Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2010

Estonia podra provocar turbulencias en el euro

Richard Barley
The Wall Street Journal


Mientras se expanden los temores en torno a la deuda soberana, pensemos por un momento en Europa del Este. En las primeras etapas de la crisis financiera, algunos de estos nuevos miembros de la Unin Europea consideraban la moneda nica un puerto seguro en un mundo voltil, por lo que buscaron acelerar su ingreso en el grupo. Ahora ya no est tan claro que la eurozona quiera nuevos miembros. La candidatura de Estonia, que pretende entrar en el club en 2011, ser revisada la prxima semana en un informe de la UE. Un eventual rechazo podra tener consecuencias generalizadas, para los pases, para la UE y para los inversionistas.

Bulgaria, Repblica Checa, Estonia, Hungra, Letonia, Lituania, Polonia y Rumana estn obligadas a adoptar el euro en el futuro. Pero despus de la debacle griega, los responsables de polticas monetarias mostrarn mano dura con los recin llegados. El comisario europeo de Asuntos Econmicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo el mircoles que la aceptacin de Estonia no era "algo hecho".

Y esto a pesar de que en cuestin de cuentas pblicas, Estonia sera una referencia para la eurozona, ya que su dficit en 2009 fue del 1,7% del PIB y la deuda alcanz tan slo el 7,2% del PIB -muy por debajo de los niveles del 3% y el 60% que exigen los criterios de Maastricht-. Tambin cumple los requisitos de inflacin y tasas de inters. Y su compromiso fiscal es indudable: Estonia sufri un descenso del 14,1% del PIB en 2009 pero no se apart de sus objetivos para el euro. En vista de los logros de Estonia durante la crisis, rechazarla lanzara un mensaje poltico muy negativo.

Si hay que poner una pega a Estonia, sera la duda de la sostenibilidad de sus logros, seala Danske Bank. La inflacin estonia ha sido muy voltil. Esto podra dar margen de maniobra a la Comisin Europea; Lituania no logr en 2006 entrar al club del euro por los pelos debido a su nivel de inflacin.

Pero las ramificaciones de un no podran ser desagradables. Estonia tiene mucho que ganar con su adhesin al euro: la mayor debilidad de su economa es su elevada posicin de deuda externa en divisas, con gran cantidad de crdito privado en euros. Un rechazo podra generar ms turbulencias en los estados blticos y amenazara potencialmente al sistema bancario escandinavo.

Y ms en general, se corre el riesgo de que los propios pases candidatos pierdan el entusiasmo por el euro, sobre todo si las cuentas de los rescates crecen. La comisin descubri en un sondeo de finales de 2009 que dos terceras partes de los encuestados crean que sus pases no deberan tener prisa por adherirse al euro. Si la adopcin del euro pierde su estatus de prioridad en poltica monetaria, a largo plazo podra resultar en una falta de compromiso para controlar las cuentas pblicas y realizar reformas fiscales y estructurales. Los inversionistas que han apostado mucho por la convergencia en los ltimos aos podran llevarse una decepcin.

Fuente: http://online.wsj.com/article/SB127318045652487715.html?mod=WSJS_inicio_MiddleSecond



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter