Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2010

Argentina
La salud en los tiempos del glifosato

Graciela Gmez
medioymedio.com


Sino se puede usar el glifosato, no se puede sembrar soja, hay que plantar otra cosa, manifest al medio APF Digital de Paran el secretario de Medio Ambiente de Entre Ros, Fernando Raffo quin agreg: -El Senasa, cuando habilita un producto o una nueva frmula, la hace pasar por una serie de controles. Habra que ver si esto se est cumpliendo y si se siguen los protocolos
Siguiendo casi la misma lgica el propietario de Servicios Agropecuarios La Elena en un programa radial de Ceres Santa Fedijo-El glifosato que se vende en la Argentina es de faja color verde. No hace daos ni a las abejas, no hace dao al agua que toman los humanos, y no tiene poder residual. Eso se fogue y se impuls mucho ms cuando este gobierno decidi pelearse con el campo".
Nada nuevo en las continuas manifestaciones de los defensores del herbicida. El foco es captar a la audiencia nefita y desconocedora del tema, pero adems juegan con los tecnicismos. Pulverizar que para el lego es fumigar parece la principal preocupacin cuando lo que realmente importa es que cada uno cumpla la funcin que le compete.
El deber de Programar, ejecutar y evaluar la formulacin, certificacin de uso, comercializacin, expendio y aplicacin de agroqumicos, recursos biolgicos, recursos biotecnolgicos, fertilizantes y enmiendas destinadas al uso agrcola y forestal, por su posible perjuicio a la integridad y conservacin del suelo y el ambiente, entre otras cosas, como dispone la Resolucin 1002/2003del Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa. Un derecho y un deber que desconoce mucha gente.
Para los defensores del herbicidalas investigaciones realizadas desde la dcada del 90 porlos doctores Horacio Lucero (Chaco), Hugo Gomez Dimaio (Misiones) y Rodolfo Paramo (Santa Fe), fueron solo un hobbie dados a conocer en la era K. La cuestin es que muchos de esos nios ya fallecieron o sufren de alguna discapacidada causa del glifosato. Irremediablemente nos preguntamos si es tico investigar el dao cuando ya est hecho y es irreversible. Sin embargo las vctimas parecen ser los nuevos rentistas, en la escena de la frontera agropecuaria que arrasa con todo lo que est en el camino. Y eso incluye tambin a las personas.
-La agricultura moderna se ha triplicado en los ltimos 50 aos, pero es altamente dependiente de insumos externosy pesticidas. Los lmites econmicos y ecolgicos de sa agricultura, ya han sido alcanzados, y ahora estn decreciendo o estabilizndose .La guerra contra las plagas es ftil. Las prdidas son de un 30 % iguales a las de hace 50 aos a pesar del avance del manejo de plagas y a la aplicacin de mayores cantidades de pesticidas,afirmaba hace seis aos atrs el profesor de agroecologa de laUniversidad de California- Berkeley, el ingeniero agrnomo Miguel Altieri.
En das pasados elpresidente honorario de Asociacin Argentina de Productores en Siembra Directa AAPRESID, en un correoelectrnico enviado a los medios, expres que -Los productos qumicos, antes de ser autorizados para el uso en el control de plagas en agricultura, pasan por rigurosas pruebas de toxicidad y en el caso de tener alguna molcula txica o que posea estos grupos qumicos, son rechazadas. Desconoce que el principio de equivalencia sustancial, es un conceptovago que no ayuda a cumplir con el exmen riguroso y el etiquetado preciso de miles de productos, que esun derecho de los consumidores y unaexigencia cientfica y tica que no se evidencia en la realidad.
El representante de AApresiddice tambin que: "Hayintencionalidad en la informacin, como si los productos se aplicaran en cualquier lugar. Lo que hace suponer quenunca vi un mosquito dentro del ejido urbano o fumigando a altas horas de la noche a metros de las viviendas. Dice ademsque las denuncias marketineras no pueden comprobar causa-efecto. Desconoce que el principio precautorio es operativo aunque la causa y efecto no hayan sido totalmente determinadas de manera cientfica. El nexo causal de una posible contaminacin o afeccin a la saludpuede presumirse, por ello muchos profesionales del derecho son tildados de progresistas.Llamarlos as deja en evidencia laoposicin a la"libertad, igualdad y fraternidad que propugna sa doctrina, como si el sojero fuera la clase privilegiada actual, todo lo dems es de izquierda y lo ataca. Victimizando al pseudo-campo, cuando el verdadero campo, no forma parte de la extorsin incesante de la que hacen uso y abuso. Y en eso los muchachos incluyen ambiente, economa y una forma de pensar el pas digno de las pocas ms infames.
Los productores alegan el perjuicio que se causa a la economa del pas. Mi respuesta es quelos bolsillos de unos pocos me tienen sin cuidado, y s es preocupante los perjuicios que ello provoca a la salud del pas. Entre combatir el dengue y combatir las plagas de oleaginosas hayun abismo de diferencias. El primero lo realiza el Estado como prevencin, lo segundo los particulares, lo que hace inadmisible la comparacin que alegan. La discusin de fondo: un pas para ellos.
La exageracin de los "sojifbicos", como nos llaman, es producto de la ignorancia o de fundamentalistas. En el caso de las plagas delarroz seramos algo as como arrofbicos siguiendo conanimus iocandi el criticandide los eptetos usados para identificarnos.
Das pasados tambin un cooperador de la comuna de La Criolla Santa Fe, tuvo la brillante idea de seleccionar soja en la vereda de una familia con graves problemas de salud, lo cual ya fue cuestionado en la campaa anterior por depositar semillas en un galpn pegado a la viviendade la calle 20 de junio N 129 de esalocalidad.
La familia de apellido Franco, compuesta por Mara, operada del corazn, medicada por hipertensin e hipoglucemia, tiene a su esposo Mario conalergia crnica e hipercolesterolemia, con trastornos deangustia yataques de pnico. Sntomas parasimpticos por accin de agrotxicos, que bien describe el Dr Marcelo Dignani a cargo de los grupos teraputicos del Hospital Paroissien del partido La Matanza, donde miles de nios de cinco escuelas son afectados por la fumigacin de las vas del ferrocarril Lnea Belgrano Sur, en Rafael Castillo para evitar el segado manual, segn reconoci TBA ante el reclamo de otras localidades bonaerenses.
La hija del matrimonio, Lorena,tambin padece de alergia. La vivienda adems se encuentrafrente a la planta de silos de laCooperativa de Gobernador Crespo, sucursal La Criolla.
-Mi preocupacin se extiende alos cientos de chicos que habitan el barrio, ya que no escuchan nuestrosreclamos porlos olores y elpolvillo que despiden los silos, comenta Mario. A metros de allfunciona una Capilla dondemadres voluntarias sirven la taza de leche a los pequeos.
Zunilda Genero, otra vecina entrevistada recuerda las veces que le dijeron que iban a fumigar que no salga fuera de la casa. -Pensamos que ya era cosa del pasado, pero la ordenanza no se respeta. Su certificado mdico de fecha 19/02/10diagnostica Intoxicacin por fumigacin con recurrentes problemas respiratorios y hepticos. La Criolla cuenta desde hace un ao con la ordenanza N584/2009 lograda en respuesta al petitorio que redact personalmente con fecha 25/02/09, entregado a la Comuna por Oscar Brasca representante de Vecinos Autoconvocados.
Dichaordenanza: -Prohbe la circulacin y/o permanencia dentro del rea urbana de mosquitos"fumigadores o de ndole conexa y/o relacionadas.() Prohbe la aplicacin area y/o terrestre de cualquier producto fitosanitario en terrenos ubicados a distancias menores de 1500 metros del lmite del rea urbana. Pero para algunas personasparecera haber excepciones. Llmese negligencia, ineficacia, desidia o complicidad.
Las conclusiones sobre el "Marco legal aplicable al manejo de pesticidas en la Argentina" de la Fundacion Ambiente y Recursos Naturales (FARN)expresa que "Uno de los mecanismos ms utilizados por las autoridades provinciales es la receta agronmica (para poder comprar un pesticida el productor agrcola/industrial debe contar con una receta expedida por un asesor tcnico/profesional habilitado) y en menor medida la fiscalizacin in situ. Sin embargo, ste mtodo se presenta como una dbil herramienta de control debido a su falta de inmediatez sobre el uso real del producto".
Esa es la realidad, maquillarlacon buenas prcticas ya no da resultados.
Fuente: http://www.medioymedio.com.ar/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter