Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2010

Javier Giraldo, la fuerza incontenible de la verdad

Hctor Jos Arenas
Rebelin


Y no tena mas poder que el de su corazn. J.M.


"Otra vez, este mesmo tirano fue a cierto pueblo que se llamaba Cota, y tom muchos indios he hizo despedazar a los perros quince o veinte seores y principales, y cort mucha cantidad de manos de mujeres y hombres, y las at en unas cuerdas, y las puso colgadas de un palo a la luenga, porque viesen los otros indios lo que haban hecho a aquellos, en que habra setenta pares de manos; y cort muchas narices a mujeres y a nios"Brevsima historia de la destruicin de Indias. Fray Bartolom de las Casas.


En Colombia, durante los ltimos veinticinco aos ha funcionado un dispositivo de exterminio metdico cuyos umbrales de horror aun le son ocultados a la opinin pblica del viejo continente. Frente al espanto y la aniquilacin sistemtica e impune del tejido de organizacin comunitaria financiada con el narcotrfico y el lavado de activos, un puado de hombres y mujeres con valor estremecedor decidieron no guardar el silencio pretendido por los masacradores, y con la nica coraza de su palabra inintimidable han denunciado a los responsables estatales, paraestatales y corporativos de los crmenes y del xodo de cuatro millones de mujeres, hombres y nios de los codiciados campos. Entre estos hombres y mujeres que encarnan el valor sagrado del decoro de nuestro pueblo se destaca la figura, fsicamente menuda y frgil, y espiritualmente gigante e imbuida por la determinacin de una roca, del Pe Javier Giraldo.

Las ltimas semanas han aparecido y circulado diversos mensajes amenazando con la muerte a Javier Giraldo. Quien conoce un poco la situacin de Colombia sabe que se cuentan por miles los casos de las amenazas, subseguidas por el crimen.

Cmo olvidar al lder campesino de la Comunidad de Paz de San Jos de Apartado, Luis Eduardo Guerra, masacrado el 21 de febrero de 2005 junto a varios nios -despus de denunciar amenazas y atentados- por integrantes del Ejercito Nacional en combinacin con fuerzas paramilitares, como denunci el Pe Javier Giraldo en su momento, y sali a la luz pblica hace pocas semanas, gracias a la presin internacional para esclarecer el holocausto?

Cmo no recordar al socilogo Rafael Correa de Andreis asesinado en Barranquilla con la complicidad de los ms altos funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad, despus de haber sido liberado, cuando se demostr la falsedad de los sealamientos que se le hicieron vinculndolo a la subversin?

A Javier Giraldo han tratado de desprestigiarlo con infames campaas de sealamientos contratadas con individuos que encarnan la miseria moral a la que se ha reducido una parte no despreciable de nuestro pueblo. El poder tambin ha tratado de procesarlo judicialmente con base en falsos testimonios comprados, con los que un aparato de persecucin poltica estatal corrupto hasta la mdula, suele someter a la ciudadana que se resiste a doblegarse al mando tirnico disfrazado de legalidad institucional. No han podido. La trayectoria impecable del Pe Javier Giraldo ha terminado por imponerse con la tremenda fuerza tica que ilumina una vida consagrada a la verdad.

Pero hasta ahora las amenazas contra la vida de este hombre ejemplar en un territorio que ha visto correr ros de sangre y sufrimiento y ha asistido a experiencias de horror inconcebible no estn mereciendo ni el mas mnimo comentario por parte de los noticieros, ni el ms elemental llamado de atencin por parte de los gobiernos democrticos europeos que tanto se preocupan por los derechos humanos.
En el mes de mayo se reunirn en Madrid los Presidentes de los pases de la Unin Europea y Amrica Latina, sera una buena oportunidad para que el tejido de organizaciones de la sociedad civil de uno y otro continente solicitaran un pronunciamiento expreso de este importantsimo escenario poltico sobre el trabajo de los defensores de derechos humanos y las condiciones en que adelantan su labor; un pronunciamiento que respaldara la propuesta del ex Magistrado de la Corte Suprema de Colombia en el sentido de constituir una Comisin de la Verdad que informara sobre lo que ha acontecido a nuestra nacin en los ltimos 25 aos; un pronunciamiento que respaldara la labor de la Corte Suprema de Justicia en su valerosa defensa de un principio de justicia en un territorio en el que el Estado fue capturado por la mafia y se reeditaron, bajo disfraz democrtico, el exterminio, el terror y la manipulacin meditica a gran escala como mtodos de control social.

Aunque pudiera parecer increble, no seran pocos ni insignificantes los beneficios que un esclarecimiento pblico sobre lo que ha acontecido en Colombia en los ltimos 25 aos, reportara a las poblaciones de los pueblos hermanos de Nuestra Amrica y de Europa en estos tiempos de variaciones impensadas y derivas vertiginosas.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter