Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-04-2010

El agua en el conflicto palestino-israel

Edmundo Fayans Escuer
Rebelin


El agua es uno de los factores que ms inciden en la vida del Oriente Medio y es uno de los problemas en el conflicto el judeo-palestino. Veamos.

Israel junto a los territorios conquistados en la guerra de los seis das, Gaza, Cisjordania y los altos del Goln disponen de unos 1.700 hm3 anuales de aguas renovables. La distribucin de las precipitaciones en el pas es bastante desigual, variando de los 1.000 mm3 en el norte del pas, a los 31 mm3 en el sur. La temporada de lluvias dura tan slo cuatro meses, de noviembre a febrero.

Un informe del Banco de Israel dice que el 37% del agua disponible, proviene del ro Jordn y del lago Tiberiades, mientras que el resto procede de los acuferos, destacando principalmente el acufero de la Montaa, que se sita bajo la Sierra Central, atraviesa la regin de norte a sur y el acufero Costero. La Sierra Central constituye la principal rea de reaprovisionamiento natural de agua de la regin.

Israel explota al mximo sus recursos hdricos, con un 67% de sus aguas provenientes de fuera de las fronteras de 1948, bsicamente de Cisjordania y los Altos del Goln, de ah las dificultades que siempre presentan estos territorios en las negociaciones para su devolucin a los palestinos y sirios.

La Ley de Aguas por la que se rige Israel procede de 1959. Establece que todos los recursos hdricos son propiedad pblica y estn destinados a las necesidades de sus habitantes y al desarrollo del pas. Toda persona tiene derecho a recibir y usar los recursos que estn bajo control y supervisin del Comisionado del Agua.

Actualmente, Israel y los territorios palestinos consumen unos 2.000 hm3 anuales, cuando slo disponen, como hemos visto anteriormente de 1.700 hm3, generando un dficit hdrico anual de 300 hm3 que se cubre fundamentalmente con la sobreexplotacin de los acuferos de la zona y del ro Jordn. Cunto tiempo puede durar esta situacin?

Para el ao 2010, Israel tendr un dficit de 360 hm3, Jordania rondar los 200 hm3 y Cisjordania unos 160 hm3. De dnde va a salir el agua que se necesita?

  1. La agricultura israel

El Estado de Israel se cre en 1948. Este se plantea como uno de sus objetivos econmicos prioritarios la necesidad de desarrollar un sector agropecuario potente, que le diera una gran independencia alimentara, pero esto conlleva un uso masivo de los recursos hdricos de la zona.

Como consecuencia de este planteamiento, Israel desarrolla una intensa actividad agrcola, siendo una de las ms avanzadas del mundo. El 75% del volumen hdrico total que consume el pas es para esta actividad, mientras que el 25% restante se distribuye en el abastecimiento de las ciudades y el consumo industrial.

En los ltimos aos, el consumo de agua por parte de la agricultura ha disminuido ligeramente, debido al alto nivel de desarrollo y modernizacin del regado, mientras que se ha incrementado bastante el consumo urbano e industrial, debido al continuo crecimiento de la poblacin y a su fuerte desarrollo industrial. Su eficiencia hdrica en la agricultura es muy elevada, por lo que conseguir la reduccin de su consumo en este sector resulta actualmente ya muy complicado.

  1. El Acueducto Nacional

Se pens, en 1952, en la necesidad de poner en funcionamiento el llamado Acueducto Nacional, como forma de asegurar una correcta redistribucin hdrica del pas. ste se hizo realidad entre 1960-1962, construyendo un sistema integral de captacin de fuentes superficiales en el norte del pas (mar de Galilea) repartindola por todo el pas. El sistema cubre la demanda domstica, agrcola e industrial con unos 1.000 hm3 anuales.

Se ha construido una compleja red de canalizaciones y conducciones por todo su territorio, con una longitud de 6.500 km y que en un solo da distribuye la misma cantidad de agua que se distribua a lo largo de todo el ao 1948.

El Acueducto Nacional tienes como principal funcin transportar el agua desde el lago Tiberiades a la regin sur de Israel y el desierto del Neguev. Este acueducto recibe 400 hm3 anuales del lago Tiberiades, pero tambin 350 hm3 del acufero de la Montaa y 250 hm3 del acufero Costero.

El trasvase de agua desde la cuenca del Jordn en Cisjordania, hasta el lago Tiberiades o hacia el Acueducto Nacional, est suponiendo una reduccin importante del volumen hdrico en Cisjordania. Israel desva hacia la zona meridional del Jordn cursos salinos de agua que de otro modo contaminaran el lago Tiberiades.

Nadie sabe con certeza cunta agua puede transportar este trasvase Acueducto Nacional pues se considera este dato como secreto de Estado, aunque como hemos visto anteriormente se calcula en 1.000 hm3 anuales.

c) El conflicto judeo palestino.

El problema del agua es uno de los factores ms importantes que inciden en el conflicto judeo-palestino. Israel necesita controlar las fuentes de abastecimiento del ro Jordn y los acuferos subterrneos de las localidades de Gaza y Cisjordania. La poltica hdrica de este pas es uno de los asuntos geoestratgicos fundamentales para su subsistencia como pas

Los ros Jordn, Hasbani y Litani son esenciales para la supervivencia humana en Israel y todo el Oriente Medio, donde las precipitaciones no sobrepasan como media los 300 mm3/ anuales.

En 1967, despus de la ocupacin total de Cisjordania y la Franja de Gaza, Israel declar de su propiedad todos los recursos hdricos. Por consiguiente, los palestinos tienen que obtener una licencia del ejrcito israel antes de desarrollar cualquier infraestructura hdrica en su propia tierra.

Desde el ao 1982, el control de todos los recursos hdricos de los palestinos paso a manos de la nueva autoridad israel del agua, la Mekorot. Once aos despus, bajo el proceso de los Acuerdos de Paz de Oslo de 1993, se transfiri una responsabilidad parcial de los recursos hdricos de Cisjordania y Gaza a la Autoridad Palestina del agua. Sin embargo, Mekorot sigue controlando el 53% del suministro para uso domstico en Cisjordania.

Palestina tiene recursos hdricos naturales tanto en superficie y subterrneos. Las aguas en superficie fluyen en forma de ros permanentes y wadis (lechos fluviales que permanecen secos parte del ao) o bien en reservas estacionales. El recurso principal de agua potable en Palestina es el agua subterrnea.

El agua, como vemos, es una cuestin de seguridad nacional en Israel. Sus cerebros militares y los de sus vecinos musulmanes tienen muy presentes los recursos hdricos de la zona. Los Altos del Goln, los ros Jordn, Yarmouk y Litani han pasado por las manos de los planificadores militares del pas, antes de tomar cualquier decisin.

A principios de la dcada de los setenta del siglo pasado, Israel bombarde sin previo aviso una represa siria en construccin que desviaba parte del agua de un afluente del ro Jordn en las alturas del Goln, que iba a limitar la llegada de sta a Israel. Despus tambin bombarde un canal que levantaba Jordania para aprovechar otro afluente del Jordn.

La denominada guerra de los seis das (guerra que se desarroll en 1967, que enfrenta a Israel contra todos sus vecinos rabes y acaba con un gran triunfo israel) comenz cuando Siria quiso desviar el ro Hasbaya, afluente del Jordn. De esta forma, se apoder de todas las fuentes de abastecimiento en Palestina que generan en total 80 millones de m3 de agua renovable, adems de la cuota proveniente del ro Jordn, estimada en unos 250 millones de m3.

En esta guerra, Israel se adue de las alturas del Goln sirio, donde se halla el lago Tiberiades y de la mitad de las riberas del valle del Yarmouk, cuyo ro del mismo nombre, es el principal afluente del ro Jordn. En total, el Estado judo controla 939 millones de m3 de aguas ubicadas en los territorios rabes ocupados.

El Lbano comenz a modificar el cauce del ro Hasban, en marzo de 2002, tambin afluente del Jordn, para la transformacin de sus campos en regado, teniendo que paralizarlo ante la amenaza de una intervencin militar israel.

La cuestin hdrica ha sido y es, uno de los objetivos ms importantes para los fundadores de Israel y para la planificacin sionista. Para que Israel sea viable, necesitan de la emigracin juda de todo el mundo, convirtiendo al agua en elemento vital para vivir, para la agricultura y la industria.

El reparto que se hace de ella entre la poblacin, es bastante desigual. En los Altos del Goln, los colonos israeles hacen un uso indiscriminado, a la vez que se imponen restricciones a los habitantes no judos de la zona, a los que se les impide excavar pozos para su propio consumo.

La Autoridad Palestina ha denunciado, que los israeles desvan entre el 80-90 % de los recursos hdricos de los territorios palestino ocupados, para su propio uso o para los asentamientos judos existentes en su territorio. En los terrenos ocupados por los antiguos asentamientos judos existentes en Gaza, hay abiertos unos 35 pozos, cuyo uso se niega a los palestinos, siendo un expolio donde nadie hace nada por detenerlo, mirando toda la comunidad internacional hacia otro lado.

El precio que se establece para el agua, es diferente dependiendo de que se trate de colonos israeles o palestinos. A los palestinos se les obliga a pagar cinco veces y media ms que a los israeles.

La realidad es muy dura. Existen unos 200.000 palestinos viviendo en Cisjordania, que no disponen de agua corriente. El acufero de Gaza aumenta continuamente su salinidad y contaminacin, como consecuencia de las aguas residuales sin tratar, que se producen en todo el territorio, por el uso masivo de fertilizantes procedentes de la agricultura intensiva israel, que est poniendo en peligro los suministros futuros de agua, incluida el domstico.

Israel declar, en 1967, que todos los recursos hdricos eran prioridad estatal, imponindose cuotas estrictas de consumo a los palestinos. Se arrancaron miles de limoneros, se demolieron cisternas, se taponaron fuentes naturales y pozos. El consumo de los judos en Gaza, est subvencionado, lo que estimul un uso incorrecto y desmedido. Los palestinos de Gaza, pagan 1,2 dlares el m3, mientras que los colonos israeles slo 10 centavos de dlar el m3.

La asignacin de agua a los habitantes de Gaza y Cisjordania es de 40 litros al da, los miles de colonos judos llegados a la zona se les asigna entre 450/500 litros diarios. Adems, 250 comunidades de un total de 650 ciudades, poblados o campamentos palestinos como Jenin y Tamnun no disponen de redes hdricas y los pozos que se abren estn prcticamente salinizados por la explotacin indiscriminada.

En el conflicto judeo-palestino subyace una problemtica claramente medioambiental, como es la inexistencia de los recursos hdricos necesarios en toda la zona para los usos que actualmente se desarrollan en ella. Durante dcadas los israeles han basado su desarrollo en la disponibilidad de unos recursos hdricos muy superiores a los que les corresponden, tanto a nivel territorial como de poblacin.

Esta es una regin con un aumento continuo de demanda de agua por lo que la desalacin puede ayudar. En este sentido, la comunidad internacional con su apoyo econmico a este tipo de soluciones favorecer una solucin de este enquistado conflicto.

El muro de la vergenza que estn levantando los judos, tiene muy en cuenta la situacin de los acuferos de Cisjordania para as asegurarse el agua. El trazado de ste confisca recursos hdricos palestinos. El 70% del rea de recarga del acufero del Oeste quedar aislada entre el muro y la lnea verde y caer bajo control israel.

En la parte norte de Cisjordania el muro acta como una presa de hormign reteniendo el agua e impidiendo que fluya hacia el oeste, provocando inundaciones en las reas cercanas. Los asentamientos localizados sobre recursos hdricos sern anexionados a Israel una vez se complete la construccin del muro.

La actual divisin de agua entre Israel y Palestina viola los derechos de los palestinos y contraviene las leyes internacionales del agua. Los palestinos deben tener una asignacin razonable y equitativa de recursos compartidos de agua potable, incluyendo los de los cuatro principales acuferos y los del ro Jordn.

El fundamento principal de la ley internacional para la divisin de las aguas compartidas entre Estados es el principio de equidad y uso razonable.

El artculo 6 de la Convencin de las Naciones Unidas sobre la Ley de Usos no Navegacionales en Aguas Internacionales, enumera siete componentes claves de este principio, incluyendo las necesidades sociales y econmicas para el uso de los recursos hdricos, la proteccin y el desarrollo de los recursos, la conservacin y la disponibilidad de alternativas para el uso planificado o existente del agua.

El artculo 43 de las regulaciones de La Haya de 1907, prohbe a un Estado ocupante cambiar la legislacin que estaba en vigor antes de la ocupacin.

La solucin al conflicto judeo palestino pasa inevitablemente porque el tema del agua se solucione. Es imprescindible que se deje de sobreexplotar el acufero de Gaza y esta carencia se supla por medio de la desalinizacin. En Cisjordania es necesaria una nueva redistribucin del agua entre judos y palestinos, haciendo que aumente la asignacin a los palestinos y se disminuya a los judos, pasando de los 25 millones de m3 actuales que reciben los palestinos a los 100 millones de m3. Se necesita reconocer que la crisis hdrica no es tanto de carencia como de una distribucin equitativa.

  1. Los acuferos.

La sobreexplotacin de los acuferos, tanto de Gaza como de Cisjordania, produce su salinizacin progresiva. Este deterioro ambiental es previsible que se acentuara en el futuro como consecuencia del incremento continuo de extraccin de agua para el consumo.

Un reciente informe de Naciones Unidas dice: el 67% del agua que consume el pas proviene de fuera de sus fronteras reconocidas internacionalmente, en su mayora de Cisjordania, donde se extiende la mayor parte del acufero de la Montaa y del acufero de los Altos del Goln.

Un informe hdrico publicado, en 1989, afirma que los israeles han perforado pozos en la Franja de Gaza para su propio sistema nacional de abastecimiento de agua, existiendo una conduccin que transporta agua a Naqah (Israel), al este de la Franja de Gaza.

Israel controla todos los acuferos de Cisjordania, razn para ellos suficiente, como estamos viendo, para no devolver esta zona a los palestinos. En 1995, segua habiendo bastante confusin en torno a la capacidad hdrica existente en los acuferos. Los cientficos opinan que con una distribucin ms equitativa hay agua para todos, pero no se acepta est realidad por parte del gobierno israel, planteando excusas para no hacer lo que toda la comunidad internacional demanda y que es de justicia con el pueblo palestino.

Solamente el 30% del agua de la regin est en la superficie. Las aguas subterrneas de los acuferos de la Montaa. Del Este y del Costero, representan el 70% restante. El acufero de la Montaa es el mayor de los tres y da a Israel un 25% de su aporte total de agua.

La cuenca del acufero del Este contiene otros ms pequeos, todos ellos en Cisjordania, donde son utilizados a travs de pozos perforados, utilizndose en un 90%, para el abastecimiento de la zona

El acufero de Gaza est explotado fuertemente desde hace mucho tiempo, no slo por los refugiados palestinos sino sobre todo por los colonos judos que la extraen desde fuera de la propia Gaza, como hemos visto anteriormente. Este acufero ya est en crisis, pues se le extrae ms agua de la que se le repone. Esta sobreexplotacin origina la penetracin de agua del mar, empezando a ser complicado su utilizacin por la salinidad que provoca est mezcla, tanto para su uso agrcola como para el consumo. Adems que presentan sus aguas fuertes niveles de contaminacin debido al masivo uso de pesticidas e insecticidas y la falta de depuracin de sus aguas residuales.

e) Las relaciones con sus vecinos

Una de las causas, que movi a Israel a invadir el Lbano, en 1978 y en 1982 fue el mantenimiento de una zona de seguridad que tiene que ver en gran medida con el agua y no solamente como se ha pretendido vender y justificar por el control de la guerrilla islmica de esa zona.

Israel ha estado trasvasando a su territorio unos cien millones de m3 anuales desde el ro Hasbani y cantidades menores desde el ro Litani.

Ha prometido devolver los Altos de Goln a Siria, pero no lo ha hecho porque quien domina este lugar controla una parte importante del agua y esto es fundamental para la seguridad del pas. De forma parecida acta en el sur del Lbano porque est all una de sus fuentes de provisin. Las actuales fronteras de pas y la poltica militar con sus vecinos son en cierta forma el resultado de las consideraciones relativas al agua.

  1. El ro Jordn

El descenso del caudal del Jordn causa un grave deterioro en el mar Muerto, puesto que cada vez le aporta un menor caudal hdrico. Este mar se encuentra a 300 metros por debajo del nivel del mar Mediterrneo.

El ro Jordn es la clave y eje vertebrador del sistema hdrico israel, teniendo su nacimiento en tres ros: El Hasbani nace en Siria y tiene al menos parte de su curso en el Lbano. El Dan y el Banyas nacen en los Altos del Goln, ocupados desde 1997 y anexionados en 1981.

El curso inferior del Jordn recoge el agua de fuentes y escorrentas de Cisjordania y del ro Yarmouk que tambin nace en Siria, el cual bordea Jordania, Siria y los Altos del Goln, desembocando en el puente de Adn, en el ro Jordn.

Hay una toma de agua del ro Jordn con el que se abastece el trasvase que la lleva a Tel Aviv y a la zona costera. Este trasvase ha tenido unas consecuencias ecolgicas muy importantes debido a que ha provocado una gran disminucin de su caudal. En 1953, el caudal del Jordn era de 1.250 millones de m3. Ahora, escasamente llega a los 200 millones de m3 A parte de este descenso del caudal, el agua est muy deteriorada pues contiene niveles de minerales muy superiores a los que se consideran normales en Europa y en Estados Unidos.

El valle del Jordn es una cuenca de drenaje internacional, una forma natural definida por el ordenamiento jurdico internacional, no puede usarse unilateralmente pues se necesitan acuerdos entre las partes interesadas en su cuenca. Sin embargo, Israel la utiliza en exclusividad basndose en su fuerza militar y en el apoyo norteamericano, sin que la comunidad mundial haga nada por restablecer una situacin de justicia con los palestinos y con los pases circundantes.

Este gran abuso de las aguas del ro Jordn tiene unas graves consecuencias medioambientales que pueden ser terribles para un futuro no lejano. El mar Muerto al recibir una menor cantidad de agua se deteriora continuamente y va a complicar la climatologa de la zona, pues deja de ser factor fundamental en el microclima que se disfruta en la zona.

g) El mar Muerto

Este mar est agonizando. Su nivel desciende un metro cada ao. Los pases ribereos vidos de agua dulce son voraces con sta y las muy rentables explotaciones de potasio ayudan al continuo descenso del nivel del mar.

El terreno comenz a hundirse en la dcada de los ochenta. Sbitamente, enormes y pequeas hondonadas comenzaron a aparecer en la orilla del mar. Hoy ya son ms de 1.500 hondonadas, que tienden a unirse y expandirse amenazando la estabilidad de carreteras, hoteles e infraestructuras.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. Vista del Mar Muerto

Como el mar retrocede, el agua dulce que llega de las montaas se filtra en la orilla y se mezcla con el agua salada que hay bajo la superficie. Es el agua salada lo que da consistencia al suelo, de ah que la intrusin de agua dulce diluya la sal y se produzcan hundimientos.

La sobreexplotacin de los ros de la cuenca del Jordn que nutren este mar sin vida es la causa de todos sus males. En la dcada de 1970 eran 1.700 Hm3 de agua dulce los que se vertan anualmente en el mar Muerto y su superficie era de 1.000 km2. Actualmente su superficie se ha reducido ya a 650 Km2. Israel consume el 45% de las aguas del Jordn, Jordania el 34%, Sira el 20% y Lbano el 1%.

Ms de diez mil obreros trabajan alrededor del mar en la extraccin de sal, y sobre todo potasio, empleado para la fabricacin de fertilizantes. Este es un negocio prspero y un obstculo que habr que salvar para regenerarlo. Cuanto ms salino es el mar, ms fcil les resulta a las fbricas obtener el potasio, en consecuencia cuanto peor este su agua ms favorable es para los intereses de las fbricas.

Tanto Israel como Jordania disearon hace aos con la ayuda del Banco Mundial, un gran trasvase de agua salada hacia el mar Muerto donde se procedera a su desalacin. El proyecto significa dotar a la zona de unos 800 Hm3 de agua dulce para la zona y verter 1.600 Hm3 de aguas de salmuera, con lo que solucionaran el problema del agua dulce de estos pases y de paso la situacin del mar Muerto. Presentan dos alternativas.

La primera alternativa tomara el agua en el mar Rojo y a travs de un trasvase de 180 km a lo largo de la frontera jordano israel por medio de tuberas llegara al mar Muerto. Este trasvase significa que se tienen que poner de acuerdo Israel con otros pases rabes, lo cual crea serias reticencias en los judos. Adems, algunos pases ribereos del mar Rojo como Arabia y Egipto plantean serias objeciones a este proyecto.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

La segunda alternativa es tomar el agua en el mar Mediterrneo, con una distancia ms corta, 120 Km y sin tener que negociar con nadie, pero esta alternativa cuenta con la oposicin de Jordania pues hace que todo el poder del agua est en manos de Israel. Este trasvase pasa por el valle de Arava, que es una zona con fuerte sismicidad y que puede producir grandes filtraciones de agua salada que contaminaran los acuferos de agua dulce. El coste de este proyecto tiene un coste de6.000 millones de euros

h) La desalanizacin y otras alternativas

El gobierno israel dentro de su poltica de lograr un abastecimiento diversificado y de cubrir sus carencias hdricas est potenciando fuertemente los procesos de desalinizacin, como el que est desarrollando en Askaleon, con un precio que empieza a ser competitivo a travs de empresas francesas. Dicho gobierno declar, el periodo del 2002-2005, como aos de ahorro de agua y sus resultados cabe calificarlos como positivos,

Adems de la desalacin, el gobierno israel junto con empresas privadas, desde 1989, ha estudiado la posibilidad de importar agua de Turqua. La oposicin de algunas naciones musulmanas y el temor de sectores israeles a la dependencia hdrica de un pas musulmn, han frenado el proyecto en reiteradas ocasiones. Se prevea la venta de agua procedente del ro Manavgat a Israel.

  1. El agua en los Altos del Goln

La regin del Goln es ocupada por Israel en junio de 1967. Se fuerza a ms de 131.000 personas de la regin a abandonar su casa y sus tierras.

El Consejo de seguridad de la ONU, en diciembre de 1981, aprueba la Resolucin 497 que dice la adquisicin de territorio por la fuerza es inadmisiblela decisin de Israel de imponer sus leyes jurisdiccionales y administracin en los Altos del Goln ocupados es nula y no tiene efecto legal a nivel internacional.

Posteriormente hay varias resoluciones ms en el mismo sentido, pero Israel incumple todas y la comunidad internacional CALLA.

La expropiacin de los recursos acuferos de la regin por parte de Israel es muy conocida. Desde el inicio de la ocupacin, los israeles prohibieron a los habitantes sirios acceder o utilizar el agua para la agricultura, lo que tuvo un gran impacto para esta gente pues vivan de la agricultura. Sin embargo,, se proporcion a los asentamientos judos una ilimitada cantidad de agua a bajo precio.

La perforacin de fuentes y pozos fue prohibida a mediados de la dcada de los setenta. El lago Ram, que tiene unos tres millones de m3 de agua por ao y que se utiliza tanto para la ganadera como para el riego local fue confiscado por los israeles y sus aguas fueron canalizadas hacia los asentamientos judos.

Para conseguir agua los agricultores sirios levantaron tanques de hierro para poder guardarla. Sin embargo, las autoridades israeles los prohibieron y procedieron a su destruccin.

En el tema del agua, destaca el uso que de los Altos del Goln hace la empresa israel Eder Spring que extiende todos sus negocios de agua por toda Europa y en consecuencia debe denunciarse a todas las compaas europeas que mantienen negocios con esta empresa y son cmplices de las violaciones de la ley internacional

CONCLUSIN

Como vemos, el problema del agua es fundamental en este conflicto. La solucin del conflicto pasa necesariamente por una gestin conjunta de dichos recursos existentes en la regin por parte de Israel, Palestina, Lbano, Jordania y Siria bajo la supervisin de la ONU, de forma que los israeles se comprometan a unificar el precio del agua para todos los ciudadanos indistintamente de su procedencia, as como a disminuir sustancialmente su actual consumo para equilibrarse con el resto. Por ello, se precisa la intervencin de organismos internacionales, por ejemplo apoyando econmicamente proyectos de desalacin que provoque un aumento del agua dulce en la regin exigiendo al mismo tiempo un reequilibrio de su uso entre judos y palestinos de forma sostenible y sobre todo justicia con el pueblo palestino.







Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter