Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2010

Resea del libro de Vittorio Arrigoni sobre Gaza
Seguimos siendo humanos

Agustn Velloso
Rebelin

Gaza: seguimos siendo humanos, de Vittorio Arrigoni. Prefacio de Ilan Papp Eplogo de Alberto Arce. Bsforo Libros (www.bosforolibros.com) 2010, 179 pginas ISBN: 978-84-936189-5-7


Estamos en marzo de 2010 y parece que an hay gente que recuerda el ltimo gran ataque de Israel contra Gaza entre finales del ao 2008 y principios de 2009: Plomo Fundido. La enormidad de muerte y dao que caus ha hecho que este ataque no se haya desvanecido del todo en la memoria de algunas personas fuera de Palestina.

Se puede decir que Israel hizo lo que hace habitualmente aunque ms exageradamente: matar palestinos. Israel cuenta para ello con la aquiescencia y el apoyo de las potencias internacionales, en particular de Estados Unidos y la Unin Europea. Si embargo, parte de la opinin pblica mundial reaccion y protest en la calle y por otros medios.

Menos gente recuerda que un par de aos antes Israel asesin a treinta y un nios en otros tantos das entre el 28 de junio y el 28 julio de 2006. Era una pequea parte de la gran matanza mediante la cual Israel acab con ms de cuatrocientos palestinos e hiri a mil desde aquella fecha hasta el 26 de noviembre del mismo ao.

Como la prensa occidental present este asesinato en masa con el bonito nombre que le dio el asesino, Lluvias de Verano, participando as una vez ms sin balas -y sin riesgo- en el sacrificio, la gente sigui su vida igual que los alemanes siguieron la suya mientras los Nazis llevaban a cabo sus matanzas, camufladas con el asptico nombre de Solucin Final.

Lo mismo ocurri con Nubes de Otoo, la represin de la primera y segunda Intifada, la Guerra de los Seis Das, la Crisis del Canal de Suez, la Guerra del 48, o sea, operaciones, guerras y ataques que causaron miles de palestinos muertos con el fin de despejar la tierra ansiada por los sionistas para establecer su Estado exclusivamente para los judos: Palestina.

Vittorio Arrigoni decidi ser testigo del ltimo crimen de hace poco ms de un ao. Como activista del International Solidarity Movement (http://palsolidarity.org/) permaneci en Gaza, donde colabor en actividades de socorro a heridos (y otras similares) y se ocup de informar al mundo de lo que vea mediante sus crnicas difundidas por Internet.

En este libro con forma de diario, por tanto, se puede seguir la estela de asesinatos, reacciones de vctimas, familiares y en general gentes de Gaza, durante aquel mes apocalptico. En ocasiones, en relacin con la informacin facilitada por el propio ejrcito israel y por los medios de comunicacin internacionales, a pesar de que stos emitan sus crnicas desde Israel, a unos cuantos kilmetros de la frontera con Gaza.

El libro queda para la posteridad como un recuento de las experiencias de un activista, mientras conviva con las vctimas sin escapatoria del ataque israel y colaboraba en tareas de auxilio. Es un documento descarnado, no un estudio, de lo visto por el autor, la historia de tres semanas de masacre, escrita en la medida de mis posibilidades, en situaciones de absoluta inseguridad, a menudo transcribiendo el infierno que me rodea en un cuaderno arrugado, agachado a bordo de una ambulancia siempre a la carrera con la sirena aullando (p. 20)

Junto a este recordatorio, tan necesario ante los esfuerzos de Israel y sus apologistas para que el resto de mundo olvide definitivamente sus crmenes, o los justifique mediante eufemismos igualmente criminales (derecho a la defensa de Israel, erradicar el terrorismo islmico, etc.), se deslizan algunas reflexiones y referencias que ayudan a que el texto no sea exclusivamente una catarata de escenas de disparos, muerte, cuerpos quemados y dolor por todas partes.

Papp, el prologuista, escribe que los palestinos han sido tan deshumanizados por los judos israeles -ya se trate de polticos, militares o ciudadanos comunes- que matarlos se ha convertido en algo natural, al igual que expulsarlos en 1948, o encarcelarlos en los Territorios Ocupados.

Hace este mes un ao que Ehud Barak pronunci un discurso en Jerusaln en el que insisti en uno de los mitos israeles ms queridos por los sionistas: no albergo ninguna duda en mi corazn de que las Fuerzas de Defensa de Israel son el ejrcito ms moral del mundo (http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3692383,00.html)

Se puede creer a la prensa que reproduce sin ms lo que dice el sionismo agresor o a Vittorio, que es la voz de las vctimas palestinas acalladas por aqul, cuando presenta la forma en que ese ejrcito realizaba sus ataques: se tira una bomba, se espera a la ayuda, y se vuelve a bombardear a heridos y personal de socorro. (p. 98).

Vittorio avisa tambin a los que olvidan de que la agresin no ha cesado. Los aviones lanzan octavillas el ltimo da de los ataques con esta advertencia: Al mnimo acto de ofensa contra Israel volveremos a invadir la Franja de Gaza, lo que habis vivido en estos das no es nada en comparacin con lo que os espera. (p. 128)

Este libro merece incluirse en la Educacin sobre el Holocausto, que es una parte del currculum obligatorio en escuelas de todo el mundo. A menudo, los que manejan lo que Norman Finkelstein llama con acierto la industria del holocausto, se aseguran de que sta no languidezca en Occidente:

As, en abril de 2007, la BBC informaba de que el gobierno ha reafirmado que en Inglaterra la enseanza del Holocausto a los nios es obligatoria (http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/education/6563429.stm)

Hay 27 pases que forman parte del Grupo de Trabajo para la Cooperacin Internacional sobre la Enseanza del Holocausto, entre ellos el Reino de Espaa, que no tiene grupo alguno para la enseanza de su memoria histrica. (http://www.holocausttaskforce.org/) Qu objetivos declaran? Ninguna mencin a la Carta Universal de los Derechos Humanos, nada sobre la justicia universal, ni palabra de los holocaustos que se producen hoy da ante sus ojos (Iraq, Afganistn, Repblica Democrtica del Congo, etc.).

Lo importante no es evitar un nuevo holocausto de pueblos y grupos humanos dbiles, adems desamparados por el resto de la humanidad, al tiempo que se recuerda a las vctimas de todo el mundo, sino recordar solamente a las vctimas judas del nazismo en Alemania (no se menciona las no judas) y justificar todo lo que haga Israel, incluso el holocausto a cmara lenta que lleva a cabo en Palestina.

Gracias a ti, Vittorio, y a otros como t dondequiera que estn trabajando, no por tu valenta al quedarte en Gaza durante el ataque israel, sino por tu repulsa a ser un testigo mudo en Palestina en el siglo XXI.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter