Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2010

Estadsticas y color de la piel

Esteban Morales Domnguez
Cubadebate


La raza no existe. Es una construccin social. Una invencin. Una dinmica til para las intenciones de concentracin y manipulacin del poder, por parte de las elites explotadoras, en los marcos de la inevitable confrontacin de clase.

Sin embargo, se trata de algo que se materializa a cada paso, que nos persigue y nos perseguir aun por mucho tiempo.

Como invencin social, es algo que debe ser deconstruido, pero no lo vamos a lograr si le damos la espalda. Haciendo algo parecido al avestruz, que mete la cabeza bajo tierra, pero dejando al aire las partes ms vulnerables.

En la Cuba de hoy, esa invencin se expresa tras color de la piel, por muy absurdo que nos pueda parecer.

El color existe y no se trata, en nuestro caso, de una simple cantidad mayor o menor de melanina en nuestra piel, ni de una cuestin de matices epidrmicos.

Detrs del color, aun en la Cuba de hoy, se esconden 500 aos de historia, por lo que cuando no consideramos el color, estamos tirando a la basura esos cinco siglos de historia.

Color y Nacin

La nacin, es en primer lugar, el pueblo que la compone. Por lo que solo conocer cmo ese pueblo se form, es lo que nos permite y nos puede dar la clave de lo que es hoy la nacin.

La nacin cubana emergi de la descomposicin del rgimen colonial esclavista, que Espaa implant en Cuba a partir del siglo XVI. Emergi como una nacin de inmigrantes, negros, e ibricos (mayoritariamente espaoles) ciertos residuos indgenas, incorporando ms tarde a los chinos. Es decir, de gente que lleg a la Isla, los espaoles, con credenciales de blancos, y que aunque no lo fueran, as se quedaron; trados algunos por la fuerza, pero la inmensa mayora, por su propia voluntad, buscando fortuna que no pocas veces encontraron.

Negros, cazados en las costas occidentales de frica, a veces vendidos por sus propias tribus, trados contra su voluntad, que vinieron en los barcos negreros, separados de sus culturas, sus lenguas, costumbres y familias, sin fortuna ni modo de lograrla, vendidos como mercanca en las plazas pblicas, como mismo se vende a un animal cualquiera, y finalmente, enviados a las plantaciones a trabajar como esclavos, o algunos con ms suerte, como esclavos domsticos, criados de los colonizadores.

Ms tarde chinos, quienes llegaron tambin prcticamente como esclavos.

Ese es el origen de la poblacin que hoy puebla la Isla. Se le sumaron despus antillanos, yucatecos y otros europeos, incluso norteamericanos, libaneses etc., mezclndose todos. Sin que hoy tengan una expresin censal particular.

En Cuba, el indgena, aunque alguna mezcla produjo, como resultado de que a Cuba llegaron hombres solos, sin embargo, desapareci relativamente rpido, al ser insertado dentro de un sistema de trabajo brutal, que los acababa, exterminados por el esfuerzo, tambin por la falta de alimentacin, o por las enfermedades que trajeron consigo los colonizadores

El mestizo, que en Cuba emergi fundamentalmente de la mezcla de la negra esclava con el blanco espaol. Formndose as, originariamente, los matices que hoy tipifican nuestra piel, y ciertos rasgos, a partir de una historia de siglos. A todo lo cual, ese gran sabio que fue Don Fernando Ortiz, llam el ajiaco. El que como hemos dicho otras veces, an no ha terminado de hervir.

Color y Poblacin

As hoy tenemos en Cuba la categorizacin racial que es recogida en nuestro censo: blancos, mestizos y negros. Tres grupos raciales. Dentro de una misma nacin, unidos por una misma historia, formando un mismo pueblo, pero con puntos de partida diferentes.

As se cre el pueblo que forma el contenido fundamental de la nacin cubana hoy. Por lo que comprender a fondo esta composicin, es de vital importancia a la hora de analizar cualquier fenmeno de la sociedad cubana actual.

Esa composicin se transmiti de generacin en generacin, de la colonia a la Repblica, y de esta a la Repblica socialista en que hoy vivimos.

Luego, la poblacin que hered la Revolucin Cubana en 1959 no era homognea; todos eran cubanos, pero con puntos de partida histricos distintos, segn el grupo racial al que se pertenezca. Puntos de partida histricos diferentes, dentro de una misma nacin, que se expresa en todos planos de la vida social y econmica. Con una cultura de un alto nivel de integracin y consolidacin, pero an afectada por el componente racista, heredado y alimentado, que obstaculiza el que todos los grupos raciales participen dentro de ella de manera equilibrada. Asunto ampliamente tratado en nuestro ensayo titulado: Cuba: color de la piel, nacin, identidad y cultura. Un desafo contemporneo.

Como resultado de lo ya explicado, en todas las estadsticas heredadas de la Repblica, segn nos movamos de los planos de la riqueza a los de la pobreza, tales estadsticas se comportan del modo siguiente: los blancos aparecen siempre en una mejor situacin, los mestizos se encuentran en una posicin intermedia y los negros en el stano de la sociedad.

De modo que, aunque la pobreza tambin puede ser blanca, la riqueza casi nunca es mestiza y mucho menos negra. Por lo que todos los blancos no son ricos, aunque s la inmensa mayora de los negros y mestizos son pobres. Realidad, que a pesar de todo lo que la nacin cubana ha avanzado, an persiste. Negros, mestizos y blancos, compartan la pobreza en medio del capitalismo republicano. Esta pobreza fue fuertemente atacada por la poltica social, pero todava no ha sido resuelta en su totalidad.

Por eso, a pesar del carcter extraordinariamente humanista de la poltica social de la Revolucin Cubana. A pesar de que la poblacin no blanca en Cuba, nunca haba tenido, como ahora, un gobierno que velara por sus intereses, nuestra poltica social ha tenido dificultades.

Nuestra poltica social cometi un error: considerar a toda la poblacin pobre, como homogneamente pobre. No tomando en consideracin que el color de la piel es y opera en nuestro pas como una variable de diferenciacin social.

Quermoslo o no, el color de la piel nos diferencia socialmente. Todos los cubanos no son iguales. Por lo que es de presuponer, que dentro de un grupo pobre, compuesto por blancos, mestizos y negros; de mejor a peor situacin, esa es la escala en que se comportara.

Y mientras mayor sea la muestra, con ms razn esa ser la escala del comportamiento de la pobreza. Entonces, no es posible ningn anlisis cientfico objetivo de la poblacin cubana que deje de tomar en consideracin esa realidad.

Razn por la cual la poltica social no puede tratar como iguales a los diferentes grupos raciales. Ni puede tampoco, dentro de cada grupo tratarlos de manera homognea.

Para solucionar un problema como ese, hay que saber que tales diferencias se expresan respecto a los grupos raciales entre s primero y dentro de cada grupo, en el sentido de que existen personas que tienen posibilidades diferentes para alcanzar las oportunidades que la poltica social trata de poner a su alcance, por razones de puntos de partida diferentes.

Algo que se expresa, para los diferentes grupos raciales, especialmente, aunque no solo, para negros y mestizos, con independencia de que consideremos o no la existencia de los estereotipos raciales negativos, los prejuicios raciales, la discriminacin y el racismo.

Se trata de diferencias objetivas, y en tal caso, lo nico que hace la discriminacin racial es agravarlas. Porque se trata de diferencias que son, epistemolgicamente hablando, anteriores al ejercicio de la discriminacin racial.

Es que los no blancos presentan una posicin desventajosa dentro de la sociedad, que despus los prejuicios raciales y el racismo lo nico que hacen es agravarlas. Requiriendo ello otro tipo de anlisis, que no podemos abordar en el corto espacio de este ensayo. Fenmeno que queda muy bien connotado, cuando Fidel Castro dice: Discriminacin objetiva, por sus caractersticas, afecta histricamente a los sectores ms pobres y marginados de la poblacin

Entonces, las afirmaciones dentro de las cuales estn implcitas las preguntas, son bien sencillas. No es posible recoger estadsticamente la actividad de la sociedad cubana, sin tomar en consideracin el color de la piel. No es posible dirigir cientficamente a la sociedad cubana de hoy si no se toma en consideracin el color de la piel.

No es posible disear la poltica social de la sociedad cubana de hoy, sin tomar en consideracin la variable color de la piel.

Para Cuba, incluso, el asunto es ms complicado, porque la raza no existe, pero el color de la piel s, es objetivo. Y el asunto de la discriminacin por el color de la piel, forma tpica bajo la cual esta se ejerce en Cuba, no es un simple hecho cultural, sino todo un mecanismo social, construido durante siglos, todava reproducible por la sociedad cubana, que es el que estamos obligados a deconstruir. Faltndole mucho an, a nuestras estadsticas para contribuir de manera ms efectiva con esa tarea.

Problema este, que con una diferencia importante, en trminos de la voluntad poltica para solucionarlo, lo compartimos, dentro del hemisferio, con el Sistema Estadstico de Naciones Unidas y de la CEPAL (Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe) donde todava, ms de 25 millones de indgenas y 150 millones de afrodescendientes, esperan por ser diferenciados dentro de las estadsticas.

Tal ausencia, les permite a los gobiernos neoliberales ocultar la real pobreza; mientras que a Cuba, paradjicamente, le obstaculiza mostrar la verdadera obra de la Revolucin.

Por supuesto, el asunto analizado en este ensayo, no es ms que uno de los tantos retos que tienen que ser abordados, en el contexto de la problemtica racial cubana contempornea la que, sin duda, desborda en mucho un tratamiento, simplemente, desde las estadsticas sociales.

*Dr. C. Esteban Morales, Centro de Estudios Hemisfricos y sobre Estados Unidos (CEHSEU), Universidad de La Habana

Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/03/19/cuba-estadisticas-y-color-de-la-piel/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter