Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-05-2010

Carta abierta a la clase poltica europea
La crisis griega es una crisis europea y requiere soluciones europeas

Istituto Sindacale Europeo
sbilanciamoci.info

Traducido por Carlos Valladares


Durante semanas la atencin de los mercados financieros, los polticos y los medios de comunicacin ha estado centrada en la crisis griega. Y aun resuena su eco. Se esta pidiendo al pueblo griego que afronte dolorosos recortes que slo disminuirn ms aun los ingresos y el empleo, ahora que las tasas de inters estn aumentando hasta niveles paralizantes. Hace poco sus bonos han sido considerados basura por las agencias de evaluacin. Esto es un desastre para los griegos pero es tambin el derrotero equivocado para una Europa que debe trazar un rumbo europeo para salir de la crisis.

Estamos consternados por el hecho de que sistemticamente la clase poltica europea se haya quedado detrs de los acontecimientos permitiendo que los dirijan los voltiles estados de nimo de los mercados, los polticos populistas y unos medios de comunicacin que demasiado a menudo exhiben una ignorancia radical acerca de estos asuntos. Esto supone que la resolucin de la crisis va a acrecentar su coste y a elevar sus riesgos

La catstrofe fiscal griega tiene cuatro causas:

Primera: El estado griego presenta una debilidad histrica, en particular en cuanto a su incapacidad para recaudar fondos, en proporcin a su PIB, de una manera homologable con el resto de sus vecinos europeos, adems de falsificar injustificablemente sus estadsticas.

Segunda: La competitividad relativa de Grecia no ha dejado de empeorar, especialmente dentro del marco de la zona euro, como se refleja en un sostenido deficit comercial resultado del aumento por encima de la media de los costes laborales y de los precios, y de una dinmica de mayor crecimiento econmico.

Tercera: la crisis econmica, que debido al obsoleto sistema bancario griego actu como la tpica puntilla externa, ha hecho estragos en las finanzas pblicas, al igual que en otros pases.

Cuarta y ltima, pero no menos importante: la carga del coste de los intereses ha aumentado de manera trgica, en un proceso en el que las legtimas inquietudes sobre la sostenibilidad del sistema fiscal se combinaron con la especulacin y la desinformacin para aumentar dramticamente la tasa de inters de los nuevos bonos del estado griego.

Solamente la primera de estas razones reclamara de los griegos la aceptacin por su parte sin ambages del calvario de un plan de austeridad. Todas las dems tienen una fuerte dimensin europea y reclaman soluciones europeas. En particular la prdida de competitividad de Grecia (y de otros pases como Espaa e Irlanda) es la funcin inversa de un incremento en la competitividad relativa de otros, notablemente Alemania, Austria y Holanda. Estos ltimos pases no podran haber aumentado sus exportaciones sin una expansin mayor de la demanda en aquel otro grupo de pases, que, y a menudo se olvida, fueron responsables de mucho del crecimiento de la produccin y del empleo en los ltimos aos, mientras que el crecimiento de la demanda y de la produccin en los pases con supervit era menor. El problema es simtrico y lo solucin lo tiene que ser tambin.

Porque Grecia no se ha quedado rezagada, como a menudo se dice o se sugiere, en cuanto al aumento de la productividad. Por el contrario la productividad laboral en Grecia creci ms del doble que en Alemania durante los diez primeros aos del euro desde 1999. Ni los frecuentes retratos de la pereza griega pintados por los medios aguantan un escrutinio serio. La media de horas trabajadas por ao es la ms alta de Europa (y cientos de horas ms al ao que Alemania). El problema ha radicado en los salarios y los precios.

Debido a fuertes diferencias en el establecimiento de los salarios, el coste laboral griego aument mas del 30% desde el principio de la unin monetaria europea, siendo el incremento en Italia, Espaa, Portugal e Irlanda incluso mayor, mientras que en Alemania sol subi un 8%. Las prcticas monopolistas de establecimiento de precios son a este respecto crticas, al permitir a las grandes firmas trasladar tanto los mayores salarios como los precios de los productos de importacin a los precios domsticos. Tales divergencias de salarios y precios no son sostenibles en el marco de la unin monetaria donde no son posibles los ajustes de las tasas de cambio. Pero esto requiere tomar medidas en los dos extremos. Los salarios y los precios en Grecia y otros pases afines deben disminuir en trminos relativos, pero deben aumentar en Alemania, cuyas agresivas polticas de moderacin salarial son deflacionarias, exportan desempleo y amenazan con hacer explotar la unin monetaria. Esta es la nica manera de reequilibrar la zona euro evitndose as el elevado riesgo de una espiral deflacionaria.

No entender estas causas ha provocado que los polticos europeos pongan parches mientras Grecia ha ardido. La poltica monetaria ha quedado fuera de las discusiones. Las ofertas de apoyo fiscal han sido muy pocas, han llegado demasiado tarde y han estado sujetas a condiciones leoninas. Como consecuencia de ello los especuladores han provocado que el coste de la resolucin de la crisis sea cada vez mayor. Prestar dinero pblico a Grecia no es un acto de caridad. Es un reconocimiento de las interconexiones de la unin monetaria y es vital para el inters de todos los europeos. Nadie va a sacar provecho de que Grecia y otros pases se embarquen masivamente en polticas de austeridad fiscal, de deflacin de la demanda y de los precios. Esto es tanto as en cuanto que la poltica monetaria se enfrenta al crecimiento cero y la economa europea en su conjunto depende de los estmulos polticos. No se debe forzar a Grecia a una deflacion masiva de la demanda. Habindose evitado los errores de la Gran Depresin a nivel Europeo, no tiene sentido repetirlos a nivel nacional.

Por el contrario es de vital inters para Europa resolver la crisis griega sobre la base de aumentar los ingresos en todo el continente y de poner en funcionamiento la maquinaria necesaria para afrontar los desequilibrios competitivos y fiscales en el futuro. El futuro de la zona euro est en juego. Existe un riesgo real de que la cada griega provoque un efecto domin sobre otros pases. Portugal y varios pases ms estn ahora en la misma situacin que Grecia hace unos meses. Los costes econmicos, polticos y sociales seran enormes. No ha aprendido Europa nada de los aos 20 del siglo pasado cuando Alemania estaba, en muchos sentidos, en una situacin similar a la de Grecia hoy? Impedida de aumentar sus exportaciones para cumplir con su deuda externa (debida a las reparaciones de guerra) por polticas mercantilistas, Alemania se embarc en un desastroso viaje de deflacin y depresin que puso los cimientos de los horrores que siguieron despus. Al respecto de los pases con dficit, tanto hoy como entonces, no es buena poltica limitarse tan solo a salvarlos de la crisis sino que se debe dar la oportunidad de una perspectiva de crecimiento para salir de ella. Y esta es tambin la nica manera de paliar los daos en los pases con supervit que de otra manera estn destinados a perder crecimiento, empleo y estabilidad financiera.

Reclamamos una respuesta poltica y econmica coordinada alrededor de estos cinco elementos

La crisis griega es una oportunidad para reconducir la integracin europea en beneficio de todos los ciudadanos europeos. Pero las polticas que se estn implementando, basadas en percepciones equivocadas de las interrelaciones econmicas y en miopes y erroneas concepciones de los intereses nacionales, amenazan con destruir la unin monetaria, retrasan la integracin europea y ponen en peligro su futuro poltico y econmico. La unin monetaria europea no puede continuar as. Hacemos un llamamiento a la clase poltica europea para que busquen soluciones europeas que sirvan los intereses de los ciudadanos de toda Europa.

http://www.sbilanciamoci.info/Sezioni/globi/Europa-svegliati.-Lettera-aperta-sulla-Grecia-4321



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter