Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

Hermes Trismegisto, "La Isla Desconocida" y la censura de Google

Antonio Rodrguez Salvador
Rebelin


Solo pocas horas despus de que el importante intelectual cubano Enrique Ubieta Gmez escribiera en su blog La Isla desconocida: El principal obstculo que encuentra el imperialismo para derrotar a la Revolucin cubana no es militar, ni econmico; es moral; el Gigante Informtico Google se apur en darle la razn.

 

No lo hizo, sin embargo, por arranque honesto de su directiva, menos an porque de tanto repetir lemas de pluralidad y libertad de expresin se obligaran a ser consecuentes, sino al subrayar pblicamente la vigencia de una mxima que hace ya ms de dos mil quinientos aos enunciara Hermes Trismegisto: los semejantes y los antagnicos son lo mismo; los extremos se tocan. As, la censura del blog de Enrique Ubieta Gmez, ejercida autocrticamente por Google, solo puede ser entendida en una escueta direccin: la prepotencia imperialista se ha rozado una vez ms con su propia impotencia.

 

El hecho ocurri ante mis ojos el pasado viernes 27 de marzo, sobre las 9 y cuarto de la noche, hora de Cuba. Yo haba terminado de leer una aguda colaboracin del escritor Ernesto Prez Castillo: sobre la andanza pro Damas de Blanco organizada en Miami donde uno de los marchantes era nada menos y nada ms que el connotado terrorista Luis Posada Carriles cuando al cambiar de entrada me tropec con el membrete alertando de la censura.

 

Tras la inicial perplejidad, confieso que de pronto sonre. Toda la maquinaria imperialista tratando de pulverizar a Cuba: la prensa, el Parlamento Europeo, los weylerianos del PP Y, sin embargo, ninguna trompeta del Apocalipsis lograba enmudecer la acrisolada verdad que emerga de un modesto blog. Un blog que paradjicamente no se edita en 18 idiomas, no es amplificado por rimbombantes premios y distinciones; no opera con banda ancha ni tiene editores propios, ni tampoco es potenciado por la palmada en el hombro del Emperador Obama.

 

Quin era ese bloguero que, para opinar desde arriba, no precisaba subirse a los globos de la revista Time o el grupo Prisa? Por qu en La Isla Desconocida colaboraban cada vez ms otros importantes intelectuales de Cuba y el mundo? Cmo era posible que la verdad pudiese emerger por sobre la maraa de sesgos, tpicos y prejuicios con que se pretende sepultar la opinin de Cuba? Entonces, quin era la verdadera personalidad influyente?

 

A como fuera, haba que apagar la voz de Ubieta, Antes se promovieron linchamientos mediticos, se desbord su bandeja de entrada con amenazas de muerte; llegaron hasta quemar su nombre en rituales dignos del Ku Klux Klan? Y no podan.

 

Entonces decidieron borrar su blog. Lo hizo Google con apenas un clic totalitario, el dedo torquemada de la nueva inquisicin virtual. Bush quiso traer la Edad Media a la era de Internet, y entonces convers con Dios antes de atacar primero a Afganistn y despus a Irak. Y como nuevo Ricardo, Corazn de Len, encabez la Cruzada contra el moderno Saladino, otro sarraceno igualmente nacido en Tikrit: Saddam Hussein. Y de acuerdo con la prctica de las ordalas medievales, emple la tortura a los prisioneros como una manera de forzar la confesin de culpas. La administracin Obama, entretanto, nos vuelve a recordar a Hermes Trismegisto todo fluye y refluye; como es arriba es abajo y ahora pretende llevar la Edad Media a Internet. Ya andan preparando su ejrcito de rangers para la red, hace apenas pocos das Google determin asociarse a la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos.

 

Pero qu dirn de pronto los campeones de la libertad de expresin. Acaso en su prximo informe veremos la airada protesta de Reporteros sin Frontera? Leeremos maana la crnica condenatoria en Generacin Y? Y qu nos dir Hillary Clinton, quien hace apenas dos meses pronunci un discurso titulado Libertad de Internet?

 

Desde luego que nada de eso ocurrir. Ni falta que hace. Ya el blog de Ubieta est alojado en otro sitio. Ahora podemos verlo en www.laisladeconocida.wordpress.com, y, por casualidad, ya ha empezado a recordarnos otra mxima de Hermes Trismegisto: todas las paradojas pueden reconciliarse. Es que de pronto asistimos al renacer de una Isla Desconocida cada vez ms conocida; tambin, por supuesto, cada vez mucho menos isla. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter