Portada :: Otro mundo es posible
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

Entrevista a Joan Surroca i Sens, un objetor del crecimiento
"El decrecimiento es un movimiento que no admite liderazgos, ideologas cerradas, ni banderas a seguir"

Lus ngel Aguilar Montero
Utopa


La crisis, es una oportunidad? Para quin?

Krinein es una palabra griega que significa a la vez crisis y oportunidad. Esta crisis no es nada trgico, depende. Puede ser un fastidio para los olvidados de este mundo, pero es una oportunidad para crecer en humanidad y para ello hay que decrecer econmicamente.

O sea, que lo del desarrollo sostenible, un oxmoron que dira Arcadi?

No es posible la cuadratura del crculo, como muchos embaucadores nos quieren hacer creer. La crisis actual es una crisis coral: econmica, ecolgica, financiera, de valores, poltica, religiosa Aqu hay tres novedades: por primera vez en la historia de la humanidad, el planeta no puede abastecer nuestras demandas; los logros cientficos sin su correspondiente control tico pueden conducir a una catstrofe, y la carrera armamentstica, con 27.000 cabezas nucleares almacenadas, tiene el potencial para hacer desaparecer la humanidad y la vida toda del planeta. Saber conducir estos tres grandes retos inditos sin que medie una tragedia requiere, adems de la siempre necesaria suerte, un cambio fenomenal.

Existen alternativas solidarias a la crisis?

La alternativa hay que saber buscarla entre todos. No hay lugar para iluminados o populistas (el gran peligro actual). Necesitamos debate, participacin, transparencia, renovacin poltica en los personajes y en sus formas. Si participamos, ganaremos la partida, pero hay un empeo enorme para dejarnos permanentemente drogados, atontados. No hay lucidez porque no hay reflexin. No se dispone de tiempo para dejar hablar al silencio. El debate, tan necesario, desaparece porque algunos confunden la democracia como algo que confiere a los elegidos una especie de superioridad automtica. No escuchan mientras ocupan el cargo. Las prximas crisis aparecern cada vez ms a menudo y sern ms difciles de superar. Desde mi punto de vista no hay otra salida que un cambio profundo de los valores. Tolstoi lo dej muy claro: Todos queremos cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a s mismo.

Qu relacin tiene el decrecimiento con la crisis sistmica actual?

El planeta se halla en una situacin muy delicada, en estado de emergencia, porque el sistema se basa en el consumismo enfermizo para poder subsistir. Si todos consumiramos con la misma voracidad que los habitantes de Estados Unidos de Amrica, necesitaramos cinco planetas para abastecernos y colocar los deshechos. Hoy hablamos de ecocidio porque cada da desaparecen entre 50 y 200 especies animales y vegetales entre otras irresponsabilidades humanas. Pero tambin es un verdadero genocidio lo que la humanidad lleva a cabo. De qu otra forma llamar al hecho de que cada da mueran 60.000 personas por no tener lo esencial para sobrevivir? Mantener este ritmo de consumo implica asegurarse nuevos puntos del planeta para extraer energa y materias primas. Y esto se hace provocando guerras y conflictos entre culturas.

Lo que le viene de perlas a los mismos culpables de generar esta situacin, verdad?

Claro, los generadores de esta dinmica infernal, tienen as pretextos para cercenar libertades, imponer controles, sembrar miedo, cambiar los sistemas educativos y anular las voces crticas en sus medios de comunicacin. Si ahora la demanda humana est superando la biocapacidad, es obvio que nos preguntemos: Qu ocurrir cuando los pases emergentes como China, India o Brasil, quieran emular nuestras cotas de consumo? Cmo pensar que nada va a ocurrir cuando a principios del siglo XIX la poblacin mundial era de 1.000 millones de personas, ahora somos 6.800 millones y el ao 2050 es posible que superemos los 10.000?

Define esa filosofa del decrecimiento en dos o tres puntos.

Primero: disminuir la produccin econmica y as lograr una nueva relacin de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza. Segundo: favorecer un mejor entendimiento entre los seres humanos. Tercero: un reparto de los frutos de la Tierra equitativo.

Algo ms a tener en cuenta?

S, que el decrecimiento es un movimiento que no admite liderazgos, ideologas cerradas, ni banderas a seguir. Es ms bien un marco que da acogida a todas las personas y grupos alternativos al actual sistema capitalista.

Qu tiene que ver el decrecimiento con eso de la huella ecolgica?

La Huella Ecolgica es un parmetro que sirve para medir objetivamente la demanda de la humanidad sobre la biosfera en trminos del rea de tierra y mar biolgicamente productiva requerida para proporcionar los recursos que utilizamos y para absorber nuestros desechos. Puede hacer referencia a todo el planeta o bien limitarse a calcular un rea concreta, sea un estado, una regin o una ciudad. Gracias a ella podemos tratar con mucha ms fiabilidad los temas de sostenibilidad. La Huella nos muestra, como una fotografa, la realidad y al ver los resultados tan preocupantes, han nacido grupos de apoyo a este movimiento no muy definido y plural que es el decrecimiento.

Pero el decrecimiento no plantea volver a la poca de las cavernas, ni vivir peor, cierto?

Al contrario, una sociedad que apueste por la sencillez voluntaria se ver beneficiada automticamente por un sin fin de satisfacciones. Disminuirn las preocupaciones y neurosis propias de la sociedad competitiva hasta el extremo, consumista sin fin y sin tiempo para gozar de las vivencias que dan sentido a la existencia. Olvidamos que el ser humano, adems de unas necesidades bsicas materiales, tiene que satisfacer necesidades inmateriales. Nos cuesta ms comprender estas ltimas porque son necesidades intangibles, abstractas. No tenemos medidores para saber cmo vamos de afecto, creatividad, reconocimiento, disfrute de la amistad, etc.

O sea que tenemos que replantearnos nuestro sistema de vida, porque ya no tenemos margen y la tierra parece que ya dice Basta!

Exacto. No hay margen, y cuanto ms tardemos, ms cargaremos sobre las espaldas de las futuras generaciones el esfuerzo que requiere reequilibrar nuestros excesos. Deberamos tener ms despierta la responsabilidad intergeneracional. Hay que tener respeto hacia los que nos precedieron y nos dejaron un mundo habitable y respeto hacia las generaciones que tienen derecho a un planeta bello y equilibrado. La velocidad de nuestro tren de vida es tan exagerada que, aunque se diera el caso de ponernos de acuerdo para llegar a unas formas de vida ms humanas, el frenazo durara muchos aos antes de que logrramos superar la fase del endeudamiento ecolgico.

Vamos, que de recuperarnos en este siglo, despus del fracaso de la cumbre de Copenhague, nada.

En el mejor de los casos, se hablaba de que hasta el ao 2040 la Tierra no producir nuevamente por encima de la demanda y, por tanto, no estar en condiciones de volver a generar un saldo positivo de su biocapacidad. Pero efectivamente hoy son unas probabilidades harto difciles dada la poca capacidad para coger el toro por los cuernos, que hemos visto en las cumbres recientes.

Cabe el decrecimiento dentro del capitalismo?

El decrecimiento no se entiende dentro del sistema capitalista porque ste se basa en crecer infinitamente y no puede parar. Es como quien va en bicicleta; puede mantener el equilibrio parado unos segundos, pero al final pondr un pie en el suelo. Dejar de crecer econmicamente quiere decir crecer en otros sentidos.

Entonces habr que trabajar menos, por ejemplo?

Nuestra cultura se basa en el trabajo como realizacin. Pero el trabajo no es la vida. Es una obviedad que no tenemos tiempo para nada: la familia est pagando muy caro este modo de vida. No hay tiempo para la educacin de los hijos, todo se traslada a la escuela y claro est que la escuela no puede suplir lo que es propio del mbito familiar. Las generaciones de los mayores no tienen contacto con los pequeos y esto es simplemente un despilfarro que no nos lo podemos permitir. Los abuelos siempre han transferido a los pequeos una serie de valores que son muy tiles para su buen desarrollo. No hay tiempo para la creatividad ni para la celebracin. Una sociedad que reduzca drsticamente la jornada laboral volver a poner su metrnomo al comps humano. Mi esperanza es observar que cada vez hay ms grupos, an minoritarios, que prefieren una vida ms sosegada aunque sea ganando algo menos y viven mucho mejor.

Es suficiente con que revisemos individualmente nuestro consumo?

Revisar nuestro consumo es un ejercicio de responsabilidad. Cada persona puede mejorar ciertos hbitos y debera hacerlo como si de ella dependiera la salvacin del planeta. Pero, con ser imprescindible no es suficiente. Si no hay conciencia social puede aparecer el llamado efecto rebote, es decir, en mi casa pongo bombillas de bajo consumo, construyo una cisterna para recoger aguas pluviales, instalo placas solares en el tejado, cambio mi caldera por otra de biomasa, etc., con lo que produzco unos efectos ecolgicos beneficiosos y, adems, me ahorro dinero; pero si con ese dinero ahorrado como resultado de unas buenas prcticas, cojo un avin al Caribe, con el CO2 emitido, habr superado muchsimo todo el que con tanto esfuerzo haba reducido durante el resto del ao. Lo sensato es que en lugar de primar los ingresos se priorice el tiempo libre (siempre que se tengan las necesidades bsicas cubiertas, claro est). Ganar algo menos que ponga coto al consumo para gozar de la vida en actividades que no tienen ningn coste y son las ms gratificantes.

Entonces es primordial un cambio en la produccin?

Claro que no es suficiente reducir el consumo porque, si no hay soluciones polticas, la ciudadana se desmoraliza y difcilmente har un esfuerzo ahorrativo en el consumo, excepto los militantes que son minora. Si Copenhague ha sido un fracaso a pesar de la urgencia que haba en variar las polticas, cmo van a pedir cambios de hbitos a los ciudadanos? Si pretendemos que la micro economa funcione tambin hay que dar ejemplo desde lo macro. Es ms, los polticos mandan mensajes absolutamente contradictorios. Para salvar la crisis, dicen siempre que pueden, hay que consumir. O sea que s hay que cambiar la produccin. Si variar el consumo es harto difcil, mucho ms es construir una nueva sociedad basada en otro sistema productivo. Precisamente porque median intereses egostas de los grandes grupos econmicos multinacionales que rigen la poltica real de los estados. Algunas multinacionales facturan ms que el PIB de algunos pases. Slo podremos hacer frente a estos colosos si nos damos cuenta que hay que movilizarse, salir a la calle para poner fin a la ms cruel de todas las guerras.

Concreta algunas propuestas mas y dinos si podemos ser optimistas de cara al futuro?

Repartir el trabajo para evitar, adems de los beneficios comentados, una sociedad dual con la mitad de los ciudadanos en permanente situacin de trabajo precario o en paro. Modificar los sistemas de transportes, que eliminen grandes trayectos innecesarios, tanto de personas como de mercancas. Favorecer la relocalizacin de la produccin de bienes agrarios, industriales y de servicios. Impulsar una publicidad que se limite a la informacin de los productos y no a la incitacin permanente. Limitarse a las energas naturales, especialmente la solar en fin, los resultados seran unos sistemas de vida bien diferentes a los que ahora conocemos. Pero hay que confiar porque tambin se superaron sistemas tan arraigados en su da como el esclavismo, el feudalismo, el mercantilismo Nadie querra ir para atrs. Hay que mirar el futuro y, si logramos dar una buena respuesta a esta crisis, seguro que a las futuras generaciones les espera un porvenir mucho mejor que nuestro presente.

Poca gente sabe que eres de los pocos o el nico que ha ganado una sentencia por tus demandas sobre la Objecin fiscal, Qu te supuso y qu piensas hoy?

Que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya dictaminara por primera vez una sentencia quitndome la culpabilidad y eximindome de pagar las multas por mi objecin a que mi dinero vaya al ejrcito, es un pequeo paso que debera animar a muchos, pero la Objecin fiscal es algo poltico; porque la tica no puede ceirse a la casustica y encerrarla en mi pequeo mundo. Desde luego que no quiero que el gobierno espaol siga destinando estas cifras inmorales en sus presupuestos para favorecer el crecimiento armamentstico, pero claro est que no lograremos avances significativos sin una movida muy fuerte de la ciudadana.

Fuente: Entrevista publicada en el n 73 de Utopa
http://luisangelaguilar.blogspot.com/2010/03/joan-surroca-i-sens-un-objetor-del.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter