Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-03-2010

Otro espaldarazo europeo a Marruecos

Jorge Luis Rodrguez Gonzlez
frica ma


Palabrera. Eso es lo nico que se ha gastado la Unin Europea en los ltimos tiempos cuando dice querer apoyar el derecho de autodeterminacin del pueblo saharaui. Sus declaraciones de buena fe no bastan, si en la praxis se mantiene aferrada a algunos negocios muy oscuros con Marruecos, actual metrpoli del Sahara Occidental.

La ltima de la UE fue este fin semana cuando se reunin con Rabat, en la ciudad de Granada al sur de Espaa, pas que ocupa la presidencia de turno de los 27 pases miembros para evaluar sus relaciones polticas y econmicas y darle un nuevo espaldarazo al socio del Magreb. Es la primera vez que la UE invita a una cumbre a un pas fuera del bloque.

La UE mantiene con Maruecos sustanciosos contratos, algunos ilegales como el de pesca que incluye las aguas del Sahara Occidental, nacin pendiente a una descolonizacin desde 1975. Tambin, en trminos de seguridad, este aliado extra OTAN es de suma importancia, principalmente para Madrid, pues es uno de los puntos de flujo migratorio ms candentes del Magreb.

Se dice que se habl de todo en la cita de Granadas: liberalizacin del comercio de servicios, energas renovables, inmigracin, reforzamiento de vnculos diplomticos Incluso se fij una agenda operativa para consolidar el Estatuto Avanzado que le confiri la UE a Maruecos en 2008, que estipula un marco privilegiado de relaciones polticas, econmicas y sociales entre ambas partes. Ese es un viejo sueo de Rabat que ech a andar especialmente gracias a Espaa.

El mismo bloque que dice apoyar las gestiones de Naciones Unidas a favor de la autodeterminacin del Sahara, legitima a su actual metrpoli al invitarlo a un encuentro de alto nivel, con el objetivo de incrementar los vnculos bilaterales, sustentados incluso con acuerdos ilegales, pero mutuamente sustanciosos.

En el mano a mano ambas partes sacan su tajada en detrimento de la soberana de un pueblo que no conoce la libertad. As, la UE tiene sus mercados llenos de pescado y mariscos comprados a precio de ganga, y en el Magreb, Marruecos frena una inmigracin que califica de ilegal. A cambio de ello, resulta que Marruecos es ya casi el nmero 28 en el bloque.

Pesca ilegal en el Sahara, un asunto que la UE prefiere dilatar

La discusin sobre la legalidad de las faenas de los buques europeos en las aguas saharauies estuvo ausente en la ltima Comisin Mixta UE-Marruecos, celebrada a inicios de febrero en Rabat, a pesar de que un informe elaborado en junio de 2009 por los Servicios Legales del Parlamento Europeo (PE) apuntaba que Europa y el Reino alauita explotan los recursos pesqueros de esa nacin del norte de frica. Ello viola la legalidad internacional defendida por un dictamen de Naciones Unidas emitido en 2002, que precisa que cualquier activid ad econmica que se realice en un territorio ocupado debe beneficiar a los intereses de ese pueblo; de lo contrario es ilegtimo.

En una entrevista concedida a IPS, la europarlamentaria Isabella Lvin, cuestion la legitimidad del acuerdo pesquero, pues hasta el momento no se ha podido comprobar que el Sahara Occidental se beneficie de ese negocio entre la UE y s u metrpoli. Quin ha presentado alguna evidencia de que el dinero del acuerdo va al pueblo saharaui?, se pregunt la activista sueca.

Le preguntamos al servicio legal del Parlamento Europeo si, con los hechos ahora a la vista, consideraba legal el acuerdo pesquero con Marruecos. Concluy: No, no podemos hallar ninguna evidencia (de que el acuerdo beneficie al pueblo saharaui).

El servicio legal del Parlamento Europeo no puede v er cmo esto ha beneficiado al pueblo saharaui. As que el acuerdo debera ser renegociado y excluir aguas del Sahara Occidental, concluy Lvin, miembro del Partido Verde de su pas.

Sin embargo, el debate sobre el informe jurdico no estuvo en la agenda de la Comisin Mixta UE-Marruecos encargada de evaluar la implementacin del acuerdo pesquero, sino que fue pospuesto por la propia Presidenta del Comit de Pesca del PE, Carmen Fraga Estvez, hija del ex ministro del franquismo Manuel Fraga Iribarne, aludiendo escasez de tiempo.

Al respecto, la Comisin Europea (CE) brazo eje cutivo de la UE dijo que el tema no se abordara en ese encuentro bilateral, aludiendo que se trata de una cita prctica en la que se pasara revista a distintos aspectos de la aplicacin del acuerdo y no a una renegociacin. Pero fue precisamente la aplicacin del acuerdo lo que qued en entredicho por el informe jurdico del PE.

Considerado el de mayor importancia poltica en materia pesquera, este contrato ofrece 119 licencias para la flota comunitaria, un centenar para barcos espaoles y una cuota adicional de 60 000 toneladas a los buques dedicados a pelgicas (anchoa, caballa o arenque).

En este negocio, la monarqua de Mohamed VI cobra unos 30 millones de euros de las arcas comunitarias europeas. Una parte de esa suma debe ser invertida en el sector pesquero marroqu, y otra en planes de desarrollo. Pero de esta segunda parte, Marruecos no ha presentado a Bruselas prueba alguna.

Mantenido en secreto durante siete meses, el documento jurdico confirma la existencia de barcos europeos faenando en aguas saharauis bajo el acuerdo de pesca UE Marruecos y que la poblacin saharaui nunca ha sido consultada al respecto ni se ha beneficiado de la explotacin de sus propios recursos. No obstante, algunos fieles defensores de ese se jactan de que Marruecos s ha invertido parte de lo que recibe de la UE en el desarrollo del Sahara.

El texto despert muchas suspicacias y dudas en muchos europarlamentarios que piden mayor transparencia a la hora de negociar. Muchos consi deran que, por lo menos, se debe dejar de pescar en aguas saharauis mientras no aparece alguna de las pruebas que demuestren la inversin marroqu en el desarrollo de la nacin vecina. Pero los nmeros no existen, por eso no los sacan a la luz pblica.

Adems, es irreal sostener que ese convenio cuenta con los intereses de una poblacin, buena parte de la cual ha estado viviendo como refugiada por ms de 30 aos en los campamentos de Tindouf (Argelia), y en Mauritania o Espaa, mientras que cada da aumenta el nmero de colonos marroques inyectados en los territorios ocupados, con el objetivo de diluir la identidad nacional saharaui.

No solo se roban el pescado

Muchos son los recursos naturales del Sahara Occidental que caen en el jamo de las transnacionales a travs de los sucios negocios que mantiene la UE con Marruecos. Actualmente Espaa es el segundo mayor consumidor europeo de ridos, y gran parte de la materia prima necesaria para mantener en funcionamiento la construc cin uno de los principales sectores de la economa espaola, proviene del Sahara Occidental, aunque los datos oficiales reconozcan a Marruecos como el pas de origen de la importacin.

Las Palmas y Tenerife son las provincias del Estado espaol que reciben el mayor volumen de ridos. Solo en Canarias, este sector proporciona unos 540 puestos de trabajo directos en 55 empresas productoras en las 65 explotaciones de ridos activas -de las cuales 25 son canteras y 40 graveras -. Otros 2 900 oportunidades de empleo corresponden a subcontratas mineras, transporte y otros trabajos, segn el Observatorio de los Recursos del Sahara Occidental (WSRW).

Un monitoreo realizado por esta organizacin recoge el itinerario de esa materia prima. Los desembarcos de arena proceden exclusivamente de los territorios ocupados del Sahara Occidental y son almacenados en los silos de Proyecto Dover S.L (Tenerife) y Granintra S.A (Las Palmas), para su posterior envo a la fbrica del grupo Yesos Canarias S.A (propietaria del 50 por ciento de Proyecto Dover S.L) en el Sur de Tenerife y a la del grupo CEISA (Cementos Especiales de las Islas, Hormisol Canarias y Granintra) en el Sur de Gran Canaria, denunci esa red social.

Una vieja deuda

Si a pesar del dictamen de los Servicios Jurdicos del PE, y la posicin de muchos de sus parlamentarios a favor de la legalidad internacional, la UE hace mutis, entonces estara confirmando una vez ms que el atn y los mariscos que llevan a sus mercados tiene como precio su complicidad en la colonizacin marroqu en el Sahara. Ese es precisamente el trasfondo poltico de estas oscuras negociaciones.

La falsedad del discurso europeo, presuntamente a favor del der echo de autodeterminacin del pueblo saharaui como lo estipula la ONU, queda desnudada con cada nuevo espaldarazo que le da a su socio magreb. Lejos de buscar una solucin al conflicto entre Marruecos y el Sahara, la UE se ha posicionado, sin tapujos, a favor del saqueador.

Ya que Espaa se beneficia con el 80 por ciento de las licencias para pescar en las aguas del Sahara, y ocupa adems la presidencia rotativa de la UE, debiera echar a un lado los beneficios y acabar de apretarle la tuerca a su buen amigo. Esa es una deuda que contrajeron con el Sahara hace ms de 30 aos, cuando se marcharon de su colonia y de jaron a ese pueblo en las garras de Marruecos.

Fuente: http://hablemosdeafrica.blogspot.com/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter