Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2010

500 aos en defensa del medio ambiente y de su organizacin social colectiva
Indgenas luchan en defensa de la Madre Tierra

Hugo Blanco
Rebelin


En todos los pases donde existe poblacin indgena, sta viene luchando fuertemente en defensa de la Madre Tierra, contra los ataques de empresas petroleras, mineras, madereras, etc. Tambin la agroindustria es enemiga del suelo y de la poblacin, pues mata el suelo con el monocultivo y el uso de agroqumicos, superexplota a sus trabajadores y en general produce para la exportacin, entre otras cosas biocombustibles para alimentar a los carros. Otro ataque es la construccin de represas, hidroelctricas, aeropuertos, carreteras, etc. para servir a las empresas daando a los pobladores.

La masacre de alrededor de 200 (la cifra oficial es 10) nativos amaznicos peruanos en Bagua, cuyos cadveres fueron incinerados por la represin, caus indignacin internacional. Tambin hay triunfos, como el de Tambogrande que impidi a la empresa canadiense Manhatan extraer el oro que se encuentra bajo la poblacin.

En Chile el gobierno socialista reprimi a los mapuches que defiende la Madre Tierra con leyes de Pinochet.

En Argentina, Andalgal y otros pueblos luchan valientemente en defensa del medio ambiente.

De Guatemala informan que cientos de miles de indgenas luchan contra la legislacin sobre minera.

En EEUU los indgenas se oponen a la minera de uranio que daa a La gran abuela (el Can del Colorado).

En Columbia Britnica, Canad, los indgenas luchan contra la irrupcin de construcciones en su territorio para las olimpiadas de invierno.

El ataque del gran capital no es slo contra el medio ambiente, Sabiendo que la organizacin colectiva es el arma de defensa de los indgenas, tambin a ella van dirigidos los ataques. La legislacin anti-comunidad indgena fue casi simultnea en Mxico y Per. Los decretos ley anti-indgenas del presidente peruano son contra el medio ambiente y contra la comunidad indgena.

Precisamente esto refuerza la construccin del poder colectivo indgena. 

El ejemplo ms avanzado de la lucha indgena por construir su poder autnomo es el de la zona liberada de Chiapas, Mxico. Quien gobierna es la colectividad, eligiendo las autoridades sin que se presenten candidatos. Los miembros de los cuerpos colectivos elegidos, no ganan sueldo por esa funcin y pueden ser removidos en cualquier momento. El Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN) resguarda a la poblacin de esa zona del ataque gubernamental, sus miembros estn impedidos de participar de los organismos de gobierno.

Ah funciona una verdadera democracia. Desgraciadamente esta palabra ha sido tan prostituida desde que naci para denominar la dictadura de los machos griegos contra las mujeres y los esclavos, hasta la denominacin actual de los gobiernos del gran capital contra la mayora de la poblacin, que me cuesta usar ese trmino.

Chiapas es el caso ms avanzado pero no el nico.

En Cauca, Colombia, segn palabras de Ral Zibechi. Se trata de 14 resguardos que ocupan unas 191 mil hectreas . en los que viven 110 mil personas . En total son 25 mil familias distribuidas en 304 veredas o comunidades rurales . En esos territorios existen 18 cabildos, autoridad poltica indgena que convive con los municipios del Estado colombiano. Los cabildos son administrados por gobernadores nombrados por grandes asambleas y acompaados por alguaciles elegidos en cada una de las veredas. El cabildo, es un poder territorializado que debe convivir con otros poderes que pugnan por reducir su influencia: bsicamente, militares y guerrilla.

En Ecuador, fueron los indgenas con sus manifestaciones multitudinarias quienes aplastaron las actitudes obstruccionistas de la de la derecha, entre ellas la pretensin mediante el parlamento, de impedir la realizacin de la Asamblea Constituyente. Los indgenas afianzaron el gobierno de Correa.

Ahora ellos se alzan frente a Correa defendiendo sus territorios del dao que produce la extraccin de petrleo, adems dicen que la ley de aguas les arrebata derechos, la disputa se extiende al terreno educativo pues exigen ser ellos quienes nombren a los maestros en su territorio e impiden el ingreso de agentes gubernamentales que pretenden entrar para dividirlos.

Argumentan, con toda razn, que aplican la nueva constitucin ecuatoriana, que reconoce que Ecuador es un estado plurinacional.

Esto refuerza la construccin de un poder democrtico autnomo.

En Bolivia, donde las elecciones todava son al viejo estilo que no es democrtico y donde a los indgenas slo les corresponde una nfima minora de representantes, hace pocos das los indgenas de Beni eligieron al estilo indgena, por consenso, a dichos representantes.

En Honduras del 12 al 14 de este mes se realiz el II Encuentro Nacional por la Refundacin de Honduras al que concurrieron ms de 1000 delegados

El principal pivote organizativo fue el Consejo Cvico de Organizaciones Populares e Indgenas de Honduras (COPINH). Fueron los indgenas quienes alimentaron a los asistentes. No traen lo que les sobra; traen lo que tienen, dijo la dirigenta Berta Cceres, cuando llegaban hombres y mujeres de las comunidades con bolsas de maz, frijoles, caf, frutas, para la cocina colectiva.

Berta, en nombre de la organizacin indgena, insisti en que, puesto que en Honduras no existe un gobierno legtimo, el pueblo debe elegir desde la base, sus autoridades. 

En el Per la masacre del 5 de junio en Bagua reforz el poder indgena de varias poblaciones amaznicas que tienen puestos de control de quines entran a sus territorios y hay comisaras sin policas, quienes temen volver a ellas.

En la sierra las rondas campesinas, organizaciones de autodefensa contra los ladrones de ganado y de justicia interna, surgidas a raz de la corrupcin de jueces y policas, en un principio fueron perseguidas por el sistema, pero ante su multiplicacin, tuvieron que reconocerlas legalmente y darles facultades para el ejercicio de justicia a nivel inferior.

Donde hay poblaciones indgenas, ellas tienen organizacin comunal, ms o menos democrtica, con mayor o menor fuerza frente a las autoridades del sistema.

TAREA DE LOS REVOLUCIONARIOS

La lucha contra el capitalismo por ser un sistema injusto tiene ms de cien aos, los revolucionarios de mi tiempo pensbamos que si nosotros no alcanzbamos a derribarlo, lo haran las generaciones futuras.

Ahora vemos que eso es falso: Si las actuales generaciones no derribamos al capitalismo, ste, con su ataque a la naturaleza, exterminar la especie humana, mejor dicho, ya comenz a exterminarla, fundamentalmente con el calentamiento global producido por la emisin de gases de invernadero: En mi regin, Cusco, ya hubo decenas de muertos por los aluviones producidos por el calentamiento. Una isla de la baha de Bengala desapareci bajo el agua. El huracn Katrina mat mucha gente en Estados Unidos, En frica tienen que caminar kilmetros para conseguir agua. El invierno pasado fue excesivamente fro en Europa, hubo muertos. Un ro de lodo atraves una ciudad italiana. En Granada, Espaa y en Buenos Aires, la gente camin por las calles con el agua encima de las rodillas. Como vimos ms arriba, el calentamiento global no es ms que uno de los ataques del capitalismo a la naturaleza, y por lo tanto a la supervivencia de la humanidad.

Hay muchos consejos de acciones contra el calentamiento, por ejemplo usar lmparas fluorescentes, pero aunque todo el mundo lo hiciera, eso no va a detener el calentamiento global, puesto que ste y todas las otras formas de deterioro del medio ambiente son inherentes al sistema capitalista cuyo mandamiento sagrado ordena a las compaas multinacionales ganar la mayor cantidad de dinero posible en el menor tiempo posible.

Hay leyes de proteccin del medio ambiente, pero otra de las normas del sistema es que con dinero se derrumba cualquier ley.

Si un capitalista por razones morales deja de implantar una industria contaminadora, esa no es una solucin, pues la vorgine del mercado har que otro capitalista ocupe su lugar.

El nico remedio posible para frenar el calentamiento global y todo el deterioro de la naturaleza es acabar con el capitalismo. Es cierto lo que voceaban 100,000 personas en Copenhague: Cambiemos el sistema, no el clima. 

Hago una invocacin a quienes luchan por una sociedad ms justa, llmense marxistas, libertarios o lo que sea, a que nos ubiquemos en la nueva realidad.

Hagamos un giro en la denuncia al capitalismo, ahora fundamentalmente debemos concentrarla en que a travs del ataque a la naturaleza est exterminando nuestra especie, esto es mucho ms grave que su explotacin a la clase obrera o el saqueo de nuestras riquezas.

Tambin les hago un llamado a que vean lo que est sucediendo:

Las poblaciones indgenas, calificadas como las menos civilizadas, estn en la primera fila en la defensa de la naturaleza y por lo tanto de la supervivencia de la especie.

Esas poblaciones, hoy da, an aplastados por el capitalismo, estn construyendo el tipo de organizacin social por el que nosotros luchamos. Para decirlo en las palabras del Sub: No se trata de tomar el poder, sino de construirlo.

Si ven esto comprendern que una tarea fundamental de los revolucionarios anticapitalistas, debe ser la solidaridad con las luchas indgenas en defensa de la naturaleza y en la construccin de la nueva sociedad. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter