Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-03-2010

El flirteo de Karzai con China e Irn irrita a Obama

M K Bhadrakumar
Asia Times Online

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Los grandes momentos en la sincronizacin diplomtica son difciles de distinguir cuando los participantes son entidades inescrutables. Las visitas del presidente afgano Hamid Karzai a China e Irn durante la semana hicieron sonar las alarmas en Washington, que se escucharon en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Los dos das de conversaciones de Karzai en Pekn en la semana pasada fueron programados exactamente al mismo tiempo que el dilogo estratgico de alto perfil que tuvo lugar entre EE.UU. y Pakistn en Washington.

Karzai desafi framente la campaa diplomtica de hazlo o muere del presidente Barack Obama para aislar a Irn en la regin no una sino dos veces durante la quincena pasada. Karzai recibi anteriormente en Kabul a su homlogo iran, Mahmud Ahmadineyad, con manifiesto calor mientras el secretario de defensa de EE.UU., Robert Gates, estaba de visita en Afganistn.

Washington no tard en mostrar su molestia. Obama vol a Kabul el domingo sin anuncio previo para una puesta al da en el terreno con Karzai.

El consejero nacional de seguridad de EE.UU., James Jones, dijo a los periodistas en la Casa Blanca que Obama esperaba ayudar a Karzai a comprender que en este segundo perodo hay cosas que tiene que hacer como presidente de su pas para enfrentar las cosas a las que no se ha prestado atencin casi desde el primer da.

El comentario desacostumbradamente incisivo de Jones corrobora el informe del New York Times desde Kabul de que Obama present personalmente una crtica mordaz al presidente afgano que reflej su creciente irritacin con su persona.

El peridico coment:

La visita del seor Obama a Afganistn tuvo lugar ante un trasfondo de tensin entre el seor Karzai y los estadounidenses. Cit a un diplomtico europeo en Kabul quien dijo: l [Karzai] se est apartando de Occidente y continu para sealar que el presidente afgano recibi calurosamente a uno de los adversarios ms elocuentes de EE.UU. en Kabul y luego volvi a encontrarlo durante el fin de semana pasado en Tehern, fuera de visitar China, un pas que hace inversiones econmicas en Afganistn aprovechando los duros y costosos esfuerzos de seguridad de EE.UU. y otras naciones occidentales.

Parece que Karzai apenas haba vuelto a Kabul desde Tehern cuando el US Air Force One [avin presidencial de EE.UU.] transportando a Obama aterriz en la base area Bagram al norte de la capital afgana. Posteriormente Obama pidi a Karzai que vaya a Washington el 12 de mayo.

La primavera est en el aire

Es obvio que los estadounidenses estn furiosos porque Karzai se desacopla continuamente del control de EE.UU. y busca la amistad con China e Irn. Las ficciones de cordialidad sedesvanecen incluso mientras Washington se da cuenta de que el terreno bajo sus pies est cambiando.

Curiosamente, dos das despus de su retorno a Kabul desde Pekn el jueves, Karzai vol a Tehern a celebrar el festival de Nowruz. Al celebrar la llegada de la primavera en un cnclave extraordinario de pases regionales de habla persa en Tehern, Karzai llam la atencin a la mltiple identidad de Afganistn como una sociedad plural de antigedad pre-islmica.

Pero en trminos polticos, hizo una muestra ostentosa de su libertad del control estadounidense. Su itinerario en Tehern incluy una reunin con el Supremo Lder de Irn, Ayatol Ali Jamenei.

Si la diplomacia iran de Karzai fue rica en simbolismo poltico, su visita de Estado a China fue polticamente sustantiva. Karzai fue acompaado por los ministros afganos de Exteriores y de Eefensa. La agencia china de noticias Xinhua inform desde Pekn deque la prxima visita de Karzai ha llamado ampliamente la atencin en das en los que las principales potencias especulan si China se involucrar ms profundamente en los esfuerzos por reconstruir y posiblemente ofrecer ayuda militar a el pas desgarrado por la guerra.

Xinhua puso fin a la especulacin respecto a algn papel para China en la guerra:

Desde principios de 2008, responsables afganos, as como tropas de la OTAN, han pedido repetidamente a China que abra la frontera en el extremo este del corredor de Vakhan para ayudar a combatir terroristas en el pas. China rechaz la solicitud, negndose a que la arrastrasen a una guerra contra el terror El ministro de exteriores Yang Jiechi dijo antes durante este mes que los medios militares no permiten una solucin fundamental al problema afgano.

Zhang Xiaodong, jefe adjunto de la Asociacin China de Estudios de Oriente Prximo, fue citado diciendo: Definitivamente, China no participar en los asuntos internos del pas en el marco de la OTAN.

Zhang desafi el llamado del pasado mes del secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen a reforzar los lazos de la alianza con pases asiticos como China, India y Pakistn, as como con Rusia, que tendran inters en la estabilidad de Afganistn. Zhang dijo una participacin desequilibrada de esas partes interesadas [asiticas] slo podra llevar a ms problemas.

Zhang agreg: Afganistn debera cortar su dependencia de EE.UU. Por el momento, Washington est profundamente involucrado, y ello pone nerviosos a otros vecinos. Karzai espera ahora buscar ms apoyo de otros grandes pases y hallar un equilibrio diplomtico.

Sin embargo, en una reunin con su homlogo afgano Abdul Rahim Wardak, el ministro de Eefensa chino Liang Guanglie prometi una cooperacin militar bilateral. Los militares chinos continuarn la ayuda al Ejrcito Nacional Afgano a fin de mejorar su capacidad para salvaguardar la soberana nacional, la integridad territorial y la estabilidad interior, dijo Liang. Seal que la cooperacin militar se desarrolla sin complicaciones en la direccin del suministro militar y del entrenamiento de personal y que la ayuda china es incondicional.

China Daily arremete contra AfPak

El mircoles, antes de la reunin de Karzai con el presidente chino Hu Jintao, China Daily, de propiedad gubernamental, public una devastadora crtica de la poltica AfPak de EE.UU. en un artculo titulado Afganistn refleja la obsesinconsigo mismo de EE.UU.

El comentario deca:

Es evidente que a EE.UU. le gustara mantener su influencia sobre Afganistn incluso despus de retirar sus tropas, no importa cundo eso suceda. Lo que significa que no permitira que potencias regionales como China tengan un papel mayor en los asuntos afganos. En cambio, lo que EE.UU. est dispuesto a compartir con pases como China es el peso de la reconstruccin econmica.

El comentario insisti en las diferencias en las posiciones bsicas de China y EE.UU. Primero, EE.UU. ha adoptado una actitud diferenciada hacia el terrorismo en la medida en que se concentra en impedir que los talibanes o al-Qaida amenacen su seguridad interior o instalaciones y personal de EE.UU. Al contrario, China, como vecina de Afganistn, tambin necesita encarar amenazas no tradicionales a la seguridad, como el narcotrfico, el contrabando de armas y otros crmenes a travs de las fronteras, dijo China Daily.

Segundo, la consolidacin por EE.UU. de su presencia militar en Asia Central y del Sur con el pretexto de la guerra afgana pone presin adicional sobre los intereses de defensa y seguridad de China.

Tercero, el choque de los intereses econmicos de EE.UU. y China. EE.UU. obtiene prioridad en la seleccin de proyectos Y su contribucin econmica apunta a pagar por sus operaciones militares, mientras las empresas chinas enfrentan una competencia injusta en la obtencin de contratos y son vulnerables a amenazas de seguridad.

Cuarto, EE.UU. es preceptivo y ha estado tratando de imponer su modelo poltico a ese pas atrasado. Por otra parte, China cree que los afganos (de todos los grupos tnicos y partidos polticos) deberan decidir sobre la forma de gobierno que quieren sobre la base de su cultura, tradicin y condiciones interiores.

Quinto, China Daily dijo que EE.UU. y China tienen objetivos geopolticos contradictorios. EE.UU. tiene una estrategia ofensiva de contraterrorismo en la cual Afganistn se utiliza como un pen para ayudar a mantener su dominacin global y contener a sus competidores. China, al contrario, tiene una poltica defensiva de defensa nacional y quiere tener buenas relaciones como vecina de Afganistn.

Mirando hacia el futuro, el comentario dice:

El caos causado por la guerra en Afganistn amenaza la seguridad en la regin noroccidental de China. Un gobierno dbil en Kabul podra significar una frontera mal dotada de personal, lo que por su parte facilitara el narcotrfico y el contrabando de armas y permitira que los separatistas de Turkmenistn Oriental se refugiaran en Afganistn despus de causar problemas en la Regin Autnoma Uigur de Xinjiang.

China debera lograr que ms pases se junten para resolver el problema afgano. La OCS [Organizacin de Cooperacin de Shanghai] podra jugar un papel ms activo porque cinco de los seis vecinos de Afganistn son miembros u observadores Pero dada la actual situacin en Afganistn, un proceso de reconciliacin y reconstruccin dirigido por la OCS es una proposicin poco realista. De ah que actualmente [China] slo pueda suministrar ayuda a travs de canales multilaterales.

Muestra de apoyo para Karzai

En la vspera de la partida de Karzai a Pekn, recibi a una delegacin del grupo opositor

Hizb-i-Islami dirigido por Gulbuddin Hekmatyar. Washington es ambivalente respecto a Hekmatyar, pero en la declaracin conjunta despus de la visita de Karzai, Pekn expres su apoyo para el proceso de reconciliacin y reintegracin en Afganistn y afirm su respeto por la eleccin del pueblo afgano de un camino de desarrollo adecuado a sus condiciones nacionales.

Las consultas de Ahmadineyad en Kabul, seguidas por la rpida visita de Karzai a Islamabad, y ahora sus visitas a Pekn y Tehern la repentina sucesin de intercambios de alto nivel sugieren un modelo.

Lo que debiera alarmar ms a Washington es que la posicin china sobre la reconciliacin nacional afgana concuerda con los planes polticos de Karzai y est de acuerdo con las preocupaciones e intereses coincidentes de Irn.

La declaracin conjunta china-afgana reafirma la buena disposicin de Pekn para expandir la cooperacin econmica, el comercio y la inversin mientras propugna el principio del respeto a la eleccin del pueblo afgano del camino al desarrollo adecuado a sus condiciones nacionales.

Washington tomar en cuenta que China tiene perfectamente la capacidad financiera de reducir la dependencia de Karzai de la generosidad occidental, y de alentar por su parte al dirigente afgano para que se libre de los intentos de dominarlo de Occidente.

Los medios financiados por el gobierno de EE.UU. especularon que durante su estada en Pekn, Karzai podra buscar inversiones chinas en las vastas reservas de minerales de Afganistn as como en los ricos yacimientos de gas en la regin noroccidental en la frontera con Turkmenistn, que ya estn conectados por un gasoducto a Xinjiang.

Washington no puede dejar de ver que Pekn y Tehern comparten preocupaciones similares en casi todas las reas esenciales de la situacin afgana.

Estas incluyen las perspectivas respecto a la agenda oculta de EE.UU. en la guerra afgana y por lo tanto la urgencia de estabilizar la situacin en ese pas, los dobles raseros de Washington en la lucha contra el terrorismo, el enfoque hegemnico de Occidente hacia Afganistn, la necesidad imperativa de afganizacin incluyendo una reconciliacin nacional dirigida por afganos, y lo ms importante, la conveniencia de cooperacin entre pases de la misma opinin en la regin en la bsqueda de un arreglo afgano.

Es concebible que Pekn se preocupe de la situacin crtica de la seguridad en Afganistn y sus intereses comunes con Tehern podran actuar perfectamente como un factor adicional, endureciendo la posicin de Beijing respecto al tema nuclear iran.

De la misma manera, preocupa a China la perspectiva de vnculos estratgicos a largo plazo entre EE.UU. y Pakistn?

Un importante asesor del ex primer ministro paquistan Nawaz Sharif escribi recientemente: Relaciones estratgicas con EE.UU. podran afectar otros vnculos vitales. Dos son crticos. Con la determinacin de EE.UU. de impulsar un cambio de rgimen en Irn, cules seran sus expectativas desde Pakistn? Finalmente, podemos [Islamabad] contemplar la cooperacin con EE.UU. en alguna iniciativa que pueda molestar nuestras relaciones con China?

Por el momento, los comentarios chinos parecen adoptar una posicin indiferente. Tienden a ver el proyecto de cooperacin estratgica entre EE.UU. y Pakistn como una accin pragmtica de ambas partes surgida de la necesidad de Washington de solicitar la ayuda paquistan para estabilizar Afganistn por una parte y de la otra la necesidad de Islamabad de ayuda de EE.UU. para resucitar su economa y mantener un equilibrio estratgico frente a India.

Pero Pekn no puede ignorar la estrategia regional subyacente de EE.UU. de frustrar los esfuerzos de China por lograr rutas de acceso a la regin del Golfo Prsico a travs de Asia Central soslayando el Estrecho de Malaca, que est efectivamente bajo control estadounidense. La estrategia de EE.UU. no puede funcionar a menos que Pakistn participe.

La muestra de apoyo de Pekn (y de Tehern) a Karzai ocurre cuando sus relaciones con EE.UU. y Pakistn son algo tambaleantes, por no decir ms.

El embajador M K Bhadrakumar fue diplomtico de carrera del Servicio Exterior de la India. Ejerci funciones en la extinta Unin Sovitica, Corea del Sur, Sri Lanka, Alemania, Afganistn, Pakistn, Uzbekistn, Kuwait y Turqua

(Copyright 2010 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.)

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/LC30Df01.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter