Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2010

Primera vuelta de las parlamentarias en Hungra
La extrema derecha puede convertirse en la tercera fuerza poltica en las legislativas

Andy Robinson
La Vanguardia

El partido Jobbik, encabezado por su joven lder Gbor Vona, se ha convertido en un fenmeno en los empobrecidos pueblos del nordeste rural del pas


Fue lo nico que poda estropear la ltima parada de la triunfal gira electoral de Jobbik el nuevo fenmeno de la extrema derecha hngara, en sus feudos en los empobrecidos pueblos del nordeste rural del pas: una gitana dispuesta a plantar cara a Gbor Vona.

Vona , el joven lder de Jobbik, que puede hacerse con el 15% de los votos en las elecciones generales de hoy, haba optado por terminar la campaa en el pueblo natal de sus padres, Domoszl, de 2.200 habitantes unos cien de ellos de origen gitano, a 80 kilmetros de Budapest.

Rodeado de los uniformados de la prohibida Magiar Garda el brazo paramilitar de Jobbik, que lucan boinas y camisas negras adornadas con el dibujo de un len y porras de madera, Vona dijo justo lo que un pblico compuesto mayoritariamente por agricultores, vinicultores empobrecidos, quera or.

Arremeti contra empresas multinacionales, banqueros mentirosos, inmobiliarias israeles que "compran nuestra tierra" y polticos corruptos, tanto los socialistas gobernantes (MSZP), a los que las encuestas auguran que quedarn diezmados, como los conservadores de Fidesz, cuya mayora absoluta depende, en gran medida, de la envergadura del avance de Jobbik. Luego, Vona dirigi la furia contra un blanco mucho ms vulnerable: los 600.000 gitanos de Hungra el 6% de la poblacin, que, con tasas de paro de hasta el 80%, jams han logrado adaptarse a la economa de mercado y al colapso de la demanda de mano de obra manual que abundaba con el comunismo.

"Hay gente en este pas que quiere tenerlo todo gratis; se excluyen del trabajo y se excluyen de la ley y el orden", dijo Vona. "Y no me da miedo decir que son gitanos". Defendi el papel de la gendarmera paramilitar Magiar Garda para combatir "la delincuencia gitana", pese a la nueva ley que prohbe las fuerzas polticas uniformadas. Y continu: "Las madres gitanas tienen muchos hijos con el fin de cobrar el cheque de prestaciones; pero la poblacin de hngaros ha cado de once millones a diez millones; por ese camino, vamos hacia el fin de Hungra".

El publico aplaudi. Todos cantaron el himno de los compatriotas "perdidos" las minoras hngaras en Rumana y otros pases, que perdieron su Estado tras la Primera Guerra Mundial. Y se prepar la vuelta a Budapest.

Pero, en un momento de dramatismo digno de Hollywood, se puso de pie Radics Hajnalka, una madre gitana de 47 aos, jornalera de la recogida de la uva, y la nica rom entre unos 200 asistentes al mitin. "Qu pasa? afirm. Yo nac aqu y trabajo como el resto".

Fue una intervencin de extraordinaria valenta, dado el ambiente de intimidacin y el odio sembrado por Jobbik en pueblos como el de Domoszl. Se han producido una decena de ataques racistas contra gitanos en el ltimo ao y medio: desde el asesinato de Robert Csorba y su hijo de tres aos, acribillados en febrero del ao pasado cuando huyeron de su casa, al sur de Budapest, tras un ataque con un cctel molotov, hasta la pareja gitana que fue atacada con navajas en Abadszalok, dos meses despus.

Acabado el mitin, tres periodistas localizamos la humilde vivienda de Radics carente de agua corriente y con una vieja estufa de carbn en las afueras del pueblo, a escasos metros de las primeras vias. "Tuve que decir algo porque nadie en Hungra tiene la sangre pura; somos una mezcla", explic Radics, que comparte la vivienda con su ex marido, su hija, su yerno y su nieta.

Aparte del trabajo temporal en el campo de Radics remunerado con trece euros al da, ninguno de los otros miembros de su familia tiene trabajo y todos viven de unos 400 euros mensuales de prestaciones sociales.

Todos decan que el acoso a los gitanos en el pueblo aumentaba en paralelo con la radicalizacin de los jvenes. Hace unos meses, familiares del yerno de Radics fueron agredidos por racistas. "Conozco a los tos de Vona y jams habran hablado as de los gitanos", dijo Radics. Y ante las preguntas insistentes de los periodistas respecto a de dnde sac el valor de levantarse en un mitin de Jobbik y plantar cara a Gbor Vona, respondi: "No tengo miedo porque la Union Europea no permitir jams que haya otro Auschwitz, verdad?". Medio milln de gitanos murieron en los campos nazis entre 1942 y 1945.

http://www.lavanguardia.es/internacional/noticias/20100411/53904531306/jobbik-la-extrema-derecha-hungara-puede-convertirse-en-la-tercera-fuerza-politica-en-las-elecciones-.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter