Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2004

El MST y las disputas por las alternativas en Brasil

Joao Pedro Stedile
OSAL


Contexto y balance de las jornadas de lucha del abril vermelho

La victoria del presidente Lula en las ltimas elecciones cambi la correlacin de fuerzas de la lucha por la reforma agraria en Brasil. Por los compromisos histricos del PT, su liderazgo y como partido de izquierda, tenemos ahora un gobierno federal que apoya la reforma agraria, al contrario de lo que fue el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Por lo tanto, la disputa se sita en otro nivel. Sin embargo, hay otras fuerzas poderosas que se oponen a la reforma agraria como lo son el latifundio, el modelo neoliberal del agro-negocio, la clase dominante como un todo, el estado burgus brasileo y los medios de comunicacin que actan como un espacio de lucha ideolgica que disputa la hegemona en la sociedad contra nosotros. En este nuevo contexto el MST evala que ahora s se puede avanzar en la reforma agraria, pero que es un momento de acumulacin de fuerzas y no de grandes definiciones que consoliden la reforma agraria de nuevo tipo que nosotros defendemos. Es decir, estamos acumulando para el futuro.

As, el ao pasado hemos priorizado la organizacin de campamentos, y hoy tenemos 200 mil familias ms de un milln de personas acampadas en las haciendas, en las orillas de los caminos, presionando. A fines de 2003, despus de varios meses de disputas y debates, hemos llegado a un acuerdo con el gobierno respecto de un Plan de Reforma Agraria. Haba sectores de ste que queran proporcionar tierras solamente para 80 mil familias en los tres aos venideros. Y haba un equipo de tcnicos del Ministerio de Reforma Agraria que planific la posibilidad de asentar un milln de familias en cuatro aos. As, llegamos a un acuerdo respecto de las metas para los prximos tres aos por el cual el gobierno se comprometi a asentar a 400 mil familias. Sin embargo, como tenemos otros enemigos contra la reforma agraria tal como he comentado anteriormente, el acuerdo no sali del papel. Y entonces, en el mes de abril, organizamos una jornada nacional que tena como objetivo presionar por la reforma agraria, denunciar el latifundio y mostrar que aqulla es una forma de combatir la pobreza y la miseria en el campo. La jornada fue un xito total porque hicimos una lucha ideolgica en los medios de comunicacin, movilizamos toda nuestra base social a nivel nacional y logramos hacer ms de 140 tomas de tierras en todos los estados del pas.

Una reforma agraria de nuevo tipo

El MST, as como el PT y otros movimientos sociales que hay en Brasil, es fruto de un proceso de reascenso del movimiento de masas que ocurri como parte de la lucha por derrotar a la dictadura militar brasilera a fines de la dcada del setenta. Al principio de la historia del MST, es verdad, nuestra lucha era ms bien por la tierra, por resolver los problemas sociales de las familias campesinas; y nos concentramos en la prioridad de tomar tierras y enfrentar al latifundio. Sin embargo, con el pasar de los aos, como resultado de nuestra propia experiencia y del desarrollo del capitalismo en la agricultura, hemos percibido que la lucha por la tierra tiene que superar su carcter corporativo. Y por eso avanzamos hacia una concepcin segn la cual hay que luchar por una reforma agraria de nuevo tipo. La reforma agraria en esta etapa del desarrollo capitalista, an ms ahora, dominada por el capital financiero internacional y sus transnacionales, necesita de una nueva interpretacin, de una nueva concepcin de medidas. Por eso el MST y la Va Campesina defienden una reforma agraria de nuevo tipo que no se reduce a la distribucin de tierras, como lo hicieron las reformas agrarias clsicas desarrolladas en la poca del capitalismo industrial e impulsadas por la propia burguesa nacional en la mayora de los pases hoy desarrollados.

Esta reforma agraria de nuevo tipo significa que adems de la tierra tenemos que democratizar el capital y construir nuestras propias agroindustrias cooperativizadas para que el campesino se quede con el valor agregado y no termine sometido a la explotacin de las empresas transnacionales agroindustriales, y sobre todo para que se amplen los niveles de empleo para la juventud en el campo. Hay que democratizar tambin la educacin y llevarla hacia el campo, a todos los niveles. Sin educacin, sin el desarrollo del nivel cultural y educacional, no se puede alcanzar la ciudadana plena de las masas campesinas. Tambin hay que desarrollar nuevas tecnologas agrcolas adecuadas al medio ambiente y a la explotacin familiar y cooperativa, evitando y combatiendo la llamada revolucin verde que utiliza altos niveles de agro-txicos. Y finalmente, priorizar la reorganizacin de la agricultura para que produzca alimentos y trabajo para la gente. sa es la reforma agraria de nuevo tipo que necesita ser hecha de forma simultnea.

Es evidente que esta propuesta slo puede desarrollarse en matrimonio con un nuevo modelo econmico en nuestro pas, que no es el socialismo pero que demanda una forma de organizar la economa volcada hacia los intereses del pueblo y de la nacin. Es por eso que las transnacionales, los neoliberales y la burguesa nos combaten tanto por los medios de comunicacin; porque saben que nuestra propuesta no implica nicamente desapropiar algunas haciendas mal utilizadas sino que significa producir cambios profundos en el modelo de desarrollo agrcola.

Potencialidades y dificultades para avanzar en la reforma agraria

La victoria electoral del PT y la eleccin del presidente Lula, aunque han cambiado la correlacin de fuerzas, no han significado una derrota estratgica para la clase dominante y su modelo neoliberal. Por qu? Porque la victoria ocurri en un perodo de descenso del movimiento de masas y eso le quita poder al gobierno central. Y por eso estamos viviendo un perodo complejo, de transicin, de intensas y crecientes disputas y pugnas, en que la clase dominante procura mantener todo el tiempo encorsetado al gobierno de Lula para impedir que avance y le impone as, por sus compromisos y alianzas electorales, una poltica econmica neoliberal.

Ante esta situacin, se nos plantea la pregunta: cul es la salida, no solamente para avanzar en la reforma agraria, sino tambin para conseguir adelantos sociales en el terreno ms general? Esto slo ser posible si se produce un proceso de luchas sociales y de movilizacin que provoque una nueva etapa de reascenso del movimiento de masas, capaz de alterar fundamentalmente la correlacin de fuerzas en la sociedad y garantizar que el gobierno haga cambios efectivos en la poltica econmica actual y adopte el modelo econmico propuesto histricamente por el PT. sa es la prioridad del MST y de la Va Campesina, y por ello estamos impulsando un frente de masas de todos los movimientos sociales de Brasil, que es la Coordinadora de Movimientos Sociales (CMS), con el fin de articular luchas sociales comunes. En esta coyuntura elegimos como bandera principal la lucha contra el desempleo porque creemos que pequeos cambios en la poltica econmica no van a alterar la situacin del empleo. Entendemos as que luchando por empleo ponemos en jaque al modelo neoliberal y forzamos la discusin sobre un nuevo proyecto para el pas. Este proceso, como ya coment, pasa tanto por generar los cambios necesarios a nivel general, como tambin los especficos en el modelo agrcola y la lucha por la reforma agraria.

Perspectivas a un ao del gobierno de Lula

Como he dicho anteriormente, el gobierno de Lula fue elegido en condiciones adversas porque, por un lado, el movimiento de masas estaba en descenso y, por el otro, para ganar las elecciones hizo alianzas con sectores de la clase dominante. De eso result un gobierno compartido con sectores neoliberales. Esos sectores se quedaron con el rea econmica y, hasta ahora, mantienen una poltica econmica neoliberal. Lo dicen y lo defienden y, an ms, anuncian que si dependiera de ellos la misma continuara por diez aos ms.

La aplicacin de esta poltica econmica neoliberal, claro est, no ha enfrentado los problemas estructurales que sufre la sociedad brasilea, entre los que se cuentan la dependencia externa, la dependencia del capital financiero internacional, la concentracin de la riqueza y de la renta, la concentracin de la tierra, y el monopolio de los medios de comunicacin. Por el contrario, la poltica econmica neoliberal slo agrav an ms las consecuencias de esos problemas y nuestra sociedad es ms pobre y ms desigual. Y eso se demuestra en el hecho de que, aun con crecimiento de la economa, el desempleo, la pobreza y la desesperanza tambin crecen.

Lo que nos salva es que la poblacin se dio cuenta y ha empezado a hablar. Primero, como es normal, los sectores intelectuales, luego los sectores de las organizaciones sociales y ahora las iglesias e incluso algunos partidos de la base aliada al gobierno, como el Partido Liberal (PL), el Partido Comunista do Brasil (PCdoB), el Partido do Movimento Democrtico Brasileiro (PMDB) o el Partido Popular Socialista (PPS) ya empiezan a pedir cambios en la poltica econmica. Creo que el gobierno est metido en una emboscada y que, ms tarde o ms temprano, tendr que decidirse por cambiar la poltica econmica o caer en el descrdito ante la poblacin. Por otro lado, el pas es grande, rico, tiene muchas posibilidades, y podemos a corto plazo construir una poltica alternativa, otro proyecto de desarrollo.

La convergencia hacia un nuevo proyecto de pas

El MST, junto a otras fuerzas sociales, est ayudando a construir un frente de masas que se llama Coordinadora de Movimientos Sociales. En esa coordinadora estn aglutinados veintitrs sectores y movimientos sociales entre los ms importantes de nuestro pueblo, entre ellos la Central nica dos Trabalhadores (CUT), la Unio Nacional dos Estudantes (UNE), la Va Campesina, las iglesias, el Grito de los Excluidos, etctera. Hemos debatido mucho entre nosotros la necesidad de construir un movimiento de masas y de tener unidad alrededor de algunos puntos, y la unidad que estamos construyendo se basa, cada vez ms, en la idea de que no basta solamente con criticar al modelo neoliberal o pedir cambios puntuales en la actual poltica econmica, sino que es necesario avanzar en un nuevo proyecto de desarrollo. Nuestra unidad se construye entonces sobre la base de que es posible otro proyecto de desarrollo fundado en la recuperacin de la soberana nacional, es decir que tenemos que romper con el FMI y rediscutir los trminos de la deuda externa. Un proyecto que reformule la deuda interna para que la acumulacin social recolectada a travs de los impuestos no vaya al pago de intereses financieros como ocurre hoy cuando el gobierno de Lula gasta casi el 60% de toda la recaudacin en el pago de intereses a la banca. En tercer lugar, un proyecto que d prioridad absoluta a la generacin de empleo para garantizar el derecho al trabajo a todos los brasileos; y que distribuya equitativamente la renta para que todas las personas puedan vivir mejor. Y por ltimo, un proyecto que recupere el rol del estado como inductor de las inversiones pblicas, tanto en la industria de bienes de consumo de masas como tambin en el rea de los servicios pblicos de salud y educacin, cuya universalizacin debe garantizar.

Pero para que estas propuestas de un nuevo proyecto salgan de la teora y se transformen en lucha poltica efectiva por la hegemona en la sociedad, la CMS considera que su papel en este momento consiste fundamentalmente en estimular por un lado todo tipo de luchas sociales del pueblo, para que eso conlleve un reascenso del movimiento de masas, y por otro lado fortalecer tambin la unidad alrededor de la construccin de un movimiento de desempleados. Para eso estamos censando y nucleando a los desocupados, vamos a hacer una gran jornada de sensibilizacin sobre esta cuestin en el mes de julio y pensamos culminar este proceso con grandes movilizaciones el da 7 de septiembre, que es el da de los excluidos y el da de la patria. Tambin estamos haciendo esfuerzos para llevar a toda la sociedad, y en especial a los sectores ms organizados, el debate sobre la necesidad de este nuevo proyecto. Es imprescindible que la sociedad, que por ahora est callada asistiendo solamente a la impotencia del gobierno de Lula por hacer cambios, se involucre en esta discusin.

Los desafos para avanzar en un camino de salida del neoliberalismo

Hay muchos desafos. Hay desafos determinados por la correlacin de fuerzas adversa de este momento histrico. Hay otros desafos relacionados con la crisis orgnica e ideolgica de la llamada izquierda partidaria y social. En realidad, en Brasil tendremos que reconstruir una prctica de izquierda. En los ltimos veinte aos nos quedamos solamente acumulando fuerzas en el terreno electoral e institucional y eso no fue suficiente para alterar la correlacin de fuerzas en la sociedad. Tendremos que recuperar al querido Gramsci para comprender los diferentes espacios de organizacin que se deben dar los trabajadores para poder hacer la verdadera disputa por la hegemona en la sociedad, que no se reduce a la lucha por cargos pblicos sino que, por el contrario, es mucho ms amplia.

Y hay tambin algunos desafos internos, de nuestras propias formas de organizacin, frente a los que estamos todava muy dbiles. Nosotros defendimos la urgencia y necesidad de recuperar los mtodos del trabajo de base, es decir, volcarse al trabajo de hormiga; ir adonde el pueblo vive, trabaja y estudia, y debatir ideas y organizarlo. La izquierda social brasilera ha abandonado hace muchos aos este tipo de trabajo de base. Tenemos que recuperar la formacin poltica de militantes y de cuadros capacitndolos para los desafos que plantea la lucha de clases. Y debemos recuperar en nuestra prctica cotidiana los valores humanistas y socialistas que forman parte de nuestro proyecto de sociedad. La prctica institucional de la izquierda produjo desviaciones de todo tipo en los dirigentes y los militantes, que van desde oportunismos personales hasta, infelizmente, la corrupcin. Por otra parte, afrontamos tambin el desafo de construir nuestros propios medios de comunicacin de masas para poder hacer efectivamente la disputa de la hegemona en la sociedad. Esos son, a mi entender, los principales desafos que los movimientos y organizaciones populares tienen en Brasil, y si no los superamos difcilmente podamos lograr cambios efectivos en el terreno de las polticas gubernamentales.

Poltica, partidos y movimientos

De cierta forma la izquierda latinoamericana tambin sufri el mal de la colonizacin ideolgica de la izquierda europea. Slo ahora empezamos a comprender la importancia de entender nuestra propia realidad socioeconmica, de desarrollar esta comprensin nosotros mismos superando los esquematismos y sin esperar las evaluaciones de afuera. Hace poco tiempo aprendimos a valorar a nuestros grandes pensadores latinoamericanos, como Mart, Maritegui, el Che y tantos otros en nuestros pases, que han logrado interpretar nuestras realidades a partir de un mtodo dialctico y de las necesidades de los pueblos.

Y tambin padecimos mucho la colonizacin en los mtodos y formas de organizacin, donde las corrientes europeas priorizaban y slo valorizaban el partido, y donde el sindicato y otros movimientos eran correas de transmisin de la voluntad de ste. Ahora, creemos que hay una lectura ms amplia, ms plural, del rol de los movimientos sociales, de las diferentes formas de organizacin poltica y de las diferentes formas de organizacin popular, y sobre el papel mismo de los partidos. Pero lo principal, me parece, es la capacidad de construir juntos un proyecto poltico estratgico comn y mantener la autonoma y la independencia organizativa, respetando los papeles y las formas de cada sector social. sa es nuestra visin de lo que representa el desafo aqu en Brasil. Por otro lado, tuvimos la dificultad de que los partidos polticos tendieron a limitarse slo a los aspectos electorales y prcticamente abandonaron la construccin de proyectos polticos estratgicos, lo que dificult un poco la relacin en trminos de alianzas estratgicas.

El Movimiento Sin Tierra es un movimiento social que lucha por una reforma agraria de nuevo tipo; pero lucha tambin por una nueva sociedad y para eso tiene que enfrentarse con muchos enemigos de la clase dominante. En ese sentido tiene un carcter poltico, pero seguramente no partidario. Jams el MST se transformar en un partido, eso lo acabara; pero seguir siendo cada vez ms poltico en el sentido de disputar un proyecto de pas y la hegemona en la sociedad. Como deca Gramsci, de nuevo lo recordamos, hay muchas formas de disputar el poder en la sociedad y hay muchas formas de disputar el estado, ms all de la contienda en las elecciones.

La autonoma en la experiencia de los asentamientos

Los asentamientos que tenemos se inscriben en un proceso de acumulacin social, donde la gente recupera la ciudadana plena y su capacidad de decidir sobre su vida, su destino y su futuro. Pero no pueden entenderse tampoco y simplemente como islas socialistas. Al contrario, dentro de los asentamientos se reproducen todas las contradicciones de la sociedad capitalista en la cual vivimos. Lo que procuramos construir en los asentamientos es precisamente la autonoma, que la gente sepa que su destino est en sus manos y a la vez siga organizada para presionar al estado y al gobierno para que cumplan con sus obligaciones en lo referente a los servicios y las polticas pblicas. Por otro lado, vamos impulsando en los asentamientos la implementacin prctica de esta concepcin de reforma agraria de nuevo tipo, que combina la democratizacin de la propiedad de la tierra con la democratizacin del capital y la agroindustria, con acceso a educacin en todos los niveles y con el desarrollo y la aplicacin de nuevas tcnicas agrcolas.

Estado y poder desde el horizonte de la transformacin social

ste es un tema muy complejo. No concebimos al poder como un espacio autoritario para imponer a los dems sectores nuestras ideas o proyectos. Concebimos al poder como todos los espacios que existen en la sociedad donde las personas participan y pueden decidir. En ese sentido debatimos y concientizamos a nuestras bases en el camino de la necesidad que tenemos de participar y disputar en todos los espacios de poder, que van desde tener nuestra propia agroindustria y el control sobre nuestra produccin, pasando por tener nuestra radio comunitaria o nuestro peridico, hasta tener influencia en los mtodos de enseanza que se utilizan en nuestras escuelas primarias.

Pero, por otro lado, el estado es un espacio de poder de toda la sociedad que los trabajadores tambin tienen que disputar aunque no sea el nico espacio de poder en la sociedad. La reflexin, que es todava insuficiente, apunta a cmo los trabajadores van a influenciar el control del estado. Porque tampoco creemos que la nica forma sea la contienda electoral para llegar a ser gobierno, ya que ser gobierno se ha vuelto insuficiente para democratizar el estado burgus. En realidad necesitaremos de una gran acumulacin de fuerzas sociales, desde el punto de vista organizativo e ideolgico, que sea capaz de aglutinar a las mayoras en torno a un proyecto de construccin de nuevas polticas pblicas. En el pasado reciente, la izquierda super la visin idealista del asalto al poder como si ste fuera un pase de magia donde las guerrillas o un proceso de insurreccin lograban tomar los palacios e implementar un proyecto popular. Ahora tendremos que superar la visin estrecha que coloc todas las energas en imaginar que bastaba disputar y ganar una eleccin para dirigir el estado. En esto reside nuestra debilidad terica, que es fruto tambin de la crisis ideolgica que tenemos en la izquierda social sobre cmo construir los instrumentos polticos que organicen al pueblo, politicen y construyan proyectos verdaderamente populares que controlen el estado y lo transformen de estado burgus a estado al servicio de las mayoras.

Amrica Latina y los tratados de libre comercio

El MST, la Va Campesina y la mayora de los movimientos sociales estamos involucrados en la campaa contra el ALCA. En Brasil hemos desarrollado grandes movilizaciones con la consulta popular donde participaron ms de 10 millones de electores que se manifestaron contra el ALCA.

El ALCA es el aparato jurdico que el capital internacional necesita para ampliar su dominio sobre nuestro territorio y nuestra economa, pero est enfrentando muchas contradicciones. En Brasil esas contradicciones se manifiestan incluso dentro del gobierno, que tiene posiciones diferenciadas entre los distintos ministerios. Lamentablemente, la campaa contra el ALCA no ha logrado todava consolidar un gran movimiento de masas, de lucha. Por ahora, creo que estamos todava en una etapa de concientizacin. Por suerte las contradicciones entre los gobiernos nos han dado un tiempito ms, pues los acuerdos parecen postergarse para 2006. Pero necesitamos urgentemente pasar del perodo de informacin y concientizacin, que tambin es pequeo, a una etapa de luchas masivas, coordinadas entre todos los pases.

Es prioritario que todos los movimientos y las fuerzas sociales y partidarias asuman la posicin de que el ALCA ser el fin de la posibilidad a corto plazo de proyectos de desarrollo nacional, ser la recolonizacin en beneficio de los capitales de Estados Unidos; y que, por lo tanto, estamos librando una batalla no solamente puntual sino estratgica. Esperamos que en los prximos meses, con la realizacin del Foro Social de las Amricas en Quito, Ecuador (julio 2004), y otros eventos, podamos seguir reflexionando y articulando todas las fuerzas latinoamericanas para hacer frente a los intereses del capital. Pero eso tambin depender de nuestra capacidad de recuperar el ascenso del movimiento de masas en nuestros pases. Si esto no sucede tendremos un perodo duro, de enfrentamiento y de resistencia. Si el pueblo se alza ms rpido, ms rpido podremos derrotar al capital del norte y sus aliados nacionales. Nosotros somos optimistas porque, en tanto el capital internacional financiero no ha logrado responder a las necesidades mnimas de nuestros pueblos, las contradicciones econmicas y sociales nos ayudan a avanzar en la idea de que necesitamos construir otro proyecto.

* Miembro de la Direccin Nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil.

Notas

1 Transcribimos aqu, bajo formato de artculo, las respuestas de Joao Pedro Stedile al cuestionario que se le hizo llegar desde el OSAL. Aprovechamos para agradecerle la posibilidad de contar con sus opiniones en esta publicacin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter