Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2010

CNT ante la reforma laboral y del sistema de pensiones

CNT-AIT


El Gobierno de Zapatero se ha quitado definitivamente la careta pseudoprogresista. El Presidente haba repetido hasta la saciedad que nunca realizara recortes sociales, pero la propuesta de reforma de las Pensiones es la mayor ofensiva contra los derechos de los trabajadores que se ha realizado en los ltimos 30 aos: no slo quieren elevar la edad de jubilacin hasta los 67 aos sino tambin aumentar el nmero mnimo de aos necesarios para poder acceder a una Pensin y aplicar un nuevo sistema de computo de tal manera que los nuevos pasionistas cobren pensiones ms raquticas an que las actuales. Adems restringe enormemente el derecho a las pensiones de incapacidad y viudedad.

Es absolutamente falso que el sistema pblico de pensiones est en peligro. Nunca estuvo tan saneado como ahora. El pasado ao la seguridad social ha tenido un supervit de ms de 8.000 millones de euros. La reiterada cantinela de que cada vez hay ms jubilados, que viven ms aos y que esto es insostenible, lo llevan repitiendo desde hace ms de 30 aos. Estas previsiones catastrofistas realizadas por entidades y economistas pagados por los Bancos y las Aseguradoras tienen un nico objetivo: debilitar progresivamente el Sistema Pblico de Pensiones para que los Fondos de Pensiones Privados acaben siendo, en la prctica, una opcin obligatoria para quien quiera sobrevivir con un mnimo de dignidad durante su vejez.

Ante los argumentos empleados por el Gobierno y los Poderes Financieros que le apoyan en esta intensa campaa meditica para justificar este dursimo recorte de las Pensiones hay que decir que las proyecciones demogrficas empleadas no tienen la ms mnima fiabilidad, como lo demuestran los sonoros errores de las predicciones demogrficas de las ltimas dcadas, tambin cuando manifiestan que en el 2060 el gasto en pensiones habr pasado del 8,4% del PIB actual al 15,1%. Hay que aclarar que ese porcentaje que se anuncia como insostenible para nuestro pas en el ao 2060 es similar al que mantienen actualmente algunos pases europeos sin ningn problema. Hay tambin que recordar que hace 50 aos nuestro pas gastaba en pensiones un 3% del PIB y que, tras haberse casi tripliclado el gasto y aumentado singificativamente la esperanza de vida de los jubilados, el sistema no slo no ha quebrado sino que est en mejores condiciones que nunca. Y todo esto sucede porque la productividad y el crecimiento econmico avanzan a mayor ritmo que el aumento del nmero de jubilados. As, segn las propias previsiones sobre crecimiento econmico del Banco de Espaa, el PIB para el ao 2060 se habr multiplicado por 3, crecimiento que garantizara sobradamente la solvencia financiera para acometer el gasto en Pensiones. Pero el futuro del sistema pblico de Pensiones no debe basarse en un permanente e incierto crecimiento econmico sino en la financiacin directa por parte del Estado de las Pensiones, pues, hay que sealar que Espaa es de los pocos pases de la Unin Europea en los que las Pensiones se sufragan exclusivamente con las cotizaciones sociales, siendo lo normal que se costeen con los ingresos normales del Estado. Es decir, en el supuesto de que en algn momento las cotizaciones sociales no bastasen para sostener las pensiones no tendra por qu suponer ningn problema, de la misma manera que el Estado gasta ingentes recursos econmicos en mantener estructuras parasitarias como el Ejrcito o la Iglesia que son econmicamente insostenibles. El Estado debe garantizar unas pensiones dignas a todos los trabajadores.

Espaa es, junto con Grecia y Portugal, el pas de la Unin Europea con las pensiones ms bajas: casi el 60% de los pensionistas cobran una prestacin inferior al SMI.

Es cierto que hace falta una Reforma del Sistema de Pensiones, pero justo en el sentido contrario al que propone el Gobierno: una Reforma para reducir la Jubilacin a los 60 aos, aumentar de manera significativa las cuantas de las Pensiones, reducir el nmero de aos necesarios para acceder a la jubilacin, etc. y financiar estos cambios con un aumento de la presin fiscal sobre las rentas de capital de manera que se compense el enorme trasvase (un 13% del PIB) que en los ltimos 30 aos se ha producido desde las rentas del trabajo a las rentas del capital.

Ante este gravsimo atentado contra los derechos de los trabajadores que pretende realizar el Gobierno no podemos permanecer impasibles. Ahora ms que nunca se hace necesario salir a la calle sin ms dilacin a mostrar que no estamos dispuestos a permitrselo. El estado espaol es en materia laboral uno de los que ms flexibilidad (ms modalidades y posibilidades de contratacin eventual) concede a las empresas en Europa. Evidentemente, dicha flexibilidad tiene unas repercusiones directas en el empleo, pero tambin en el sistema productivo, que se ve resentido en la productividad: disminuye la calidad y por tanto la competitividad. Adems, produce como efecto secundario un mayor nmero de accidentes laborales: que Espaa encabece las cifras de accidentes mortales y graves en Europa no es casualidad. Las continuas reformas laborales que hemos padecido han agravado la temporalidad, de manera que el 95% de los contratos realizados son temporales; nos encontramos as a trabajadoras contratadas a travs de las empresas de trabajo temporal (ETTs) durante periodos que superan los dos aos, y en muchas ocasiones no llegan a cotizar en los periodos de descanso como fines de semana, vacaciones, das festivos, etc. La clase trabajadora ha sufrido tras estas reformas una merma de derechos tan profunda que ser difcil recuperar una mnima capacidad de respuesta ante tanto abuso de la patronal. A todo esto hay que sumarle que las ETTs puedan convertirse en asociaciones con nimo de lucro y comiencen a establecer cnones a sus usuarias, como ya est ocurriendo en algunas empresas va on line.

Por si fuera poco, la remuneracin media del estado espaol ha bajado con respecto a la europea en un 34%. En los sectores mayoritarios como la hostelera, desciende hasta los 15.164 , mientras que en Europa es de 21.461 . Los datos son contundentes, y demuestran cmo la patronal y la clase corrupta de la poltica se enriquecan desmesuradamente, mientras las trabajadoras poco a poco recorran la senda de la insuficiencia. Pero si las diferencias salariales con respecto a Europa son enormes, tambin lo son en el interior: en el sector de la banca, por ejemplo, la remuneracin es de 40.012 , que es un 164% superior al de actividades con menores retribuciones.

Tambin podemos presumir de vivir en el estado con menores presupuestos sociales de la Unin Europea (UE). Si en Europa el gasto pblico representa ms de la mitad del Producto Interior Bruto (PIB), aqu no llega al 40%. La merma en las prestaciones sociales ha llegado a niveles tan escandalosos que el Estado ha tenido que invertir tmidamente 640 millones de euros como parche para los parados que agotaban y continan agotando las prestaciones de desempleo. Esta cantidad resulta ridcula si tenemos en cuenta a los millones de trabajadores desempleados y si la comparamos con los 99.000 millones otorgados al Fondo de Reestructuracin Ordenada Bancaria (FROB). La ayuda prestada a la Caja Castilla La Mancha, por ejemplo, es de 750 millones, y la indemnizacin por despido para quienes realizaron la psima gestin fue de 20 millones de euros.

La posibilidad de flexibilizar nuevamente los despidos se cierne sobre la clase obrera, de forma directa o indirecta. Como ya es sabido, la patronal desea convertir sin coste alguno contratos indefinidos en contratos a media jornada, rebajando no slo las horas, sino tambin los salarios y las prestaciones sociales. Qu impedir el despido de esas trabajadoras con indemnizaciones irrisorias? Esta situacin puede generalizarse de tal manera que despedir a una trabajadora sea prcticamente gratuito. Si hace unos aos un estudio revelaba que para una empresa de 50 trabajadores un despido supona un coste cero (incluyendo salarios de tramitacin e indemnizacin) gracias a las subvenciones y a las bonificaciones sociales, ahora se deben de estar frotando las manos, o mejor dicho: los bolsillos. Por si ello fuera poco, avanzamos hacia la desaparicin de las pensiones, y quienes nos han llevado a esta crisis salvaje quieren privatizar los fondos de la Seguridad Social.

La CNT tiene muy claro cmo atajar esta situacin: Reduccin de la jornada laboral, que estimulara tanto la contratacin como la produccin. Supresin absoluta de las horas extra, que causan un profundo perjuicio a la economa tanto individual como colectiva. Recursos del Estado destinados a las trabajadoras y trabajadores, y no a las empresas. Eliminacin de las subvenciones que reciben banca y cajas de ahorro, permitiendo que la burbuja inmobiliaria caiga definitivamente, reduciendo el ahogo que padecen las personas que se encuentran hipotecadas, pero sobre todo abaratando el mercado inmobiliario y reduciendo los precios de alquiler o compra a valores adecuados a la realidad social existente. Retirada inmediata de las tropas que el estado espaol destina a operaciones internacionales, que acentan aun ms los problemas sociales y de miseria, y suponen unos costes inadmisibles.

La CNT es una organizacin de trabajadores y trabajadoras, simple y llanamente. No admite subvenciones y conserva un espritu de transformacin social intacto desde su fundacin. Te invitamos a participar en este proyecto, que da a da demuestra que la nica posibilidad efectiva es la solidaridad, el apoyo mutuo y la accin directa de la clase obrera.

Te vas a quedar cruzada de brazos?

Ven y pelea por tu presente.

http://www.cnt.es/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter