Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2010

La nueva crisis global
Los lderes mundiales sin plan de salida

Manuel Freytas
IAR Noticias

Durante las cumbres realizadas el fin de semana por las potencias del G-20, representantes del FMI y del Banco Mundial en Washington, no se lograron articular planes ni salidas claras para enfrentar la nueva problemtica de riesgo que enfrenta el sistema capitalista: La crisis fiscal (o insolvencia de pago de deudas) que amenaza con un nuevo colapso financiero, no ya del sector privado sino de los propios Estados capitalistas.



Las "estrellas" de las reuniones fueron la "reforma financiera" (impuesto a los bancos para aliviar las cargas estatales de los "rescates"), y la crisis fiscal (insolvencia de pago de los Estados) que tiene su epicentro en Grecia y amenaza con contagiarse a toda la eurozona.

Ambas cuestiones se relacionan: Los gigantescos "auxilios" a los megabancos y empresas privadas con dinero pblico, agotaron los fondos de los Estados, y su emergente inmediato es la insolvencia para afrontar las deudas pblicas que genera un nuevo problema: La crisis fiscal, o sea una nueva crisis financiera, que ya no es privada sino pblica.

"Las seales de una recuperacin econmica son todava dbiles, y subsisten muchos desafos que deben ser enfrentados colectivamente", seal el comunicado del FMI.

Los 186 miembros del Fondo reiteraron su compromiso con "niveles sostenibles" de deuda pblica, en momentos en que una nueva crisis, en Grecia, obliga a movilizar urgentemente recursos de la Unin Europea y del FMI.

La reunin (como siempre) termin sin planes concretos y con declaraciones formales: "Estamos muy comprometidos con mantener unas finanzas pblicas y riesgos de deuda sostenibles", aadi el comunicado final.

Tampoco la reunin de ministros de finanzas y gobernadores de Bancos Centrales del G-20 (las potencias ms ricas) realizada en Washington pudo llegar a resultados concretos, ms all de los documentos y declaraciones sobre la "necesidad" de una reforma que obligue al sector financiero a solventar la crisis.

Cuando los lderes del G-20 se reunieron en Pittsburgh, EEUU, en septiembre pasado, presentaron un ambicioso plan, incluido un acuerdo para aumentar los requisitos de colchones de capital para asegurar que los gobiernos puedan cerrar grandes instituciones financieras sin poner en peligro la economa mundial.

Luego de discusiones y debates en Washington, los lderes mundiales del capitalismo no pudieron (nuevamente) implementar acuerdos de planes futuros para enfrentar los nuevos desafos de una crisis financiera con medidas concretas.

"Los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 pases industrializados y en desarrollo no lograron alcanzar ningn acuerdo especfico y se mostraron escpticos sobre un posible impuesto bancario", seala este lunes The Wall Street Journal.

En el comunicado, subraya el Journal, "los representantes del G-20 afirman que el trabajo avanza en todos los frentes. No obstante, ha quedado claro que los esfuerzos se encuentran inmersos en disputas nacionalistas".

De esta manera, y con la crisis financiera griega activando el "botn del miedo a un contagio en toda la eurozona, los lderes mundiales del capitalismo volvieron a mostrarse impotentes para generar planes de solucin compartidos para enfrentar la nueva debacle, que ya se proyecta desde las naciones centrales a los pases emergentes y perifricos.

De la crisis financiera a la crisis de los Estados


Finalmente, y como fue proyectando IAR Noticias en sucesivos informes, los billonarios fondos pblicos utilizados para salvar a los megaconsorcios bancarios e industriales terminaron generando una deuda impagable y un rojo crnico en las cuentas fiscales de las naciones capitalistas centrales (principalmente EEUU y la UE).

Los expertos (del sistema) que escribieron sobre las causas estructurales de la crisis financiera se han dado cuenta que les faltaba un captulo: El impacto de la "crisis financiera" en las finanzas del Estado.

O sea, el costo (econmico y social) que demandar a los Estados capitalistas (empezando por EEUU y las economas centrales) el salvataje (con dinero pblico de todos los contribuyentes) de los grandes conglomerados bancarios y empresariales que hicieron estallar la "burbuja" del colapso financiero a escala global.

A su vez, la nueva crisis, como lo seala The Financial Times, ya est siendo exportada desde EEUU hacia Europa mediante el endeudamiento sin respaldo que explota el dlar como "refugio seguro" para los especuladores internacionales.

De esta manera, el proceso de sobreendeudamiento pblico (agregado a la cada de la recaudacin por la desaceleracin econmica) no slo amenaza la estabilidad econmica y la "gobernabilidad" del sistema, sino que tambin (y como ya sucedi con los bancos y empresas privadas) puede hacer colapsar en cadena a los propios Estados capitalistas, tanto centrales, como subdesarrollados o emergentes.

En general, la sombra de una insolvencia de pago generalizada (producida por los dficit y la baja de recaudacin fiscal) hace temer a los analistas del sistema un rebrote de la crisis financiera, no ya a nivel de los bancos y entidades privadas, sino a nivel de los propios Estados capitalistas centrales.

De esta manera, la crisis fiscal (producto del dficit comercial y recaudatorio del Estado) se sum al panorama de agravamiento del desempleo (principalmente en EEUU y Europa), la no reactivacin del consumo (producida por la desaparicin del crdito para la produccin), y los interrogantes que persisten en caso de que los bancos centrales decidan levantar los estmulos (planes de rescate) a bancos y empresas.

Como producto de la especulacin burstil (en desmedro de la inversin productiva) en los ltimos meses fue cobrando forma visible un nuevo actor emergente en la economa mundial: La "crisis fiscal" (producto de los dficit siderales que aquejan a los Estados de las economas centrales) que sucede a la "crisis financiera" en la debacle de la economa capitalista globalizada.

Y hay una paradoja: La "crisis estatal" no nace como producto del endeudamiento privado sin respaldo (la economa de papel de los grandes conglomerados bancarios imperiales) sino como emergente de los programas estatales de salvataje financiero que han endeudado (sin respaldo fiscal) a los Estados centrales, con EEUU y la Unin Europea en primer trmino.

Luego de sufrir un derrumbe histrico en 2008 y 2009, las proyecciones oficiales de gobiernos, instituciones y analistas, sealan para 2010 pronsticos de crecimiento dbiles.

Estas estimaciones de "crecimiento dbil" (en general compartidas por gobiernos y especialistas) son las que alimentan el escepticismo sobre la recuperacin inmediata de la economa mundial y sitan al dficit y al endeudamiento pblico como las estrellas protagnicas del proceso que se avecina.

http://www.iarnoticias.com/2010/secciones/norteamerica/0051_la_crisis_de_los_estados_26abr2010.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter