundido en Amrica Latina: El gobierno es como el violn, se agarra con la izquierda y se toca con la derecha.
No es necesario mencionar al traidor Gutirrez en Ecuador, nos basta ver el caso de Lula en Brasil.
La honrosa excepcin que confirma la regla es Hugo Chvez. l dice: Hay quienes confunden el gobierno con el poder. Llegan al gobierno y se dejan absorber por el poder existente.. y se comportan igual o peor que un gobierno derechista, para que el poder, en manos de las grandes empresas multinacionales, les permita seguir en el gobierno.
En Chile la izquierda lleg al gobierno pero el poder lo derroc. Desgraciadamente la Unidad Popular fren al creciente poder popular con lo que ste se sinti desalentado, mientras la derecha se envalenton y triunf.
En Venezuela el gobierno est en manos del pueblo, pero el poder est todava en manos del enemigo. Afortunadamente el poder popular existente fue capaz de derrotar al golpe, derrotar al paro contrarrevolucionario y rescatar el petrleo, triunf en el referndum y tambin en las elecciones posteriores.
Pero eso no basta, la derecha asesin al fiscal nderson,  tiene la prensa en sus manos, es duea de la gran economa menos el petrleo, est en el interior del aparato de gobierno.
Afortunadamente, inteligente y aceleradamente, Chvez impulsa la organizacin del poder popular, pero eso no es fcil. Esperamos que triunfen l y el pueblo venezolano.

El futuro

Como dije ms arriba, cuando el enemigo ataque violentamente, el pueblo se ver obligado a defenderse, a defender su democracia verdadera. Si aplasta al poder dictatorial de sus opresores ejercer plenamente su democracia. Ser el poder de todo el pueblo organizado, no de un grupo de revolucionarios en nombre de l.
La lucha no acabar hasta que el enemigo sea internacionalmente derrotado, somos parte de la humanidad y nuestro destino est ntimamente ligado a ella. 
No luchamos solamente por la justicia social, combatimos en defensa de la subsistencia del gnero humano, ya que el gobierno del mundo por el gran capital est conduciendo a su destruccin. Si dentro de 100 aos la humanidad no se ha liberado de sus actuales gobernantes ellos habrn acabado con la humanidad.
Transcribo algo que le en Indymedia Per, en una entrevista a James Petras (Los foros sociales han perdido ese filo de rebelin, de crtica). Comentando la afirmacin del entrevistador de que en nuestro pas el ex militante trotskista y lder campesino Hugo Blanco coincide con el discurso antipoder de Marcos, el entrevistado dijo: Conozco a Hugo desde los sesenta. Me parece una simple reflexin de la debilidad de la izquierda, realmente lo que significa no es que niegue la toma de poder, es presionar sobre el poder. Y volveremos a la poltica de presionar a los gobernantes, que no es realmente un paso muy avanzado, es una poltica muy reformista, de dejar que ellos manden desde el Estado y nosotros presionamos para que nos tiren algunas concesiones.
Sin asomo de sorna, quedo muy agradecido al entrevistado y al entrevistador, a quienes considero revolucionarios honestos, porque me hicieron comprender qu aspectos de mi pensamiento y accin deba aclarar.
Adems creo que llegar a comprender lo que dijo Marcos ser muy beneficioso para el proceso revolucionario en el Per y en Amrica Latina en general. Deseara conocer las realizaciones de este tipo (s que son muchas y muy importantes) que hay en otros pases, descritos por compaeros de ellos.
Hasta la victoria final.
 
Hugo Blanco
Diciembre del 2004



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter