Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

La reforma de salud, una falsa promesa

Physicians for a National Health Program
La Breche


La aprobacin por el Congreso norteamericano (21 de marzo 2010) de una ley sobre la salud, se present como un voto histrico hacia la instauracin de una cobertura universal de la poblacin de los Estados Unidos en cuanto a gastos de salud. En 2008, 46,3 millones de personas en los Estados Unidos no se beneficiaban de ningn seguro de salud. La explosin del desempleo no pudo sino empeorar la situacin: la mayora de las personas aseguradas al estarlo por medio de convenios con sus empleadores, pierden esta cobertura esencial cuando quedan sin su empleo. Publicamos a continuacin la posicin (difundida el 22 de marzo 2010) por los responsables de la asociacin Physicians for a Nacional Health Program (Mdicos para un Programa Nacional de Salud). Esta asociacin agrupa a 17.000 mdicos en los Estados Unidos. Lucha desde hace aos para la instauracin de un seguro nacional de salud pblica, que garantice a toda la poblacin una cobertura completa de sus gastos de salud. La posicin adoptada por estos mdicos, invita a un poco ms de realismo sobre el alcance de este supuesto voto histrico del Congreso.


"Desearamos poder sumarnos a las celebraciones que sealan la adopcin anoche por la Cmara de Representantes de la ley sobre la salud. Pero, con toda conciencia, no podemos. No podemos contentarnos a ver como se proponen aspirinas para curar un cncer. Esta nueva legislacin no va a eliminar las races del problema: una industria del seguro privado movido por la bsqueda del beneficio. Al contrario, va a enriquecer an ms an a estas compaas de seguro y a reforzar su poder. Esta ley va a obligar millones de norteamericanos a comprar a los aseguradores privados malos productos (assurantiels) y conducir al pago de montos importantes de los caudales pblicos a estas compaas. Los efectos mediticos de informacin que rodearon esta nueva ley sobre la salud, son contradichos por los hechos:

Alrededor de 23 millones de personas permanecern sin seguro estos nueve prximos aos. Eso tendr como consecuencias 23.000 muertes al ao (las que habran podido evitarse con una cobertura universal) y una suma incalculable de sufrimientos.

Algunos millones de miembros de la clase media sern presionados para comprar plizas comerciales de seguro salud. Ellas costarn hasta un 9,5% de su ingreso, pero slo cubrirn como promedio un 70% de sus gastos de salud, dejndolos expuestos al riesgo de arruinarse si estn seriamente enfermos. Mucho encontrarn que tales polizas de seguros son demasiado costosas para que puedan permitrselas o demasiado costosas a emplear, habida cuenta del elevado nivel de las franquicias y participaciones que se les impondrn.

Las compaas de seguros privadas se embolsarn al menos 447 mil millones de dlares de los contribuyentes destinados a subvencionar la compra de sus polizas de seguro. Este dinero reforzar su poder financiero y poltico y, as, su capacidad de bloquear toda nueva reforma.

La ley reducir 40 mil millones de dlares a la ayuda aportada para Medicare [1] a los hospitales que garantizarn servicios de base accesibles a los no asegurados. Eso amenazar los cuidados dados a los millones de personas que permanecen sin seguro.

Las personas cubiertas por medio de sus empleadores seguirn siendo prisioneras de las redes de prestadores de servicios a las cuales su seguro da derecho; harn frente a costos que crecern y a una erosin continua de las prestaciones garantizadas. Muchos, o incluso la mayora, debern progresivamente pagar impuestos sobre las prestaciones de las que se beneficiarn a medida que el costo de los seguros aumente [2].

Los costos de la salud seguirn tomando el ascensor, como lo muestra de sobra la experiencia hecha en el estado del Massachusetts, en la cual se basa la nueva ley. [3].

El reglamento de los seguros tan elogiado - a saber la prohibicin hecha a los aseguradores de rechazar la cobertura a alguien sobre la base de su estado de salud - se tamiza de faltas, que es la consecuencia del papel central que los aseguradores desempearon en la formulacin de la ley. Ser as posible imponer a los ancianos cotizaciones hasta tres veces ms elevadas que el pedido a los ms jvenes. Del mismo modo, los seguros que cubrirn mayoritariamente mujeres asalariadas podrn imponer hasta el 2017 cotizaciones ms elevadas y ms definidas en funcin del sexo.

Los derechos de las mujeres en cuanto a reproduccin se erosionan an an ms, a raz de la prohibicin hecha para que las prestaciones de seguro cubran gastos de salud vinculados a interrupciones voluntarias del embarazo.

No era inevitable que fuera as. Las medidas positivas contenidas en esta ley, como el refuerzo de la financiacin de los centros de salud comunitarios, habran podido aplicarse como tales. Del mismo modo, la extensin de la cobertura garantizada por Medicaid [4] - un programa financiado, que garantiza a los pobres cuidados por debajo de la norma - habra podido decidirse separadamente, acompaada de medidas federales para mejorar la calidad de las prestaciones de este programa.

Pero, al contrario, el Congreso y la administracin Obama cargaron a los norteamericanos de un paquete costoso, incluyendo: la obligacin costosa de asegurarse individualmente; de nuevos impuestos sobre los planes de seguro de los que benefician a los asalariados; a un nmero incalculable de acuerdos muy ventajosos para los seguros privados y los grandes pharmas; y, por fin, el mantenimiento de un sistema fragmentado, no funcionando, insoportable, tan pesado sobre la salud y sobre la economa.

La aprobacin de esta ley corresponde a consideraciones polticas y no a las de una slida poltica de la salud. Como mdicos, no podemos aceptar esta inversin de las prioridades. Buscamos remedios que ayuden efectivamente a los pacientes, no a los placebos.

Un remedio (a los problemas actuales) es bien conocido. Pronto o tarde, nuestra nacin deber adoptar un sistema de seguro de salud nico y nacional y, un Medicare mejorado y cubriendo a toda la poblacin. Slo un seguro nico puede garantizar una cobertura universal, completa y accesible a todas y a todos.

Al sustituir a los aseguradores privados por un sistema de financiacin pblico y racionalizado, nuestra nacin podra ahorrar cada ao 400 mil millones de dlares de costos administrativos, lo que es un derroche intil. Eso bastara para ofrecer una cobertura de salud a todas las personas que no se aseguran hoy, y para mejorar la cobertura de las y los que ya tienen un seguro, sin tener que aumentar un cntimo el gasto global de Estados Unidos para la salud.

Por fin, solamente un sistema con un solo pagador permite disponer de herramientas eficaces para controlar los costos: compras al por mayor; honorarios negociados; presupuestos globales para los hospitales; planificacin de las inversiones.

Las encuestas ponen de manifiesto que dos tercios del pblico apoyan tal enfoque. Un reciente sondeo revela que un 59% de los mdicos norteamericanos son favorables a una accin pblica para establecer un seguro de salud nacional. La nica cosa que falta para realizarlo es la voluntad poltica.

Las principales medidas de la nueva ley no entrarn en vigor hasta el 2014. Se podra aconsejar esperar para ver cmo estas reformas se desarrollarn. Pero no podemos esperar, ni nuestros pacientes. Lo que est en juego es demasiado elevado.

Nos comprometemos a proseguir nuestro combate por el nico remedio equitativo - financieramente responsable y humano -, a nuestro desbarajuste en cuanto a la salud: un seguro de salud nico y nacional, una versin mejorada y vlida para todas y todos en Medicare."

Notas
1. Medicare es un sistema nacional de seguro de enfermedad, establecido en 1965 (bajo la administracin del demcrata Lyndon B. Johnson), que garantiza una cobertura de salud bsica a todas las personas mayores de 65 aos. Principalmente es financiado por una cotizacin salarial, una mitad tomada del salario y la pagada directamente por el empleador.
2. La mayora de las personas con seguro de salud en los Estados Unidos lo estn por medio de su empleador. Los sistemas de managed care, en particular las redes de cuidados HMO (Health Mantenimiento Organizacin), se generalizan en este marco: el seguro slo da entonces acceso a las prestaciones de un nmero (muy) limitado de mdicos u hospitales (all no hay libre eleccin del mdico). Por otra parte, hasta ahora, las coberturas de salud son ofrecidas por las empresas, que estn exoneradas de cargas fiscales. La ley adoptada preve imponerles una tributacin a partir de un determinado importe.
3. El estado del Massassuchetts introdujo en 2006 una ley que haca obligatorio la conclusin de un seguro de salud. Esta obligacin se encuentra en el centro de la ley adoptada el 22 de marzo 2010.
4. Medicaid, tambin establecida en 1965, garantiza una cobertura mnima e salud a las personas cuyo ingreso no supera un determinado lmite mximo (en general muy bajo). Los estados administran Medicaid, contrariamente a Medicare, que es federal. Las condiciones de acceso y el tipo de cobertura varan mucho de un estado a otro.


Fuente original: http://www.pnhp.org/
http://www.alencontre.org/
Traduccin de Ernesto Herrera


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter