Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2010

Israel amenaza al Lbano
Una nueva guerra en Oriente Medio?

Conn Hallinan
Counterpunch

Traducido para Rebelin por LB


Cuando el ministro sin cartera israel Yossi Peled dijo recientemente que una guerra contra Hizbul en el Lbano era "slo cuestin de tiempo" y que ese conflicto incluira tambin a Siria, la mayora de los observadores calificaron el comentario como una mera pose de un ex general derechista. Sin embargo, la amenaza de Peled ha sido respaldada por las maniobras militares israeles cerca de la frontera libanesa, por las violaciones del espacio areo libans y por el despliegue de un sistema anti-misiles en la frontera norte de Israel.

Los libaneses ciertamente no consideran estas palabras como una mera baladronada del Likud.

"Todos los das omos amenazas israeles, y no slo amenazas", dijo a la BBC el Primer Ministro libans Saad Hariri. "Vemos lo que est ocurriendo sobre el terreno y en nuestro espacio areo (...) durante los ltimos dos meses los aviones israeles estn entrando a diario en el espacio areo libans". Hariri aadi que la situacin le pareca "muy peligrosa".

La creciente tensin fue el teln de fondo de la reciente visita a Beirut del senador Philippe Marini, enviado especial al Lbano del presidente francs Nicols Sarkozy. Despus de que Marini se reuniera con Hariri, con el lder de las Fuerzas Cristianas Libanesas Samir Geagea y con los lderes de Hizbul, el emisario dijo que tema que un nuevo enfrentamiento entre Hizbul e Israel podra degenerar fcilmente en una guerra regional.

La retrica en toda la regin se est calentando.

Primero el ministro de Asuntos Exteriores israel Avigdor Lieberman dijo que Israel nunca iba a devolver el Goln a Siria, lo que provoc que el ministro de Asuntos Exteriores de Siria, Walid al-Muallem, comentara que Israel "no debera poner a prueba la determinacin de Siria". Lieberman respondi apuntando directamente al presidente sirio Bashar Assad: "La prxima guerra no slo la va a perder, sino que usted y su familia perdern tambin su rgimen".

Israel atac el Lbano en 2006 tras una incursin en la que Hizbul captur a dos soldados israeles. La guerra de 34 das cost al Lbano ms de 1.000 muertos y decenas de miles de millones de dlares en daos a puentes, carreteras, aeropuertos y ciudades. Pero la guerra tambin brind el inslito espectculo del antiguamente invencible ejrcito israel empantanado en un punto muerto sangriento y de un aluvin de unos 4.000 cohetes de Hizbul aterrizando sobre Israel.

A muchos militares israeles les encantara restaurar la reputacin del ejrcito israel golpeando a Hizbul, pero las milicias chies disfrutan de amplio apoyo en todo el Lbano, como lo demostraron las ltimas elecciones. Mientras que el "pro-occidental" Movimiento 14 de Marzo gan la mayora de los escaos -en gran parte como resultado de apaos electorales tnicos-, el bloque de Hizbul obtuvo la mayora de los votos. De todas formas, el Movimiento 14 de Marzo ha comenzado a desmoronarse tras la desercin del lder druso Walid Jumblatt.

El Lbano es un lugar extremadamente fracturado, pero un ataque israel podra unir al pas como lo hizo en 2006. "Creo que ellos [los israeles] confan en que podra haber una cierta divisin en el Lbano si iniciaran una guerra contra nosotros", dijo Hariri, "Bueno, no habr una divisin en el Lbano. Estaremos de pie contra Israel. Permaneceremos al lado de nuestro pueblo".

El ejrcito libans no es rival para Israel. Cuenta con pocos soldados y su fuerza area consta de dos cazabombarderos Hawker Hunter de los aos 50, adems de una variada coleccin de helicpteros, la mayora de los cuales no son operativos. En los combates del 2007 contra los extremistas islmicos en Trpoli, los soldados del ejrcito libans lanzaban a mano las bombas desde helicpteros franceses Gazelle.

Sin embargo, tal como el ejrcito israel tuvo oportunidad de descubrir en el 2006, Hizbul es un asunto diferente. Por supuesto que una masiva invasin terrestre israel desbordara a las milicias de Hizbul, pero cualquier ocupacin del sur del Lbano hace revivir viejas pesadillas en Tel Aviv. Fueron las bombas y emboscadas de Hizbul las que expulsaron al ejrcito israel de la misma zona en el ao 2000. Los israeles amenazan con arrasar todo el pas con quitarse los guantes", en palabras del analista militar israel Yisrael Katzover si estalla la guerra, y ciertamente tienen la capacidad de infligir un dao espeluznante. Pero Hizbul asegura que tambin cuenta con algunos truenos propios. Hassan Nasrallah, lder del grupo, promete bombardear el aeropuerto Ben-Gurion de Tel Aviv si Israel bombardea el aeropuerto internacional Rafik Hariri de Beirut como lo hizo en 2006. "Si atacis nuestros puertos nosotros atacaremos los vuestros", dijo Nasrallah el 21 de febrero.

Segn la inteligencia israel, Hizbul tiene 42.000 cohetes, algunos con suficiente alcance como para golpear Tel Aviv y otros objetivos ms al sur. No est claro que el grupo disponga realmente de ese nmero de cohetes. Israel tiende a inflar la amenaza de sus enemigos. En cualquier caso, es indudable que Hizbul dispone de cohetes, y en el 2006 demostr su capacidad para atacar el norte de Israel. Si hemos de creer a Nasrallah, Hizbul podra tambin tener la capacidad de bombardear el centro de Israel.

Tiene la guerra potencial para convertirse en un conflicto regional?

Slo si Israel decide que as sea. Aunque el gobierno de Netanyahu diga que Hizbul no es ms que un pen de Irn y Siria, el grupo tiene profundas races en el seno de la mayora chi del pas, largo tiempo reprimida. Hizbul recibe armas de Damasco y de Irn, y Tehern tambin le ayuda con cerca de 200 millones de dlares al ao, cifra que apenas representa una pequea parte del presupuesto anual de Hizbul.

Los chies libaneses son tambin muy diferentes de sus homlogos iranes. Mientras que los muls de Irn dominan los asuntos civiles y econmicos, los chies del Lbano recelan de toda participacin directa en el gobierno, pues creen que por esa senda el Islam acaba corrompindose. Numerosos chies de Iraq, incluido el Gran Ayatol Ali al-Sistani, provienen de una corriente similar dentro de la secta chi.

Hizbul es muy consciente del dao que le puede infligir Israel, de modo que es poco probable que incurra en provocaciones. Como escribe en Al-Ahram Azmi Bishara, un palestino israel ex miembro de la Knesset, "Hizbul ha dejado clara su intencin de evitar darle a Israel cualquier excusa para ir a la guerra".

En cuanto a Siria, lo ltimo que Damasco desea es una guerra. Su economa florece, su cuidadosa diplomacia ha roto su aislamiento, y durante los ltimos meses dirigentes mundiales de Francia y Espaa, junto con gobiernos de la regin entre los que se incluyen Arabia Saud Jordania, Iraq y Turqua se han abierto camino hasta la puerta del Presidente Assad. Cuando el ao pasado las fuerzas especiales de EE.UU. violaron la frontera siria a la caza de terroristas de al-Qaida, la respuesta del gobierno de Assad fue una leve protesta. Cuando Israel bombarde un emplazamiento al norte de Siria, el gobierno de Damasco no hizo nada. En una guerra, Siria no tiene nada que ganar y s mucho que perder.

Israel ha trasladado a la frontera norte su nuevo sistema antimisiles Cpula de Hierro, aunque el plan original era desplegarlo en el sur para interceptar los cohetes lanzados desde Gaza. Se calcula que el sistema estar en funcionamiento antes de junio. "Cuando [el sistema antimisiles] Cpula de Hierro est operativo se transformar la situacin diplomtica y de seguridad de Israel", afirma el director del Ministerio de Defensa israel, general Pinhas Buchris.

Dado que Hizbul no ha disparado un cohete contra Israel desde el verano del 2006, a santo de qu Tel Aviv est trasladando [el sistema antimisiles] Cpula de Hierro a la frontera norte, si no es para asegurar que el pblico israel no ser atacado cuando estalle otra guerra? En cualquier caso, es poco probable que Cpula de Hierro modifique en nada la situacin, ya que los sistemas antimisiles suelen tener ms de sofisticacin y expectativa que de rendimiento efectivo.

Existe, por supuesto, la posibilidad de que los israeles se jueguen el todo por el todo y golpeen al Lbano, Siria y, posiblemente, las instalaciones nucleares de Irn. La retrica que emerge del gobierno de Netanyahu vincula entre s a los tres pases, razn por la que Peled meti a Siria y al Lbano en el mismo saco. La lnea argumental estndar que surge de Tel Aviv es que Irn est detrs de todo, incluyendo a Hamas.

Cualquier lectura racional del Oriente Medio resta crdito a esa acusacin. Irn no manda ni sobre Siria ni sobre los comandos de Hizbul, y aunque Tehern podra efectivamente proporcionar armas a Hamas, es poco probable que una organizacin radical sun vaya a la guerra porque se lo ordene un gobierno chi. El nico de estos actores que podra recibir con agrado una guerra contra Israel es Irn, pero slo en la medida en que el gobierno de Ahmadinejad la pueda usar como excusa para reprimir a la disidencia interna.

Muchos en el aparato militar israel aconsejan abiertamente atacar a Irn. Danny Yaton, antiguo jefe del Mossad, la agencia de inteligencia de Israel, dijo al Consejo Alemn de Asuntos Exteriores: "El mundo entero debera emprender una accin militar para impedir que Irn consiga la bomba".

El diario londinense The Sunday Times revela: "Segn fuentes bien informadas, Israel est acelerando los preparativos para un posible ataque contra las instalaciones nucleares de Irn". El diario israel Haaretz afirma que el gobierno de Netanyahu est pidiendo a la administracin de Obama que abastezca a Israel con bombas revientabnker GBU-28 y con aviones cisterna de reabastecimiento, esenciales para un ataque a Irn.

Sin embargo, algunas personas del aparato militar israel parecen reacias a lanzar un ataque. El general de brigada Uzi Eilam, hroe de guerra israel y hombre al que el Sunday Times llama "pilar de la institucin de defensa", dice que Irn est "muy, muy, muy lejos de alcanzar capacidad nuclear". Eilam acusa a "La comunidad de inteligencia de propalar voces de alarma sobre Irn", y declara que un ataque as sera "contraproducente".

Tal vez todo esto no sea ms que ruido de sables para lograr que los EE.UU. intensifiquen la presin sobre Irn, Siria y el Lbano. Tal vez, como acusa Eilam, solo se trate de conseguir "un mayor presupuesto" para el ejrcito israel. Tal vez sea una estratagema para desviar la atencin de las acusaciones sobre los crmenes de guerra cometidos por Israel en su invasin de Gaza, de la construccin de asentamientos en Cisjordania y de la tormenta diplomtica que Israel ha cosechado tras asesinar a un funcionario de Hamas en Dubai.

Pero intensificar la retrica de guerra en una regin voltil puede conducir accidental o deliberadamente a un mal paso, y una vez que los perros de la guerra se liberen de sus correas ser muy difcil volverlos a atar.

Se puede contactar con Conn Hallinan en: [email protected]

Fuente: http://www.counterpunch.org/hallinan03302010.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter