Portada :: Mundo :: Tsunami en Asia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2005

Desastres naturales hasta cuando?

Marcelo Colussi
Rebelin


El reciente maremoto del Ocano Indico vuelve a poner en la palestra el tema de los "desastre naturales". Pero, es tan asesina la naturaleza?

Un terremoto escala 7.4 sacudi California en 1992 y produjo un muerto. En Nicaragua, en 1972, con un fenmeno de igual magnitud, fueron 15.000 las vctimas mortales. El huracn Elena en Estados Unidos dej 5 muertos. Un cicln similar en Bangladesh, medio milln...... Ms que la naturaleza nos mata la pobreza .

Definitivamente hay fenmenos que escapan a las manos del ser humano. Pero hasta qu punto son tan "naturales"? No cabe duda que una serie de eventos como terremotos, huracanes, erupciones volcnicas, inundaciones, suceden independientemente de la accin humana. Pero su ocurrencia y sus consecuencias deben considerarse en un contexto histrico-social: son circunstancias que influyen distintamente segn el lugar y el momento en que se dan, de las que se sale con suertes muy distintas. Si los vemos desde una perspectiva ecolgica global no son slo naturales sino que, en todo caso, denuncian (catastrficamente) la forma en que las comunidades estn organizadas y se relacionan con el medio circundante.

Estos "desastres de la Naturaleza" vienen a mostrar la "naturaleza del desastre" de modelos de desarrollo econmico-social excluyentes que exponen a situaciones de alta vulnerabilidad a grandes mayoras. Muchos de los daos ocasionados por estos fenmenos podran tener impactos menores a los que alcanzan, o simplemente podran no suceder, si las sociedades afectadas presentaran otros patrones de organizacin.

Las regiones ms pobres del Tercer Mundo que, lamentablemente, son muchas, cada vez ms son una elocuente demostracin de esto. Las poblaciones ms afectadas son las que histricamente viven en situacin de mayor exclusin y vulnerabilidad: los sectores pobres de las reas rurales, los asentamientos precarios de las ciudades. Estos grupos, ya marginalizados antes de las catstrofes, tambin pueden ser fcilmente olvidados en la planificacin de la rehabilitacin subsecuente.

Las respuestas de los Estados en general no pasan de planteamientos asistenciales centrados en la emergencia y el corto plazo, con una notoria politizacin de toda la ayuda, a veces con ribetes grotescamente proselitistas. A lo que se suman y lamentablemente no son pocos los casos hechos de corrupcin en el manejo de la asistencia recibida.

La reconstruccin a mediano y largo plazo no es muy tenida en cuenta por parte de los gobiernos. De hecho se ve en los niveles locales la debilidad logstica, administrativa y ejecutiva de los municipios, y la ausencia de planes integrales donde genuinamente interactan y se complementan autoridades y sociedad civil.

Pasado el momento de la emergencia (dicho crudamente: cuando ya todo deja de ser noticia, cuando el desastre ya no "vende") no se ve por parte de los gobiernos una clara propuesta superadora que apunte a reconstruir lo daado con nuevos modelos de equidad social, sostenibilidad y cambio real de las estructuras. Todo indica que luego de la asistencia humanitaria inmediata, generalmente de la comunidad internacional, la ocurrencia de un nuevo fenmeno natural de magnitud puede volver a convertirse en tragedia por la precariedad en que seguirn viviendo las grandes mayoras, y la falta de voluntad poltica en modificar esa situacin de base. En tal sentido estos desastres naturales patentizan los desastres ocultos de las sociedades.

El tsunami asitico mat a ms de 150.000 personas en unos minutos; el hambre (primera causa de mortandad en el mundo: un ser humano cada 7 segundos), la diarrea (segunda causa de mortandad: 11.000 muertos diarios a escala planetaria por falta de agua potable), la violencia cotidiana (tercera causa: dos muertos por minuto por efecto de un arma de fuego en todo el orbe) no golpean tanto como las tragedias que los shows mediticos nos presentan cada vez con mayor pomposidad. Pero producen ms muertos, ms dolor, ms miseria. Hasta cundo vamos a permitir todo esto?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter