Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

La ciencia sigue siendo uno de los pocos productos de la civilizacin que lleva en su propia estructura el germen de la emancipacin

Miguel ngel Quintanilla
Pblico


Noam Chomsky suele criticar a los intelectuales postmodernos de nuestra poca, porque han abandonado el espritu de la Ilustracin y no creen en el valor objetivo del conocimiento cientfico; y los contrapone a los intelectuales de la izquierda tradicional, que procuraban compensar el carcter clasista de las instituciones culturales mediante programas educativos para los trabajadores, o escribiendo libros de gran xito sobre matemticas, fsica y otros temas cientficos dirigidos al gran pblico. Recientemente, Alan Sokal ha recuperado estas crticas de Chomsky en un brillante alegato de izquierdas en favor de la racionalidad.

De hecho, nos estamos acostumbrando a ver la ciencia y la tecnologa como parte del sistema social y econmico y a meter en el mismo saco las injusticias del sistema capitalista, el expolio de recursos naturales y el calentamiento global junto con el conocimiento cientfico, el desarrollo tecnolgico y el imperativo econmico de la innovacin. As que cada vez parece ms natural la idea completamente ajena, en realidad, a la tradicin de la izquierda de que la ciencia y la innovacin son asuntos de los que ya se ocupan los guardianes del sistema y a los que no merece la pena que preste ms atencin el pensamiento progresista.

Craso error. La ciencia sigue siendo uno de los pocos productos de la civilizacin que lleva en su propia estructura el germen de la emancipacin. Es cierto que el conocimiento cientfico puede servir a la guerra y al capitalismo depredador. Pero tambin sirve para combatir la enfermedad y la pobreza, la desigualdad y la opresin. Adems el conocimiento cientfico no conoce fronteras, slo sobrevive en medios culturales estimulantes y abiertos y tiene vocacin de difusin universal. Aunque slo fuera por eso, la ciencia debe seguir siendo una parte esencial del patrimonio de la izquierda.

Pero hay algo ms. La ciencia y la tecnologa no crecen y se desarrollan solas. Cada paso en una u otra direccin se da porque alguien ha tomado decisiones para orientar el proceso de acuerdo con intereses particulares o pblicos, ocultos o transparentes, egostas o solidarios. La discusin de la nueva Ley de la Ciencia puede ser una buena ocasin para poner a prueba el compromiso de la izquierda de nuestro pas en este campo. Para empezar, el Gobierno hara bien en abrir el debate sobre el futuro de la ciencia y la innovacin a un pblico amplio, interesado e informado.

Miguel, ngel Quintanilla es catedrtico de lgica y filosofa de la ciencia en la Universidad de Salamanca.

http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=3199


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter