Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2010

Comienza la Gran Depresin Globalizada y contina la Guerra Global contra los Pobres1
Las quiebras de los EEUU, la Unin Europea y los pigs

Antonio Maira
Rebelin/Cubadebate


La muerte se ha regado

por toda la pradera

A aqul que la ha sembrado

qu le espera?2

Silvio Rodrguez

La Crisis econmica catastrfica que estamos sufriendo, la Gran Depresin Globalizada3; est demostrando la naturaleza real, la esencia violenta, explotadora, desigualitaria y brbara del capitalismo. Sin embargo, esa naturaleza es enmascarada, con gran eficacia hasta el momento, por un verdadero ejrcito de economistas, polticos y burcratas sindicales profesionales. Su funcin social prioritaria es la de definir la crisis de manera conveniente para la supervivencia del sistema del que viven y al que interpretan. Tales expertos al servicio de las instituciones econmicas y financieras pblicas y privadas, estatales e internacionales, han construido un discurso sobre la crisis que margina totalmente el gigantesco sufrimiento de los trabajadores y de las clases populares. Los medios de comunicacin masiva (la muy orgnica e instrumental Falsimedia) organizan la difusin de estas interpretaciones de la crisis, de las consecuencias de la misma, y de los mtodos posibles para la recuperacin econmica.

Un mundo que se derrumba: las dos crisis

La crisis econmica catastrfica que se hizo evidente en agosto de 2007 fue negada por todo el aparato meditico al servicio de las oligarquas capitalistas durante dos aos y medio. Como una realidad de ese calibre no puede ser ocultada indefinidamente, lo que se convertira finalmente en una Gran Depresin Globalizada -con centenares de millones de trabajadores y trabajadoras en paro y decenas de millones de seres humanos explotados y hambreados hasta el lmite-; fue deformada y falseada por las redes mediticas del Imperio.

Falsimedia present la crisis (en realidad su crisis, la crisis de las oligarquas) como la simple formacin de una burbuja hipotecaria derivada de actividades financieras que se haba salido de la norma; de la buena prctica de los negocios en una economa felizmente competitiva y con el mnimo imprescindible de intervencin pblica.

La solucin recomendada para ese desajuste de mercado fue la de ms mercado. Todo muy coherente si cambiamos de plano, unimos las piezas y leemos la Nueva Estrategia de Seguridad Nacional de los EEUU y todos los documentos relacionados. En ellos se predica como dogma absoluto que la nica Libertad, madre de todas las dems libertades y derechos, civiles, sociales y polticos, es la libertad de comercio. Tal expresin que apunta a una especie de diseo inteligente o de diseo providente del mundo por la mano invisible de la Libertad made in USA-; es intercambiable, segn esos textos estratgicos con la de libertad de empresa.

Es precisamente la doctrina estratgica de los EEUU la que trasciende el discurso evasivo de los tcnicos y no se anda por las ramas. Afirma que los misiles y todas las dems armas puestas a disposicin del presidente de los EEUU acompaan y garantizan la expansin de la Libertad. Tambin afirma que la economa no flota en el aire sino que es la contabilidad de los beneficios empresariales; la conquista violenta de pases y mercados; los genocidios instrumentales, las guerras como las de Irak, Afganistn, Pakistn o Palestina (por poner algunos ejemplos ms evidentes); los propsitos de guerra inmediata como el que amenaza y coacciona a Irn; y los grandes proyectos regionales de reconstruccin de patios traseros que pretenden recuperan la diplomacia de la zanahoria y el palo. El Departamento de Estado y el Pentgono, a los que sirve Obama, mantienen la agresin permanente contra Cuba, Venezuela, los pases del ALBA, y, en general toda la Amrica Latina organizaciones supraestatales, pases realmente soberanos, gobiernos populares, pueblos, grupos sociales y polticos, organizaciones de trabajadores-; potencialmente insurrecta.

La solucin para la crisis segn las oligarquas fue acelerar y facilitar la especulacin. Se inyectaron enormes cantidades de dinero pblico procedente de los impuestos o emitido como deuda (bonos del Tesoro en los EEUU, masa monetaria emitida por el soberansimo Banco Central Europeo), en los fondos y entidades financieras que haban creado la crisis. La crisis hipotecaria pas a definirse como crisis financiera y ms tarde como crisis crediticia. Falsimedia determin que la primera crisis-la crisis de las oligarquas era pasajera e inmediatamente solucionable mejorando la regulacin financiera e impidiendo el funcionamiento de los parasos fiscales. Tal fue desde Bush hasta Obama, desde Washington a Londres y Paris, el discurso del G-10, el G-20, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Reserva Federal de los EEUU, el Banco Central Europeo, el Foro de Davos, todos los jefes de Estado y de Gobierno de la U.E., sus aplicadsimos y conpetentsimos ministros de Hacienda, y, por supuesto, nuestro inefable Zapatero.

Mientras ese hermoso mundo del capitalismo globalizado premiaba con varios billones de dlares y otros tantos de euros a los causantes de la crisis, que no tuvieron inconveniente en embolsarse toda la ayuda financiando la deuda de operaciones de alto riesgo, valores puramente especulativos, sacos sin fondo ni fondos; repartiendo beneficios como accionistas, o cobrando pagos garantizados por rescisiones de contratos ante procesos de quiebra; la economa real sufra una enorme recesin y centenares de millones de trabajadores se quedaban sin trabajo. sta era la segunda crisis, la economa del paro, la marginalidad, el hambre y su acompaamiento represivo.

El expolio fue criminal y escandaloso aunque su filosofa y su metodologa tena precedentes en aquellas asambleas de ladrones que se llamaron Conferencias de Donantes. El que destruye reconstruye decan cnicamente los que vestan de intervencionismo humanitario al expolio ilimitado, llevando hasta el extremo el saqueo y la explotacin del vencido.

Son las formas y mtodos de extraccin de plusvala del capitalismo globalizado.

La economa es siempre economa poltica como saban no slo Marx y Engels sino tambin Ricardo, e incluso el padre del liberalismo y el biseccionador conceptual del homo economicus, la mano invisible y la competencia perfecta: el mismsimo Adam Smith. No lo saben, segn parece, algunos tipos que extreman la hipocresa para hacer alardes retricos y gestuales de sensibilidad social. Se presentan a s mismos como lderes progresistas, defensores de los trabajadores y de los marginados, antirracistas, sensibles y bien intencionados como el muy populista Obama o el Cndido Zapatero4.

La economa: la Madre de todas las Batallas. La funcin estratgica de Falsimedia

La ciencia econmica de los expertos de los que he estado hablando, de los que abrieron el catlogo de la tcnica econmica sin relaciones sociales y de la economa sin poltica: crisis hipotecaria, crisis financiera, crisis bancaria, crisis crediticia, brotes verdes, parasos fiscales localizados en pequeas islas o micro estados, inminente recuperacin, Reserva Federal, Banco Central Europeo, locomotoras de nuevo en marcha, no hay recesin, si la hay, pero no hay Depresin; y miles de expresiones evasivas ms slo para expertos; es una mscara.

Es una mscara cuando no es un terrible crimen y, al mismo tiempo, la expresin ms clara y ms coherente de la barbarie capitalista y de su cinismo ilimitado: es urgente desregular los contratos de trabajo para salir de la crisis, las empresas tienen que ser competitivas: hay que disminuir salarios, dar ms libertad para despedir a los obreros; disminuir los derechos histricos, obsoletos, de los trabajadores y trabajadoras; eliminar las distorsiones que crean las prestaciones sociales; es necesario reducir los impuestos directos, sobre todo los que cargan los beneficios de las sociedades, el patrimonio, la renta, tenemos que eliminar la cuota empresarial a la seguridad social, la intervencin pblica distorsiona el libre mercado y conduce a las crisis. Son tambin miles de expresiones que sitan a la economa en el limbo y a los trabajadores como vctimas de un cataclismo, en el fondo inevitable, regulado por la incertidumbre, algn exceso de codicia y por la suerte.

La oligarqua capitalista mundial -que ha conseguido monopolizar la educacin superior para definir ideolgicamente, e integrar, a buena parte de los cientficos de todas las ramas de la produccin social y a sus gestores polticos y culturales-; ha puesto en marcha una estructura de poder meditico monopolista que crea, transforma y manipula la llamada opinin publica.

Las transnacionales de la informacin-desinformacin del sistema capitalista privadas y pblicas-;estructuradas y disciplinadas como Falsimedia, realizan otras dos funciones complementarias adems de esa primaria de fabricacin de la opinin pblica.

-Una ltima caracterstica orgnica y funcional de Falsimedia fundamental en relacin con la guerra meditica contra las clases populares-; es que agrupa y coordina una inmensa red de medios de comunicacin disciplinados por una estrategia fijada por el Departamento de Estado, el Pentgono, y el Consejo de Seguridad Nacional de los EEUU. Es la funcin estratgica global, como nuevo poder del Imperio.

Toda esa red -con decenas de miles de medios de comunicacin-; funciona de manera continua en campaas desinformativas y puede ser movilizada instantneamente para acciones de desestabilizacin de mxima intensidad. Constituye, en realidad, una inmensa red de bases distribuidas por todo el mundo que son activadas para el desarrollo simultneo de acciones de terrorismo meditico en apoyo de una estrategia global de dominio y de ingerencia.


22 de diciembre del 2009. Trabajadores de Astilleros de Cdiz entierran las cenizas de Jesus Gargallo, luchador obrero, presidente del Comit de Empresa.

Otra vez a la economa poltica: las crisis escalonadas

La secuencia de quiebras vinculadas unas a las otras, negadas o camufladas como quiebras tcnicas pero evidentes en los EEUU, la Unin Europea con sus estados pigs y sus estados perifricos, y muchos otros de los que integran la comunidad internacional segn el consenso de Washington que deben ser sometidos a dursimos Planes de Estabilizacin demuestran varias cosas.

-La primera, a mi juicio, es que la Gran Depresin Globalizada est empezando ahora la fase ms crtica, con resultados catastrficos y evolucin totalmente imprevisible -excepto en sus rasgos ms generales econmicos, polticos y sociales-; tanto a niveles locales, como regionales o globales.

El impacto social de la crisis en los pases de capitalismo avanzado donde la doctrina neoliberal se haba convertido primero en un dogma; y despus en un instrumento nico de transformacin econmica hacia la privatizacin total de la economa, la mercantilizacin absoluta de la vida humana (otra vez Marx dibujndose en el horizonte cientfico, cultural, poltico y social) y la explotacin sin lmites de los trabajadores; est siendo tan fuerte que los gestores de la crisis han tenido que corregir todas sus previsiones sobre brotes verdes, finalizacin de la fase recesiva, recuperacin incipiente que va a evitar la Depresin y dems formulaciones sobre el estado de las cosas elaboradas con optimismo instrumental, estratgico y calculador.

-La segunda es que como no poda ser de otra manera-; ha fracasado el intento de reactivar la economa inyectando fondos en el sistema bancario privado y pblico, y/o financiando deuda del estado emitiendo bonos o billetes.

En los ltimos meses se ha anunciado reiteradamente que estamos saliendo de la recesin se ofrecen para demostrarlo toda clase de datos estadsticos y de comparaciones temporales adaptados-; y que eso conducir a la disminucin del paro. Sin embargo, la realidad econmica es cada vez ms terrible si se mide desde el lado de los trabajadores, desde el lado que ocultan los expertos.

El paro permanente, la precariedad, la exclusin social, la explotacin abusiva, la prdida de vivienda, la volatilizacin del sistema de pensiones, son fenmenos que no pertenecen -segn todos esos tcnicos y publicistas al servicio del poder-; a la recesin y, mucho menos a la Depresin.

Para el caso espaol, por ejemplo, la manipulacin estadstica y la convergencia de intereses de la oligarqua econmica est afirmando que en su realidad definida por la obtencin de beneficios financieros y empresariales-, la existencia de ms de cuatro millones de trabajadores en las cifras ya totalmente desbocadas de paro, la precariedad laboral absoluta, la casi total destruccin del sistema productivo, la enorme dependencia econmica exterior, la marginacin econmica absoluta de ms de un milln de familias, la amenaza del hambre, no tiene cabida alguna.

Por eso nos anuncian casi jubilosamente la inmediata salida de la crisis solamente empaada por la permanencia del paro estructural durante muchos aos. Para resolver su propia crisis le han comunicado al pas la puesta en marcha de un Plan de Estabilizacin en toda regla a costa de los trabajadores y trabajadoras, de los jvenes y menos jvenes en paro6, y de los jubilados.

La quiebra de los EEUU

La situacin econmica de los EEUU es de recesin continuada. Se ha confirmado que el cuarto trimestre de 2009 ha sido un desastre mucho mayor de lo previsto. Los ingresos fiscales han descendido al reducirse la actividad econmica en una economa que no est saliendo, ni mucho menos, de la crisis.

Obama acaba de enviar al Congreso el presupuesto para el prximo ao fiscal que comienza en octubre. El dficit previsto es de 1,56 billones de dlares, el mayor desde la II Guerra Mundial. Supera en un billn de dlares el que se esperaba hace un ao. El presupuesto anterior se equilibr sobre el papel contabilizando un dficit a 1,41 billones. Las cifras ms optimistas hablan de que el dficit supone ya el 10,6% del Producto Interior Bruto. Las cifras ms ajustadas a la dinmica real de la economa advierten que el dficit presupuestario est prximo al 20% del PIB y que la deuda generada en los ltimos aos se aproxima a un 100% del PIB.

La economa y la respuesta del Gobierno a la crisis se muestran incapaces de eliminar o reducir el dficit presupuestario y corregir la gigantesca deuda externa. Las enormes reservas en dlares en pases como China, India, Japn, Corea del Sur hacen muy difcil seguir colocando bonos del tesoro en un mercado saturado de dlares. Los grandes rescates bancario y de la industria automotriz no han reactivado la economa.

El gobierno no ha manifestado la menor capacidad ni deseo de regular el mercado financiero que sigue especulando y generando burbujas al margen del funcionamiento de la economa real.

La situacin de quiebra no declarada en los EEUU, el falseamiento sistemtico que sobre la situacin econmica est haciendo Obama, sus instrumentos intiles para salir de la depresin, su incapacidad total para enfrentarse a la oligarqua capitalista ms poderosa del mundo y eliminar las causas principales de la crisis fundamentalmente la progresin imparable de los gastos de defensa y la subordinacin total de la Presidencia al proyecto pentagonal del Gran Siglo Norteamericano y a su definicin estratgica, La Nueva Estrategia de Seguridad Nacional de los EEUU han generado mecanismos similares en Europa.

Es Europa la que recrea, una y otra vez, el mito Obama, utilizando como medida de la situacin econmica global la salida de la depresin de la mayor potencia econmica del mundo, identificndose con las teoras sobre la crisis que plantea Washington y asumiendo como realidad intocable la necesidad de una guerra mundial antiterrorista segn la doctrina del Consejo Nacional de Seguridad Nacional de los EEUU.

En relacin con la conexin atlntica tambin para la crisis econmica-, y de la coherencia de clase de las oligarquas capitalistas, considero importante destacar:

-La identificacin instantnea de los grandes intereses de la oligarqua ms all de las flagrantes contradicciones que podrn funcionar en otro momento de la lucha de clases-, en relacin con el establecimiento de un nuevo orden global capitaneado por los grandes consorcios transnacionales y por su representante poltico: el gobierno de los EEUU.

Esa identificacin se ha producido, de manera inmediata, ante las rupturas ms flagrantes del orden internacional. Convendra recordar el funcionamiento de las llamadas Conferencias de Donantes, especialmente la de Iraq aunque tambin la de Afganistn: organizaciones ad hoc para privatizar pases en bloque y distribuir el saqueo, dirigidas con mano de hierro y por el sistema de la zanahoria y el palo (uno de los elementos principales del cdigo gentico de Washington, junto con el definido como cdigo Hiroshima7) por el propio Pentgono.

La Conferencia de Donantes de Madrid, inmediatamente despus de que Bush decretase el fin de la guerra de Irak y amenazase con la inminente extensin de la guerra antiterrorista a Cuba, fue la expresin ms extrema de la aceptacin por Europa del liderazgo del terror de los EEUU. Tambin fue la expresin ms acabada del capitalismo y de su intrnseca barbarie. Europa haba asumido en la Cumbre de Salnica las razones del vencedor y toda su doctrina estratgica y militar (Documento Solana).

-El discurso de aceptacin de la crisis que se est produciendo desde finales de enero implica que la intervencin encubridora sobre la opinin pblica est siendo desbordada por la aceleracin de la crisis y la profundizacin de la Gran Depresin.

En ese sentido el nuevo discurso anticipa la revuelta social para atajarla y confirma el desborde de la realidad por encima de la construccin ideolgica de la oligarqua.

-Los conceptos estratgicos y militares fundamentales para la construccin del Imperio (es decir, la implantacin de un capitalismo globalizado bajo la gida estadounidense) se definieron meticulosamente en tiempos de la presidencia de Bill Clinton. Su terica principal, en cuanto a la difusin y activacin internacional, fue Madeleine Albright. El origen doctrinal se encuentra, desde luego, en el trabajo continuado del Pentgono.

Dichos conceptos que sirvieron para la destruccin planificada de Yugoslavia: rogue states, estados que apoyan el terrorismo, gobiernos que amenazan a la comunidad internacional con la fabricacin de armas de destruccin masiva, estados fallidos, aplicacin de los mtodos de respuesta escalonada, respuesta flexible, y guerra preventiva incluyendo el primer golpe nuclear-, se estn reactivando ahora bajo la presidencia de Barack Obama. En este artculo que trata de la crisis econmica es importante recordar el nfasis con el que la seora Albright, cuando hablaba de la las guerras necesarias, se refera dos conceptos claves que justificaban la intervencin militar como anticipo de la Libertad de empresa : intereses e intereses vitales de los EEUU.

En el documento del Pentgono que acompaa al ltimo presupuesto elaborado y presentado por Obama, los gastos de Defensa (por encima de los 700.000 millones de dlares) se han justificado como en los mejores tiempos de Bush. Entre las amenazas a las que deben responder los Estados Unidos y las recomendaciones para garantizar la seguridad de la nacin se repiten las que impulsaban la brutalidad internacional de Bush y se incluyen otras nuevas: amenazas ms letales en estados fracasados o fracturados, superpotencias emergentes, proliferacin de armas de destruccin masiva, lucha contra el terrorismo, contrainsurgencia, los Estados Unidos deben mantener capacidades militares inigualables y voluntad para emplear esas capacidades en defensa de nuestros intereses y del bien comn. Por otra parte, el Pentgono incluye nuevos escenarios y factores de conflictos: el ciberespacio entre los primeros, el cambio climtico entre los segundos.

La crisis en la Unin Europea

Del Laberinto griego al laberinto de Zapatero

-La alarma en la Unin Europea se hace pblica a mediados de enero. Con anterioridad haba estallado la crisis griega y se haba hecho pblica la dramtica situacin de las cuentas pblicas en pases como Irlanda y Portugal. Zapatero en su papel de Presidente de turno haba acudido al Foro de Davos en donde se haba analizado el asunto de la quiebra griega, la situacin similar en Espaa y la necesidad de planes de estabilizacin controlados rgidamente por las instituciones europeas.

Zapatero viaja a Washington para rendir pleitesa a Obama e intentar que revierta su decisin de no acudir a la prxima Cumbre Unin Europea-EEUU que tendr que celebrarse en Espaa el prximo mes de mayo.

Zapatero fiel a su concepcin de la poltica como mera ejercicio teatral vinculada a la representacin de los intereses de las oligarquas (muy ajustada a la realidad por otra parte)-; considera que la presencia del nuevo presidente norteamericano es su propio momento de gloria, imprescindible para recuperar la credibilidad y afrontar los prximos compromisos electorales.

El presidente del gobierno espaol haba promovido su propia campaa para el semestre europeo con el tema; reiterativo, evasivo y ya sobrepasado; de la coordinacin de las reformas del sistema financiero que aseguren su control y eviten una nueva crisis.

Zapatero lanza la idea de aumentar la edad de jubilacin hasta los 68 aos. Tal anuncio vincula la medida a la supervivencia financiera del sistema de pensiones aunque se hace con la mirada puesta en el aumento exponencial de la deuda pblica y en el enorme incremento del dficit presupuestario. Detrs de todo ello est el enorme rescate bancario y de la industria automotriz, y el desplome del sistema productivo muy centrado en la especulacin inmobiliaria y en el ladrillo.

Los datos sobre la situacin econmica en la Unin Europea son escalofriantes. Los medios de comunicacin colocan sobre el tapete la situacin de los pases en quiebra; los que denominan pigs, con una sigla que integra las primeras letras de los nombres en ingls de Portugal, Irlanda, Grecia y Espaa. Aparece as un concepto econmico con connotaciones racistas y eurocentristas.

La crisis econmica catastrfica penetra as en la Europa de los 25. Hasta el momento se haba mantenido en la periferia de los pases que pertenecieron a la Unin Sovitica o a la Europa del Este y se baaron a fondo en la quimera capitalista: Estonia, Letonia, Lituania, Hungra, Polonia, Repblica Checa, tras destruir sus sistemas colectivos y vender su enorme patrimonio social a los depredadores internacionales; y en los que esperan turno y examen para integrarse como Ucrania o Eslovaquia y algunos nuevos pases de la antigua Yugoslavia. Vuelven a ser operativos conceptos como la Europa de dos velocidades o periferia europea.

La situacin econmica de los pases del consorcio de Bruselas es muy seria para que se vean obligados a jugar con un cinismo tan extremo sobre la propia identidad econmico-poltica de la Unin.

La situacin de quiebra simultnea en pases como Grecia (12 millones habitantes), Irlanda (4 millones), Portugal (11,5), Espaa (47), Italia (59) y el Reino Unido (61), representa la quiebra global de la Unin Europea como tal. Sin embargo tal situacin debe ocultarse. Los mtodos son fundamentalmente dos: manipulacin estadstica; negacin de todas y de cada una de las fases de la crisis, de la recesin y de la Gran Depresin que no slo no ha remitido sino que empieza realmente ahora.

Los EEUU de Obama han servido en bandeja el camuflaje y el discurso ideolgico para enmascarar la Gran Recesin Globalizada, la Crisis econmica catastrfica a la que ha llevado la dialctica histrica del capitalismo.

La quiebra en la UE y la quiebra de los pigs. El caso espaol

En el marco europeo, las quiebras de los estados pigs han conducido a la exigencia del Banco Central Europeo de que los gobiernos realicen planes de ajuste para corregir sus dficit presupuestarios y atajar el crecimiento de la deuda pblica. Aunque los planes de ajuste se presentarn como planes de rescate no hay aportaciones dinerarias significativas para mantener salarios y derechos de los trabajadores sino reduccin de los gastos sociales.

El plan de ajuste presentado por Zapatero es un autntico Plan de Estabilizacin con dos caractersticas fundamentales:

1.- Como el griego va a estar bajo control directo de las instituciones econmicas europeas y del F.M.I.

2.- Como un autntico Plan de Estabilizacin no est sujeto a trmino alguno. Pese a lo que han asegurado Zapatero y sus chicago boys, Rajoy y los suyos; los economistas neoliberales que pululan por todas las instituciones estatales, bancarias, empresariales; y todos los expertos econmicos que imparten ctedras o crean y manipulan la opinin pblica, el Plan no cumple plazos cortos como anuncia ZapaRajoy sino objetivos de estabilizacin a costa de los trabajadores. No tiene final previsible. Sus objetivos, muy concretos, son de ajuste presupuestario y de reduccin de la Deuda Pblica.

Veamos las primeras propuestas de la oligarqua espaola para los primeros aos del Plan de Ajuste8:

-Reduccin del gasto pblico en 50.000 millones de en tres aos: 10.000 millones en 2010. (mutilacin de presupuesto ya aprobado y en ejecucin). Descapitalizacin total. Las drsticas reducciones solo respetan el presupuesto de Defensa.

-Plan de Pensiones: Ampliacin edad de jubilacin. Ampliacin perodo de cotizacin necesario para consolidar prestacin. Ampliacin de perodo de tiempo para calcular el cmputo.

-Congelacin de salarios. Se fijan topes de crecimiento muy bajos durante los prximos aos.

Los empresarios claman por la liberalizacin de los contratos y por la reduccin de sus pagos a la seguridad social.

Al estar sujeto al control de las instituciones de la Unin Europea que van a ejercer la soberana econmica, abiertamente y sin tapujos ahora, el Plan requiere de un Gobierno de Concentracin presentado como gobierno de unidad frente a la crisis.

El gobierno de Concentracin es tambin una necesidad de la oligarqua econmica porque la protesta social, desarticulada pero necesariamente masiva, va a producirse en los prximos meses. Hay pocos pases en los que las condiciones materiales se prevan ms duras que las se estn definiendo aceleradamente en nuestro pas.

En las ltimas semanas se ha producido de manera semienmascarada, los tanteos previos para la constitucin, a corto plazo, de ese gobierno de concentracin. En ese tanteo previo han intervenido el Rey, el Prncipito, el gobierno, los grupos parlamentarios, los barones del PSOE, Rajoy y su camada fascista, la patronal y los lderes sindicales de CC.OO y UGT.

Falsimedia y la crisis

Es importante analizar el discurso comn con el que Falsimedia acompaar la crisis.

Los elementos fundamentales son los siguientes:

-Estamos saliendo de la crisis porque los EEUU, la locomotora global, ha salido de la recesin.

-La poltica econmica de Obama es fundamentalmente correcta. Las causas de la crisis son fundamentalmente de gestin financiera. No hay crisis sistmica.

-La poltica internacional de Obama es la poltica exterior comn de la U.E. y el vnculo atlntico que debe mantener Europa.

-Las intervenciones exteriores, vinculadas en EEUU y en menor grado en Europa-; al gigantesco gasto militar que sigue en crecimiento con Obama (elemento determinante de la crisis), deben ser apoyadas y, en cualquier caso, deben convertirse en humanitarismo y deben ser colocadas bajo el epgrafe de poltica de paz o gastos de solidaridad internacional.

-Falsimedia reforzar la poltica exterior de Washington, consolidando como amenazas a la seguridad global aquellas que son definidas como tales por el Pentgono o la secretara de Estado de los EEUU.

En las ltimas semanas uno de los rganos emblemticos de la Falsimedia global, El Pas espaol, ha dedicado un esfuerzo considerable a reforzar en la opinin pblica las consignas del gobierno de los EEUU.

China, las resistencia afgana e iraki, Irn, han sido demonizados al servicio del Imperio.

Cuba, Venezuela y los pases del ALBA han sido objeto de una atencin especial. Con Cuba se ha intentado repetir el escenario posterior a la invasin de Irak; a Venezuela se la ha vinculado a una organizacin guerrillera, las FARC que Washington califica de terrorista.

NOTAS

[1] No intento plantear ninguna tesis sobre la crisis econmica. Tal cosa sera una estupidez y una locura que, por otra parte, violara los criterios sobre los procesos sociales que comparto de manera ms o menos general, ms o menos coyuntural, ms o menos elaborada-; con decenas de miles de personas. Cada uno y cada una de nosotros observamos e intervenimos en la realidad desde lugares, tiempos y situaciones distintas y variables. Dialctica personal de poca importancia a caballo de una dialctica histrica en la que se juega el porvenir de nuestra sociedad y de nuestra especie. Este artculo es , simplemente, parte de una batalla que dan los trabajadores de todas clases en todos los lugares del mundo.

Al lector que partir de una visin que condensa tiempos, lugares, experiencias, accin poltica y tambin una dialctica histrica y personal muy amplia; le recomiendo la lectura de las Reflexiones de Fidel Castro Ruz, comandante en Jefe de la revolucin cubana durante bastante ms de cincuenta aos. Al margen de mi admiracin por la figura revolucionaria de Fidel que confieso con toda naturalidad y sin reparos; considero imprescindibles sus reflexiones sobre la crisis econmica mundial, la crisis energtica, los riesgos de destruccin del planeta que provoca la sobreexplotacin y el derroche de recursos naturales y, sobre todo, la relacin de todo ello con los procesos de poder consustanciales al capitalismo y al imperialismo. Por todas estas razones, las Reflexiones son sistemticamente ocultadas, cuando no groseramente deformadas por Falsimedia .

Para leer Reflexiones:

http://www.cubadebate.cu/categoria/reflexiones-fidel/

[2] http://www.youtube.com/watch?v=HY Z pwfRIBzk

[3] Utilizo, indistintamente, ambos conceptos.

Publiqu los primeros artculos sobre la crisis econmica catastrfica en el diario digital inSurGente : el domingo 12 de agosto de 2007 como Noticia en marcha: Se evapora el sueo americano. G rave crisis estratgica, financiera y econmica: La economa mundial inicia su derrumbe ; y el da 23 del mismo mes como artculo de anlisis : El Apocalipsis en el Primer Mundo: todo se volatiliza. Apuntes sobre las consecuencias estratgicas en Occidente de la crisis militar, financiera y econmica de EEUU . En el primero de ellos, la Noticia en marcha , calificaba la crisis como Grave crisis estratgica, financiera y econmica en los EEUU .

En el texto de anlisis, que apareci , como he dicho, en la segunda quincena de agosto del 2008, aclaraba que crisis estratgica era sinnimo de crisis militar y se refera fundamentalmente a la utilizacin de la guerra como instrumento de conquista econmica de pases y mercados para la implantacin del Nuevo Siglo Norteamericano . Catalogaba el desastre social que se estaba produciendo como Apocalipsis en referencia expr esa al Primer Mundo. Ambos textos que han sido totalmente expurgado s de inSurGente , puede consultarse to dava en Cuba Debate , Rebelin , parcialmente en Aporrea , y otras pginas en la Red.

Pocos das despus publiqu, tambin en inSurGente, un anlisis complementario: El Bolivar mestizo, efectos de la crisis mundial en los pases del Sur . Tal artculo ha seguido la misma suerte que los anteriores y todos los dems que llevaban mi firma. La particular y seversima censura se ha extendido a la llamada: Antigua web . Cientos de artculos y notas han desaparecido como si nunca hubiesen existido. La memoria histrica de los medios alternativos , su archivo histrico es absolutamente despreciado por los nuevos gestores de lo que fue y ya no es uno de los smbolos de la lucha contra Falsimedia .

[4] Obviamente el populismo de Obama es pura retrica. Si no lo fuese Obama entrara en conflicto grave con su propio Departamento de Estado, su Consejo de Seguridad Nacional y su Secretara de Defensa (es decir, el Pentgono). Todos ellos consideran que la poltica de intervencin estatal a favor de los trabajadores y los desposedos es populismo y representa un peligro para la seguridad de los Estados Unidos. Hugo Chvez, que s hace una poltica revolucionaria, representa esa poltica popular contra la que Washington ha reactivado la IV Flota y ha establecido las nuevas bases militares en Colombia y en Panam (entre otras).

En cuanto al progresismo de Zapatero -no se atrevera a proclamarse populista ni mucho menos hacer poltica a favor de los trabajadores y los marginados (un parte gigantesca de la sociedad espaola)-; el calificativo es todava ms cnico.

En estos das Zapatero utiliz la tribuna de la presidencia de turno de la Unin Europea y su difusin meditica para realizar un acto de vasallaje tan indigno como el que realiz en Via del Mar (Chile) en la ltima Cumbre Iberoamericana. En nombre de una Europa que acaba de aplicar un Plan de Estabilizacin en Grecia a golpes de violencia policial, brutales cargas contra los trabajadores, gases lacrimgenos y torturas y que va a imponer otro en Espaa a 45 millones de ciudadanos-; ha acusado a Cuba de violacin de los derechos humanos y a Venezuela de complicidad con el terrorismo, por orden expresa de Washington.

El incidente no pasara de humillante para los ciudadanos espaoles, y de grotesco hasta el esperpento, si el propio Zapatero no hubiese aceptado como natural la intervencin del ejrcito chileno, imponiendo a sangre y fuego el estado de sitio en un Chile arrasado por un terremoto y anegado por un maremoto que se neg a anunciar la gloriosa marina pinochetista. Las imgenes que estn llegando de todos los pueblos y ciudades de la largusima costa chilena y del interior andino del pas son idnticas a las del golpe de 1973: un ejrcito en armas reprime con armas de guerra a un pueblo aterrorizado y hambriento, sin techo, sin agua, sin ropas, con familiares desaparecidos, aterrorizado, cuya enorme pobreza aparece ahora con la tragedia.

Tales imgenes no han provocado ni el menor gesto de preocupacin de Zapatero. La razn es clara y est a la vista: Chile es uno de los dos aliados principales de EEUU en el continente sudamericano, y la Secretaria de estado de Obama, la seora Clinton, ha visitado Santiago y bendecido la reocupacin militar del pas y el muy visible estado de sitio . El Zapatero pasmado y ruin de la Cumbre Iberoamericana que absolvi a Aznar -el pequeo fascista delegado activo de Washington con su tenebrosa y viajera FAES-; por haber sido presidente del gobierno en Espaa, vuelve a rendir pleitesa al neofascismo de Washington y a ignorar el despliegue de combate del ejrcito de Chile.

Con gesto ampuloso de lder que dice hablar en nombre propio y en el de toda Europa, Zapatero y su Pangloss particular, Moratinos, con casi todos los parlamentarios a remolque, exige aclaraciones a los gobiernos de Cuba y Venezuela mientras entrega a la Europa oligarca del Banco Central y dems instituciones del Tratado de Lisboa a un pas de 45 millones de habitantes. Con una mano apunta a las obligaciones internacionales de Cuba y Venezuela mientras que con la otra ofrece a la U.E. un Gobierno de Concentracin y un Pacto de Estabilidad para salir de la crisis. Con los dos brazos apuntando a esos horizontes, Zapatero aparece como es: como un reyezuelo desnudo.

[5] El concepto de terrorismo meditico muy preciso, a mi juicio, en relacin con el funcionamiento de los medios de comunicacin del capitalismo globalizado-; ha sido definido progresivamente, enfrentado dialcticamente con la realidad y divulgado por la publicacin alternativa Cuba Debate .

[6] Francia otra vez. La revuelta de los marginados:

http://www.lajiribilla.co.cu/2006/n257_04/laopinion.html

[7] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=34902

[8]

Se fijan objetivos muy concretos de reduccin del gasto y de la inversin pblica para realizar en los prximos tres aos.

No hay plazo para la finalizacin del Plan de Ajuste. Depender del buen resultado de las medidas previstas.

No se define objetivo concreto alguno de creacin de puestos de trabajo vivienda, garantas de los sistemas pblicos de pensiones, salud, educacin, acceso a la vivienda, garanta de los derechos sociales constitucionales

La nica garanta es el nfasis social de ZapaRajoy .

Antonio Maira es miembro de Corriente Roja

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter