Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Usos y abusos de Hait
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-02-2010

Hait. "buenismo" y responsabilidad

Carlos Martn Tornero
Rebelin


En mayo de 2008 un terremoto de magnitud 7 sacudi la regin japonesa de Kanto. Entonces no hubo recuento de cadveres. Las consecuencias fueron 6 heridos leves en Tokio al caerles algn mueble o estantera encima y daos materiales de escasa entidad. El terremoto que el 12 de enero de 2010 asol Hait era de la misma magnitud pero ha dejado ms de 200.000 muertos, al menos 250.000 heridos y como mnimo 1 milln de personas sin hogar.

En cuanto a los daos materiales, el pas ha quedado sumido en el caos, imposibilitando la distribucin de ayuda humanitaria. Los resultados son elocuentes cuando se compara a una de las potencias econmicas mundiales con el pas ms pobre de Amrica. Un terremoto es una catstrofe, un suceso nefasto difcil de prever, sin embargo, encabezar la lista de pases con el ndice de Desarrollo Humano (IDH) ms bajo del mundo no es fruto del azar.

El terremoto de Hait comienza con sus 200 aos de turbulenta historia. De esquilmada ex-colonia hispano-francesa en el siglo XIX, pasa a ser territorio saqueado militarmente por EEUU en la primera mitad del XX y posteriormente gobierno ttere del "backyard" norteamericano (hay 600 millas de distancia entre ambos pases).

Durante casi 30 aos (1957-1986) Hait sufri la dictadura y el rgimen de terror de los Duvalier, bendicin y patrocinio de EEUU incluidos. Hay que esperar hasta 1990 para que el primer presidente sea elegido democrticamente. Jean-Bertrand Aristide fue primero restaurado y luego depuesto con una intervencin decisiva de EEUU en 1994 y 2004 respectivamente. Autoridades e Instituciones poco sospechosas de antiamericanismo como el CARICOM (el equivalente a las antiguas Comunidades Europeas en el Caribe) y el presidente de Jamaica alzaron sus voces contra esa ilegtima intromisin en un gobierno elegido democrticamente pero que empezaba a coquetear con polticas de izquierda, siempre mal vistas en el patio trasero de Norteamrica.

Teniendo en cuenta la hoja de servicios de EEUU, habr que examinar la presencia de sus tropas en Hait. El socilogo norteamericano James Patras ya ha alertado de que con la excusa de la intervencin humanitaria su pas puede estar buscando ms bien el establecimiento de bases militares.

No sabemos si sobre Hait pesa alguna maldicin, como apunt Sarkozy, pero est claro que acumula una historia de abusos, injusticia e injerencias externas ms atribuibles a la obra del hombre que a la del vud. Tampoco sabemos cunto durar la cobertura informativa sobre esta tragedia. Ms pronto que tarde los medios olvidarn a Hait como a un juguete roto, dejando a un lado -como siempre- el anlisis, las causas y las consecuencias. Cuando hayan exprimido todas las noticias de impacto, todas las sangrientas "breaking news" buscarn las audiencias en otros hechos noticiosos ms rentables para sus cuentas de resultados.

Entretanto, en Espaa sacamos pecho, porque aunque no estemos en el G-8 somos ms solidarios que los pases de ese grupo a la hora de hacer aportaciones cuando se produce una catstrofe humanitaria. Eso nos honra pero ms efectivo que hacer donativos sera apoyar iniciativas como la del Consejo Local de Solidaridad del Ayuntamiento de Siero (Asturias). Este rgano de participacin ciudadana aprob una mocin por la cual instar al Gobierno a condonar inmediatamente la deuda externa que Espaa reclama a Hait. Considerando que se trata de 30 millones de euros de deuda frente a 3 millones de euros de ayuda humanitaria, parece la nica solucin en la que no nos traicionamos a nosotros mismos.

En mayo de 2008 un terremoto de magnitud 7 sacudi la regin japonesa de Kanto. Entonces no hubo recuento de cadveres. Las consecuencias fueron 6 heridos leves en Tokio al caerles algn mueble o estantera encima y daos materiales de escasa entidad. El terremoto que el 12 de enero de 2010 asol Hait era de la misma magnitud pero ha dejado ms de 200.000 muertos, al menos 250.000 heridos y como mnimo 1 milln de personas sin hogar.

En cuanto a los daos materiales, el pas ha quedado sumido en el caos, imposibilitando la distribucin de ayuda humanitaria. Los resultados son elocuentes cuando se compara a una de las potencias econmicas mundiales con el pas ms pobre de Amrica. Un terremoto es una catstrofe, un suceso nefasto difcil de prever, sin embargo, encabezar la lista de pases con el ndice de Desarrollo Humano (IDH) ms bajo del mundo no es fruto del azar.

El terremoto de Hait comienza con sus 200 aos de turbulenta historia. De esquilmada ex-colonia hispano-francesa en el siglo XIX, pasa a ser territorio saqueado militarmente por EEUU en la primera mitad del XX y posteriormente gobierno ttere del "backyard" norteamericano (hay 600 millas de distancia entre ambos pases).

Durante casi 30 aos (1957-1986) Hait sufri la dictadura y el rgimen de terror de los Duvalier, bendicin y patrocinio de EEUU incluidos. Hay que esperar hasta 1990 para que el primer presidente sea elegido democrticamente. Jean-Bertrand Aristide fue primero restaurado y luego depuesto con una intervencin decisiva de EEUU en 1994 y 2004 respectivamente. Autoridades e Instituciones poco sospechosas de antiamericanismo como el CARICOM (el equivalente a las antiguas Comunidades Europeas en el Caribe) y el presidente de Jamaica alzaron sus voces contra esa ilegtima intromisin en un gobierno elegido democrticamente pero que empezaba a coquetear con polticas de izquierda, siempre mal vistas en el patio trasero de Norteamrica.

Teniendo en cuenta la hoja de servicios de EEUU, habr que examinar la presencia de sus tropas en Hait. El socilogo norteamericano James Petras ya ha alertado de que con la excusa de la intervencin humanitaria su pas puede estar buscando ms bien el establecimiento de bases militares.

No sabemos si sobre Hait pesa alguna maldicin, como apunt Sarkozy, pero est claro que acumula una historia de abusos, injusticia e injerencias externas ms atribuibles a la obra del hombre que a la del vud. Tampoco sabemos cunto durar la cobertura informativa sobre esta tragedia. Ms pronto que tarde los medios olvidarn a Hait como a un juguete roto, dejando a un lado -como siempre- el anlisis, las causas y las consecuencias. Cuando hayan exprimido todas las noticias de impacto, todas las sangrientas "breaking news" buscarn las audiencias en otros hechos noticiosos ms rentables para sus cuentas de resultados.

Entretanto, en Espaa sacamos pecho, porque aunque no estemos en el G-8 somos ms solidarios que los pases de ese grupo a la hora de hacer aportaciones cuando se produce una catstrofe humanitaria. Eso nos honra pero ms efectivo que hacer donativos sera apoyar iniciativas como la del Consejo Local de Solidaridad del Ayuntamiento de Siero (Asturias). Este rgano de participacin ciudadana aprob una mocin por la cual instar al Gobierno a condonar inmediatamente la deuda externa que Espaa reclama a Hait. Considerando que se trata de 30 millones de euros de deuda frente a 3 millones de euros de ayuda humanitaria, parece la nica solucin en la que no nos traicionamos a nosotros mismos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter