Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2010

El mayo griego

Guillermo Almeyra
La Jornada


El mayo francs, en 1968, fue fruto del hartazgo y la esperanza. El mayo griego, en cambio, es hijo del repudio al sistema social y de la desesperacin.

Por eso, mientras el primero se expandi rpidamente por todo el mundo, desde Mxico a China, de Argentina a Checoslovaquia, de Estados Unidos a Brasil e Italia, la rebelin de campesinos, obreros, trabajadores en general, funcionarios, profesores, estudiantes, artesanos y pequeos comerciantes e industriales ha creado en Grecia un frente nico, por arriba de las clases, entre sectores que hoy estn unidos por la voluntad de no pagar la crisis que no provocaron y de la que son vctimas, pero probablemente slo encontrar eco, en lo inmediato, en las prximas vctimas del capital financiero y de su especulacin contra el euro.

O sea, en Espaa y Portugal, y quizs en Italia, porque una de las caractersticas de la actual crisis capitalista la mayor en la historia del sistema, que abarca todo el mundo es que hasta ahora ha enfrentado escasas manifestaciones masivas de protesta en Europa. En efecto, el descreimiento en la idea misma de la factibilidad de una alternativa anticapitalista provocado por el inglorioso derrumbe de los partidos y gobiernos que decan ser comunistas o por la transformacin de los partidos comunistas chino y vietnamita en promotores del capitalismo salvaje y, tambin, la extrema debilidad de la izquierda anticapitalista en casi todos los pases da como resultado que la rabia se canalice hacia los enfrentamientos tnicos, como en Blgica y Ucrania, y detrs de las derechas xenfobas, en Francia o Italia.

Mientras en Grecia la crisis brutal organizada por Goldman Sachs y el capital financiero internacional, con la complicidad activa del gobierno de la derecha, se dio casi al da siguiente de una gran movilizacin contra sta y del voto aplastante en favor del Partido Socialista, o sea, encontr una poblacin ya militante y luchando con esperanzas de cambiar, en los otros pases, salvo parcialmente en Francia y Alemania, la desmovilizacin, el desnimo y la falta de esperanzas en una alternativa refuerzan la hegemona poltica y cultural del capitalismo, y dan base para derechas dismiles, como la espaola, la hngara, las italianas berlusconiana, semifascista o de la Liga Norte, y la austriaca, las cuales tienen en comn el racismo y el chovinismo, y combaten la unidad y los sentimientos solidarios entre los trabajadores, los estudiantes y tcnicos jvenes que espordicamente resisten.

Por eso, el ejemplo griego, probablemente, encontrar ms apoyo entre los estudiantes, los jvenes desocupados o con empleos temporarios y mal pagados, y entre los inmigrantes y los indocumentados que son una buena parte de los obreros, pero estn divididos de los dems explotados; pero en lo inmediato no motivar a las masas en la mayor parte de los pases europeos. Por el contrario, Grecia seguramente alentar las acciones combativas de los movimientos sociales urbanos en Amrica Latina que no tienen el freno, existente en Europa, de los partidos socialdemcratas.

Pero hay que contar con la voracidad y la ceguera del capital financiero, que est especulando contra el euro y contra la inestable Unin Europea (UE), y apuesta al derrumbe de Portugal y de Espaa y a condicionar an ms a la maltrecha Italia. Ahora bien, en Portugal, a diferencia de los dos ltimos pases, el Estado es frgil, como en Grecia; la burguesa, como la griega, es dbil, y la izquierda anticapitalista es poderosa y tiene detrs de s el recuerdo de la Revolucin de los Claveles. Y en Espaa la crisis econmica se une con los comienzos de una crisis de dominacin que hace resurgir el antifascismo, la polarizacin poltica y la necesidad de la Repblica. Una situacin a la griega en los pases mediterrneos meridionales podra difundir el mayo griego por toda Europa occidental del sur.

Sin embargo, a diferencia del mayo francs, que puso en la orden del da la lucha contra los aparatos (de los grandes partidos comunistas y de las burocracias sindicales), el mayo griego estalla cuando los rganos estatales de mediacin (Iglesia, partidos, burocracias sindicales) estn muy desprestigiados y debilitados, al igual que las instituciones. Pero lo hace sin consignas ideales subversivas.

En la actualidad, los griegos luchan contra la utilizacin capitalista de la crisis capitalista para aumentar la desocupacin, reducir los ingresos reales y los salarios, destruir las conquistas histricas de los trabajadores. Estn unidos por el no al Fondo Monetario Internacional y la UE, y por el rechazo a la sumisin del gobierno socialdemcrata ante el diktat del capital financiero. Pero no formulan consignas ni siquiera posibles en lo inmediato, como la expropiacin de los bancos, impuestos al gran capital, rechazo a las deudas contradas fraudulentamente por la derecha, expropiacin de los bienes de los irresponsables y corruptos, para tener un fondo para la importacin de alimentos en caso de default. An estn bajo el shock resultante de la desilusin derivada de haber votado masivamente contra las polticas hambreadoras de la derecha y de ver a los socialistas, que las denunciaban, aplicar otras peores poco tiempo despus; an protestan, pero dentro de los marcos del sistema, y su radicalismo est en los mtodos, pero todava no en el pensamiento. Sin embargo, todava no han dicho la ltima palabra.

http://www.jornada.unam.mx/2010/05/09/index.php?section=opinion&article=022a1pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter