Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

El tejado de vidrio de la superpotencia

Manuel E. Yepe
Rebelin


 

 Cuando la cancillera estadounidense hizo pblicos el once de marzo sus Informes acerca de la prctica de los derechos humanos por pases en 2009 (Country Reports on Human Rights Practices for 2009), atribuyndose el papel de juez mundial en la materia, su contenido provoc, como ya se ha hecho habitual, una mezcla de indignacin, rechazo y burlas en todo el planeta.

El gobierno chino, haciendo gala de la paciencia y la sabidura que son caractersticas de los pueblos asiticos, se limit en esta ocasin a responder al agravio con la presentacin de un documento que llam Registro de los derechos humanos en los Estados Unidos en 2009 (The Human Rights Record of the United States in 2009).

El informe elaborado por Washington contra todo el mundo contena acusaciones por supuestas violaciones de los derechos humanos en todas partes. La gravedad de las imputaciones variaba arbitrariamente segn el estado de las relaciones oficiales de Estados Unidos con cada una de las naciones justipreciadas y, en casi todos los casos, trascenda la intencin de ejercer una presin coyuntural, formular una amenaza o premiar, mediante alguna justificacin, un servicio prestado o una conducta agradecida por la superpotencia.

Se omitan, por supuesto, las transgresiones y los abusos en territorio propio, as como los excesos practicados contra naciones extranjeras o los patrocinados por Estados Unidos en otros pases.

El Registro, segn sus ejecutores chinos, tiene el propsito de facilitar a las personas de todo el mundo el conocimiento de la situacin real de los derechos humanos en los Estados Unidos.

Se nutre de datos oficiales del gobierno o que han aparecido, convenientemente dispersos, en la prensa de los Estados Unidos, as como en los medios pblicos de muchos otros pases.

Con ejemplos concretos, el documento presentado por China relata las constantes violaciones de los derechos civiles y polticos a que estn expuestos, o que sufren, los ciudadanos de Estados Unidos a causa de cotidianas agresiones contra sus vidas, sus propiedades y su seguridad personal.

Resea, con abundantes datos y evidencias, la manera en que le son negados a los estadounidenses un buen nmero de derechos econmicos, sociales y culturales universalmente reconocidos.

Muestra la intensidad con que actan la discriminacin racial y la que se ejerce contra los grupos minoritarios, as como la violencia que se ejerce contra los inmigrantes indocumentados. Demuestra con ejemplos cmo son violados los derechos de la mujer y el nio que la comunidad internacional ha promulgado en las Naciones Unidas y que Estados Unidos prcticamente ignora.

El Registro demuestra la manera reiterada y sostenida con que Washington viola los derechos humanos de otros pueblos al imponer su hegemona y dominacin mediante su enorme podero militar.

En el documento se aprecia cmo Norteamrica, que tiene el mayor gasto militar y el ms rpido incremento de su presupuesto blico, alimenta la inestabilidad global por su condicin de mximo promotor de guerras y primer vendedor de armas del planeta.

El Registro muestra que Estados Unidos hace caso omiso de los convenios internacionales sobre derechos humanos y otros afines, como el Pacto Internacional de derechos econmicos, sociales y culturales y la Convencin sobre la eliminacin de todas las formas de discriminacin contra la mujer, que no ha ratificado an tras 32 y 29 aos de haberlos suscrito, respectivamente.

En el documento se resalta que Estados Unidos, que aboga por la "libertad de expresin", la "libertad de la prensa" y la "libertad de Internet", restringe la libertad de sus ciudadanos para acceder y distribuir informacin e instala equipos de intervencin de lneas telefnicas por doquier, as como utiliza la seguridad de Internet como excusa para supervisar e interferir en los sistemas personales.

El Registro demuestra cmo Washington manipula el tema de los derechos humanos como instrumento poltico contra los pases pobres aplicando un doble rasero en funcin de sus propios intereses estratgicos, interfiriendo en los asuntos internos de otras naciones.

En las lneas finales del texto del Registro, el gobierno chino invita al gobierno de Estados Unidos a sacar las lecciones de la historia, a esforzarse por mejorar las condiciones para el ejercicio de los derechos humanos de sus ciudadanos y rectificar su reprochable actuacin en este campo en todo el mundo.

Con la denuncia contenida en este documento, el gobierno chino presta un servicio de gran valor a los pueblos y gobiernos del tercer mundo que disponen ahora de un arma defensiva contra la ofensiva de recolonizacin de Estados Unidos, basada en su dictadura meditica global y su diplomacia de chantajes y amenazas.

En lengua inglesa, el documento chino tiene algo ms de 8 mil palabras y recoge una asombrosa cantidad de datos y precisiones que dan una medida -que trasciende lo cuantitativo- de que Estados Unidos es la nacin menos indicada del planeta para evaluar el grado de respeto de los derechos humanos. La sola constatacin de la realidad que se refleja en el Registro deja ver que el desarrollo del capitalismo ha reducido a Norteamrica a la condicin de centro de donde emanan las ms crueles violaciones de los derechos humanos y expresin de los peores primitivos instintos egostas que el capitalismo exacerba en la naturaleza humana.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter