Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-03-2010

Peleas de familia

Juan Gelman
Pgina/12


Quin no las ha padecido y aun protagonizado? La llamada crisis EE.UU./Israel a una de ellas suena. Tel Aviv se ha dado el gusto de propinar dos bofetadas a la Casa Blanca, empeada en alentar un proceso de paz palestino-israel que ya se arrastra aares. Destin la primera al vicepresidente Joe Biden cuando visitaba Tel Aviv a principios de mes para acelerar las negociaciones de paz. El presidente Obama fue vctima de la segunda poco antes de iniciar en Wa-shington conversaciones sobre el tema con el primer ministro israel Benjamin Netanyahu. En los dos casos, Israel anunci la construccin de ms asentamientos para sus ciudadanos en Jerusaln Este, territorio rabe ocupado que la comunidad internacional considera capital de un futuro Estado palestino. La reaccin estadounidense no fue la misma en cada lance.

Biden conden con dureza la sustancia y el momento del (primer) anuncio (The New York Times, 9-3-10). Fue insultante no slo para el vicepresidente, fue un insulto a los EE.UU., se enfureci Hillary Clinton (//thehill.com/blogs, 13-3-10). El tono y los gestos norteamericanos cambiaron luego: Biden ejerci de anfitrin en la cena de gala ofrecida a Netanyahu el 22 de este marzo. Hillary Clinton reiter que el compromiso de la Casa Blanca con Israel es slido como roca, permanente, firme y para siempre (www.minnpost.com, 23-3-10). Formul esta promesa en la conferencia anual del Comit Estadounidense-Israel de Asuntos Pblicos (Aipac, por sus siglas en ingls), el lobby pro-israel que, segn la revista Forbes, es la segunda red de intereses ms poderosa de EE.UU. El primer ministro Netanyahu fue ovacionado de pie cuando sostuvo en esta reunin que continuar la poltica de asentamientos en territorio palestino ocupado y que Jerusaln es y ser la eterna capital de Israel.

El poder del Aipac no es pequeo. Hace aos que logra modelar las polticas para Medio Oriente del gobierno estadounidense; por ejemplo, la invasin a Irak. Despus del incidente, Biden no se limit a la discreta actividad de pasar bajo la puerta a sus partidarios en el Capitolio, dirigentes demcratas incluidos, documentos de situacin y posicin en la materia. Esta vez emiti una declaracin pblica: Las recientes declaraciones del gobierno Obama sobre las relaciones EE.UU./Israel afirma han creado una seria preocupacin. Aipac llama al gobierno a tomar medidas inmediatamente para disipar la tensin con el Estado judo (www.huffingtonpost.com, 15-3-10). Un fraseo decidido.

El Aipac colg en su web un documento de 39 pginas con adhesiones a las polticas de Israel redactadas por 9 senadores y 47 miembros la Cmara de Representantes repartidos casi por igual entre demcratas y republicanos (www.aipac.org, 24-3-10), un hecho que confirma cmo opera el Aipac: financia las campaas electorales de candidatos afines de los dos partidos. Cmo se explicara si no que legisladores presuntamente democrticos apoyen a un gobierno que practica la limpieza tnica y una forma peculiar del apartheid? Es ste apenas un aspecto de la capacidad influyente del Aipac.

En este marco se produjo un hecho inslito: el Pentgono pidi a Obama que adelgazara el vigoroso sostn que brinda a Israel. El general David Petraeus, jefe del Comando Central de EE.UU. y autor del envo a Irak de ms efectivos estadounidenses, hizo llegar a la Casa Blanca su alarma por semejante poltica en un informe que elev a mediados de enero sobre su gira por la regin en diciembre del 2009: haba recibido un mensaje muy humillante de los dirigentes rabes, quienes estimaron que EE.UU. era incapaz de solucionar el conflicto palestino-israel. La intransigencia israel agregaba el general pona en peligro a las tropas norteamericanas que combaten en Irak, Afganistn y Pakistn (//mideast.foreignpolicy.com, 13-3-10).

El peligro podra alcanzar una dimensin mundial si Obama se pliega a la insistente demanda israel de bombardear Irn porque posee o pronto poseer armamento nuclear. Israel cuenta con armas nucleares no declaradas cuyo nmero va de 200 a 300, segn estimaciones de los especialistas. Irn detuvo el desarrollo de bombas atmicas en el 2003, segn los 16 organismos que integran la comunidad de inteligencia de EE.UU. (www.newsweek.com. 16-9-09). La paradoja es manifiesta.

La realidad militar percibida por el general Petraeus choca con la realidad poltica imperante en Washington, que da bros a la obstinacin de Tel Aviv en la tarea de echar a los palestinos de sus tierras y reconstruir el Gran Israel bblico. Netanyahu es un experto en este campo: EE.UU. mediante, incita a barrer del mapa a Irn sealndolo como el nuevo Amalek (Gnesis 36:12), el peor enemigo que Israel tuvo alguna vez. W. Bush no fue el nico gobernante que se vali del Libro para perpetrar atrocidades.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-142787-2010-03-28.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter