Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-04-2010

Paraguay
Entre las recetas de las clases dominantes y la convergencia progresista

Luismi Uharte
Rebelin


Han pasado casi 2 aos desde aquel 20 de abril de 2008, cuando una coalicin sumamente heterognea liderada por el ex obispo Fernando Lugo, venca en las elecciones presidenciales y lograba desplazar del poder ejecutivo al Partido Colorado, que durante 60 aos haba dirigido ininterrumpidamente los destinos del pas.

El Paraguay que haba desaparecido simblicamente del mapa de Amrica del Sur, en gran medida producto de la dura y prolongada dictadura del general Stroessner, reivindicaba un lugar en el imaginario colectivo latinoamericano y mundial. La trgica caracterizacin del pas como una provincia argentina dentro de Brasil pretenda ser superada.

Tras ms de ao y medio de gobierno efectivo desde agosto de 2008-, la realidad no ha cambiado tanto como muchos deseaban, en parte por la combinacin de temor y tibieza gubernamental, y sobre todo por la situacin de bloqueo de facto que han impuesto las clases dominantes y sus medios de comunicacin.

Secuestro de Fidel Zavala. En los ltimos meses, el tema central del debate poltico fue impuesto por los grandes medios: el secuestro del ganadero Fidel Zavala por parte del EPP (Ejrcito del Pueblo Paraguayo). El ultraconservador rotativo ABC Color, dirigi la campaa meditica para convertir este suceso en asunto de inters nacional, eclipsando otra serie de informaciones de indudable relevancia como el papel proto-golpista del Parlamento, la histrica renegociacin con Brasil del Tratado de Itaip, etc.

Las clases dominantes criollas aplicaron con notable precisin los mtodos tradicionales de alienacin meditica y solidaridad interclasista inducida que en otras latitudes se han utilizado con bastante xito. El lazo blanco como smbolo de solidaridad con el secuestrado, se convirti en la herramienta poltica fundamental para construir una conciencia colectiva donde todos los problemas de pas se reducan al secuestro de un acaudalado ganadero, mientras una masa interclasista manifestaba su condena ante este suceso. Incluso algunos sectores de la misma izquierda, terminaron repitiendo el discurso hegemnico elaborado por los medios oligrquicos. Paradjicamente, a ninguno de estos medios se le ocurri plantear una campaa similar por los centenares de paraguayos que en pleno siglo XXI siguen sufriendo otra forma de secuestro, trabajando literalmente en rgimen de esclavitud en el extenso occidente del pas (el Chaco).

Asesora contrainsurgente colombiana. La insistencia de los mass media en vincular al EPP con las FARC y paralelamente el intento de identificar a ciertos miembros de la izquierda del gobierno como prximos a grupos extremistas, adems de acusar al eecutivo de inoperante e incompetente, facilit un contexto para la intensificacin de recetas represivas.

El ministro del Interior, Rafael Filizzola, identificado como uno de los hombres preferidos por la Embajada USA y ubicado en los sectores socialdemcratas ms a la derecha, no tuvo excesivos reparos en incrementar la presencia policial en zonas campesinas. La consecuencia, obviamente, fue el aumento del control y la criminalizacin del movimiento campesino ms combativo. Pero la decisin ms controvertida, que trasciende al ministro del Interior y que salpica al propio Presidente Lugo es la aceptacin de la cooperacin colombiana en materia de secuestro y de contrainsurgencia. El riesgo de un apoyo de este carcter es muy alto, teniendo en cuenta que el Estado colombiano es lder en el continente en materia de violacin de derechos humanos (paramilitarismo, fosas comunes, parapoltica).

Rifirrafe con la embajada USA. En medio de este clima contrainsurgente creado artificialmente, el ministro de Defensa, Luis Bareiro, se sali por la tangente, enviando una carta a la embajadora de Estados Unidos, Liliana Ayalde, advirtindole sobre lo poco conveniente de sus reuniones con sectores de la oposicin (civil y militar). Tras el reciente y exitoso golpe en Honduras y la habitual dinmica conspiradora del actual vicepresidente con sectores poco afectos a la democracia, no resulta extraa la preocupacin del ministro. Preocupacin que tambin ha manifestado por la que considera poco acertada decisin de recibir cooperacin antiterrorista colombiana.

Estas posiciones de Bareiro que podran interpretarse como de inspiracin anti-imperialista, han vuelto a alterar el pulso de los medios oligrquicos, que adems de lanzar duras diatribas contra el ministro, han rescatado por ensima vez el absurdo y cansino leit motiv del gobierno subordinado a Chvez y al bloque bolivariano.

Convergencia progresista. En este contexto de hegemona del discurso meditico ms conservador, a lo largo de los ltimos meses se ha puesto en marcha un proceso de encuentro, dilogo y convergencia entre diversos sectores de la izquierda y la socialdemocracia ms consecuente. El surgimiento del denominado Espacio Unitario-Congreso Popular, conformado por los partidos de izquierda ms influyentes (P-MAS, Partido Comunista, Convergencia Socialista y Tekojoja) y por varias de las organizaciones ms importantes del movimiento campesino y popular, ha supuesto un gran avance en la histrica trayectoria fragmentada de la izquierda paraguaya.

El acercamiento al Espacio Unitario del sector socialdemcrata ms progresista, liderado por el ex intendente de Asuncin Carlos Filizzola, ha dotado de mayor atractivo y potencialidad a este proyecto de convergencia, sobre todo por la cercana de las elecciones municipales de noviembre de este ao, que indudablemente, son concebidas por todos como el primer gran plebiscito del gobierno y del propio Fernando Lugo.

A su vez, el influyente ministro de Presidencia Miguel ngel Lpez Perito, ubicado tambin en el amplio espectro ideolgico progresista, acaba de impulsar un nuevo proyecto poltico denominado Movimiento 20 de Abril, que no se define expresamente de izquierda, pero que pretende capitalizar la esperanza del cambio.

De cualquier manera, la clave de nuevo estar en el apoyo simblico de Lugo, que contina siendo la figura carismtica clave para catalizar a la multitud.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter