Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2010

En la frontera colombo-ecuatoriana
Yunque y martillo

Hernando Calvo Ospina
Rebelin


El pasado primero de marzo se cumplieron dos aos del bombardeo al territorio ecuatoriano por parte de las Fuerzas Armadas colombianas. Se realiz esa flagrante y calculada violacin a la soberana de esa nacin con el fin de asesinar, entre otros, al comandante de las FARC Ral Reyes.

Para este segundo aniversario el gobierno del presidente Rafael Correa no hizo ni un mnimo recordatorio. Algo extrao, si se tiene en cuenta que desde esa fecha de 2008 era un tema permanente, tanto al interior del pas como en cada foro internacional, exigiendo una condena al Estado colombiano.

Slo la Facultad de Economa de la Universidad Central organiz una actividad el da 4, en Quito. Entre los expositores invitados estaban los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores. Ninguno lleg. Ni siquiera hizo acto de presencia un ex canciller, tambin invitado y anunciado.

Curiosamente, ese silencio oficial de Quito se produjo unos das despus del encuentro de los presidentes de ambos pases en Mxico. Segn los comunicados, en la reunin entre Uribe y Correa se decidi fortalecer las relaciones militares y de inteligencia en la frontera.

A se y otros entendimientos se ha llegado sin que Bogot cumpla con las exigencias impuesta por Quito para restablecer las relaciones, rotas a causa del bombardeo. En pocas palabras, slo falta el nombramiento de embajadores, pues como si nada hubiera pasado, todo est volviendo a su normalidad.

Despus de esa agresin a su territorio la presencia militar ecuatoriana se multiplic en la frontera bajo la consigna de repeler otro ataque a la soberana. Pero extraa el hecho de que buena parte de esas tropas estn especializadas en contrainsurgencia. Como sorprende que la mayora de los equipos y armamentos militares trasladados hacia esa zona no sean especialmente prcticos para enfrentar a otro ejrcito, sino a una fuerza irregular como son las guerrillas colombianas.

Aunque ya dej de repetirlo, no se olvida que el presidente Correa se comprometi, ante sus ciudadanos y la comunidad internacional, a no involucrarse en el conflicto interno colombiano. Hoy, ello no es muy claro. En la prctica parece que Ecuador est actuando de yunque para que los militares y paramilitares colombianos sean el martillo. Una estrategia de guerra contrainsurgente donde la poblacin civil cargar con el mayor peso.

Bogot est feliz. Washington tambin: el 4 de marzo la embajada estadounidense entreg a Ecuador una docena de camiones militares para patrullar esa frontera. Y est ofreciendo varios millones de dlares, que seran destinados a guarniciones establecidas en la rea. Y, ya lo sabemos, Estados Unidos nunca regala ni ofrece algo desinteresadamente.

* Periodista y escritor. Colaborador de Le Monde Diplomatique, Francia.http://www.hernandocalvoospina.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter