Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2010

Cuba, la Unin Europea y los Cinco

Jos Steinsleger
La Jornada


Y si Cuba intercambiase a sus (ya-no-s-cmo-nombrarlos) por los cinco rehenes cubanos que han cumplido ms de 10 aos de reclusin injusta en penales de mxima seguridad de Estados Unidos? Imaginemos un canje tipo novela John Le Carr: los tuyos por los mos.

Negativo. Esos juegos funcionan entre iguales, y no cuando los unos resisten con moral revolucionaria, y los otros recurren al chantaje moral del faquirismo inducido por Miami. La Convencin de Ginebra, incluso, establece a modo de razones humanitarias: Siempre que las circunstancias lo permitan, se concertar un armisticio, una interrupcin del fuego, o acuerdos locales que permitan la recogida, el canje y el traslado de los heridos abandonados en el campo de batalla (artculo 15, captulo 1, 12 de agosto de 1949).

Lamento haber echado mano a un protocolo ms viejo que la revolucin cubana. No dijo la Casa Negra en 2002 que la Convencin de Ginebra haca ver pintorescas algunas de sus provisiones (entrevista con Alberto R. Gonzlez, Newsweek, 17/5/04).

La convencin est vigente y los pases civilizados no la han derogado. Bueno, por ahora. Como fuere, Europa sigue convalidando lo que siempre fue: un gran centro de excelencia acadmica que regala diplomados en asuntos de hipocresa, cinismo y doble moral. Washington ordena y la Unin Europea (UE) le hace los mandados para pedir hoy por los disidentes en Cuba, que ya maana habr tiempo para pedir por los 12 millones de cubanos cautivos del rgimen castrista.

Conozcamos a las nuevas autoridades de la UE:

Jerzy Buzek (polaco), presidente del Parlamento Europeo y pen de la CIA en los viejos tiempos del sindicalismo libre de Lech Walesa.

Jos Manuel Durao (portugus), presidente de la comunidad, y solcito anfitrin de los tres humanistas que en las Azores acordaron la guerra de Iraq (Bush, Blair, Aznar, 2003).

Catherine Ashton (inglesa), no tan guapa como la racista Carla Bruni, pero baronesa Ashton of Upholland y presidenta de relaciones exteriores y asuntos de seguridad, cargo legado por Javier Solana, el conocido criminal de guerra espaol.

Herman Van Rompuy (belga), chupacirios asumido de la Democracia Cristiana flamenca, autor de la frase los principios hay que guardarlos para las grandes ocasiones, presidente del Consejo de Europa y miembro de la Internacional Demcrata de Centro que preside un famoso pensador de Guanajuato.

sa es la Armada Brancaleone que pretende dictarle a Cuba lecciones de humanidad, en tanto solapa el genocidio en Iraq, Afganistn, Palestina, Congo, Colombia; autoriza los vuelos clandestinos con prisioneros de la CIA en sus territorios, impulsa leyes racistas contra los inmigrantes, tolera la especulacin de Francia en la reconstruccin de Hait, silencia los atropellos en el Pas Vasco, festeja las farras neronianas de Silvio Berlusconi, y niega la ideologa negrera que durante cinco siglos dio de comer a sus banqueros y filsofos insignes.

Cuba ha desarrollado un alto sentido de la solidaridad y una fuerte coraza emocional para evitar que las decepciones la dobleguen:

Qu huelga merece Castro si Farias muere de hambre?

Pablo Milans: Hay que condenar desde el punto de vista humano. Esas cosas no se hacen. Las ideas se discuten y se combaten, no se encarcelan.

Qu han hecho los revolucionarios con la revolucin?

Quedarse en el tiempo. Y la historia debe avanzar con ideas y hombres nuevos. Se han convertido en reaccionarios de sus propias ideas hace falta otra revolucin porque tenemos manchitas. El sol enorme que naci en el 59 se ha ido llenando de manchas en la medida que se va poniendo viejo.

De qu callada manera hablan los cubanos?

Los cubanos hablan a travs del choteo. El choteo nos salva de la amargura.

Por qu no bastaba que ella (Yolanda) muriera por usted?

Porque en realidad, el que estaba muriendo era yo (entrevista con El Mundo, peridico de Madrid, 13/3/10).

Qu peina ms canas? La revolucin o los 234 aos de ley del Oeste? Por otro lado, qu bueno que el choteo salve a los cubanos de la amargura. Pero cul? La deparada por medio siglo de bloqueo, o la de algunos de sus hijos y nietos que arrojan la toalla? Cuidado No vaya a ser que otra revolucin acabe con el legado musical de Pablo Milans en la hoguera.

La revolucin cubana lleg a vieja por sabia, y no por pendeja. Sabe, y no es poco, que ninguna verdad o declaracin de amor responde al punto medio. Porque en el momento que admita restauraciones, cavar un hoyo ms profundo que el perforado por los farsantes de la tolerancia y sus mensajes publicitarios de especificacin dbil.

Yolanda desnud a Pablo con siete razones que nunca estuvieron muy claras que digamos. En cambio, las compaeras de cuatro de los Cinco (Olga, Adriana, Elizabeth y Rosa) desnudan con sus razones al imperio. Y para compensar sus hambres de amor se sostienen con las cinco palabras que los Cinco les envan desde sus prisiones del norte: aqu no se rinde nadie.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/03/24/index.php?section=opinion&article=019a1pol




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter