Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2010

El movimiento verde 2.0

Florent Marcellesi
Rebelin


El panorama poltico de las fuerzas transformadoras est en ebullicin. En particular en Francia, Europe cologie, este conglomerado de verdes, ecologistas y afines, sigue llevando la voz cantante al obligar a los dems partidos a posicionarse en torno a sus planteamientos. Tras haber casi superado el Partido Socialista en las ltimas elecciones europeas, las ltimas elecciones parciales en Francia confirman que este movimiento verde 2.0 es capaz en segundas vueltas de agrupar a un electorado ms amplio que otras fuerzas de izquierdas. Ms an, a pocos meses de las elecciones regionales, los primeros sondeos le otorgan un resultado histrico en las regiones de Pars y Lyn. Ante tal situacin, este objeto poltico no identificado plantea una pregunta fundamental: la ola verde en las europeas de junio pasado fue un fenmeno temporal o se nos avecina un cambio de liderazgo entre ecologismo y social democracia?
Para evaluar su posible transposicin a la realidad espaola, veamos primero las caractersticas de este partido-red de la ecologa poltica. Marcada por su capacidad obamiana de utilizar el espacio virtual como herramienta de movilizacin y de organizacin, Europe cologie es una estructura flexible donde las legitimidades colectivas se mezclan con las legitimidades individuales. As, se ha desarrollado en torno a una columna vertebral econmica, democrtica y territorialmente estructurada: Les Verts, que a su vez han abandonado parte de su soberana partidista por una nebulosa de adhesiones individuales y han aceptado compartir las listas con un 50% de personas no afiliadas al partido. Tomando como referente la urgencia ecolgica, ha juntado tambin en un dream team a personalidades del panorama poltico, asociativo, sindicalista, intelectual, etc. desde liberal-libertarios como Cohn-Bendit a antiliberales como Jos Bov. De igual manera para las regionales, y con algn riesgo de caer en una simple caza de talentos, Europe cologie se convierte en polo de atraccin para activistas y cuadros de los dems partidos de izquierdas o para altos cargos del mundo asociativo, como lo prueban las recientes adhesiones de responsables de los Partidos Socialista y Comunista o del presidente de Greenpeace. Por ltimo, el esperanzador mensaje poltico de Europe cologie principalmente en torno a la conversin verde de la economa ha constituido un valor aadido en estos momentos de profunda crisis y discurso anti. Aunque la fuerte abstencin distorsiona algo el anlisis, es relevante constatar que Europe cologie consigue el primer voto progresista en el mundo asalariado y obrero delante de los dems partidos de izquierdas. Que sea en Francia o en el resto de Europa, se puede vislumbrar la crisis como una oportunidad histrica para hacer del eje ecologista y de la reconversin verde de la economa pilares del proyecto de los nuevos movimientos transformadores.
As, dada la fuerte europeizacin del espacio poltico y unas polticas espaolas cada vez ms insostenibles (aumento en un 50% de las emisiones de C02 desde 1990, no cierre de Garoa, ayudas al carbn, Planes E, 2000E, de infraestructuras, abusos urbansticos, etc.), es normal que lo que ocurra en Francia provoque tambin en Espaa un debate en el mundo ecologista y alternativo. A pesar de que no existan todava unas estructuras polticas verdes capaces de jugar un papel semejante a Les Verts y de la baja presencia de la ecologa en la arena meditica y poltica espaola, pienso que ciertas caractersticas de Europe cologie s se pueden trasladar a Espaa. Primero, vivimos un momento de desorientacin ideolgica y cambio organizativo en las fuerzas de izquierdas institucionales y extraparlamentarias. En este marco, como lo prueba Europe cologie, la ideologa verde abre nuevos horizontes para la recomposicin del espacio transformador al introducir la crisis ecolgica como eje central de anlisis y lucha: la ecologa poltica ampla de manera considerable la crtica del desorden existente y las posibles coaliciones sociales para combatirlo.
Por otro lado, el espacio verde espaol, tras cumplir 25 aos en noviembre pasado, tiene que entrar en un nuevo ciclo para superar aos de fragmentacin interna y disolucin en otras opciones polticas, con la consiguiente poca presencia institucional y social. Depende en gran parte de los diferentes actores de la ecologa poltica iniciar una acumulacin de fuerzas en el Estado espaol, renovar sus liderazgos, y repensar su estrategia socio-poltica. Este proceso agrupara a ciudadano/as, activistas y colectivos de todos los horizontes (poltico, asociativo, sindicalista, intelectual, etc.), en busca de un espacio alternativo autonmico y estatal que se apoye en la fuerza y el auge del movimiento verde europeo. A nivel organizativo, representa ms que nunca un acicate la idea de un partido-red, flexible con los compromisos de sus miembros, construido desde las bases y adaptado a la realidad tcnica y sociolgica actual.
En conclusin, una dinmica semejante a Europe cologie que aumente la masa crtica del movimiento verde espaol, renueve las relaciones entre el movimiento social y el poltico, y transmita un mensaje positivo a la sociedad, sera una buena noticia para quienes creen en la autonoma de la ecologa poltica y en su papel estructurante como esperanza del siglo XXI.

*Florent Marcellesi ([email protected]) escoportavoz de la Coordinadora Verde del proceso de Hondarribia, espacio de convergencia por la refundacin del espacio verde en el Estado espaol (http://hondarribiaverde.org/). Es tambin coordinador del centro Ecopoltica (http://ecopolitica.org/).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter