Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2010

Existe la Justicia?
El caso de Remedios Garca Albert

Carlos Tena
Kaosenlared


Incluso la propia CIA, el FBI o la Interpol, se niegan a dar credibilidad a la polica colombiana, concediendo un prestigio similar a su presidente, lvaro Uribe, a quien la Confederacin Sindical Internacional, que agrupa a cientos de organizaciones de trabajadores de medio mundo y representa a ms de 178 millones de personas, acaba de solicitarle que se atreva a abrir una investigacin sobre la mayor fosa comn de Amrica Latina (La Macarena), y ponga fin a la impunidad de sus responsables. No lo har. Uribe, como buen asesino, esconde sus miles de pruebas en forma de esqueletos.

http://www.ituc-csi.org/IMG/pdf/Fosa_comun_en_La_Macarena_Colombia.pdf

El presidente colombiano goza desde hace ms de 20 aos de una merecida fama como narcotraficante, al igual que su no menos sospechoso ejrcito y polica (primos hermanos de los que han consagrado a Porfirio Lobo en Honduras), pero adems, tiene el suficiente crdito como para que el juez Garzn se atreviera a procesar a la ciudadana Remedios Garca Albert, pacifista y defensora de los derechos humanos, cuyo trabajo por la paz en aquel castigado pas, han merecido el elogio de diversos organismos internacionales, de la propia senadora Piedad Crdoba (a quien tambin Uribe intenta criminalizar), de Jaime Ballesteros, presidente de Ospaal (Organizacin Solidaria con los Pueblos de Asia, frica y Latinoamrica) y de miles de colombianos que siguen combatiendo con las armas de la palabra por un estado de derecho. Y aunque el caso se halle actualmente en manos del juez Velasco, mis palabras valen para ambos expertos?, porque son hermanos de la misma camada.

http://www.nodo50.org/plataformabolivariana/Opinion/UnNarcotraficante.htm

Fue lgica, en justicia, o manifiestamente aberrante aquella decisin? Garzn, tan exquisito y preciso, tan preocupado por la seora invidente que sostiene una balanza, se encogi ante un mandatario con un curriculum impresionante, como criminal, narcotraficante y genocida, que a su vez enva pretendidas pruebas, sacadas de un ordenador manipulado mil veces, para incriminar a personas cuya actividad es la contraria de la que practica ese presidente: el cumplimiento de los derechos humanos.

Saben Garzn y Velasco, el significado de esos derechos? Sospecharan ambos (si desde Interior les hubieran mandado las fotos) del ex presidente del Congreso, Federico Trillo, de los dirigentes de la CEOE o la entonces plana mayor de la Comunidad Valenciana, sonriendo al lado de uno de los mximos jefes de las FARC, lamentablemente asesinado, como Ral Reyes? Procesaran a alguno de ellos si les remitieran pruebas, como las que dicen incriminan a la ciudadana Garca Albert?

Naciones Unidas denunci hace escasas semanas, por ensima vez consecutiva, a travs de su comisin de Derechos Humanos, la psima situacin en aquella nacin y la falta de libertades de sus ciudadanos, en la que se incumplen diariamente, como en la propia Espaa, prerrogativas tan elementales como el habeas corpus o el trato digno en caso de ser detenido. Colombia (y los jueces lo saben) es un pas gobernado por el crimen, donde siguen muriendo asesinados miles de personas a manos de las bandas paramilitares (que forman a su vez efectivos del ejrcito y la polica), entre las que hay periodistas, sindicalistas, mdicos, abogados y estudiantes.

Acaso Garzn y Velasco no dan crdito a Salvatore Mancuso, sobre la connivencia del todo el aparato gubernamental de Uribe, con el terrorismo de estado? Parece que sus colegas de EEUU s estn atentos a las revelaciones de este confidente, que ahora descubre los encantos de Juan Manuel Santos, sucesor de Uribe, otro presunto criminal de talla aznariana, a quien bendice la Iglesia Catlica colombiana, sus obispos y cardenales. Faltara ms. El Dios de Benedicto XVI siempre estuvo del lado del los genocidas.

http://www.hchr.org.co/documentoseinformes/informes/altocomisionado/informes.php3?cod=13&cat=11

Garzn presume y blasona de perseguir ese infame delito, apoyado por miles de inocentes familias de asesinados y desaparecidos en Chile, Argentina y Espaa; parece estar dotado de una especial capacidad para desmarcarse de las condenas por tortura en su propio pas, as como un muy sospechoso concepto sobre la credibilidad de un estado como el de Colombia, cosa que no es de extraar, habida cuenta de los `procesos que ha ido abriendo contra pacficos ciudadanos, por la simple sospecha o, en el colmo del cinismo, de su conviccin moral. Sera muy oportuno que Garzn declarase dnde radic su confianza y conviccin moral: en los informes de Amnista Internacional o en los de la Polica de Uribe? Velasco no puede presumir de nada, a menos que recite de memoria las Leyes Fundamentales de Franco, que el actual rey, por cierto, jur ante un crucifijo y la Biblia.

http://www.amnesty-international-audio.fr/spip.php?article989

Una moral muy particular, la de Garzn. Para qu hablar de la carta que dirigi al magnate Emilio Botn, solicitando del Banco de Santander ms de 300.000 dlares para organizar un cursillo en EEUU, que pomposamente titulaba Seguridad Jurdica y Derechos en Iberoamrica Acaso no hubiera sido ms correcto organizarlo en la propia Colombia, para que el jurista fuera testigo directo de lo que pretenda? O es que en esa nacin tal vez fuese ms arriesgado? Tendr Garzn en su cartera un programa parecido, esta vez suplicando a Caja Madrid, acerca de la Inseguridad Jurdica en Europa? Ser capaz de liarse la toalla de la dignidad a la cabeza y montar en la UIMP un curso magistral sobre La Tortura en Espaa, que tantas veces han denunciado los Relatores de Naciones Unidas? Puesto a dar ideas, le brindo a Velasco una estupenda, cual es organizar, junto a Buenafuente y Wyoming, un cursillo sobre el Trato Inhumano a los Televidentes, financiado en Sicilia por Esperanza Aguirre.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/16/espana/1260993454.html

Garzn, al que apoyan esos miles de dolientes familiares de victimas del terrorismo de Estado, se dedicaba, mucho antes de preparar el estreno de su obra Franco y sus crmenes, a conceder crdito a un delincuente tan peligroso como a lvaro Uribe. Y es que el pnico del PSOE ante las prximas elecciones es tan cerval, que han tirado de l para que le siguiera toda la izquierda oficial, en un pattico intento por responsabilizar del neo franquismo reinante, nicamente al PP. Pero los socialistas tienen tambin su cuota de responsabilidad. Han estado remisos, desde que Felipe Gonzlez afirmara que Franco no fue un dictador, sino un militar autoritario, no slo a devolver la dignidad a las vctimas de la dictadura, sino a negarse en redondo a denunciar como ilcita la Ley de Amnista de 1979, o a solicitar del monarca, como s hizo ERC en Catalunya, a que condenara el genocidio de Franco. Velasco, mejor no opina sobre esas cuestiones.

Daria Garzn el mismo crdito a la justicia cubana, si esta demandara la extradicin de los delincuentes Carlos Alberto Montaner y Armando Valladares, que se pasean tranquilamente por medio mundo, o del terrorista Luis Posada Carriles en Florida? Atendera las demandas de la familia del periodista espaol Jos Couso, asesinado impunemente en Irak por los criminales mercenarios del ejrcito yanqui? En el primero de los supuestos, tengo la conviccin intelectual de que Velasco llamara de inmediato a Yoani Snchez, a Farias, a las Damas del Cheque en Blanco y a Gloria Estefan.

Qu coherencia la del ciudadano Garzn, con varios sumarios abiertos por colegas de su misma ideologa. Qu eficacia profesional la suya, que no logr el procesamiento (sabindolo de antemano) de Pinochet y Videla. Qu deontologa tan especial la de Velasco, qu sentido tan elevado de su tica profesional, equiparables slo a las de aquellos sus colegas del Tribunal de Orden Pblico (hoy Audiencia Nacional), que firmaron sentencias tan aberrantes como la que pende hoy sobre la ciudadana Remedios Garca Albert.

Albergo la sospecha razonable de que ambos jueces se hallan, profesional, humana y ticamente en las antpodas de un experto con sentido de la responsabilidad y verdadero talante democrtico. Dotes y virtudes que distinguieron a juristas desgraciadamente desaparecidos, como el juez Joaqun Navarro Esteban o el fiscal Jess Chamorro. Ninguno de ellos, en su caso, hubiera aceptado como vlidas las informaciones manipuladas mil veces por un gobierno como el de Uribe.

Qu justicia es entonces la que se defiende? La que exige un asesino como Uribe? La que demanda una polica corrupta y criminal? La que debera anular todas las sentencias del franquismo? O la que criminaliza falsamente a los ciudadanos que anhelan la paz?

Garzn, Velasco, Grande Marlaska, Del Olmo, Murillo, Varela, y hasta un estudiante de primer curso en una facultad de derecho, saben que el terrorismo de Estado, las detenciones ilegales, las leyes ilcitas, se oponen frontalmente a eso que llaman justicia.

Y si un profesional del derecho da credibilidad a un gobierno que consiente y promueve, alienta y practica ese tipo de barbaridades, como es el colombiano, es porque acta bajo la presin de una dictadura, por miedo, por cobarda o por la infame y jams justificable obediencia debida, o por inconfesables razones de esconde bajo la toga.

Fuente original: http://www.kaosenlared.net/noticia/124907/existe-justicia-caso-remedios-garcia-albert



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter