Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-01-2005

Poca gasolina, mucha violencia en Bagdad

Dahr Jamail
Rebelin

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Anoche me asom por la ventana de mi habitacin del hotel hacia la inmensa oscuridad de Bagdad. Fuera de algunas luces alimentadas por generadores, la ciudad capital oscurecida pareca yacer dormida bajo fuertes vientos y una lluvia fra, torrencial.

Esta maana, mientras conducamos bajo cielos despejados y fros por las turbulentas calles, Abu Talat me dice: No hemos tenido ni agua ni electricidad en la casa desde las 9 de ayer por la maana. Es como si estuviramos haciendo camping en nuestra casa!

Se re con su usual risa profunda mientras sacudo la cabeza. Me acabo de dar cuenta de que no me he afeitado desde hace dos das.

Las sirenas allan a lo lejos mientras helicpteros Apache truenan por sobre nuestras cabezas, y continuamos hacia nuestras entrevistas. Mirando por la ventana veo a un hombre de aspecto tosco que lleva puesta una chaqueta de cuero negro y que camina tranquilamente por la calle. Lleva un ancho cinturn de cuero con una pistola sujeta al lado derecho, y un cuchillo colgando sobre su muslo izquierdo. Bienvenido a Bagdad ocupado!

Un poco ms all comenzamos con lo que es a menudo una bsqueda para encontrar algo de gasolina del mercado negro a precio razonable. El primer hombre al que le preguntamos nos pide 8.000 dinares iraques (DI) por 20 litros (US$ 1,06 por galn). Aunque los precios han bajado desde los recientes 20.000 DI por 20 litros, siguen siendo inaceptables para Abu Talat, que sola pagar100 DI por 20 litros antes de la invasin, en gasolineras en las que tal vez tena un coche por delante.

Lo irritan los 8.000 DI, as que pasamos una cola para gasolina de kilmetros de largo hasta que encontramos a un muchacho que, de nuevo, vende por 8.000 DI, as que continuamos hasta que encontramos a otro que vende por 6.500 DI.

Abu Talat le hace algunas preguntas y vuelve a partir.

Por qu no compraste por 6.500 DI?, pregunt, perplejo.

No quiso jurar que no estaba aguada, replic sonriendo.

Una manzana ms all encontramos a otro chico vendiendo por 6.000. Pasa la prueba del juramento as que esperamos mientras vaca 20 litros dentro del tanque a travs de la mitad de una botella de agua de plstico que le sirve de embudo. Su reserva de combustible est cerca, en una prctica carretilla de mano, con la que puede escapar rpidamente si a soldados iraques o estadounidenses se les ocurre eliminar su pequeo mercado negro, como lo hacen a menudo, cuando les da la gana.

Continuamos hacia Khadamiya escuchando la radio. Parece que la resistencia iraqu se extiende hacia el sur ya que un soldado italiano muri hace unos pocos das al ser alcanzado su helicptero por fuego terrestre. Slo ayer muri un soldado polaco cuando su helicptero fue alcanzado cerca de Babil, mientras que hoy 6 soldados iraques fueron heridos cuando un coche bomba deton en su punto de control frente al cuartel general polaco en Hilla.

Por si no lo saben, recientemente la administracin Bush redujo silenciosamente la lista de los miembros de la famosa coalicin de los dispuestos de 45 pases a menos de 30.

Y tenemos, desde luego, Mosul: Otro soldado de EE.UU. muri all hoy en enfrentamientos, lo que lleva la cifra de soldados muertos del Pentgono a 1.372 desde la invasin. Tambin, al norte de Ramadi, una comisara fue atacada por combatientes de la resistencia que se fueron con equipos y armas. No mataron a ningn polica, pero despus de hacerlos abandonar la comisara, les advirtieron que los mataran si volvan a entrar.

Despus de entrevistar a algunas personas en una mezquita (ms sobre eso en otra ocasin), decidimos aventurarnos a una gasolinera a ver cmo soporta la crisis el gerente. Vamos caminando, despus de aparcar el coche, y me sorprende un tiroteo cercano. Abu Talat, ni se estremece.

Ni siquiera vas a mirar?, le pregunto.

Para qu? Ya no me interesa para nada, responde sonriendo, Es la libertad de Irak!

Riyad Atoush est desplomado en su silla detrs de su viejo escritorio en una pequea oficina. Coches esperan impacientemente, tocando el claxon, a que les toque su turno en la bomba.

Tenemos abierto de 6 de la maana hasta las 6 de la tarde todos los das, me dice, Pero ayer cerramos a las 4 porque se nos acab el combustible.

Normalmente reciben dos camiones tanque por da, cada uno con 32.000 litros del lquido que ahora es tan precioso, pero hoy lleg uno solo.

Circula el rumor de que el gobierno va a aumentar los precios en las gasolineras, agrega el seor Atoush, pero por mientras continuamos simplemente racionando el combustible: placas de matrculas pares un da, impares el da siguiente, 30 litros (7,5 galones) por vehculo.

Concluye diciendo que pronto esperan recibir tres camiones tanque por da; eso si no hay ms ataques contra los oleoductos o si no se roban los camiones.

De vuelta a la calle, la usual cacofona de clxones en los atascos, los helicpteros volando encima, y los soldados iraques y estadounidenses por las calles.

Estamos en un atasco y veo a un pequeo cerca de nosotros.

Mira a un soldado iraqu parado con su Kalashnikov al otro lado de nuestro coche.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter