Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2010

Honduras
Del golpe de Estado a las elecciones fraudulentas

Miguel Ceto
Rebelin


Como sealamos anteriormente, debido al aislamiento internacional y la resistencia popular, los golpistas hondureos vieron en las elecciones de diciembre, una alternativa para superar la crisis e impedir el regreso definitivo de Zelaya. [1]

En este sentido, los sectores conservadores y reaccionarios del pas encontraron en Porfirio Lobo Sosa, el candidato ideal: terrateniente y empresario de la regin de Olancho, [2] miembro del Partido Nacional del cual ha sido tres veces diputado, y sobre todo, un dirigente que apoy el golpe de estado contra Zelaya y las acciones de Roberto Michelleti.

Lo anterior tambin fue posible por el apoyo que brind el ejrcito hondureo, los medios de comunicacin, la jerarqua catlica, las oligarquas de la regin centroamericana y el gobierno de Estados Unidos.

Por un lado, los sectores tradicionales de poder vieron en el movimiento social vinculado a Zelaya el avance del Chavismo, del Castrismo y del Moralismo en la regin. Dicho de otra forma, una expresin social y poltica que pona en peligro el status quo del sistema, por lo cual era necesario derribarlo a toda costa, incluyendo la violencia y la muerte. Para ejemplificar esta mentalidad de las oligarquas centroamericana, puede citarse la visita de cortesa que dieron veinticinco representantes del sector empresarial guatemalteco al gobierno de facto de Michelleti, [3] a pesar de la condena unnime de la comunidad internacional, sobre todo de los pases miembros de la Alternativa Bolivariana de las Amricas (AlBA), de la Unin de Naciones Sudamericanas (UNASUR), de la Organizacin de Estados Americanos (OEA), y de las Naciones Unidas.

Por otro lado, la administracin de Barack Obama apoy implcitamente el golpe de Estado en Honduras, le dio el mismo estatus de negociacin a los golpistas frente al gobierno de Zelaya, retard los procesos de negociacin al incluir la mediacin del presidente Oscar Arias, y como era de esperarse, aval las elecciones presidenciales.

Sin embargo, las pasadas elecciones se desarrollaron bajo un rgimen golpista marcado por las desapariciones extrajudiciales, los asesinatos, la represin y la tortura. No contaron con el reconocimiento del pueblo hondureo y gran parte de la comunidad internacional. Inicialmente, nicamente los gobiernos de Estados Unidos, Panam, Colombia, Republica Dominicana reconocieron los resultados electorales del 29 de noviembre: un mar de abstencionismo (aproximadamente el 60%) del cual salio ganador Pepe Lobo.

Por su parte, la Unin Europea ms all de interesarse por el retorno del orden democrtico, su preocupacin radica en el estancamiento de las negociaciones de los Acuerdos de asociacin, es decir, los tratados de libre comercio con Centroamrica. Por el momento, Francia y Espaa han reconocido el gobierno nacido de las elecciones fraudulentas

Si ste ha sido el comportamiento de las elites locales y de los Estados del llamado primer mundo, la actuacin del pueblo hondureo, de los sectores democrticos de la regin y las organizaciones humanitarias a nivel internacional, ha sido generalmente en consecuencia con las demandas y aspiraciones de las mayoras hondureas.

En el primer caso, la resistencia civil se organiz el mismo da del golpe militar. Diferentes organizaciones estudiantiles, sociales, campesinas, indgenas, sindicales y de mujeres lograron converger en el Frente Nacional de Resistencia Popular contra el Golpe (FNRP), no solamente para exigir el retorno del orden democrtico, sino tambin para impulsar las demandas del pueblo hondureo: el avance de las transformaciones impulsadas por Zelaya, la realizacin de una consulta popular y la instauracin de una Asamblea Nacional Constituyente.

Sin embargo, la misma minora de sectores sociales y partidos polticos de izquierda que consideraban necesario participar en las pasadas elecciones, son aquellos que ahora participan en el gobierno de Porfirio Lobos. Esta actitud oportunista puede verse a travs de Marvin Ponce, que al ser electo diputado por la UD dio un giro a la derecha: se incorpora a la directiva del Congreso Nacional, debilita la unidad que se haba generado entre los movimientos sociales y partidos polticos de izquierda que apoyan la movilizacin social, y traiciona las reivindicaciones del FNRP.

El segundo caso, lo podemos ejemplificar en la creacin del Frente Guatemalteco en Resistencia con el Pueblo Hondureo . Una iniciativa popular que organiza acercamientos con distintas organizaciones sociales victimas del golpe de Estado, as como actividades de denuncia de los sectores e instituciones que apoyan el rgimen, por ejemplo el Tribunal Supremo Electoral guatemalteco.

Finalmente, a nivel internacional han sido notorias las acciones de solidaridad hacia el pueblo hondureo, en distintas regiones de Grecia, Italia, Espaa o Francia se organizan mtines de solidaridad, concentraciones de repudio a las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas armadas y grupos paramilitares, as como foros o debates sobre las implicaciones polticas de un golpe de Estado en pleno siglo XXI. El trabajo de Alerta Honduras [4] o del NPA [5] en Paris es un ejemplo de la importancia de la convergencia de diferentes expresiones polticas y la internacionalizacin de las luchas sociales.

Por ello, es necesario seguir al tanto de las luchas sociales que se libran en Amrica latina, en este caso el trabajo incansable del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe, que a pesar del acoso constante de las fuerzas policiales lleva mas de siete meses en las calles, organizando y movilizando a la poblacin hondurea, poniendo en evidencia que las pasadas elecciones no constituyen una salida a la crisis y tampoco el Plan de nacion que plantea el actual rgimen.



[1] Miguel Ceto. Honduras : le rgime putschiste doit tomber ! La Gauche, 8 octobre 2009. http://www.lagauche.com/lagauche/spip.php?article2537

[2] Graduado de la Universidad de Miami como Bachelor of Business Administration.

[3] Entre las personalidades que se dieron cita encontramos a: Otto Kushiek, Armando Asturias, Hans Peter, Francisco Botrn, Diego Moreno, Rodrigo Aparicio, Roberto Daz Scharwz, Jean Paul Morel, Jos Manuel Moreno Botrn y Gerardo Poitevin. Elperiodico, Guatemala, mircoles 19 de agosto de 2009.

[4] http://www.alerte-honduras.org/

[5] http://www.npa2009.org/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter