Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2010

La discusin sobre el estado del periodismo
Un punto de partida errneo

David Cotilla Vaca
Rebelin


Parece haberse abierto en estos ltimos tiempos un debate sobre el estado del periodismo considerando que se encuentra en horas bajas debido a numerosos factores. Se ha insinuado que la financiacin de los medios es imprescindible para que el medio siga existiendo y, por tanto, para que la informacin siga fluyendo. Sin embargo, una de las cuestiones ms recurrentes est siendo la referida a la subjetividad con la que se tratan los hechos en periodismo, que en realidad, ms que como subjetividad, ha sido denominada por los acusadores como mutilacin de la informacin misma. Es decir, en general, de lo que se acusa a los medios no es de que sean subjetivos al informar, sino de que en vez de pretender informar, adoctrinen.

Sin embargo, esto es seguir dndole la vuelta al tema sin centrarnos en el asunto, algo que conviene a quienes pretenden seguir detentando el poder de informar y a quienes, como viene a decir Pablo Bilsky, pretenden seguir presentndose como la fuente de la que emana la verdad.

En primer lugar, considero necesario establecer previamente una serie de principios generales para poder ir desgranando poco a poco el asunto:

-Obviamente un ser humano nunca puede ser objetivo (tienen un punto de vista, una conciencia concreta, un pasado y un presente tambin concretos, un saber, unos sentimientos culturalizados) porque, en definitiva es, afortunada y desgraciadamente, un ser socializado y culturalizado de una forma concreta e irremediable, como ser humano que es.

-La objetividad no puede conseguirla un ser humano.

-Un ser humano puede tender a la objetividad o puede tender a la subjetividad plena. En la mayora de los casos no se dar ningn extremo, sino un trmino medio, porque la misma socializacin y culturalizacin a la que se ve sometido le hace irremediablemente salir en cierto grado de s mismo.

-Objetividad y subjetividad no se encuentran en los extremos opuestos de una cuerda. La objetividad es el centro y las diferentes subjetividades son las infinitas distancias a ese centro desde uno y otro lado (incluso desde arriba y abajo, desde las diagonales y desde las infinitas direcciones posibles).

-La suma de diversas subjetividades nos har tender al centro, a la objetividad, aunque nunca la consigamos
-Mientras ms seres humanos describan una realidad ms cerca estar de la objetividad esa descripcin. Mientras ms alejados estn los seres humanos que describen una misma realidad, ms cercana an a la objetividad se encontrar tal descripcin.

-La realidad es como es, y por tanto es en s objetiva; el ser humano es subjetivo en cuanto descriptor de la realidad.

-La realidad es infinitamente ms completa que la limitada capacidad de captarla del ser humano.

Ahora bien:

Un ser humano, subjetivo y pasional, escribe para otro ser humano subjetivo y pasional.

Perseguir la objetividad en el periodismo acabar matando al periodismo porque se le quita a la realidad la pasin y la humanidad del periodista y no acabar por ello enganchando al lector?

Definitivamente no. El problema es que la persecucin de la objetividad est mal entendida, incluso dira, est intencionadamente mal explicada.

El periodismo debe huir de la ideologizacin, que es algo distinto que la ideologa. La ideologizacin es la intencin de presentar los hechos a travs de una nica ideologa para formar a los receptores en ella. Es hacer que los receptores acojan la misma ideologa que un medio concreto.

La ideologa en cambio es la propia expresin de la subjetividad y es, simple y llanamente, irremediable no solo para un periodista sino para cualquier ser humano.

La ideologa es casi una caracterstica humana y se da en cada una de las situaciones cotidianas de todos los seres humanos.

En cambio, la ideologizacin tiene lugar cuando la informacin es mercantilizada, es decir, cuando la informacin es una mercanca en vez de una finalidad en s misma.

La informacin es una mercanca cuando depende de la publicidad o de otros intereses para aparecer o no en un medio o para hacerlo de una u otra forma concreta. La publicidad, las empresas, los gobiernos el poder en s no puede condicionar la aparicin o no de una informacin as como tampoco su forma de hacerlo.

Hasta ahora, un medio sin dependencia de poderes estaba condenado al fracaso por falta de la financiacin necesaria para subsistir, por eso nunca se ha abierto este debate, porque el poder, entendido en trminos econmicos, siempre ha triunfado en los medios. Hoy, con Internet, ha comenzado a desmercantilizarse la informacin y mediante la existencia de los numerossimos blogs, la informacin fluye con la nica y simple finalidad de hacerse ver. La informacin no es una mercanca, el bloguero muestra una informacin sin conseguir nada a cambio, lo hace por el placer de informar, no hay intereses de ningn tipo ni, mucho menos, econmicos. Internet ha concedido gratuitamente esta posibilidad, en la que el bloguero no necesita de un poder econmico para que su informacin se difunda.

Curiosamente, ahora que el poder pierde poder, se abre el debate de la muerte de los medios por tender a la objetividad.

La objetividad es perseguible sin perder la subjetividad, es ms: a mayor nmero de subjetividades mayor acercamiento a la objetividad. Pongamos un ejemplo prctico:

-si un hecho es narrado por un nico periodista surge la duda de ser subjetivo para dar pasin y humanizar la informacin o ser objetivo para informar.

-no sera una solucin que se crearan varias noticias sobre el mismo hecho enfocadas por periodistas diferentes y, por tanto con diferentes puntos de vista? Si aceptramos todas las versiones, los periodistas seran subjetivos (mostraran los hechos pero humanizados y apasionados) mientras que el lector tendra ante s un relato tendente a la objetividad, a consecuencia de la suma de relatos subjetivos. As mismo, el lector tendra en su mano mucha ms informacin y tendra libertad (fsica y de pensamiento) para tender hacia un punto de vista o hacia otro; tendra la libertad total y la posibilidad absoluta de ser crtico.

-Pero claro, eso solo es posible en un medio donde se organice la informacin con la nica finalidad de informar, no en aquel medio donde la informacin est condicionada a su mercantilizacin.

Llegados a este punto, el problema del periodismo no es la objetividad o la subjetividad, sino la informacin como medio o la informacin como fin.

-Si la informacin es un medio, la objetividad no tiene cabida. La informacin est determinada por la ideologizacin.

-Si la informacin es un fin, perseguir la objetividad no es un problema sino que fomenta la expresin subjetiva y con ello el sentido crtico a base de un conocimiento mucho ms completo.

Desde el punto de vista de la informacin como fin en s misma, el periodismo no solo no est muriendo, sino que est ms vivo que nunca. Por primera vez en la historia, la informacin no est condicionada al poder ni a ningn otro elemento ms que a s misma y sus propias ganas de salir a la luz, de existir como pura y llana informacin. El periodismo est repleto de vida, gracias a Internet est madurando desde la verticalidad (del poder condicionante al consumidor de informacin condicionado) hacia la horizontalidad (del ser humano al ser humano). No necesita intermediarios, fluye y refluye en una incesante creacin y recreacin que a base de subjetividades consigue estar poco a poco ms objetiva y ms humana a la vez.

Blog: http://dadacotilla.spaces.live.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter