Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2010

El negocio de la droga en Estados Unidos

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Estados Unidos no solamente es el mayor consumidor de drogas en el mundo sino tambin se ha convertido en uno de los mayores productores de marihuana al alcanzar las 10 000 toneladas mtricas anuales y cuyas utilidades son mayores que la de alimentos como el maz y la soya.

La mayora de esta droga es sembrada en los parques nacionales como el bosque californiano de Secuoyas donde segn Brent Word, supervisor de la Oficina de Narcticos del Departamento de Justicia de ese Estado, traficantes mexicanos y estadounidenses emplean guardias armados y tendidos de cables que detectan cualquier intruso para proteger parcelas con miles de plantas, capaces de producir hasta 30 toneladas al ao.

El Bosque Nacional de Secuoyas en el centro de California contiene un mosaico de plantaciones escondidas a lo largo de arroyos y caadas, lejos de los senderos de excursionistas. Lo mismo ocurre en otros parques, entre ellos el Yosemite y en Apalachia, colindante con los Estados de Kentucky, Tennessee y West Virginia.

Adems de estos sembrados en parques federales lejanos, tambin se increment la produccin de marihuana en casas ubicadas en las ciudades. En estos centros, la hierba se cultiva bajo extremas medidas dentro de varios locales completamente cerrados.

All, el personal encargado de su cuidado permanece las 24 horas pues a las plantas no les puede faltar luz artificial, abono y agua. Las casas, hermetizadas para que las luces no se vean desde el exterior, son custodiadas permanentemente por los narcotraficantes.

Este negocio se ha incrementado en los Estados de La Florida y California. El cultivo es permanente y cada cosecha se evala en miles de dlares.

Esta droga ha sido objeto de cruces y mutaciones genticas que han dado lugar a la marihuana transgnica y la sinttica, las cuales cuentan con un 20 % de concentracin de tetrahidrocannabinol (THC), que causa el doble de dao al sistema nervioso central, en comparacin con la marihuana regular.

Un estudio de la Organizacin Mundial de la Salud (OMS) divulgado en 2008 inform que Estados Unidos es el mayor consumidor de drogas del mundo. Solo en cocana, los norteamericanos consumen un tercio de la produccin mundial.

Las cifras son significativas pues seala que 72 millones de estadounidenses mayores de 12 aos, han consumido drogas alguna vez. Asimismo, lo han hecho el 41 % de los jvenes que asisten a las escuelas secundarias y el 47 % de los preuniversitarios. El documento explica que el 62 % de los estudiantes de secundaria asiste a centros donde se trafica con drogas.

La comercializacin reporta beneficios en Estados Unidos por ms de 100 000 millones de dlares anuales que tambin ayudan a mover la economa en una sociedad donde el consumo es la base del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Las autoridades apenas confiscan el 1 %. A causa del consumo de drogas, 20 000 norteamericanos mueren cada ao; decenas de miles van a parar a las crceles.

El ex presidente William Clinton reconoci durante una audiencia congresional en 2007, que en Estados Unidos se consume el 50 % de las drogas producidas en el mundo, mientras su poblacin es solo el 5 % del orbe.

Pese a que Washington acusa constantemente a otros pases (en la mayora en forma injustificada) de tener relaciones con el narcotrfico, muchos de sus funcionarios han reconocido que el problema fundamental se halla en su propio pas.

En declaraciones recogidas por la agencia mexicana Notimex, en fecha tan lejana como diciembre de 1997, el ex director de la DEA, Thomas A. Constantine, reconoci que sin grupos de distribucin en Estados Unidos los crteles no podran operar. Explic que ellos necesitan (y tienen) en Norteamrica una red de administradores de alto nivel, transportistas, contadores, expertos en comunicaciones y personal de almacenamiento.

La canciller mexicana, Patricia Espinosa, afirm recientemente que la violencia del narcotrfico en localidades de su pas cercana con la frontera del vecino del norte, deriva de la falta de reduccin del consumo de drogas en Estados Unidos.

Razn suficiente tiene Espinosa pues se conoce que ms de 300 000 organizaciones y bandas, en el gigante del norte, participan en el control de la droga.

Con la actual crisis econmica mundial, los precios de los estupefacientes se han incrementado abruptamente. Organizaciones No Gubernamentales norteamericanas que protegen a vctimas de ese flagelo, aseguran que el precio de un kilo de cocana cuesta 2 500 dlares en Colombia, 4 000 en Panam, 6 000 en Guatemala, 12 000 en Mxico, 16 000 en la frontera norte del pas azteca y 139 000 en Estados Unidos, o sea, 200 dlares el gramo en las calles.

En la sangrienta ruta desde Sudamrica hasta el principal mercado consumidor de la droga, su valor aumenta enormemente.

Son numerosos los informes que relacionan a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con el trfico de drogas para emplear el dinero en desestabilizar gobiernos o crear campaas adversas contra naciones que no se pliegan a sus exigencias.

Un estudio del Departamento de Estado reconoce que pese a la intervencin militar norteamericana en Colombia, ese pas sigue siendo el lder mundial en produccin de cocana con el 70 % del total de distribucin mundial y el 90 % de procesamiento.

Por tanto, cada da son ms incongruentes los informes emitidos en Washington sobre actividades de drogas pues el centro del negocio se encuentra concentrado en sus naciones aliadas y en su propio territorio.

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter