Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2010

Un mundo en comn
Algunas reflexiones sobre la cuestin migratoria

Jnatham F. Moriche
Rebelin



Para H.W., con afecto, admiracin y agradecimiento.

[ NOTA: este texto ampla y precisa mi intervencin en el acto pblico "Inmigracin e integracin a debate", convocado por la Asociacin de Amigos del Barrio de Las Albercas y la Asociacin Cultural El Bornizo y celebrado el lunes 1 de marzo de 2010 en el Centro Educativo Municipal de Don Benito (Badajoz)].

Quisiera comenzar dando las gracias, en nombre de la Asociacin Cultural El Bornizo, a todos los asistentes y ponentes, a nuestra asociacin hermana Amigos del Barrio de las Albercas, por haber tomado la iniciativa de esta convocatoria, al Ayuntamiento de Don Benito, por su colaboracin y su presencia aqu esta noche, y a los trabajadores y trabajadoras de este Centro Educativo, cuya constante y amable cooperacin, en esta como en tantas otras iniciativas de la sociedad civil y el tejido asociativo dombenitense, es preciso mencionar y agradecer.

Es importante recordar que este acto se celebra hoy, primero de marzo de 2010, como signo de adhesin de las asociaciones convocantes a la jornada europea de solidaridad con los centenares de personas inmigrantes que, a comienzos de este ao, fueron objeto de una brutal oleada de agresiones xenfobas en la localidad de Rosarno, en el sur de Italia. Agresiones entre las que se contaron, conforme a los testimonios recogidos por distintas ONG y medios de comunicacin, ataques con armas blancas y de fuego, palizas, incendio de viviendas... Quiero en primer lugar, en nombre propio y de mis compaeros de la Asociacin Cultural El Bornizo, expresar nuestra indignacin ante estas agresiones y nuestra solidaridad con todas sus vctimas.

Pero no podemos reservar nuestra indignacin y nuestra solidaridad slo para esos picos incontrolados de odio y violencia que con cierta periodicidad se estn sucediendo en Europa. Hay otras violencias ms cotidianas, ms discretas, ms difusas, que tambin nos indignan, y que, aunque no generen casi nunca grandes titulares de prensa, constituyen una vasta tragedia a cmara lenta con millones de seres humanos como vctimas. Intelectuales como Gabriele del Grande o Roberto Saviano, asociaciones como Mdicos Sin Fronteras, Migraeuropa u Osservatorio Migranti o activistas locales como los sacerdotes catlicos Carmelo Ascone o Pino de Masi han venido denunciando, desde mucho antes de que este terrorfico episodio de "limpieza tnica" de Rosarno tuviera lugar, las condiciones de semi-esclavitud a que los inmigrantes viven sometidos en la Calabria italiana [1]; hace pocos meses la Comisin Espaola de Ayuda al Refugiado (CEAR) publicaba un riguroso y estremecedor informe sobre el trato que reciben las personas recluidas en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en el Estado espaol [2]; el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha denunciado las penosas condiciones de vida de los aspirantes al asilo poltico hacinados en los campamentos de Calais (una cuarta parte de ellos, menores de edad), precisamente cuando los pases de la UE estn reformando sus legislaciones de asilo exactamente en sentido contrario al recomendado por la propia ACNUR [3];...

Por desgracia, disponemos de muchos ms ejemplos similares de los que el tiempo previsto para esta intervencin nos va a permitir siquiera enumerar, y que ataen a la prctica totalidad de los pases de la Unin Europea. Ojal no fuera a estas alturas necesario recordarlo, pero los acontecimientos nos obligan a ello: el estatuto legal de residencia de las personas inmigrantes es una cuestin absolutamente secundaria respecto de aquellos Derechos Humanos de aplicacin universal e incondicional de los que son sujetos. Es cierto que existen, de modo absolutamente comprensible y legtimo en democracia, diferentes perspectivas para abordar esta cuestin de los flujos migratorios. Pero no ser ni comprensible ni legtima ninguna perspectiva que pretenda ignorar o establecer excepciones al mandato imperativo de la Declaracin Universal de Derechos Humanos. Nuestras leyes sobre inmigracin no pueden contravenir la Declaracin Universal de los Derechos Humanos del mismo modo que una norma de trfico no puede contravenir una Constitucin. Y si eso ocurre, que ocurre y ocurre constantemente, es que algo muy grave les est sucediendo a nuestros sistemas y valores democrticos [4]. Algo que no puede dejarnos indiferentes, y ante lo que no podamos asentir con pasiva complicidad. A este respecto, propone Juan Goytisolo: " La ayuda a nuestros semejantes libres de toda culpa no es ni puede constituir delito alguno. La solidaridad y el respeto de los derechos humanos no pueden ser delito ni infraccin como lo fueron en un pasado difcil de olvidar. La objecin de conciencia a una ley injusta es un derecho inalienable de todo ciudadano " [5]. Y sin duda que, en circunstancias como las presentes, nuestra obligacin tica y poltica, como ciudadanos y ciudadanas de un pas de acogida, es ejercer ese derecho.

Walden Bello ha descrito cmo los inmigrantes, y quienes nos solidarizamos con ellos, nos encontramos ante una lucha con dos frentes: " Demandar que se otorgue a los emigrantes plenos derechos en sus pases de acogida, y terminar con las polticas neoliberales responsables de haber generado pobreza en sus pases de origen, forzndolos a emigrar " [6]. Me he referido hasta aqu al primero de estos frentes, y me gustara referirme tambin al segundo, an con la brevedad que nos exige la apretada ronda de intervenciones de esta noche.

Es desacostumbradamente frecuente escuchar hablar de "el problema de la inmigracin", una frmula equvoca y malsana que falsea desde un primer momento cualquier debate racional sobre el fenmeno migratorio. Las migraciones son, desde el mismo origen de la aventura humana, uno de los grandes motores histricos de construccin de civilizacin. Nadie est en ningn sitio desde siempre y nadie es de un slo sitio, y eso es algo que nosotros deberamos tener muy presente en Extremadura, una tierra en la que tan a menudo debajo de una piedra cristiana hay una piedra musulmana, y debajo de esta una piedra romana, y debajo de esta una piedra celtbera, adems de una tierra que ha enviado a lo largo de los siglos, como sigue enviando en el presente, a tantos cientos de miles de sus hijos e hijas por las cuatro esquinas del mundo en busca de una fortuna mejor [7]. Todos somos inmigrantes, hijos de inmigrantes y padres de inmigrantes. Y preguntarse por las causas de la inmigracin es preguntarse por la forma del mundo y por la experiencia de la Humanidad que lo habita.

Por qu ahora se han disparado esos flujos migratorios? Desde esa visin envenenada y obtusa que presenta la inmigracin como "el problema", el inmigrante empieza a existir cuando, con papeles o sin ellos, pone un pie en nuestra playa o nuestro aeropuerto. Pero, qu mundo hay antes y detrs de su llegada? Un mundo radicalmente desigual en lo econmico, en el que cuatro quintas partes de la Humanidad viven por debajo o muy por debajo de los umbrales de la subsistencia mnima garantizada, atenazados por la miseria y bajo la ominosa amenaza del hambre. Un mundo sumamente violento en el que se suceden guerras entre pases, guerras civiles o dictaduras que someten a cientos de millones de seres humanos al insoportable imperio de la violencia y el despotismo. Un mundo ecolgicamente degradado en el que mares esquilmados, desiertos en expansin o aires contaminados obligan a comunidades humanas enteras a desplazarse para garantizar su supervivencia. Son estos hechos, y no ningn imaginario "efecto llamada", los que provocan las oleadas de refugiados econmicos, polticos y climticos que arriban al Norte en pos de su supervivencia. Y cualquier llamamiento a eso que ahora se ha puesto de moda denominar "una inmigracin ordenada" ser una falacia, adems de una profunda falta de respeto, mientras el 20% ms privilegiado del mundo, esto es, nosotros, sigamos expoliando las riquezas del conjunto del planeta, promoviendo guerras atroces y devastando el medio natural en nuestro propio beneficio. Qu objecin podemos poner a que nuestro vecino viva, trabaje, aprenda, rece o duerma en nuestra casa, cuando hemos sido nosotros los que hemos expoliado e incendiado la suya?

" No tenemos afn para ir a las races de nada, / pero nos sobra para decorar las consecuencias ", escribe el poeta ciudadano Jorge Riechmann. Vayamos por una vez a las races. Queremos "ordenar" la inmigracin? Empecemos por reducir nuestras cuotas de responsabilidad en aquella desolacin de la que la mayora de los emigrantes contemporneos vienen huyendo. Pongamos los medios necesarios para que el pescado o el marisco que llegan a nuestra mesa no provengan de la sobreexplotacin esquilmante de costas pacficas o ndicas en las que comunidades humanas han vivido tradicionalmente de la pesca; o para que el coltn de nuestros telfonos mviles no sea el premio de atroces guerras civiles teledirigidas por nuestras multinacionales en el frica central; o para que nuestras zapatillas de deporte no hayan sido cosidas por un nio del Sudeste asitico en jornada de 12 o 14 horas y jornal de tres o cuatro euros. De qu "inmigracin ordenada" le hablamos nosotros a ese nio que cose nuestras zapatillas? Qu hipocresa tremenda! Es acaso "ordenada" nuestra relacin econmica, poltica y medioambiental con l? Mientras esa relacin no cambie, mientras el Sur del mundo no goce de la oportunidad de buscar su propio desarrollo y su propia libertad, no habr muros ni leyes ni policas que puedan frenar las oleadas migratorias. Con leyes ms duras, con muros ms altos, con policas ms expeditivos, infligiremos an ms dolor sobre los desesperados, pero no detendremos su marcha. Porque no podemos hacerlo, y porque no tenemos derecho a hacerlo. Si vienen, y si vienen en esta medida ocenica que ahora tanto parece preocuparnos, es porque nosotros les obligamos a hacerlo, porque apretamos el can del hambre o de la guerra contra su nuca.

Propone Saskia Sassen: " Las corrientes migratorias estn condicionadas por vastas dinmicas poltico-econmicas. Los pases receptores a menudo han contribuido de forma activa a la aparicin de corrientes migratorias en sus antiguas colonias. El punto de partida debera ser cmo abordar los perjuicios masivos que hemos causado a los pases del sur. La clave de la gestin de la inmigracin no est en armar y blindar las fronteras, lo que hasta ahora ha resultado intil, sino ms bien en ayudar realmente al desarrollo intensivo de las personas " [8]. Asumamos nuestras responsabilidades y tomemos las decisiones correctas para que ese desarrollo sea posible. Por ejemplo: cumplir y hacer cumplir los Objetivos del Milenio; cumplir y hacer cumplir el Protocolo de Kyoto; alcanzar y luego ampliar el objetivo mnimo del 0'7% de ayuda al desarrollo; condonar la deuda externa de los pases artificialmente empobrecidos por la explotacin y la especulacin; respetar la soberana agro-alimentaria de los pueblos; adquirir sus materias primas, su energa, su mano de obra o sus mercancas a precios justos; transferir al Sur conocimiento y tecnologa en lugar de armamento y deuda; suprimir instrumentos de injusticia global permanente como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, y sustituirlos por una Declaracin Universal y un Tribunal Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Medioambientales... Entre otros, estos seran algunos buenos y firmes pasos en direccin hacia ese otro mundo posible y necesario, ms justamente vivido y compartido, en el que las migraciones ya no seran ms una huida desesperada, sino un viaje, una aventura, un constante factor de progreso para pueblos y personas, una expresin libre y fecunda del humano, inmemorial instinto de vivir juntos este mundo que tenemos en comn.

Jnatham F. Moriche, Vegas Altas del Guadiana, Extremadura Sur, marzo de 2010

http://jfmoriche.blogspot.com | [email protected]

NOTAS:

[1] " En Rosarno, cada da al alba, centenares de trabajadores temporeros se presentaban con las botas de goma verde a las puertas del pueblo, esperando que uno de los capataces de paso les invitase, hacindoles una seal, a subir a las furgonetas para ir a los terrenos donde se cultivan los naranjos. Ganaban 25 euros, de los cuales el conductor que les acompaaba y los capataces que les explotaban se llevaban su parte. Entre 5 y 7 euros por cabeza, sin rechistar, para luego volver a vivir como ratas en chabolas de cartn dentro de fbricas abandonadas o de rediles derruidos, sin agua, sin luz, sin retretes ", ANTONIO NICASO, "Calabria, la mafia y los subsaharianos", en El Pas [ www.elpais.es ], 20/01/2010. Vanse tambin GIULIO TINESSA, En Rosarno ha habido una limpieza tnica", entrevista a YASHA MACCANICO, en Diagonal [ www.diagonalperiodico.net ], n 120, 02/2010; MIGUEL MORA, "Los 'esclavos' africanos se rebelan en los campos mafiosos de Calabria", en El Pas 08/01/2010; MIGUEL MORA, "La violencia racial estalla en los campos mafiosos de Calabria", en El Pas, 09/01/2009; MIGUEL MORA, "En Rosarno slo nos quieren matar", en El Pas, 10/01/2009; MIGUEL MORA, "El brote de violencia racial en Italia aviva el debate sobre los inmigrantes", en El Pas, 11/01/2010; GORKA LARRABEITI, "Rosarno, donde el Sur choca con el Norte", en Rebelin [ www.rebelion.org ].

[2] PAU PREZ-SALES (dir.), "Situacin de los Centros de Internamiento para Extranjeros en Espaa. Informe Tcnico realizado por la Comisin Espaola de Ayuda al Refugiado (CEAR) en el marco del estudio europeo DEVAS", www.cear.es , diciembre de 2009; FERROCARRIL CLANDESTINO, MDICOS DEL MUNDO DE MADRID y SOS RACISMO DE MADRID, "Voces desde y contra los Centros de Internamiento de Extranjeros", www.transfronterizo.net , octubre de 2009. Vase tambin CARLOS FERNNDEZ LIRIA, "Vacaciones en internamiento", en Pblico [ www.publico.es ], 11/08/2009: " Es verdad que los CIE no son campos de exterminio, pero son los sntomas terribles de un mundo que para millones de personas se ha convertido en un campo de exterminio ".

[3] WILLIAM SPINDLER, "A la intemperie: la vida de migrantes y solicitantes de asilo en Calais", en El Mercurio Digital [ www.elmercuriodigital.es ]. Para una revisin sistemtica y exhaustiva de la cuestin del asilo, vase CEAR, La situacin de las personas refugiadas en Espaa. Informe 2009 , Entimema, Madrid, 2009. Las actuales reformas del derecho de asilo en el marco de la UE constituyen " un proceso europeo de armonizacin a la baja, tomando como referencia aquellos pases con legislaciones nacionales ms restrictivas ", MAURICIO VALIENTE, "Reforma de la Ley de Asilo", ponencia presentada en el II Foro Social Extremeo de Migraciones y Desarrollo, Mrida, 15/10/2009.

[4] " La Directiva [europea de Retorno de Inmigrantes] tiene espacios en blanco que son un atentado a los derechos humanos. No es casualidad que por primera vez todas las grandes instituciones humanitarias y de derechos humanos hayan tachado a esta norma como la directiva de la vergenza cuyo contenido viola los derechos humanos en general y los valores de la UE en particular. En nombre de la crisis econmica y de la construccin europea se est poniendo en marcha una poltica indigna hacia los no europeos que pone en peligro el mensaje universalista con el que naci la UE ", MARIL HIDALGO, "Un mundo sin muros", entrevista a SAMI NAR, en Fusin [ www.revistafusion.com ], 09/2008.

[5] JUAN GOYTISOLO, "Objecin de conciencia", en El Pas [ www.elpais.es ], 12/04/2009.

[6] WALDEN BELLO, "La condicin de inmigrante", en Rebelin [ www.rebelion.org ].

[7] La emigracin ha supuesto para Extremadura una autntica sangra demogrfica, que ha costado a nuestra tierra la prdida de ms de un tercio de sus habitantes en los ltimos cincuenta aos (la poblacin de esa comnmente denominada "tercera provincia" de emigrados extremeos), y cuyas secuelas estructurales en trminos de estancamiento y envejecimiento poblacional estamos an muy lejos de superar. " La dispora constituy, constituye, la nica salida. En lugar de protestar, marcharse. Y se queda el desmayado, el aptico o el que carece de fuerza rentable que vender: carne tierna o carne vieja de yugo, frentes para el salitre, huesos de temprana hoyanca. Y el que se marcha: carne temporera, carne barata, carne de peonaje, carne de uniforme, carne de can ", VCTOR CHAMORRO, Extremadura afn de miseria , Felmar, Madrid, 1979, p. 338.

[8] SASKIA SASSEN, "El poder de los sin poder", en Rebelin [ www.rebelion.org ].

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter